domingo, septiembre 30

Facha como una regadera

Algunos me agradecereis este pequeño tesoro. No es una broma. No es ficción. Es de verdad y bastante reciente. A alguno le dará otro escalofrío; a otros se les quedará la boca abierta; habrá incluso quien no pueda evitar una sonrisa. Toda reacción es explicable y comprensible, pero creo que todos concluiremos que, para bien o para mal, no tiene desperdicio...

Comunicado del Gran Oriente de Francia

COMUNICADO



El diario Le Monde del martes 11 de septiembre señalaba que en Sibiu, Rumanía, durante el Encuentro ecuménico europeo que se celebró entre los días 4 y 9 del corriente, el Presidente de la Comisión, Joao Manuel Durao Barroso, se expresó diciendo: "Si se considera que la política es indisociable de la ética, es necesario escuchar con atención el mensaje de las religiones". En el mismo instante, en Viena, el Papa Benedicto XVI hacía un llamamiento a "...no renegar de los valores cristianos de Europa".
En estas circunstancias, el Gran Oriente de Francia quiere subrayar que si la cristiandad en Europa ha sido algo único, en este momento no es esta la sola religión practicada; y que "los valores cristianos de Europa" no pueden ser tomados como normas comunes para todos los hombres y mujeres que la habitan.
De otra parte, el Gran Oriente de Francia recuerda que una parte importante de la población no se identifica con ninguna religión, y que la libertad absoluta de conciencia es un derecho imprescriptible de la ciudadanía europea.
La ética no tiene un fundamento únicamente religioso y los propósitos expresados auguran una mala evolución del laicismo en Europa.
Finalmente, lo sucedido da pie a recordar que el laicismo es el garante de la paz civil y moral, y que al querer apropiarse de ciertos valores, las religiones -particularmente la católica bajo la dirección de su jerarquía actual- se arriesgan gravemente a vovler a encender conflictos y provocar exclusiones que se creían ya encerradas en las mazmorras de la Historia.

París, 11 de septiembre de 2007

sábado, septiembre 29

Sastres

Hará unos diez años pasé varios días en la ciudad de Ávila. Recuerdo los paseos por la muralla, y también el alojamiento en un pequeño hotel al pie de la construcción que se llamaba El Jardín, y donde tuve una leve incidencia con una abuelita de pelo blanco y moño perfectamente acoplado al cogote, que me llamó torpe por no encontrar el botón de un timbre.
A la memoria me viene también la visita al Convento de la Encarnación, ligado a Santa Teresa de Jesús hasta el punto de que, todavía hoy, se conserva allí alguna reliquia o pedazo de aquella mujer que, según algunos, pasó tanta hambre que se sintió levitar.
La experiencia de la Encarnación dejó su huella en este feliz ateo. Además de enterarme de que los franceses de Napoleón huyeron de allí milagrosamente despavoridos por algún extraño misterio, sin poder consumar la violación en cadena de las monjitas, pude admirar una horrible silla bordada con dedicación por las moradoras de aquel establecimiento. Allí había sentado sus reales el anterior Jefe del Estado Vaticano en la visita que a principios de los ochenta hizo a nuestras descarriadas ovejas; y ahora el artilugio se conservaba dentro de una enorme urna de cristal. Recuerdo también que una talla que reproducía la idealizada figura de la Vírgen María era reflejo de un auténtico prodigio: El polvo no se depositaba sobre su cara desde hacía años.
En alguna otra ocasión he contado que en la tienda del Convento -sí, sí, no es una maledicencia mía: había una tienda- no pude evitar dedicar cinco duros de entonces a la compra de un pequeño envoltorio de papel, idéntico a esos que todavía existen hoy para comercializar pequeñas cantidades de azafrán. Todavía conservo el paquetito, aunque no sé dónde lo he guardado, y en su exterior dice algo así como "Paños tocados a la carne de la Santa" ¿Qué había dentro? dos piezas pequeñas de tela, de un milímetro cuadrado aproximadamente cada una, a las que supuestamente se había aproximado a algún resto despiezado de aquella que un día se llamó, o llamaron, Teresa de Jesús. A cinco duros cada dos milímetros cuadrados...
El caso es que el negocio del corte y confección sigue produciendo sus réditos en el reino que no es de este mundo. Son las bondades que proporciona aun la fe ciega en la magia, en el poder de los druídas y sus conjuros, con el añadido de una oportuna hucha cuyo tintineante producto termina en la Gescartera de turno o en alguna otra piadosa inversión. Y digo esto porque, después de tantos años me vuelvo a encontrar con la alta costura al enterarme esta tarde de que, por parte de la Diócesis de Roma, se ha procedido a recortar milimétricamente la indumentaria del anterior Papa, Juan Pablo II y a expenderla a los cuatro vientos.
No hay que pensar mal. No anida en la Diócesis en cuestión ánimo recaudatorio. No se cobran más que los "gastos de envío", encareciendo, eso sí, a los diferentes clientes la remisión de una donación. Ni qué decir tiene que las peticiones han sido abundantísimas.
No puedo evitar pensar en lo que sucederá en el futuro, cuando se proceda al "decoupage" del incontable ropero de Benedicto XVI. Podrán distribuirse, una por una, las plumas de alguno de sus sombreros y, quién sabe en qué pararán sus zapatos.
Desgraciadamente ya hay algún aguafiestas que ha puesto el grito en el cielo. Concretamente Marco Frisina, responsable de la Oficina Litúrgico Diocesana, y que no ha tenido mejor ocurrencia que decir que el desinteresado negocio es un sacrilegio.
¡A dónde iremos a parar con tanto descreído!

