lunes, mayo 19

Impuesto sobre la Renta 2007



Lamento mucho el silencio de estos días. Las ocupaciones "profanas" me tienen aislado de este mundo internáutico a pesar de todas las cosas que están sucediendo.
Ayer, se murió García Calvo, el magistrado proveniente del antiguo régimen (el de Franco, no el de Fernando VII) propuesto por el ala dura del Partido Popular (¿hay un ala "blanda"? ¡Que salga! ¡Nos la comeremos!) y que se pasó la legislatura anterior hilando una negra y reaccionaria maraña.
En Italia vuelve a saludarse al Duce; sobran los inmigrantes ilegales; pero no la camorra, ni la mafia, ni el honrado gremio del robo, la extorsión, el terror y el crimen. Tutto va bene!
Cuántas cosas me estoy perdiendo que afloran estos días...
Que me disculpen quienes me siguen habitualmente; ya saben que no es la vagancia lo que anima el silencio y lo impulsa.
Haré cuanto sea posible para poner remedio a este estado de mudez que empieza a ser crónico y, por el momento, les recuerdo a todos dónde voy a poner la "X" en mi declaración de la renta. Espero que lo disfrute todo el mundo con el mejor y más sano sentido del humor.
Buena semana.

lunes, mayo 12

Homenaje a Rosario Acuña



Hace unos días ya anunciaba aquí la celebración anual del homenaje a Rosario Acuña. Una fotografía recogida de la prensa y algún otro comentario han sido los elementos con los que he ilustrado el acontecimiento.
Ahora, gracias a esas ciencias que adelantan tantísimo, puedo reproducir este video que os acercará un poco más el esfuerzo que algunos llevamos realizando desde hace ya mucho tiempo.
Confío en que sea de interés general, lo menos pedante posible y alejado de cualquier noción de vanidad: la intención de quienes hacemos esto es y ha sido siempre muy seria.

miércoles, mayo 7

Agradecimiento


El pasado sábado día 3, según lo previsto, unos cuantos ciudadanos y ciudadanas nos encontramos ante la Casa de Rosario Acuña, en el Cervigón, para recordarla a ella y también su trayectoria vital y ejemplo.
Quisiera aprovechar este pequeño espacio para expresar mi agradecimiento personal a todos los que nos acompañaron a la hora de rendir este homenaje, sencillo pero sincero y cargado de voluntad.
Quiero recordar especialmente a los amigos del Ateneo Obrero de Gijón; a la Sociedad Cultural Gijonesa; a las representaciones de los grupos de la Corporación Municipal que estuvieron presentes; y, cómo no, al Ayuntamiento de Gijón, que realiza una buena labor para la recuperación de la memoria de esta excepcional personalidad que fue Rosario Acuña.
No me olvido de esas personas no tan anónimas, amigos y amigas, que han sido y son el soporte de muchas de las cosas que hago y que seguiré haciendo.