domingo, abril 30

ESCUELA ¿PÚBLICA Y LAICA?

Muchas vueltas se le ha dado a una cuestión como la de la educación, que preocupa, y sobre la que se llevan dando tantos tumbos legislativos, que se hace díficil comprender cuál es el actual estado de las cosas.
El punto de partida de mi reflexión no coincide con la realidad vigente. Probablemente me he quedado donde nos hemos quedado muchos, esto es, en la apuesta ilusionante por la existencia de un sistema estatal educativo que, desde la igualdad y la escrupulosa neutralidad, garanitizara a toda la ciudadanía el acceso a un bien público de extraordinaria importancia. No será difícil concluir que sin educación no hay verdadera libertad en una sociedad democrática. Del mismo modo que no será complicado entender que una educación teledirigida tiene un alto porcentaje de probabilidades de éxito a la hora de generar adeptos y siervos, ya sean de la dictadura de turno o de la confesión de que se trate. La cuestión que me planteo en este momento es si la educación dogmática, basada en ciertos credos e "idearios" ha de merecer el mismo trato desde los poderes públicos que aquel sistema educativo construído desde el mismo Estado y al que me refería anteriormente.
No puedo evitar cierta decepción al saber que la nueva Ley reguladora del sistema educativo sigue amparando la posibilidad de la existencia de una financiación pública, con dinero de cada uno de nosotros, de los entramados educativo-empresariales de confesiones religiosas entre las que destaca la Iglesia Católica.
Nadie puede discutir que cada padre y cada madre tienen el derecho a educar a su descendencia con arreglo a aquellos principios que consideran más adecuados a su forma de pensar y entender o vivir la existencia. Pero sí es discutible que esa educación tengamos que pagarla todos, sobre todo cuando el producto de la misma es en tantísimos casos la exclusión y la hipocresía.
Cuando en España los niños protagonistas de la gran explosión demográfica del desarrollismo llegaron a los centros educativos, provocaron un verdadero problema de gestión educativa. El Estado no disponía de suficientes centros propios y comenzó la política de concertación, que alcanzó su máximo esplendor durante los sucesivos gobiernos de Felipe González Márquez. La solución que entonces se encontró al problema no fue otra que entregar dinero a las empresas privadas de la educación a cambio de que absorbieran aquella abundancia infantil. De ahí, rápidamente, desde la confesión religiosa beneficiada por esta política se construyó el discurso de la "libertad de elección de centro". Efectivamente, la Constitución española reconoce que los padres y madres tendrán el derecho de decidir cómo educan a sus hijos e hijas; pero el asunto de quién ha de pagar esa educación queda en el aire. Desde la Iglesia se aprovechó la cobertura financiera temporal para disfrazar un supuesto derecho y hacer que lo que volaba en el aire quedara bien pegado al suelo: El Estado ofrece un sistema educativo; pero las familias que quieren enviar a sus hijos e hijas a centros que no están dentro de ese sistema, no pueden quedar discriminados y, en consecuencia, el Estado ha de financiar también estos centros.
Lo cierto es que la "libertad de elección de centro" no existe como tal: No todos los centros privados están concertados, con lo cual los padres y madres no pueden elegir libremente a dónde envían a sus hijos. La Iglesia y el sector privado educativo también se cuidan de que centros para las élites económicas no queden al alcance de todos.
Así, mientras el Estado financiaba centros privados haciendo frente a un problema de espacio, naciendo la enseñanza concertada, la Iglesia recogía ese dinero como contribución indispensable de ese Estado a la efectividad de un derecho de elección de centro de los padres y madres. El artefacto argumental construído fundamentalmente por la Iglesia ha dado un buen resultado: El sistema educativo público dispone de más plazas que niños y niñas existen que puedan ocuparlas. Mientras tanto, el sector educativo privado continúa ofertando aulas y recursos para educar con arreglo a un ideario determinado sustentado con los medios de todos.
La cuestión ha llegado hasta tal punto que, por ejemplo, el Gobierno del Principado de Asturias ya concierta centros con el Opus Dei, variante radical dentro del Catolicismo que todos conocemos no precisamente porque haga gala del voto de pobreza; la educación infantil también ha sido concertada cuando inicialmente no lo estaba. En definitiva, esta cuestión está tan mal gestionada desde un principio que no tiene solución posible a corto plazo, complicándose cada vez más las cosas para la existencia de una escuela de naturaleza pública y laica que perciba en exclusiva todos los recursos económicos generados por el Estado y destinados a la educación de los nuevos ciudadanos.
En una entrevista reciente, el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, contestaba a una pregunta relacionada con las críticas recibidas por la Ley Orgánica de Educación, cuyo proceso de elaboración ha sido realmente complicado. Decía el Presidente que el texto final obtenido no era sino el reflejo de una sociedad democrática, donde desde el consenso, no desde la imposición, han de ser construídas las leyes.
No tengo claro que esto sea así. Pues no deja de ser cierto que cuando se está en el Gobierno no siempre se legisla teniendo el consenso como brújula orientadora. Pero de otra parte, no deja de ser cierto -ya lo he dicho otras veces- que esta partida no ha dado un resultado consensuado, sino que ha sido ganada aparentemente por quienes apuestan por el sistema de enseñanza concertada, que han logrado solidificar y hacer pasar por bueno el criterio de libre elección de centro y sistema educativo; frente a esto han quedado inermes y mudos quienes en otros momentos se llenan la boca con la defensa de la Escuela Pública, pero que han sido incapaces ahora de movilizar a base alguna o de explicar qué es una escuela laica, y que fueron asimismo lerdos a la hora de reaccionar frente a la Iglesia Católica.
De aquellos polvos, estos lodos. Si desde un primer momento hubiera existido una noción clara conforme a la cual la educación pública ha de estar desprovista de ideologías y credos, y que únicamente ha de formar a ciudadanos, hoy no nos encontraríamos con esta situación. Si desde un primer momento se hubiera dejado claro que el concierto educativo con centros privados no era sino una solución para continuar dando un servicio público en un momento excepcional, tampoco afrontaríamos ahora esta situación. No puedo evitar cierto pesimismo, pues habrá que volver a esperar una vez más en este lento caminar del laicismo por las tierras de España. En cualquier caso, lo que no debemos olvidar es que cualquiera que se plantee modificar la realidad ha de contar con ella para cambiarla. Lo demás son pasos en el vacío y ya se han dado bastantes. Por eso ahora estamos en plena caída y sin tocar fondo. Pero el día que el triunfo alcancemos...

