domingo, noviembre 30

Yo soy de derechas

Como la vida misma...

Hace 70 años, en el puerto de Alicante


La Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica, ha iniciado una campaña para instalar un memorial en “El Campo de los Almendros”, que desde aquí apoyamos y difundimos:

En marzo de 1939 terminó la Guerra Civil española en el Puerto de Alicante. Tras la marcha del mítico barco .Stanbrook., quedaron atrapadas allí unas catorce mil personas que se habían significado en la defensa del régimen legítimo y constitucional de la II República española contra la sublevación militar apoyada por las potencias fascistas. Tras la llegada de las tropas italianas al mando de Gastone Gambara, tuvieron que abandonar este último territorio leal a la República y, ya prisioneros, fueron llevados a un campo de almendros, situado entre la Goteta y Vistahermosa, mientras otros eran encerrados en los castillos de Santa Bárbara y San Fernando, en la Plaza de Toros, en algunos cines, en la Escuela de Ciegos y en el Reformatorio de Adultos. En el Campo de los Almendros, los prisioneros republicanos estuvieron en unas condiciones penosísimas, sin comida y casi sin agua, durante cinco o seis días hasta que fueron trasladados a diversas cárceles y, en especial, amontonados en vagones de trenes de mercancías, al campo de concentración de Albatera.

Pasados setenta años de estos trágicos acontecimientos, la Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica quiere dar a conocer, en todo el mundo, puesto que su importancia y trascendencia es universal, la tragedia de aquellos inermes defensores de la libertad y la democracia en aquellos últimos días de la República española. Para ello, ha preparado una serie de actos tendentes a recordar aquellos hechos y conseguir que se lleven a cabo sus propuestas de instalación de un monumento . una escultura de Eusebio Sempere- en el Puerto de Alicante de un -Memorial- en el Campo de los Almendros, propuestas que siguen pendientes de autorización por los poderes públicos. Se intenta, de este modo, reparar una antigua injusticia, compensar una historia manipulada y combatir contra el olvido, saldar en definitiva una deuda moral que la democracia española sigue teniendo con quienes defendieron una España tolerante, pacífica, culta y solidaria, y mantuvieron esa idea de España lejos de su tierra, en los tristes años del exilio, con una enorme dignidad.

Para conseguir recuperar y dignificar estos -lugares de la memoria- de la II República, pedimos la colaboración de instituciones y ciudadanos que, estando preocupados por el mantenimiento, la consolidación y la ampliación de la democracia, comprenden que ésta no se puede construir sobre el olvido.

Si quieres apoyar esta campaña, envía:

Nombre y apellidos
DNI
Firma
País ó ciudad
a Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica . AEMH. Apdo. Correos 2060 . Alicante 03013

Obras Completas de Rosario Acuña, de José Bolado



Me hago eco de la aparición de esta noticia, recogida por el diario El Comercio, de Gijón, en el día de hoy, y que hace referencia a la publicación del tomo tercero de las Obras Reunidas de Rosario de Acuña, que recopila 74 documentos de prosa de la autora. La obra, editada por el Ayuntamiento de la ciudad, el Instituto Asturiano de la Mujer, Cajastur y KRK Ediciones, será presentada por su autor, José Bolado, mañana en Gijón.

Título: 'Obras Reunidas, III. Prosa'. Autora: Rosario Acuña y Villanueva. Editorial: KRK Ediciones. José Bolado. Género: prosa Páginas: 939

Crucifijos en las aulas


Ayer Javier Arenas, ex Ministro de Trabajo, eterno candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía y soporte del maltrecho liderazgo de Mariano Rajoy, ponía en su boca la palabra "cruzada", para acusar de emprender tal empresa a quienes pretenden la retirada de los crucifijos de las aulas públicas o financiadas con dinero público. Javier Arenas hacía referencia una vez más al tan manido argumento de "respeto al credo mayoritario de los españoles" olvidando que tal criterio no es aplicable en materia de libertad de conciencia y de derechos fundamentales.
Un país como el nuestro, con un millón de habitantes que profesan el credo islámico, y dos ciudades autónomas en las que la religión verdadera no es la mayoritariamente seguida, y donde no existe según el texto constitucional una religión oficial del Estado, no puede andar jugando con esto de los credos mayoritarios. Pero no vamos a pedirle peras al olmo: Si la ministra de educación tuvo que cambiar el discurso en apenas unas horas y de forma desafortunada, no podemos esperar que acierten en su discurso aquellos que echan de menos la cobertura de los palios.
Ahora, los tolerantes, los respetuosos, los que ponen la otra mejilla y se dejan prender, los aprendices de mártir, los eternos perseguidos, se dedican a acosar a la hija del diabólico padre que acudió, en Valladolid, a la vía contencioso administrativa para defender sus derechos constitucionales... Vivir para seguir viendo.