Pirómanos peligrosos


Creo que quienes siguen este foro habitualmente saben de mi predilección por algunos autores. Varias veces he traído a este hueco a Peces Barba, por quien siento verdadera predilección. Y hoy he querido que se asomara otra de esas personalidades que hacen que no me arrepienta de haber dedicado mis días a esta esgrima perpetua que es el Derecho.
Javier Pérez Royo, adscrito a la Universidad de Sevilla, uno de los grandes constitucionalistas de nuestro país, publicaba en El País del día de hoy el artículo que transcribo a continuación. El último párrafo, que yo siento como una verdad del tamaño de un puño, hará pegar un salto a más de uno.
-------------------------------------------------------------------------------

Pirómanos peligrosos


La Monarquía ha sido siempre una institución polémica en la historia constitucional española. En el origen de todos nuestros ciclos constitucionales está una crisis de legitimidad de la institución monárquica. En 1808, la abdicación de Carlos IV y la transmisión e la Corona a la familia Bonaparte. En 1833, la muerte de Fernando VII sin descendietne varón. En 1868, "La Gloriosa". En 1931, las elecciones municipales que trajeron la Segunda República. En 1975, también. La aceptación o no de la Monarquía "restaurada"por el régimen del general Franco era el primer problema constituyente con el que tenía que enfrentarse la sociedad española. Ese problema se resolvió antes de la convocatoria de las elecciones del 15 de junio de 1977, que no se habrían celebrado si todos los partidos no hubieran aceptado que la Monarquía no se pondría en cuestión por las Cortes que nacieran de dicha convocatoria.
El poder constituyente del "pueblo español" no se extendió, pues, a la Monarquía. Se extendió a la configuración de la Monarquía como parlamentaria y a la posición de la Corona en la arquitectura constitucional, pero no a la institución de la Monarquá en cuanto tal. Para poder acudir a las urnas el 15 de junio, los partidos habían tenido que aceptar que no se plantearía la alternativa Monarquía-República en el debate constituyente. Como contrapartida se diseñó la arquitectura constitucional más republicana de toda nuestra historia, en la qu el principio de legitimación democfrática del poder se expresa de forma más diáfana.
El compromiso cosntituyente: no poner en cuestión la Monarquía con la condición de que no interferiría en la expresión del principio de legitimidad demcorática del poder, ha funcionado de manera mucho más que satisfactoria. Creo que ha sido uno de los compromisos más fructíferos de los que se alcanzaron en la Transición.
En mi opinión ha sido un compromiso interiorizado por la sociedad española. Quienes cuestionan ese compromiso son minorías muy reducidas, cuyas acciones tienen un impacto que me atrevería a decir que insignificante. La caricatura de El Jueves o la quema de fotos del Rey por jóvenes gerundenses no va a poner en cuestión el compromiso constituyente de 1978 entre Monarquía y Democracia. No le hace ni un rasguño.
Lo que no puede soportar dicho compromiso es la utilización del Código Penal para defenderlo. O dicho con otras palabras: no es la caricatura de El Jueves sino la reacción de la Fiscalía lo que puede acabar poniendo en cuestión la Monarquía, de la misma manera que no la ponen los jóvenes que queman las fotos del Rey, sino el juez Grande-Marlaska.
El compromiso Monarquía-Democracia soportaría perfectamente un debate frente a la alternativa republicana en la sociedad española en este momento. Lo que no puede soportar es que a la genten se la meta en la cárcel para proteger dicho compromiso. Un debate de naturaleza política es soportable. Un debate de naturaleza penal no lo es.
¿Por qué no puede un joven, o un no joven, expresar su preferencia por la República quemando una foto del Rey? Es una manera inocua de expresar el rechazo de la Monarquía. No quiero que el señor cuya foto estoy quemando sea el Jefe del Estado de mi país, porque no acepto una magistratura hereditaria, sino únicamente magistraturas elegidas. Eso y nada más que eso es lo que están diciendo los jóvenes que queman las fotos.
Frente a eso no debe haber ni reacción penal, ni reacción de condena de los partidos, como ha pedido el presidente del Gobierno. Sobre esa conducta no hay que abrir ni un debate penal ni un debate político institucioanlizado. Los jóvenes gerundenses han ejercido su libertad de expresión de manera pacífica y se podrá estar o no de acuerdo con ellos, pero no hay nada que reprocharles.
Los pirómanos peligrosos no son los jóvenes gerundenses, sino los ficales y los jueces. Ellos son los que están covirtiendo las quemas de unas fotos en un incendio.