CAMAPAÑA INTERESANTE DE LA FELGT


Escuchando la radio me he enterado de la existencia de esta campaña de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales, publicitada con la efigie de Galileo Galilei. Como estoy seguro de que la plural emisora de los obispos, COPE, no dirá nada, me animo a traer a mi blog esta simpática iniciativa que, entre otras cosas, revela que la preocupación por el laicismo en España no es tan anecdótica como se pudiera suponer. Lástima que algunos partidos políticos y algunas otras organizaciones con importante peso social y capacidad de convocatoria anden tan perdidos.


Buscamos una idea! Ampliacíon del plazo al 11 de mayo.
Ante la visita del Papa en Valencia: respuesta laica
El próximo mes de julio se celebra en Valencia el Encuentro Mundial de la Familia. Esta convocatoria de la Iglesia católica implicará la visita del Papa a nuestra ciudad. Las administraciones valencianas están apoyando de manera entusiasta la organización del acontecimiento y en los medios de comunicación podemos comprobar, casi diariamente, ese apoyo. Por otro lado las posiciones oficiales de la Iglesia católica en cuestiones como el avance de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales; la igualdad plena para las mujeres y el respeto a sus decisiones; la violencia de género; el uso de métodos anticonceptivos; la interrupción voluntaria del embarazo; la prevención del VIH-SIDA y otras infecciones de transmisión sexual; la investigación científica con células madre; la reproducción asistida; el debate sobre el derecho a una muerte digna; la imposición de la religión en la escuela... son como mínimo discutibles y absolutamente cuestionables cuando su objetivo es imponer sus posiciones al conjunto de la sociedad, sean los ciudadanos católicos o no, normalmente por la vía de la prohibición. Desde una posición laica, que respeta cualquiera ideología o principios morales pero donde no podemos aceptar que se trate de imponer los propios a nadie, queremos lanzar una iniciativa para hacer visibles otras opciones en todos los temas antes mencionados y, especialmente, como nexo común, reivindicar la libertad personal y la racionalidad frente a los modelos excluyentes y los fundamentalismos. Al fin y al cabo los modelos alternativos son, hoy por hoy, tan importantes cuantitativamente y cualitativa, como los que propugna el Vaticano. En este momento la información en los medios y el amplio apoyo institucional está consolidando un único mensaje, un único discurso, el del Vaticano, al que podemos, al que debemos responder por responsabilidad ciudadana. Siempre con respeto, siempre con rigor, pero de manera decidida y con vocación de ser mayoritaria, de conseguir el máximo apoyo social posible. Por todo esto un conjunto de organizaciones y entidades que desde su ámbito (educativo, de mujeres, de jóvenes, de lucha contra la sida, de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, de afectados por el alzheimer, diabéticos...) se puedan ver afectados por las declaraciones y posiciones de la Iglesia católica ponemos marcha una iniciativa social que se traducirá en actividades conjuntas y en una marca-imagen (como la que se usó contra la guerra de Irak) que quremos que nos aglutine y represente a todos y todas, que nos sea útil para hacer visible, individual y colectivamente, nuestra respuesta laica a la visita papal. Y así convocamos este concurso de ideas. A la primera convocatoria asistieron a representantes de: Ateneu cultural Casino Torrent Ateneu llibertari Al margenBarriodelcarmen.net Ca RevoltaCatòliques pel dret a decidirCol•lectiu Lambda de lesbianes, gais, transsexuals i bisexualsComunitats Cristianes PopularsCoordinadora d’Associacions de lluita contra la sida de la Comunitat ValencianaCorrent Som EsglèsiaDones creientsFIDA Federación Internacional de AteosGrup Cristià PacifistaMás entidades han manifestado su intención de sumarse a esta iniciativa ________________________________________
Ante la celebración del Encuentro Mundial de la Familia en Valencia, convocamos un concurso de ideas para encontrar un lema y una imagen para la campaña cívica de respuesta laica a la visita del Papa Benedicto XVI. El concurso se regirá por las BASES siguientes:
1. OBJETO DEL CONCURSOConstituye el objeto de este concurso la búsqueda, mediante un proceso abierto y participativo, de un lema y una imagen para la campaña cívica de respuesta laica a la visita del Papa Benedicto XVI. Con esta campaña se pretende sensibilizar la ciudadanía sobre la gravedad de la doctrina que defiende la Vaticano y la jerarquía católica en temas como el avance de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales; la igualdad plena para las mujeres y el respeto a sus decisiones; la violencia de género; el uso de métodos anticonceptivos; la interrupción voluntaria del embarazo; la prevención del VIH-SIDA y otras infecciones de transmisión sexual; la investigación científica con células madre; la reproducción asistida; el debate sobre el derecho a una muerte digna; la imposición de la religión en la escuela... Frente a su discurso único y excluyente queremos reivindicar el respeto, la libertad, la razón y el progreso. El lema y la imagen se aplicará en todos los materiales que se editan para la realización de la campaña (publicidad, exposición, talleres, camisetas, etc. )
1.1. Materiales que se deben realizar: a. Lema e imagen de la campaña
1.2. Hay que tener en cuenta que:
a) El lema transmita un mensaje coherente con la orientación de la campaña.
b) La aplicación tipográfica sea clara, de fácil lectura y que su diseño conecte con la gente.
La idea se puede presentar en papel (el tamaño del apoyo será máximo A-4 y mínimo A-5) o formato digital (JPG preferiblemente) con una resolución adecuada y las indicaciones oportunas para poder visualizarla.
2. PARTICIPANTESPodrán participar personas a título individual o colectivo. Cada participante podrá presentar todas aquellas ideas que desee.
3. INSCRIPCIÓNLa inscripción se realizará presentando la propuesta de lema-imagen junto al nombre y apellidos, teléfono y correo electrónico del autor/a. El título de la idea será el lema mismo. Podrá presentarse de las siguientes maneras:
3.1. Personalmente a: Ca Revolta. C/ Santa Teresa, 14. Valencia 46001.
3.2. Enviandolo por email a epuorsimuove@hotmail.como indicando Concurso de ideas.
3.3. El término de presentación de ideas finalizará el 11 de mayo de 2006.
4. RESOLUCIÓN DE LA CONVOCATORIA
4.1. Para la valoración de los trabajos presentados las entidades promotoras de la campaña se reunirán y examinarán las diferentes propuestas.
4.2. La decisión del jurado es inapelable y se hará pública durante el mes de abril.
4.3. El jurado podrá declarar desierto el premio.
5. PREMIOEl premio consiste al ser la imagen pública de la campaña y dos entradas para ver el espectáculo "Con la Iglesia hemos topao" de Xavi Castillo-Pot de Plomo.
6. DERECHOS DE EXHIBICIÓN Y PUBLICACIÓNLa campaña se reserva el derecho de exhibición y publicación de las ideas presentadas al concurso.
7. ACEPTACIÓN DE LAS BASESLa participación en este concurso supone la plena aceptación de las bases.