Os dejo con Javier Pérez Royo, que lo cuenta muy bien en un artículo aparecido en el diario El País el pasado día 28 de noviembre. Como siempre, buena lectura.

-----------------------------

Crucifijos en las aulas.-

La decisión acerca de si se puede admitir o no la presencia de crucifijos en las aulas está tomada. Es una decisión que adoptó el constituyente de 1978 al redactar el artículo 16 de la Constitución en los términos en que lo hizo. El Estado español es un Estado aconfesional y, en consecuencia, "nadie podrá ser obligado a declarar sobre su (...) religión o creencias" (art. 16.2 CE) y ninguna "confesión tendrá carácter estatal" (art. 16.3).

No nos encontramos ante una decisión que tengan que tomar los consejos escolares, o las consejerías de educación de las comunidades autónomas o el Ministerio de Educación, porque la decisión ya la tomó el constituyente. Desde el 29 de diciembre de 1978 cada ciudadano, y subrayo lo de cada ciudadano, es titular del derecho fundamental a la libertad religiosa y ese derecho tiene que serle respetado por los poderes públicos y por los demás ciudadanos sin excepción, ya que, como dice el artículo 9.1 CE: "Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución". Ni siquiera las Cortes Generales podrían tomar la decisión de que hubiera crucifijos en las escuelas, pues, en el supuesto de que aprobaran una ley en ese sentido, la ley sería anticonstitucional. En mi opinión, ni siquiera mediante la revisión de la Constitución contemplada en el artículo 168, que sería la vía apropiada para reformar el artículo 16 CE, se podría tomar esa decisión, ya que la no confesionalidad del Estado pertenece al núcleo esencial del Estado constitucional, que dejaría de serlo en el caso de que se convirtiera en un Estado confesional. Estado constitucional y Estado confesional es una contradicción en los términos. Pero, en todo caso, para tomar la decisión de que hubiera crucifijos en las escuelas, habría previamente que revisar la Constitución, esto es, adoptar la decisión por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras en dos legislaturas consecutivas y someter la decisión después a referéndum.

Desde el 29 de diciembre de 1978 debería haberse procedido de oficio a la retirada de todos los crucifijos de las escuelas. La retirada o no retirada de los crucifijos no es asunto que pueda ser sometido a discusión, ya que ello obligaría a que quienes participan en la discusión tengan que hacer públicas "su religión o sus creencias" y esto es algo que está expresamente vedado por la Constitución. La simple formulación de la pregunta ya sería anticonstitucional.

Lo que, a su vez, quiere decir que a nadie tendría que ponérsele en la tesitura de tener que hacer una reclamación para que se retiren los crucifijos y, menos todavía, que tenga que interponer un recurso ante los tribunales de justicia para que se ordene la retirada. Esto ya supone una vulneración del derecho a la libertad religiosa de la persona que reclama o recurre.

Los derechos fundamentales son derechos de los individuos. Los consejos escolares no son titulares del derecho a la libertad religiosa y, en consecuencia, no pueden decidir ni por mayoría ni por unanimidad si quieren mantener o no los crucifijos en las escuelas. Mantener esa postura es desconocer de la manera más completa qué son los derechos fundamentales y qué lugar ocupan en nuestro ordenamiento constitucional. De ahí que no pueda entender las declaraciones de la ministra de Educación en la Cadena SER acerca de que la retirada o no de los crucifijos dependería de lo que decidieran en cada centro los consejos escolares. A los 30 años de la entrada en vigor de la Constitución resulta increíble que todavía andemos con disputas de esta naturaleza. También la Junta de Andalucía tendría que corregir su posición que resulta constitucionalmente insostenible.

viernes, noviembre 28

Conferencia de la Plataforma Laica de Asturias

Decía José Martí que "decir es hacer"...



Organizada por La Plataforma Laica de Asturias, de la que es miembro integrante la Logia Rosario Acuña (GODF), tendrá lugar el próximo miércoles 3 de Diciembre, a las 19 horas, y en el salón de actos de la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón una CONFERENCIA a la que toda la ciudadanía está invitada, y que llevará por título:

"Libertad de conciencia y libertad religiosa"

Será ponente Don Francisco Delgado - PRESIDENTE DE "EUROPA LAICA"


Tras pronunciar la conferencia se liniciará un coloquio con todos los asistentes sobre los anunciados cambios en la Ley de Libertad Religiosa de 1980, así como sobre la situación en España del derecho a la libertad de conciencia.