Breve cronología de majaderías

Por fin, tras no sé cuántos días de inanición informática y literaria, vuelvo a retomar el pulso de las cosas o, al menos, a intentarlo utilizando la vieja maquinaria que me ha permitido llegar hasta aquí.

He visto que, a pesar de la lentitud con la que se ha ido renovando el contenido de esta página, todos los días unos cuantos visitantes se acercaban por aquí. Y alguno incluso me ha preguntado por el estado de salud de mi viejo ordenador que, una vez convenientemente recauchutado, gozará de una prórroga vital que, espero, me permita llegar hasta las elecciones dando una leve y sostenida guerra.


Me he perdido en este tiempo de silencio varias oportunidades de vocear mi "disconfort" con la España heredada y el nuevo mundo. Hoy, sin ir más lejos, me enteraba de la materialización de esa majadería anunciada ayer por Ibarretxe tras la lectura de sus treinta y un folios de mala baba. Me he cansado de escuchar ¡otra vez! a Rajoy, a Acebes y a Zaplana, estos sismógrafos de la catástrofe, anunciar una quiebra económica que, combinada con un derrumbe del mercado hipotecario y un ataque de las fuerzas libertarias vascas y la morisma, provocarán el incendio y desintegración de la patria. De todo ello, Zapatero será el culpable ¡Quién lo iba a dudar!


He escuchado a Chávez, ese estadista de talla intergaláctica, anunciar que él era muy macho. Es lo que tiene que hacer un político; para eso le pagan: Para decir que él es muy macho. Así se acaba con la miseria en el mundo. Así se pone punto y final a la desigualdad, a la ignorancia y al dogmatismo. Así, diciendo majaderías y extendiendo la chequera para tener a las bocas bobas contentas. Y entre tanto, en España, el demócrata de toda la vida, Luis María Anson, pedía explicaciones al presidente venezolano sobre sus devaneos de "mariconsón", que diría el ahora agonizante Fidel Castro. Me he quedado a la vez boquiabierto con el clavo remachado de Mamud Amadineyad, sátrapa electo del Irán, que, ante el auditorio de la Universidad de Columbia -que poco nivel educativo-, recordaba entre risas que en Irán no tenían homosexuales: Los cuelgan.


Y pongo fin a este pequeño comentario de la misma forma que he terminado la semana -o la he empezado, no sé bien-, con otro ilustre entre ilustres: Martínez Camino, portavoz del régimen obispal, que nos ha explicado a todos en qué tiene que gastar el Gobierno de la nación el dinero de la asignación estatal para el nacimiento de nuevos hijos. Eso que han llamado baby cheque o cheque baby. Está muy bien, ha dicho con vocecita y sonrisa incorporada; pero no se puede animar a determinadas personas a tener hijos: No se puede subvencionar a niños de familias monoparentales; ni tampoco a niños adoptados por familias integradas por personas del mismo sexo. Un niño ha de tener un papá y una mamá, que se quieran, que se amen, que mantengan un compromiso permanente de fidelidad. Al resto que lo zurzan, eso sí, con mucho amor. Muchísimo. La Iglesia se construye sobre un mensaje de amor ¡Menos mal!