sábado, abril 22

83 Aniversario de la muerte de Rosario Acuña


Dentro de pocos días, el 5 de mayo de 2006, se celebrará el 83 aniversario del fallecimiento de Rosario Acuña, escritora prolífica, librepensadora, mujer que vivió una intensa existencia entregada a la defensa de las libertades de la ciudadanía de su tiempo.
Rosario Acuña fue perseguida por la intolerancia de la España de finales de siglo XIX y principios del XX. Hubo de exiliarse temporalmente como castigo por su enfrentamiento con los totalitarismos religiosos y políticos, tanto de la Iglesia Católica como de lo que hoy llamaríamos la derecha sociológica. Su militancia y activismo real en favor del la educación laica, los derechos de las mujeres y de las clases más desfavorecidas le valieron tanto el desprecio de la España negra, como el homenaje y reconocimiento de todos aquellos de los que fue valedora y voz.
Su entierro, a pesar de su voluntad, no pasó desapercibido para la clase trabajadora de la ciudad en donde residió sus últimos años, Gijón. Y desde esa fecha, cinco de mayo de 1923, cada año, cada aniversario, se convirtió en un homenaje expontáneo a aquella mujer que había dedicado su existencia a creer en una sociedad más justa, más libre y, en definitiva, mejor.
Reproducimos aquí su testamento, recordando que por primera vez desde que la Guerra Civil cercenara en España la democracia, se realizará un acto recordando su figura el próximo 6 de mayo, a las doce del mediodía, y ante su tumba por iniciativa de la Logia gijonesa que lleva su nombre.
TESTAMENTO
En la ciudad de Santander a veinte de febrero de mil novecientos siete yo, Rosario de Acuña y Villanueva, viuda de D. Rafael de la Iglesia y Anset; de edad de cincuenta y seis años-, usando de las facultades que otorga el artículo seiscientos setenta y ocho del Código Civil en relación con el seiscientos ochenta y ocho del mismo, hallándome en pleno uso de mi voluntad e inteligencia, hago este testamento ológrafo que anula cuantos hubiera hecho anteriormente y dejo dispuesto o expresado lo siguiente:
Habiéndome separado de la Religión Católica por una larga serie de razonamientos derivados de múltiples estudios y observaciones conscientes y meditados, quiero que conste así, después de mi muerte, en la única forma posible de hacerlo constar, que es no consintiendo que mi cadáver sea entregado a la jurisdicción eclesiástica testificando de este modo, hasta después de muerta, lo que afirmé en vida con palabras y obras, que es mi desprecio completo y profundo del dogma infantil y sanguinario, visible e irracional, cruel y ridículo, que sirve de mayor rémora para la racionalización de la especie humana.
Conste pues, que viví y muero separada radicalmente de la Iglesia Católica (y de todas las demás sectas religiosas) y si en mis últimos instantes de vida manifestase otra cosa, conste que protesto en sana salud y en sana razón de semejante manifestación, y sea tenido como producto de la enfermedad o como producto de manejos clericales más o menos hipócritas impuestos en mi estado de agonía; y por lo tanto ordeno y dispongo que diga lo que diga en el trance de la muerte (o digan lo que yo dije) se cumpla mi voluntad aquí expresada, que es el resultado de una conciencia serena derivada de un cerebro saludable y de un organismo en equilibrio.
Cuando mi cuerpo dé señales inequívocas de descomposición (antes de ningún modo, pues, es aterrador ser enterrado vivo) se me enterrará sin mortaja alguna, envuelta en la sábana en que estuviese, si no muriera en cama, echéseme como esté en una sábana, el caso es que no se ande zarandeando mi cuerpo ni lavándolo y acicalándolo, lo cual es todo baladí; en la caja más humilde y barata que haya, y el coche más pobre (en el que no haya ningún signo religioso ni adornos o gualdrapas, de ninguna clase, todo esto cosa impropia de la sencilla austeridad de la muerte) se me enterrará en el cementerio civil, y si no lo hubiere donde muera, en un campo baldío, o a la orilla del mar o en el mar, pero lo más lejos posible de las moradas humanas. Prohibo terminantemente todo entierro social, toda invitación, todo anuncio, aviso o noticia ni pública ni privada, ni impresa, ni dada de palabra que ponga en conocimiento de la sociedad mi fallecimiento: que vaya una persona de confianza a entregar mi cuerpo a los sepultureros, y testificar dónde quedé enterrada. Si no se me enterrase en Santander que no se ponga en mi sepultura más que un ladrillo con un número o inicial; nada más; pero la sepultura sea comprada a perpetuidad. […]
La propiedad de todas mis obras literarias, lo mismo las publicadas que las inéditas, se las dejo también a D. Carlos Lamo y Jiménez […] Desearía que a la muerte de Don Carlos Lamo y Jiménez pasara la propiedad de todas mis obras literarias a poder de los hijos de Don Luis París y Zejín, en recuerdo de la fraternal amistad que me unió a su padre […]
Todas las coronas y ramos de laurel que poseo, regaladas en homenaje al mérito de mis escritos, ordeno que sean depositadas sobre el sepulcro de mi padre Felipe de Acuña y Solís que yace en el cementerio de San Justo y sean allí dejadas hasta que el tiempo las consuma, como última ofrenda del inmenso cariño que nos unió en […]
Creyendo en el Dios del Universo: con la esperanza de poseer un espíritu inmortal el cual no se hará dueño de la conciencia y de la voluntad interín vaya unido intrínsecamente a la naturaleza terrestre; segura de que la inmensidad de la creación nada se pierde ni se anonada; presintiendo, con los fueros la razón, una justicia inviolable cuyos principios y fines no pueden ser abarcados por la flaca naturaleza humana, confiando en la existencia de la verdad, la belleza y la bondad absolutas, Trinidad omnímoda de la Justicia Eterna, me recomiendo a la memoria de las almas que amen la razón y ejerzan la piedad perdonando a todos aquellos que me hicieron sufrir grandes amarguras en la vida, rogando me perdonen todos a quienes yo hice sufrirlas […]
Dejo por Ejecutores testamentarios de mi voluntad a Don Carlos Lamo Jiménez y a Don Luis París y Zejín, y encargo a Don Luis París y Zejín que ayude a ordenar coleccionar, corregir y publicar (poniéndole prólogo a la colección) a D. Carlos Lamo y Jiménez todas mis obras literarias publicadas o inéditas, en prosa o en verso, recomendándole que para la colección y publicación se atenga al orden de las fechas, con la cual podrá seguirse la evolución de mis pensamientos.
Este es mi testamento, que deseo y mando sea fielmente cumplido en todas sus partes […]
Rosario de Acuña y Villanueva
20 de Febrero de 1907