Louise Michel: Eran otros tiempos


Ha llegado a mis manos, en francés, el texto de una conferencia que pronunció la activista del anarquismo y feminismo Louise Michel, también francmasona y defensora tenaz de la mixtidad.
La cuestión, de la que muchos se cansan como los negros se cansaron de luchar contra el apartheid -¡ah!¿no se cansaron?- es muy, muy antigua en la masonería masculina.
No soy anarquista. Disto mucho de profesar admiración a tal credo ideológico y confieso haberme empapado con otras teorías políticas, más partidarias de imponer el orden -no de establecer el orden- esperando tiempos mejores, esos tiempos en que cada uno sabrá bien lo que tiene que hacer y no necesitará de la tutela de Leviatán. Lo que pasa es que con los años me he vuelto un poco descreido y hasta Leviatán empieza a hacerme sonreir.
Pero volviendo a retomar el hilo con el que había comenzado estas líneas, he de decir que me he llevado una gran sorpresa al leer estas palabras de la pensadora feminista francesa. A momentos he encontrado ciertos matices ingenuos en las palabras de Louise Michel; un reflejo de aquel socialismo utópico que luego fue capaz de alumbrar, de la mano de Marx y Engels un primer texto pragmático como fue el Manifiesto Comunista.
En fin, nadie quiera encontrar aquí un mensaje críptico ni una camuflada declaración de intenciones por mi parte. Sólo me anima la curiosidad científica, dar a conocer un pensamiento de otro tiempo y una muestra más de una vieja aspiración que sigue, hoy día, completamente intacta e igual de inalcanzable...
¡Y hay quien pretende que 2009 sea el año de la solución definitiva!

----------------------------------------------------------------

Introducción más o menos aséptica.-
El texto que se reproduce a continuación recoge la traducción íntegra al español de la conferencia que pronunció una mujer llamada Louise Michel al día siguiente de su iniciación en la Logia "Diderot", el 14 de septiembre de 1904.
Louise Michel tuvo una corta vida masónica (1903-1905). Tras us iniciación, Louise Michel hizo, durante bastantes meses de su vida masónica, una muy activa propaganda en todo el sur de Francia en favor de la admisión de mujeres en las Logias del GODF.
Gracias a la acogida que le brindan masones y masonas, pronuncia en Rouen una conferencia ante mil doscientas personas. Mantiene una posición antimilitarista que hay que creer no careció en su momento de cierto impacto, puesto que tras la citada conferencia, el director general de seguridad pública en persona de Italia, telegrafió a su homólogo francés para saber si existían motivos para temer una visita de tan temible agitadora al otro lado de los Alpes.
Louise Michel, combatiente de la Comuna, figura de referencia del feminismo y del anarquismo, murió en Marsella el día 10 de enero de 1905. Se encontraba haciendo una gira de conferencias por el sur de Francia.
Su cuerpo fue llevado a París y una muchedumbre de más de cien mil personas participó en el entierro.
Gran cantidad de expedientes e informes de la prefectura de policía cuentan el desarrollo de la ceremonia y relatan el conocido "incidente de los emblemas masónicos", colocados sobre el ataúd por el Venerable de "La Filosofía Social" y que militantes anarquistas arrancaron pretextando que Louise Michel no pertenecía a nadie.
Sobre lo que no hay dudas es que "con toda seguridad el espíritu libertario de Louise Michel soplaba donde quería".

----------------------------------------------------------------

Louise Michel, ilustre predecesora en el combate por la igualdad.

Queridos Hermanos y Hermanas:

LA MUJER EN LA MASONERÍA

Mucho tiempo hace que yo hubiera sido de los vuestros si hubiera sabido de la existencia de logias mixtas; pero pensaba que, para pertenecer a un medio masónico, era necesario ser hombre.
En mi opinión, ante el ideal de la libertad y de la justicia no hay diferencia entre hombres y mujeres.
No debemos reunirnos para conquisstar privilegios, puesto que no necesitamos privilegios. Nosotros queremos conquistar el mundo con todas sus requiezas multiplicadas por la ciencia y el trabajo, teniendo por horizonte la libertad sin límites.
El viejo mundo se rompe en todas partes: En Roma, en Rusia muestra su podredumbre. Para que todos nosotros, hombres y mujeres, podamos llegar a instaurar la nueva ciudada de la luz y la prosperidad, hemos de vencer a la ignoracia y la miseria, expresión de mal. Nosotros, que sabemos, seremos criminales si, por ser egoistas, guardamos para nosotros mismos nuestro conocimiento. Falta entusiasmo: No basta con saber, hay que querer y hay que hacer.
Se desconfía de las mujeres que, sin embargo, son una enorme fuerza. La mujer es un terreno fácil a cultivar, es un compañero y no un esclavo.
Es a la mujer a quien corresponde hacer a los hombres. Que no tenga nada que esconder, que renuncie a lo pueril y a las pequeñas astucias, que no son sino un signo de debilidad; que vaya como un combre con la cara descubierta; así será feliz.
Es necesario que la mujer rechace prostituir durante más tiempo su alma cuando no su cuerpo.
Ella misma tiene que ser la artífice de su emancipación.
La mujer ha de rechazar continuar siendo el ser inferior que la viea sociedad a pretendido hacer de ella a perpetuidad.
Y hace falta también que los hombres, armados contra otros hombres para la defensa del viejo mundo, rechacen convertirse en asesinos. Que los militares prefieran hacerse fusilar que disparar. Tengamos, hombres y mujeres, la fuerza de la voluntad ya que no tenemos la de las bayonetas.
Nos encontramos en un momento de la evolución universal en el que la luz comienza expandirse: ¡Sepamos aprovechar la ocasión!
Despertemos, ayudemos a esas fuerzas que son latentes. Pienso en la Bretaña, región que he recorrido no hace mucho dando conferencias. Una provincia que posee grandes fuentes de energía y que es impulsiva como lo son todos los conversos. Grandes cosas sucederán en el momento en que sepamos tomar esta provincia.
Sabrá rebelarse contra sus religiones y destruirá sus iglesias. El clero se encuentra en una situación de retroceso como no lo había estado antes, y a causa de ello, hace falta que el campesinado bretón liberado sea un poco más sabio.
Los grupos humanos y los individuos siguen las mismas leyes de la evolución natural: ayer la esclavitud, la miseria moral y material; hoy el primer despertar; mañana la felicidad y la libertad.
Nada pudimos hacer mejor que las universidades populares, don de la mujer se instruye al lado del hombre, su camarada; donde los proletarios se esfuerzan en asimilar las verdades naturales y pedazos de saber.
Hay que multiplicar esas universidades, vivificarlas, consolidar sus métodos de enseñanza. Hay que aprender qué es la materia, el ser humano, la sociedad, las relaciones que existen entre todo ello, qué fue el ser humano, que será. Nada puede cansarnos, nada ha de abatirnos.
En la Edad Media, en un momento determinado, pareció que podría producirse el triunfo de las ideas más generosas. Pero el clero cubrió con su sombra el movimiento que se dibujaba y durante siglos el error siguió dominando sobre la verdad.
Tenemos que aprovechar este momento y no perder más tiempo con mezquindades, rivalidades de clanes, vanidades ridículas: la mujer no debe imitar al hombre en sus errores.
El duelo entre sexos sería ridículo y odioso: No se trata de la Mujer contra el Hombre; lo único que existe es la Humanidad.
No tenemos por qué mendigar todas esas cosas mezquinas que llaman derechos políticos y que desapareceerán con la política misma en este proceso de refundación, que dará a la humanidad una vida completamente nueva.
Qué es eso de delegar cada cuatro años un poder nominal en beneficio de unos mandatarios en comparación con el derecho natural de pensar y vivir sin amo, disfrutando de una riqueza convertida en un patrimonio de todos.
Tenemos que tomar en cuenta, para hacer el bien común de la humanidad sin distinción de sexo, todo aquello que da la vida, tanto la vida del pensamiento como la de nuestro cuerpo. Hay que tomar en cuenta a la ciencia, las artes, adueñarse de ellas y que cada uno sea él mismo.
¡Ser uno mismo! Que la mujer que persigue su emancipación deje de ser un eco, un reflejo. Que se manifieste tal como es, sin vanidad y sin miedo. Lo que ha hecho que los pintores que reciben el premio de Roma no sean estimados, no es otra cosa que el que se hayan acostumbrado a copiar en vez de crear.
Actuemos y vayamos rápido, porque no estamos solos y tenemos que pensar en los demás. Dejemos a los reaccionarios aferrarse al pasado, a sus instituciones que se hundirán con ellos, teniéndolos prisioneros como ratones en sus agujeros. Quieren vivir en su rutina; para nosotros, seamos capaces de crear los anchos caminos en los que pasearemos al lado de nuestros hijos. Haciendo esos nuevos caminos se puede morir: No lo ocultemos. No se muere más que una vez y no es tampoco gran cosa. Los que vayan delante serán los más expuestos: Qué más da si toda vanguardia ha sido hecha para ser sacrificada.
Desde el momento en que se abre camino, no hay que mirar si nos siguen: Tenemos que continuar por nosotros mismos.
Hace ya mucho que el progreso podría haber sido el amo de todo si se hubiera tenido mayor voluntad, pero apenas sí nos atrevemos a librarnos del yugo del pasado. Tenemos en todo lazos que nos atan, herencias que, de hombre a hombre, han sido transmitidas a los niños.
Tenemos que transformar algo más importante que las constituciones: la sociedad, donde todas las miserias se deslizan unas sobre otras; el hambre, la ignorancia, la prostitución, el odio. En el ser humano, bañado en todas esas miserias que le envuelven como los pliegues de un sudario, puede subsistir algo bueno.
Los truhanes tienen también sus propias virtudes: No se traicionan entre ellos.
El poder embrutece a los seres humanos; no debemos conquistarlo para luego expulsarlo de entre nosotros, hombres y mujeres, sino elminarlo de la sociedad haciendo de esta una gran familia libre, igualitaria y fraternal, siguien el ejemplo de la hermosa divisa masónica. Los hombres de la Comuna fueron enérgicos desde un punto de vista individual, tuvieron un gran valor. En tanto que miembros de la Comuna, no estuvieron a la altura de lo que se esperaba. Porque no es el gobierno el que posee la gran fuerza, es la corriente de reivindicaciones obreras la que empuja al poder y le obliga a ejecutar las reformas más indispensables. Así pues, nuestra acción es la que tiene que activar a su vez la del poder.
No será un trabajo fácil, puesto que sabemos que la reacción se movilizar para conservar sus privilegios.
Mientras nosotros caminamos hacia el futuro, ellos quieren conducir a la humanidad al pasado.
Quizá sea la violencia la que deberá resolver el conflicto. Asistí en Londres a una reunión de nihilistas. Era curioso ver a todos aquellos hombres, no deleitarse con la muerte de Plewhe, pero sí mostrar satisfacción porque la humanidad se hubiera podido liberar de un obstáculo en su camino hacia adelante.
Hay que librar a la humanidad de su fealdad y sus taras. En este momento sopla, tan pronto en armonía como en tempestad, un espíritu realmente nuevo. Hay huelgas en las que se escucha crecer un colérico estruendo, hay un calor en los cerebros de las gentes, se busca algo, una orientación diferente de la especie humana, masas que camina hacia un ideal. Quieren romper con el pasado y es necesario que el pasado muera. A los masones y masonas corresponde crear una religión nueva, la religión sin dios ni dogmas.