miércoles, septiembre 19

Masones Famosos

Es una norma general, seguida tanto por partidarios como por detractores, buscar padrinos ilustres en los cuales cobijar el prestigio de la institución masónica.
El video que reproduzco a continuación lleva ya un buen tiempo circulando por internet y refleja las ganas que algún sector político de nuestro país le tiene al actual Presidente del Gobierno.
Creo que no tiene desperdicio. Y me ha venido a la memoria a raíz de la pequeña camapaña que en la prensa asturiana el mismo incalificable sector intenta poner en práctica.
Mucho ruido, pocas nueces y más mentiras que otra cosa.
Las imágenes supongo que descolocarán a más de uno... O de una. Pero tiene sus momentos simpáticos: Reparen los "videovidentes" en ese casamiento eclesial de dos hombres. Son apenas unos segundos pero merecen la pena para comenzar a santiguarse y no parar.
El video, como no puede ser de otra forma, tiene sus retoques. Parte procede de una emisión patrocinada por el Canal Historia; el resto tiene un origen desconocido pero fácil de adivinar.
Cuando uno ve esto, no puede dejar de apreciar que, efectivamente, España es diferente; y que la masonería sigue siendo para una parte de la población un elemento útil para la crítica destructiva de lo que se ponga por delante. Lo peor no es eso. Lo peor es que todavía hay otra parte de la población que o no sabe o no quiere saber. Y cuando pensamos en representantes públicos, el espectáculo puede llegar a ser todavía más lamentable. En honor a la verdad hay que decir que ese no es el caso de Asturias, aunque no sé si se trata de una sensibilidad puntual por parte de algunos representantes de la ciudadanía, o si, por fin, nos encontramos ante una tímida "normalización" de la Masonería.
Sea como fuere, una vez todos quedemos convenientemente santiguados, está claro que días y tiempos de duro trabajo se abren ante nosotros.

martes, septiembre 11

Hace 34 años...

Hace 34 años, un día como hoy, bombardeaban el Palacio de La Moneda, la sede de la Presidencia de la República de Chile. En ella se encontraba Salvador Allende, masón universal, demócrata, socialista. Allí murió. Allí terminó la vida de aquel hombre de oratoria limpia y mirada afable.
Hoy sólo escribo unas palabras a modo de recordatorio de una fecha que todos los años resalta en el calendario, inunda los periódicos y los telediarios, y también las emisoras de radio. Escribo recordando un día triste en el que las columnas de humo, elevándose sobre el cielo de Santiago en blanco y negro, enmudecieron al sol y a los corazones.


A los pocos días de aquel crimen, moría Pablo Neruda. No sé si de viejo, enfermo o de pena. Sé que escribió infinitos versos que han marcado mi pequeña vivencia literaria. Mi madre me regaló siendo niño un ejemplar de las Odas Fundamentales que publicó, creo, a finales de los años cincuenta. El caldillo de congrio, el constructor, aquel universo de poemas con protagonistas tan sencillos -efectivamente elementales- me enseñó tanto a leer como a escribir, y también, un poco, a sentir el valor y el peso de las palabras.


De Neruda también queda perdida entre la maraña de papeles una Oda a Stalin que muchas ediciones evitan. Pero las cosas son como son, o como fueron. Yo atesoro, a pesar de todo, los mil versos de una noche, el desorden de los nombres o el vuelo de la mariposa; y también aquellas grandes alamedas por las que, estoy seguro, un día caminarán hombres y mujeres anhelando y construyendo una sociedad mejor.

martes, septiembre 4

Beefeaters

Moira Cameron es el nombre de la primera alabardera de la historia en la Torre de Londres. En breve dará de comer, junto a sus barbudos compañeros, a los cuervos que garantizan la continuidad de la monarquía británica.
A lo mejor es anecdótico, pero a mí me ha alegrado que una institución tan amojamada haya sido capaz de dar este paso. A la vez siento una triste preocupación porque otras instituciones, como aquella en la que milito, a la que más he entregado de mi tiempo y trabajo, y que más ha marcado mi carácter, son incapaces de deshacerse del peso de una equivocada, cuando no injusta e ilícita, interpretación de la tradición, hecha siempre a la medida de tiempos en los que los hombres han sido amos.
Felizmente, la conciencia de la igualdad va prendiendo poco a poco, y estoy seguro de que esta casa en la que se cobija la Logia a la que pertenezco, pondrá fin a este lamentable e inicuo anacronismo: Vive la mixité!