Día de Guardia


Muchas veces he tenido ocasión de escuchar ese vituperio dirigido a las nuevas generaciones y que señala que, dado que no han conocido dictadura alguna es lógico que caigan en el desprecio mismo hacia unas libertades de las que han gozado siempre y que, por tanto, no valoran.
Hemos oído todos quizá, que nuestro estado de democrático se encuentra plenamente consolidado; que ya no es necesario plantearse las cosas de forma tan radical como lo hicieron nuestros abuelos; que hay cosas que no pasan en nuestras sociedades, y que si suceden, el sistema funciona de tal forma que ningún pisoteo queda impune.
Sabemos por contra, o al menos muchos tenemos la certeza, que lo anterior no es así. Ni todas las nuevas generaciones son tan despreocupadas; ni nuestro mundo perfecto es tan inmaculado.
Pero el huevo de la serpiente siempre está ahí. No hay libertad conquistada que no tenga que ser defendida. No hay generación que pueda librarse de la obligación de conocer qué es una democracia; qué son las libertades públicas con las que se garantiza la pacífica convivencia de la ciudadanía; cuáles son las obligaciones que todos tenemos con ese mismo fin de coexistencia posible de las personas; qué medios de protección, de defensa, han de crearse o utilizarse para hacer frente a las continuas amenazas que ese delicado equilibrio en el que vivimos nuestros felices días pueda mantenerse.
En el día de hoy ha sucedido algo que describiré aquí, pues creo que a alguno le sacudirá por dentro a pesar de vivir en la civilizada, occidental, rica y democrática sociedad española.
Un ciudadano, M. B. , tras muchos abatares en su vida, logró cruzar África saliendo de su Senegal natal. M. B. tiene poco más de cuarenta años. Lo más probable es que haya dejado a su familia allá, lejos. En España viaja por el país. Vive como puede. Y llega a la ciudad de Gijón.
Un día de abril- hoy- sale por la mañana a hacer la compra. Viste mal; un pantalón roto, manchas en el polo de imitación que lleva, playeros desgastados, calcetines raídos. Lleva una bolsa de plástico con unos plátanos que asoman visiblemente su color amarillo, una lechuga y unos yogures que acaba de comprar. Y lleva consigo ocho Cd´s. Ocho. Ocho. Ocho.
La eficiente policía municipal de Gijón, observa al ciudadano M.B. Dos agentes, embutidos en esas polainas diseñadas en su día para invadir Polonia, se dirigen a este ciudadano que, en situación irregular, se pone nervioso. Le revisan la bolsa. Aparecen los plátanos y los ocho Cd´s.
M.B. es conducido a la Comisaría Central de Policía. Su delito: quebrantar la normativa española contra la Propiedad Intelectual. Por supuesto, M.B. probablemente será expulsado de nuestro pacífico y próspero suelo. Ni que decir tiene que M.B. no pudo recuperar sus plátanos ni el resto de su compra. Tampoco hay que decir que M.B. tuvo un arranque de dignidad y protestó. Por ese motivo, la eficiente policía Local gijonesa amplió su denuncia, imputando a este ciudadano los delitos de desobediencia y resistencia. Ni que decir tiene que M.B. me comentó que le habían golpeado para sentarlo dentro del coche que le trasladó a los calabozos.
No puedo preguntarme otra cosa que ¿qué estamos haciendo?
Por la tarde asistí a un joven que había participado en lo que se conoce como "riña tumultuaria": una "melée" en la que no se sabe quién golpea y quién recibe el golpe. Los hechos parece que sucedieron durante los días de semana santa. Y el joven al que yo asistía salió del campo de batalla en ambulancia, con una fractura de cráneo. La eficiente policía local, cuando llegó al lugar, se limitó a identificar a las personas presentes. Ni una sola detención a pesar de la cabeza rota. Una semana después, una semana, es la policía nacional la que ha comenzado a tomar declaraciones. Evidentemente, ninguno de los jovenes tumultuarios era negro. Probablemente todos llevaban ropa de marca. Seguramente no tenían mala pinta al hacer la compra porque, entre otras cosas, no hacen la compra.
El otro día hablaba de la Utopía que debería reinar en el Templo de la Justicia. Hoy me encuentro en una Guardia con la contradicción de un sistema que, unas veces no funciona, otras ha sido incapaz de reaccionar ante poderosos ladrones y criminales, pero que actúa con toda contundencia contra un inmigrante indefenso al que se le puede venir el mundo encima.
Cuando comencé a ejercer la abogacía recuerdo la primera lección, o una de las primeras lecciones, que recibí de quién me ha enseñado a pensar (que no es poca enseñanza): "La Justicia es débil con los fuertes y fuerte con los débiles".
Y lo peor de todo es que esta verdad que me he negado a reconocer durante años, empieza a cobrar sentido en un sistema en el que, de vez en cuando, alguien es engullido ante mis ojos en las ruedas fatales del abuso y de la inhumanidad
¿Hacia dónde vamos?

martes, abril 18

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA JUSTICIA EN ESPAÑA


Justicia. Algunas reflexiones sobre esta cuestión pinchando el enlace.

Justice. Quelques réflexions sur cette question dans l´espace web. Voir le lien.

viernes, abril 14

LOS ARQUITECTOS


Enviamos desde aquí un fuerte abrazo al blog LOS ARQUITECTOS, elaborado desde Asunción, Paraguay, por el Q:.H:. Christian Gadea Saguier.
Con nuestro agradecimiento, añadimos a este espacio el enlace correspondiente, un eslabón más en la cadena formada por quienes tenemos una forma de pensar inspirada por los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

jueves, abril 13

VIVA ESPAÑA CON HONRA, VIVA LA REPÚBLICA



Hace 75 años se proclamaba en toda España la II República. Llegaba, abrazada por el júbilo y la ilusión, a un país atrasado que no había conocido las Libertades Públicas.
Llegaba la Democracia, la separación de las iglesias y el Estado, la libertad para las mujeres, su derecho a votar, la reforma educativa...
Llegó tan rápido que no fue comprendida. La República no fue compartida por todos los españoles. Unos ignoraron lo que significaba olvidando la voluntad soberana del Pueblo. Otros la traicionaron abiertamente, traicionaron al Pueblo, y el sueño acabó en un baño de sangre con el peor de los finales posibles.
Hoy recordamos a aquella República asesinada, aquel sueño de la ciudadanía en el que en España la Democracia comenzaba a dar su primeros pasos.
Recordemos a tantos hombres y mujeres que lucharon, que creyeron, que no se doblegaron. Recordemos también a aquellos que fueron humillados. A los que encerraron. A los que cayeron ante los paredones. A los que pasaron hambre; a los que lloraron; a los que tuvieron que irse y murieron lejos sin poder volver.
Recordemos para que España no vuelva a sufrir la pesadilla de la traición. Recordemos para que algún día podamos repetir en nuestro suelo
¡Viva España con honra, Viva la República!