martes, noviembre 25

Satisfacciones


Satisfacción o insatisfacción. Ésa es la cuestión.
Hay quien lanza las campanas al vuelo con el pronunciamiento judicial de la semana pasada, que empezó a tener cierta difusión este sábado último. Desde entonces todo son comentarios y columnas de prensa: Nada menos que en zona nacional, en Valladolid por más señas, un grupo de padres organizado bajo la cobertura de la asociación Escuela Laica, le ganaba la partida al brazo incorrupto de la Consejería de Educación del lugar: Los crucifijos y simbología religiosa debían retirarse de las paredes del establecimiento educativo pues, según razonaba el juez de lo contencioso administrativo, la escuela no era el lugar adecuado para su exhibición y contradecía el principio de neutralidad de las administraciones públicas proclamado en la Constitución vigente.
Ahí terminaron en primera instancia tres años de largo litigio, que todavía pueden prorrogarse si el aparato educativo de la Comunidad de Castilla y León decide probar suerte un poquito más arriba y presenta recurso.
Hasta aquí todo bien. Entra dentro de ese lento camino hacia una particular forma de entender el laicismo que se ha tomado en España, donde cualquier planteamiento que se haga ha de contar con el texto constitucional -que sigue haciendo una mención expresa a una confesión religiosa-, y unos acuerdos internacionales de obligado cumplimiento cuya denuncia y rescisión, estoy seguro, haría salir en tromba a la calle a todas las gentes de progreso en apoyo de tal medida (es una ironía, pues todos sabemos quién saldría a pisar las calles nuevamente y quién se quedaría en casa haciéndose cruces).
Todo bien y normal. Normales las declaraciones de diferentes obispos afectados por la cristofilia. Normal el tono sosegado del Obispo sevillano, Carlos Amigo, para quien la resolución judicial no favorece la integración (habría que ver qué pensaría si se instalara una media luna en algún aula porque lo pidiera un grupo de padres y madres mahometanos). Normal el desacertado tono del Presidente de Castilla León (no sé como se llama: me quedé en Juan José Lucas y me lo cambiaron, y ya no hago más esfuerzos de memorización que los indispensables), para quien era cosa de los centros escolares decidir si se ponía o no se ponía sobre la pizarra al crucificado.
Pero lo que ha sido tremendo es lo de la Ministra de Educación. Ayer tuvo la desgracia de coincidir en sus declaraciones con el parecer del citado presidente castellano: Ayer eran los centros y sus consejos escolares los que tenían que decidir para evitar conflictos. Pero hoy por la mañana ya había cambiado de opinión (lo de las lecturas de cartilla a veces es muy efectivo). Hoy por la mañana le decía a Carles Francino que si un símbolo molestaba a alguien había que "quitarlo de en medio".
Y tampoco es eso. No hay que quitar nada de en medio ni hay que confiar en los Consejos Escolares. Sólo hay que tener las cosas claras y comprender la diferencia entre lo que llamamos principios laicos y la aconfesionalidad del Estado. Y hay que saber aprovechar también ocasiones como la brindada por una sentencia ¡oh, milagro! como la que se está comentando.
No se puede confiar a los Consejos Escolares la decisión porque ésta no es una cuestión que se resuelva con la conformidad de las mayorías, sino observando un principio de escrupulosa neutralidad que impida que nadie, de un signo u otro, pueda adueñarse de los espacios que son de todos. No se puede confiar a los Consejos Escolares la responsabilidad porque ello equivaldría a abocar a la gente que tiene credos distintos o que no tiene credos a acabar en un Juzgado y aguantar tres años o más de litigio para defender un derecho que la Constitución reconoce. No, no se pueden eludir las responsabilidades y hay que coger el toro por los cuernos, sobre todo cuando -como ha sucedido en este caso- la ocasión la pintan calva.
Espabile, compañera ministra. Espabile y marque la pauta, que luego las cosas irán poco a poco solas. Espabile, ciudadana ministra y mójese, que España todavía no ha dejado de ser católica y España tiene que ser de todos.