lunes, septiembre 3

De la Masonería

Empieza septiembre; agonizan las vacaciones y uno se encuentra en la prensa con que lo ponen verde sin comerlo ni beberlo. Rebuznan, luego vamos por buen camino.
Estoy seguro de que los autores del escrito publicado ayer en la sección de Cartas al Director del diario La Nueva España -y del que reproduzco un fragmento- aguardan agazapados una respuesta que les dé la notoriedad que buscan y no tienen. Uno contesta, ellos responden, el ventilador funciona y lo demás ya se sabe. Lo lamento: en este sentido soy correoso, poco dócil y fiel a las viejas enseñanzas conforme a las cuales no existe mayor desprecio que no dar aprecio. Voilà la sola respuesta que cabe cuando uno tiene cosas más importantes que hacer que perder el tiempo:

Para quien quiera ilustrarse con la cuestión aquí reproduzco un fragmento del exabrupto:

"Respetando la ortodoxia que suele caracterizar el loable quehacer de la mayoría de los que son conversos, ciertos sujetos, con evidente espíritu aventurero, vienen presentándose ante la opinión pública asturiana como representantes, pretendidamente genuinos, de una masonería progresista y llevando a cabo -como quien cose- la creación y apertura de nuevas logias de indefinida obediencia. Sin embargo, a poco que se hurgue en el pasado confesional de algunos de estos fantásticos promotores, lo primero que se echaría de ver -desde la perspectiva de la masonería regular- es una dudosa legitimación respecto a la ortodoxia en la «iniciación» de quienes hoy parecen ostentar una cierta forma de jerarquía.

De entrada, la que ellos denominan Logia «Rosario Acuña» cuenta, entre sus miembros, con algunos de los que, al inicio de la década de los noventa, protagonizaron el «asalto» a los bienes y documentos de la Gran Logia Masónica Asturiana, que -dicho sea de paso- fue la primera institución masónica constituida en Asturias después de la guerra civil y la que contaba con relevantes personalidades de la sociedad asturiana (entre ellos, algunos miembros de la G. L. de E.), condición ésta con la que, pese a las calumnias propagadas por sus detractores y saqueadores, se podría acreditar, entonces y ahora, que los objetivos y anhelos dimanantes de aquellos «trabajos de taller» contrastarían hoy con la mediocridad y marginalidad con la que se visten algunos grupos que pululan ejerciendo de aprendices de brujo.

Los anteriormente referidos, entes de discutible formación masónica -extremo éste que, curiosamente, alguno de ellos reconoce- vienen politizando el espíritu de la masonería de una manera burda y vulgar, poniéndola al servicio de intereses partidistas por razones que ellos no confiesan, pero que son fácilmente deducibles. Que contraen un compromiso social -hasta entonces insólito en la masonería regular- con ciertas minorías sexuales, erigiéndose innecesariamente en protectores de aquéllos a los que hoy nadie persigue y ni siquiera margina, pero con el que pretenden abanderar, absurdamente, una reivindicación ya ha tiempo caducada. Algunos de estos sujetos dicen ser republicanos de pro, cuando, a la hora de la verdad, las actividades de su logia se adecuan, de forma humillante y no menos vergonzante, a las consignas de sus patrocinadores de gobierno.

Esta servil actuación, auspiciando el régimen que los financia, viene solapándose, sin éxito, por parte de los venerables maestros respectivos, quienes, tras la pantalla de un anticlericalismo extremado y casi histérico, ocultan algunos de los desaciertos que el Gobierno, paradójicamente y con desconcertante cronicidad, comete erosionando las libertades de los ciudadanos y conculcando derechos sociales en los más desprotegidos.Sobre la iniciación masónica del citado venerable maestro de la Logia «Rosario Acuña», así como la del secretario de la misma y otros más, habría que preguntarse si esta ceremonia fue realizada de acuerdo con el rigor que encierra (y al que obliga) el ineludible ritual de iniciación masónica, pues, si antaño estaban claros los motivos por los que abrazaron su fe y aceptado el peso de sus obligaciones, deberían también haber venido demostrando, con sus hechos, el consabido merecimiento, acreditándolo, si preciso fuera, con los informes de las respectivas aplomaciones. Habría que sumar a esto la indubitada unanimidad del balotaje en la misma conseguido, pues se abrigan serias dudas respecto a si esa precisión y severidad fueron debidamente respetadas... ¿A qué jugamos?"

José M.ª Rodríguez Collazo, de la G. Logia Masónica Asturiana, y Aquilino González Neira, periodistaOviedo