Ne touchez pas la loi de 1905


Un Hermano me hace llegar este texto, que reproduzco a continuación. Cierto es que está en francés. Y cierto es también que esta página, hecha desde un lugar tan remoto como Asturias, está inspirada por el universalismo. No hay fronteras, ni idiomas que las sostengan.
El Gran Oriente de Francia se manifiesta aquí, junto a otras entidades, en una de las líneas de actuación que le caracterizan: La defensa del laicismo.

El otro día hablaba de Sarkozy, uno de los exponentes lamentables de la derecha francesa que se ha manifestado a favor de reformar la ley de separación Iglesias-Estado de 1905, fundamento de la sociedad laica francesa. La pretensión se sostiene a partir de un falso gesto de tolerancia hacia la religión islámica, cada vez con mayor presencia en la sociedad francesa y europea. La izquierda, desorientada, en Francia y en tantos sitios, tiene raramente clara la noción de laicismo.
La Iglesia Católica es quizá la que más posibilidades tiene de actuación; y la que más claro tiene todo este asunto. De momento ya ha construído un doble lenguaje enfrentando dos nociones: laicidad y laicismo. La primera es la versión ligera que permite que los sentimientos religiosos vayan más allá de la esfera privada de las convicciones individuales de cada persona; el segundo de los términos lo ha identificado con el sentimiento antireligioso más radical. Así que ya lo saben, para la Iglesia Católica hay una laicidad buena y un laicismo malo. Y a esto se apuntarán todas las confesiones religiosas en Europa, apoyándose en los políticos utilitaristas y en los que no saben ni donde tienen la mano izquierda.
NE TOUCHEZ PAS LA LOI DE 1905
Les associations laïques réunies le 06 Avril 2006 au siège du Grand Orient de France se déclarent inquiètes des tentatives répétées de droite comme de gauche visant à remettre en cause le socle républicain au prétexte de réviser la Loi de 1905 de séparation des églises et de l’état.Elles se déclarent unanimement convaincues de l’universalisme et de l’actualité de la laïcité, valeur plus que jamais indispensable à l’édification d’une République humaniste et sociale. Paris le 6 Avril 2006.

Grand Orient de France
Association Laïcité Liberté
Le Chevalier de la Barre
Comité Laïcité République
Mouvement Europe et Laïcité – CAEDEL
Comité Valmy – Association Valmy
Ni Putes Ni Soumises
Fédération Nationale de la Libre pensée
Union des Familles Laïques de France
Ligue de l’enseignement Union Rationaliste

G R A N D O R I E N T D E F R A N C E
PUISSANCE SYMBOLIQUE REGULIERE SOUVERAINELIBERTE - EGALITE - FRATERNITE

Le Grand Orient de France tient à signaler le caractère historique de cette déclaration, qui au-delà du texte, rassemble les signatures des principales associations laïques de France, associations qui ne se parlaient plus depuis plusieurs décennies et qui sans le Grand Orient de France ne se seraient jamais rencontrées.
A l’instar de nos illustres ancêtres, qui, il y a un siècle, pensèrent et firent voter la loi de séparation des églises et de l’Etat, loi qui donna à la France un siècle de paix religieuse, le Grand Orient de France réaffirme sa volonté d’être le fer de lance du combat et de la défense des valeurs fondatrices de notre république.
Ainsi, avec la création de la commission de défense de la Loi de 1905, Ainsi, avec l’écriture en collaboration de sept obédiences de la maçonnerie française des « Chantiers de la laïcité » dont quatre des douze propositions ont été présentées comme projet de loi depuis Janvier,Le Grand Orient de France entend mettre à la disposition de la République un véritable outil de réflexion, de pensée et d’actions.
L’ensemble de ces réalisations reconnues unanimement positives par l’ensemble des personnalités politiques et laïques, par la presse et par les élus de la République, sont menées dans le cadre du pôle.
Laïcité du Grand Orient de France.
Jean-Michel Quillardet
Grand MaîtreJean-Marie MatissonGrand-
Maître adjoint chargé de la Laïcité

Gabino de los dolores


A Gabino de Lorenzo, conocido popularmente como Gabino Tinto, alcalde de la heróica y carisima ciudad de Oviedo, no le gustó nada que ayer los bomberos de la ciudad, que sostienen un larguísimo pulso con el artefacto consistorial, montaran un pollo tal que el que se aprecia en la foto.
Yo creo que es la mejor foto que le han sacado en su vida a Gabino Tinto. No me digan que no. Un Gabino de Semana Santa, Gabino de los dolores, insultado por una turba enloquecida.
Todo estadista que se precie tiene que tener una foto así, ejerciendo de gran hombre y con una masa que no comprende manifestándose detrás. No me digan que no es muy del Partido Popular esta forma de hacer: Los grandes estadistas de "centro" navegan siempre, sin excepción, frente a la inculta masa; luchan contra ella y la vencen cubriéndose de gloria inmortal. Luego viene un ángel en el éxtasis y se los lleva, cielo arriba, a la diestra del padre, de la madre, de la paloma y de los hijos, que seguro que en esos sitios tienen familia numerosa.
Creo que esta fotografía y la de los abrazos con el sátrapa "cuencatu", serán las que reflejen la categoría de estadista de Gabino Tinto: Dominando al demonio rojo (ya quisiera el demonio ser rojo), y desafiando a la canalla ignorante. Bien hay que decir que él está muy enfadado porque ayer le estropearon la puesta en escena que había preparado para inaugurar el nuevo madelman de bronce -pagado por tí, por mí y por todos los compañeros-, del anterior Jefe de Estado de la última dictadura totalitaria que queda en Europa.
Y yo que pensaba que los ayuntamientos eran aconfesionales. Ya no voy a decir defensores del laicismo, no vaya a ser que alguien pierda la color y el sentido. Pero aconfesionales sí que pensaba que eran... Pues no, en Oviedo, en el fartódromo, con lo que nos cobran a todos y cada uno de nosotros en esta aburrida mojama de cemento, se come un menú la corporación municipal y el cabildo catedralicio... Empezaron con un caldo para quitar el frío allá en los cincuenta y mira cómo han terminado. Ya lo dice el refrán: Peo de monja, fanega de trigo.
El caso es que sería interesante , teniendo en cuenta la neutralidad religiosa a que deben estar obligadas las instituciones públicas, saber qué diría el ayuntamiento de Oviedo ahora si recibe de la comunidad islámica de la ciudad la solicitud de una plaza con estatua de algún mulá con suficiente voltaje para merecer la gracia de la iluminación... ¿Qué hace un Ayuntamiento metido en este lío de sotanas? Pero no pasa nada. Silencio. Oviedo es una ciudad tranquila, como de un cuento de hadas, ya saben.
Volviendo a los bomberos, a Gabino Tinto, el alcalde ingeniero, no le ha gustado la algarada. La quiere llevar a los Tribunales. Con lo bien que se lo pasa el Sr. Alcalde cada vez que a algún miembro de la oposición le aguarda una guardia de "sans coulottes" en algún sitio... Ahora que le ha tocado a él parece que ya no lo ve de la misma forma.
En fin, no puedo dejar de recordar aquella vez en que la Plataforma contra las Privatizaciones sacó a la luz un panfleto en el que hablaba de la "muy cara ciudad de Oviedo". El ayuntamiento dirigido por este señor de la foto no tuvo empacho en gastar el dinero de los contribuyentes entablando un pleito en defensa del honor de la ciudad, que había sido manchado al ser vituperado el lema que reza en el escudo. Recuerdo aquella demanda construída a base de acumular folio tras folio, truco barato de abogado malo, por tanto caro (si hubiera sido un buen abogado, aparte de disponer de la facultad de síntesis, hubiera resultado carísimo). El caso es que luego alguien se dio cuenta de que el Honor es un derecho personalísimo... Y que las ciudades como tal carecen de él. Pleito perdido que quedó en conato, oposición en silencio, dinero también perdido y no pasa nada.
En fin, Gabino Tinto, pleitos tengas y los ganes.