jueves, noviembre 20

Comunicado del Gran Oriente de Francia


Acabo de enterarme de que los masones del Gran Oriente de Francia tenemos contento a César Vidal. Parece que ayer se despachó a lo bestia con un editorial en un programa que tiene por la noche en una emisora en la que trabaja de manera estable. Habló del Gran Oriente de Francia y de si Zapatero tendría algo que ver con él. Y también si Garzón estaría implicado en las conspiraciones masónicas para la destrucción de la unidad de España y la pérdida de la fe.
La verdad es que nunca me he encontrado a ninguna de las dos personalidades en mi taller pero, he de reconocerlo, en el caso de Zapatero me provocaría una extraordinaria y feliz emoción.
De todos modos no era mi intención dedicarle mucho tiempo a este monaguillo crecido, entrado en edades y carnes, ni tampoco al Presidente del Gobierno.
"Ladran, Sancho, señal que cabalgamos". Es lo que hace decir Cervantes al Quijote en un determinado momento que yo, simbólicamente, identifico con la publicación del comunicado suscrito con otras dos organizaciones masónicas francesas por el Gran Oriente de Francia.
Me sorprende mucho el final del texto. Me alegra, pero me sorprende. Sobre todo después del cirio que se ha montado hace un mes con el auto de fe doméstico con el que se estrenó el nuevo Gran Maestre. No seré yo quien haga hoguera a costa de asuntos internos, pero aquello se llevó con tan desgraciada y escasa discreción, que ahora resulta difíl no percibir cierta contradicción inexplicable en ese párrafoe final que yo suscribo plenamente con la integridad del texto, pero que puede llevar a muchos y a muchas a decir y preguntar: "¡Muy bien! ¡Pero que muy bien! Pero... De las mujeres ¡Qué!"


19/11/2008


Comunicado relacionado con la décision de la Corte de Casación (Tribunal Supremo francés) de absolver al diputado Christian Vanneste por sus declaraciones homófobas



La Sección Penal de la Corte de Casación, en contra del criterio de la Fiscalía, acaba de absolver al diputado Christian Vanneste por las injurias homófobas por las que había sido condenado en primera instancia y luego en apelación. El Alto Tribunal ha considerado que un cargo electo de la República, en tanto que « depositario de una parte de la representación nacional », como había puesto de manifiesto la Fiscalía, podia perfectamente calificar a las personas homosexuales como « moralmente inferiores » a las personas heterosexuales en tanto que sus declaraciones quedaban enmarcadas dentro del derecho a la « libertad de expression ».
Esta décision constituye de forma palpable una régression para todos los humanistas ligados a la idea de respeto a la dignidad de la persona.