martes, abril 11

La Francia que grita.









Ah! Francia, qué solo estaría el mundo si tú no
existieras...









(Autor de la fotografía: Manuel Baena)



El primer verbo que mi madre me enseñó a decir en francés fue "crier", gritar. Tenía once años cuando aprendí a pronunciar esta mágica palabra. Soy hijo de emigrantes. Y en mi casa hay tanto que agradecer a Francia que cuando llegó el momento de optar en el colegio por el aprendizaje de un idioma foráneo, entre el inglés y la lengua de Voltaire no hubo ninguna duda.
Los recuerdos de mi niñez están plagados de referencias laborales francesas. Mis padres cruzaron la frontera de la España de Franco para poder comer con su trabajo al otro lado de los Pirineos. Allí consiguieron dar los primeros pasos hacia lo que conocemos como clase media; y allí recibieron las primeras nociones de lo que es -o fue- el Estado del bienestar.
Mi madre recuerda como la ciudad de Metz quedó paralizada durante el mes de mayo de 1968. Y mi padre tiene todavía hoy presente la huelga de la construcción que entonces le dejó temporalmente sin trabajo. Los dos recuerdan la aparición televisiva del General De Gaulle... Debió ser en los días en que Chirac, el actual Presidente de la República, negociaba con los sindicatos los pactos de Grenelle que pusieron fin a aquel desorden que marcó a toda una generación... Y, pensándolo bien, a más de una generación, pues no deja de ser cierto que cada vez que en Francia hay un disturbio su magnitud se mide en función de aquello que sucedió en 1968, llevándose por delante los adoquines del Quartier Latin de París.
Yo continúo la saga familiar y también tengo mucho que agradecerle a Francia. Allí encontré con 20 años una noción de libertad que no fui capaz de vivir en mi casa. Accedí a la experiencia de la Universidad republicana en Toulouse, y pude conocer mejor una sociedad que se había dibujado de forma idílica.
Llegados a estos días no puedo evitar reconocer el acierto de mi madre al enseñarme ese primer verbo: "crier". Pues la palabra lleva consigo toda una forma de ser muy francesa. Las masas de estudiantes en la calle que estos días han salido a enfrentarse al desatino de Dominique de Villepin son quizá una prueba fehaciente de lo que digo. Pocos son los pueblos europeos, incluyendo el mío, que tienen esta facilidad para salir a la calle y sostener el pulso al gobierno de turno, en este caso por emprender una reforma laboral salvaje sin debatir siquiera la cuestión en la Asamblea Nacional.
Pero también es cierto que pocas sociedades europeas atraviesan una crisis de tanto calado. Que Francia no es lo que era en estos días es algo que no se le escapa a nadie. No puedo saber si se trata de una crisis social o de una crisis política a gran escala, pues la distancia me impide hacer esas valoraciones. Pero percibo que algo no funciona.
Desde que salió el rotundo No al proyecto de Constitución Europea en el mes de mayo del año pasado, todos sabemos que algo sucede. Quizá sea cierto que hay una sociedad francesa que sigue mirando única y exclusivamente hacia lo que sucede dentro del hexágono, ignorando al resto del mundo; quizá sea cierto, como me decía no hace mucho un buen amigo, que existe una Francia profunda; y quizá sea también verdad que, además de todo eso, una gran parte de los franceses siguen albergando un espíritu crítico hacia las transformaciones que el mundo experimenta, espíritu crítico que a la larga permite alumbrar cambios trascendentes y que no se quedan en lo meramente superficial. Pero además, creo yo, Francia en estos momentos carece de una clase política capaz de reorientar al país, de recibir la opinión de la calle, de explicar en qué consisten los cambios tanto del mercado laboral, de la economía en general o de la construcción europea.
Lo que ha sucedido estos días me lleva a pensar que los políticos franceses con cierta relevancia son nuevos aristócratas alejados de la realidad. Y es que en la victoria popular de esa alianza obrera y estudiantil que se ha puesto en práctica, puede estar encerrado el mismo germen de una derrota futura. A nadie se le puede escapar que el gran beneficiario de todo este episodio ha sido Nicolas Sarkozy, populista en el peor de los sentidos, y representante de una derecha rancia que aquí en España encarnarían todos los que engañaron a la ciudadanía el once de marzo de 2004. En efecto, derrotado y quemado Villepin, con un Chirac completamente acabado, es Sarkozy el que aparece como heredero sin mancha de la Presidencia de la República el año que viene. Ante la caída de la peor derecha, es la derecha nefasta quien parece llamada a efectuar la sustitución.
Y ¿por qué digo que en la victoria actual puede venir encerrado el germen de la derrota? Porque si podemos hacer un análisis más o menos claro de lo que ha sucedido a la diestra, no podemos hacer lo mismo respecto a quienes están frente a ella: La izquierda ha sabido decir ¡No!, o ha aprovechado el movimiento generado por los que decían ¡No!; pero no ha sabido decir qué hacer, qué haremos. Y eso es lo verdaderamente preocupante. Porque no basta negar sino que es necesario orientar, crear y construir para que el mundo y las sociedades cambien. Esa es la Francia que yo añoro. Esa es la Francia que iluminó al mundo. Y esa es la referencia que muchos llevamos dentro del corazón, en nuestra educación y en el cariño con que se nos enseñó a admirar a un gran pueblo para, aprendiendo de él, mejorar las condiciones del nuestro.
Por eso, "crier", no sólo significa en mi casa gritar. También quiere decir "soñar", pero de una forma distinta a aquella en que se construyen los sueños del abatimiento y del cansancio. Y la Francia que ahora grita no está soñando.