Si los Francmasones están muy ligados a la libertad de expression, y especialmente en la prensa, consideran que corresponde a los cargos electos, en el ejercicio de sus funciones públicas, respetar al conjunto de las ciudadanas y ciudadanos a los que se dirigen y representan. Establecer una escala de clasificiación moral entre ciudadanos en función de su orientación sexual, del mismo modo que otros habría podido hacerlo en función del color de la piel, el origen social o la religion, es una actitud escandalosa.
Los cargos electos que mantienen este tipo de posiciones no hacen sino asentar con solidez al comunitarismo provocando, como reacción contraria, actitudes de repliegue identitario entre personas que se siente estigmatizadas, y ello en detrimento del principio de igualdad, que no reconoce más que ciudadano iguales en derechos y deberes.
La décision de la Corte de Casación constituye por tanto una muy mala señal en un momento en que la HALDE (Organismo francés de jurisdicción especializada en materia de discriminación. La traducción literal de las siglas sería "Alta Autoridad para la Lucha contra la Discriminación") acaba de poner de manifiesto el esfuerzo que aun es necesario para luchar contra todas las formas de discriminación en la sociedad francesa.


Grand Orient de France : Grand Maître Pierre LAMBICCHI
Grande Loge Féminine de France : Grande Maîtresse Yvette NICOLAS
Fédération Française du Droit Humain : Président Michel PAYEN

martes, noviembre 18

22 ¡Y aquí está el 23!


Aunque son estos tiempos de silencio, en los que en los que la prudencia manda callar y no armar alboroto, no puedo resistirme a exponer en el blog la traducción de un pequeño artículo que, con cierta sorna, publicaba hace pocos días "Le canard enchaîné" (algo así como "el pato encadenado"), periódico satírico francés de esos que no deja títere con cabeza.
El contenido del texto hará inevitable trazar algún paralelismo... Pero a mí no se me puede acusar de nada, pues nada he dicho.
De todos modos una advertencia para cuando terminen la lectura: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Olvídenlo y bórrenlo de sus mentes. Suicídense si hace falta, no vaya a ser que pequen de pensamiento y atenten con su proceder contra la tradición, o cometan un acto irreflexivo y arruinen la rendondez del mundo.

-------------------------------
22,¡ y aquí está el Veintitrés!
Jueves último, 6 de noviembre, el cardenal arzobispo de París, Andrés Vingt-Trois (veintitrés según la traducción literal), era, entre las 17 y 18 horas, el invitado de "Ante los cristianos", una emisión organizada conjuntamente por el diario "La Cruz", RCF y Radio Notre Dame, ésta última emisora del propio arzobispado de París. Pregunta de uno de los cuatro periodistas a propósito de los obispos que desean que las mujeres puedan leer el Evangelio durante la misa. Respuesta de Vingt-Trois: "Las mujeres leen las Escrituras siempre que quieren (se entiende que salvo en la misa), no creo que esa sea una cosa muy complicada (...). Lo que ya es más difícil es encontrar a mujeres que estén formadas: Lo importante no es llevar falda sino tener algo dentro de la cabeza" (risa entrecortada). Benito XVI tiene a su Bigard (humorista francés caracterizado por tener un tono sensiblemente grosero en sus espectáculos y que ha apoyado públicamente a Nicolás Sarkozy) vestido de sotana.

viernes, noviembre 14

Ácido


Ayer, la historia comenzó en forma de una leve noticia de apenas unas líneas; pero suficiente para llamar mi atención una vez más -pues no es la primera vez que esto sucede-. Después el monolito parlante del telediario dedicó sus comentarios e imágenes a la misma noticia: unas adolescentes habían sido atacadas en Kandahar, Afganistán, cuando se dirigían a la escuela.
Gentes que concluyen que en determinados espacios las mujeres no pueden entrar -en este caso hablamos de la escuela- consideraron como buena medida disuasoria ante la desobediencia lanzar ácido a la cara de las chicas, proyectándolo con una pistola de juguete y huyendo seguidamente en una motocicleta. El escándalo en la comunidad internacional viene durando, con mayor o menor intensidad, unos dos días.
Mañana todo estará calmado, unas cuantas mujeres más habrán dejado de formarse a mayor gloria del jefe del profeta; habrá unas cuantas esclavas más para otra recua de sátrapas domésticos; unas cuantas mujeres más se enfundarán en esa gigantesca caperuza a la que no deberíamos reconocerle otro nombre que el de jaula. Mañana, entre el silecioso ruido de la calma, el miedo habrá dado otro pequeño paso y con ello, otra pequeña victoria del segregacionismo y de la dominación de unos seres humanos por otros. La libertad sigue muriéndose cada día, si bien es cierto que el petróleo comienza a cotizar a la baja en los mercados de crudo internacionales.

domingo, noviembre 9

Cristales rotos


Setenta años después de aquella noche, la civilizada Europa recuerda el horror de sus acciones y omisiones. El alemán vuelve a ser un idioma para expresar admiración y respeto hacia los demás, judíos o gentiles, y no un arma de destrucción masiva (aunque siga habiendo ultraortodoxos a los que les produzca urticaria escuchar a la señora Merkel hablando en su lengua madre en la Knéset -Parlamento de Israel-). Sí, setenta años después miramos hacia atrás conjurándonos para que no vuelva a pasar lo que sigue sucediendo todos los días en un sitio o en otro pero, parece, no en la buena, noble y leal Europa. Al menos, si es que sigue ocurriendo algo parecido, ya no se hace tanto ruido como en los viejos tiempos.
Al hablar de la noche de los cristales rotos me resulta imposible no ver la sombra de los machetes azuzados en algún que otro continente; o los niños bomba colándose con las señales horarias de los informativos de la radio; o los paramilitares de todas esas democracias americanas, tan bien cobijadas en otros tiempos por el vecino del norte.
Pensando en el hecho histórico, repugnante de por sí, me llama la atención esa fijación germánica con la que se aborda el Holocausto. Nazis y alemanes se confunden en la narración de la pesadilla olvidando que pocos fueron inocentes en la perpetración de este crimen.
Me gustaría que un día, no tardando mucho y sin necesidad de que intervengan jueces de ninguna audiencia o congéneres similares, comience a investigarse muy a fondo cuál fue el papel de los bloques enfrentados durante la Segunda Guerra Mundial en la persecución y eliminación sistemática de la población judía. No hace tanto visitaba en Francia lo que queda de un campo de prisioneros desde el que partían vagones y vagones con destino a Auschwitz, Dachau... En Vernet Arriège, que así se llama el lugar, todavía se conserva uno de aquellos vagones pintados de un color rojizo y que servían originariamente para el transporte de ganado. Un vagón modelo K probablemente construído en la civilizada Francia, que aprobó en octubre de 1940 su particular estatuto contra la población judía y los masones haciendo así un guiño de amistad a los nuevos amigos arios que ni siquiera habían solicitado tal gesto.
Nada de aquello hubiera sido posible sin la sonrisa cómplice de tantos pequeños piojos resucitados en uno y otro lugar. Y es que como bien me decía un amigo hoy, los grandes sastres no son nada si no les asiste un pequeño ejército de alfayates en la confección de la capa. Son los cristales que han roto todos estos minúsculos hilanderos los que siempre pasan desapercibidos en las grandes celebraciones del horror, y es sobre ellos sobre los que me gustaría que de vez en cuando también se dirigiera algo más que un hondo silencio: Esto no es incompatible con el ansia saludable de soñar un futuro diferente y pretender un mundo mejor; más bien al contrario, resulta indispensable para que tales anhelos lleguen a ser en algún momento, para alguna generación, una sólida y palpable realidad.

miércoles, noviembre 5

We have a dream...


Hoy se ha cumplido el sueño de unos cuantos. Probablemente, con lo enmarañado que anda el mundo, quede poco margen de acción para deshacer la mayor parte de los entuertos que se han ido liando. Y además, en estas cosas de los candidatos electos siempre hay que contar con los eternamente insatisfechos y con todos los flojos acomodados, que pillan la gripe de la decepción a la primera de cambio. Pero aun así se hace difícil en el día de hoy evitar el recuerdo de algunas de las palabras de Martin Luther King: Tras la esclavitud, tras la segregación, tras tanto fruto alumbrado por la ignorancia, los Estados Unidos de América han elegido un presidente negro.
La cosa tiene su importancia. Algunos dirán que relativa. Otros que habrá que ver qué hace realmente por las sufridas clases medias y los desheredados de la tierra, que tanto abundan en el reino de la prosperidad y las oportunidades. Y sin quitarle un ápice de importancia a todas esas cosas, ni a la contribución a la paz mundial, o a la conservación del planeta, o al respeto real por los derechos humanos en el mundo... Sin quitarle peso a todo esto, digo, no hay que olvidar que hace sólo cuarenta años, una mujer, desafiando las leyes aprobadas democrácticamente por una cámara de representantes en alguna parte, se negaba a sentarse en la parte trasera de un autobús.
Hace sólo cuarenta años sucedía aquello. Y hoy, en el mismo país, han votado a un Presidente negro. Sí, decididamente creo que esta jornada tiene su pequeño hueco en la historia de los seres humanos.
A lo mejor, tras cuarenta años de eso que han dado en llamar reflexión -marear la perdiz o, en francés, "noyer le poison"- y debates que se me antojan trucados desde el primer día, algunos disfrutaremos de la posibilidad de sentarnos sin menoscabo a lado de una mujer, en esa casa nuestra que se llena tanto la boca y los pulmones con el imaginario viento de la igualdad, pero que no hace de momento otra cosa que cobijar al machismo secular y desandar la estrecha senda de la libertad. Seguiremos albergando el sueño como lo hizo Martin Luther King.