sábado, abril 8

Campaña del Ministerio de Sanidad Español: Una buena noticia


Una campaña de prevención del SIDA se acaba de poner en marcha en España. Su lema: "Nosotros disfrutamos seguros: tú decides"
¿Qué tiene de especial? Que es la primera realizada con el patrocinio del Estado y dirigida exclusivamente hacia una parte importante de la población, la integrada por hombres que mantienen relaciones homosexuales.
El Ministerio de Sanidad da un paso importante en el ámbito de la protección de la salud, y en relación con una enfermedad que ha conllevado el agravante de ser un estigma más, añadido a la colección de elementos persecutorios con que todo un sistema ha perseguido durante siglos a las personas homosexuales.
Es importante que los gobiernos de las naciones traten a sus ciudadanos como personas. Por encima de las evoluciones económicas, las gestiones de los diferentes aspectos que reviste una Administración Pública, está la consideración y el respeto hacia los ciudadanos.
Un gobierno que respeta a todos sus ciudadanos sin excepción, que les otorga en igualdad los mecanismos para el reconocimiento de sus derechos y dignidad, cumple con su primera razón de ser.
El Ministerio de Sanidad, dirigido por Elena Salgado, no solo ha obtenido un buen resultado -reducción de los casos de SIDA en un 11% el años pasado- sino que continúa una línea trazada y puesta en marcha con la reforma del Código Civil.
No voy a decir que es una lástima que haya quien no esté a la altura de las circunstancias, de los tiempos y de los derechos civiles. Hay infelices que ya no pueden dar lástima. Pero sí puedo decir que da alegría leer de vez en cuando noticias como la que comento. Da verdadera alegría.

viernes, abril 7

Cambios en el Gobierno de España


La mañana de hoy nos ha deparado una sorpresa. José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno, ha anunciado dos cambios importantes en sendas carteras ministeriales. De una parte, Mercedes Cabrera, sustituirá a Pilar San Segundo al frente de Educación. La anterior Ministra, no sé si harta o cansada, tiene en su haber la Ley de Ordenación de Educación.
Una Ley importante, desde luego, pero que a algunos nos ha dejado un mal sabor de boca por diversos motivos. El más importante no es otro que las ventajas dadas a la enseñanza privada y la permanencia de la enseñanza de la religión en las aulas. Bien es verdad que esa permanencia es tan descafeinada que raro será que en el futuro lo que es una materia testimonial pase a ser impartido en lo que es su foro natural: Los centros religiosos. No obstante, de momento, ahí está.
Pero no hay que olvidar que esa Ley de Ordenación de Educación tan protestada por unos, tan denostada por otros, contó con el silencio cómplice de todos aquellos que se llenan de vez en cuando la boca con aquello de "defendamos la escuela pública". Durante los cuatro meses que duró la campaña contra la ley orquestada por el Partido Popular y su brazo articulado que es la Iglesia Católica , y que culminó con una manifestación en Madrid amplificada por los medios de comunicación de la Iglesia, entre los que está ese recién expulsado y sobre el que hablábamos el otro día, la progresía hispánica fue incapaz de apretar por su lado y plantar cara. Sólo cuando le ley entró en la recta final para su aprobación surgieron algunas voces escandalizadas por la política de conciertos económicos que establecía, pero ya era tarde. Típica actitud de la izquierda española que de vez en cuando da agradables sorpresas, pero que habitualmente vive en el letargo y en la queja permanentes.
Adios Ministra.
El otro cambio importante, el que ha sacudido el mediodía de nuestro país, es el que afecta al Ministerio del Interior. Alfredo Pérez Rubalcaba, hasta ahora portavoz parlamentario del PSOE, se ha revelado como uno de los valores imprescindibles del Presidente Rodríguez Zapatero.
Su gestión negociadora ha permitido sacar adelante el Estatuto Catalán, liquidar el conflicto que planteó la reforma educativa, y permitirá seguramente poner en marcha el proceso de diálogo para la desaparición definitiva del terrorismo de ETA. Ojalá lo consiga.
Sustituye a José Antonio Alonso, que al frente del Ministerio ha realizado una brillante labor. Las redadas antimafia en la Costa del Sol forman parte de un empeño puesto de manifiesto desde el mismo momento en que tomó posesión del cargo. La persecución de las células islámicas o del entramado de organizaciones existentes en torno a ETA, son otra de las tarjetas de despedida de este hombre leal, buen Juez y mejor Ministro.
Pasa ahora a la cartera de Defensa, donde sustituye a José Bono: La imágen mediática y folclórica de este Gobierno en los dos años que lleva de ejercicio. La imágen católica de este Gobierno y que se va porque su hija se lo ha pedido. En su haber la gestión del regreso de nuestras tropas de Iraq, a donde nunca debieron ir; poner luz en toda la ponzoña que había sembrado su predecesor, Federico Trillo, anterior Ministro y miembro del Opus Dei...
Adios Ministro.
Y a los que quedan, mucha suerte, porque se avecinan días en los que las cuerdas se tensarán.

miércoles, abril 5

Han echado a la COPE


La radio de los Obispos, Arzobispos y demás gente de sotana ha quedado fuera del aparato de la Encuesta General de Medios. Una sanción nada despreciable desde el punto de vista económico, que sin duda es uno de los que más importa a la Conferencia Episcopal española, pero que también puede tener otra lectura de más calado para alguien que crea en la Democracia.
En efecto, no aparecer en la Encuesta General de Medios supone que los anunciantes, los que pagan, no recurrirán tanto a una emisora cuya audiencia real no es conocida. La medida adoptada esta mañana por la Asociación de Medios tiene su origen en la "confesión" hecha por la Cadena COPE, que reconoció haber filtrado a varios periodistas entre los encargados de realizar las encuestas de audiencia. La realidad es que la "confesión" se produjo en cuanto hubo indicios o sospechas de que algunos de los que hacían las encuestas podían pertenecer a este medio de comunicación. Entonces, descubierta la fechoría, se afirmó que la filtración de periodistas no tenía por objeto adulterar el resultado de las encuestas, sino acreditar que el sistema que se seguía para elaborar las mismas era un fraude que siempre beneficiaba a los mismos (entiéndase por los mismos a la Cadena SER). En definitiva, asistimos a un nuevo episodio de la serie mundialmente conocida "El cazador cazado".
No obstante, no le faltarán a la Iglesia Católica almas cándidas o pías, según sea el caso, que pongan a ciegas sus dineros al servicio de la causa. No hace falta ir muy atrás para recordar a aquella cotorra envenenada que hablaba por las tardes y tan pronto anunciaba un jamón como acto seguido una fantástica dieta por el módico precio de unas pesetillas de nada con las que, de paso, se podía adoptar a un negrito del Africa Tropical.
Pero señalaba por otro lado que al margen de la trascendencia económica evidente, existe otra de peor calado: Quien crea en la Democracia y en los valores que dentro de ella se articulan, tendrá que coincidir conmigo que una cosa es tener diferencia de opiniones y expresarlas libremente, y otra muy distinta es contar metiras y airearlas a los cuatro vientos.
Hoy, la emisora de la COPE, ajena a la tormenta, anunciaba a bombo y platillo ser la segunda emisora más escuchada. Y el Sr. Blázquez, Presidente de la Conferencia Episcopal, anunciaba la posibilidad de un entendimiento con el Gobierno a pesar de que este había puesto en marcha unas leyes que "asustan".
Más debiera asustarse el Sr. Obispo de ser el responsable de una emisora sustentada sobre el insulto, la mentira y el extremismo, que por el hecho de que un país soberano legisle desde estructuras democráticas. Haría bien en presentarse a unas elecciones si tiene algo que decir, pero esto de arrojar la piedra y esconder la mano es un arte que estas gentes conocen desde hace ya mucho tiempo.
Ayer, creo que era la Fundación Santa María, publicaba un estudio realizado sobre la juventud española: Ya no alcanzan los que se dicen católicos el 50%. Y la jerarquía de la Iglesia Católica aparece como la institución más desprestigiada y que menos confianza genera. Bien harían los ministros eclesiales en tomar nota de lo que está pasando en la sociedad europea. Y bien hará el Gobierno en dejarse de medias tintas y paños calientes y seguir dando vueltas de tuerca en una dirección que afiance las libertades democráticas en España.

lunes, abril 3

El movimiento Teocon

Hoy, leyendo un periódico, me he encontrado con una referencia a la creación de un nuevo partido político en Italia. Hace unos días también leí algo relacionado con el asunto. Y ha venido a coincidir esto con la reunión del Partido Popular Europeo en Roma, la participación en la misma de nuestro genio particular autonómico que es Ovidio Sánchez, y las reflexiones emitidas "urbi et orbe" por el Papa Ratzinger.
Me interesan especialmente las reflexiones del Jefe de Estado del Vaticano. Y me deja atónito la noticia relativa a la creación de este nuevo Partido que no se sabe muy bien qué nombre lleva, pero que algunos han bautizado como el Partido del Papa, y que se caracteriza por querer llevar a la arena política el ideario cristiano.
Me pregunto si al Vaticano podrá llevarse algún día un ideario social y laicista de organizaciones no religiosas.
Pero al margen de la pregunta fácil, no puedo evitar hacerme eco de la crítica contundente que lanzó el otro día el St. Ratzinger a lo que el llama cultura de la muerte. Los que defendemos que el laicismo es un principio inexcusable que ha de regir toda sociedad democrática, encontramos a la curia vaticana afirmando lo contrario, y envenenando el aire que se respira sosteniendo cosas tales como que la religión ha de tener una presencia palpable y notoria en la vida pública. Es claro que este planteamiento choca directamente con los posicionamientos laicistas, que consideran a la religión como algo propio del ámbito privado de cada individuo, sin que pueda influir en todo el entramado social.
¿Qué considerará el Sr. Ratzinger que se debe hacer con aquellos que profesan otras religiones tan verdaderas como la suya? ¿Habrán de someterse musulmanes y ateos, por citar dos ejemplos, a los dictados y principios cristianos?
No es posible a estas alturas ignorar que la Iglesia Católica ha tomado una deriva que la llevará a un enfrentamiento con gran parte de los entramados sociales europeos. Para muchos ciudadanos la Iglesia ya no es el vehículo cómodo en el que viaja la religión, sino que es política partidista pura y dura, y además alineada con un bando concreto: con la derecha más conservadora, arcaica y petrificada por el tiempo.
No es buena esta mixtura político religiosa en la que un partido es una religión y una religión un partido. Y miedo me da que la derecha española haya entrado también en este juego. Más teniendo en cuenta el precedente histórico de nuestro país.
De todos es sabido que las sociedades democráticas se han construído sobre la base de la aceptación de las diferencias de pensamiento y de credo ¿por qué las religiones -enfrentadas en muchos casos con los modos de vida actuales de forma visceral- han de regir la vida de aquellos que no las profesan?
Eterna pregunta que no contestará el Teocon o movimiento conservador en torno a dios... a un dios.

domingo, abril 2

Los primeros pasos

Siempre he querido dar un primer paso ante el mundo. Quizá sea este. Dicho así puede resultar pretencioso y poco modesto. Pero creo que se me podrá entender.
Bien es verdad que este mundo es muy pequeño, y que los pasos que puedan darse apenas sí se podrán escuchar. Pero no puede negarse que, por pequeño que sea el mundo, a uno le entran muchas ganas a veces de gritar a los cuatro vientos todo lo que le llena el cuerpo hasta desbordárselo. En definitiva, que no se trata tanto de caminar como de dar voces para quedar satisfechos.
A lo largo de muchos años me he mordido la lengua; y creo que tengo que seguir haciéndolo. Pero de vez en cuando podré permitirme pensar en alto sobre tantas y tantas cosas que me preocupan de mi Asturias querida y de esa vocación inquietante que ha sido para mí la pertenencia a la Masonería.
En efecto, desde que asistiera a la Exposición que el Instituto Juan Gil Albert organizó en la Casa Natal de Jovellanos sobre la Historia de la Masonería española, en Gijón, hasta el día de hoy, en el que continúo llevando sobre la espalda el compás y la escuadra, han pasado muchas cosas.
No se trata tanto de contarlas -que todas no se pueden contar- como de pensar en voz alta acerca de un proyecto siempre nuevo e ilusionante que ha ocupado mis días.
No se trata tanto de convertirme en el analista que no soy de la realidad asturiana, como de reflexionar a través de la letra y la palabra, buscando la complicidad de quien me lee, y ayudando a que las ideas vuelen empujadas por el viento de los nuevos tiempos. Y también de los viejos.
Aquí quedan las primeras palabras. Luego vendrán otras. Todas irán al encuentro de un empeño que me ha guiado la mayor parte de mi vida:
Que algún día se abran en el mundo esas grandes alamedas por donde han de caminar hombres y mujeres. Alamedas soleadas, de viento apacible, de juegos pequeños...