lunes, enero 26

Lo que pesa esta carga


Y todavía hay quien dice que esto de las religiones no tiene mayor importancia y que somos cuatro exaltados los que sacamos las cosas de madre. No hay que ir muy lejos a buscar el ruido de sables o el silvido de obuses en medio de un conflicto religioso. Basta quedarse sentado con la radio de fondo o repostar ante un telediario para que te apetezca santiguarte cien veces tras escuchar a Don Rouco quejarse del maltrato a Dios. Hablar mal de Dios en los autobuses ataca a la libertad religiosa ¿Y hablar bien? ¿Por qué lo uno sí y lo otro no? ¿Hablar mal en el "chigre" (bar en general; originariamente bar con máquina para sacar los corchos de las botellas de sidra muy propio de Asturias -explicación debida a quienes me leen en lejanos lugares-) estará mejor visto en el reino de los cielos? ¿Desde cuándo dudar de la existencia de Dios ataca a la libertad religiosa? Pienso en la que se habría montado si la campaña de los autobuses se hubiese hecho como yo comentaba hace unos días: "Compañero, Dios no existe. Pásalo bien y molesta lo menos que puedas". Entonces seguro que para defender la libertad religiosa Don Rouco nos hubiera convocado a todos a un auto de fe. Como en los viejos tiempos.
Como en los viejos tiempos anda también el que llaman Santo Padre (qué cosas tiene la gente: llamar santo a uno que no lo es y padre al mismo que, hasta donde el vulgo tiene conocimiento de causa, no tiene hijos o ha asumido voluntariamente el compromiso público de no engendrarlos), que hoy ha acogido de nuevo en el seno de la confesión religiosa que preside a un clérigo de alto rango, excomulgado en otro tiempo por su predecesor, seguidor de la disciplina de aquel viejecito "encantador" que fue Monseñor Lefevre (Francia, cuando da fruto da un fruto en condiciones). La rehabilitación del clérigo de alto rango en cuestión ha sido un guiño al "lefevrismo" cuando se busca la reabsorción de este grupo, expulsado hace relativamente pocos años por su disidencia frente a la disciplina oficial. Dicen los entendidos que Don Benedicto ha dado un paso más hacia la extrema derecha (¿Otro?¿Cuándo fue que dejó de caminar?), y que el personaje readmitido pasa por ser un integrante de la corriente "negacionista" del holocausto. Así por ejemplo el buen señor tiene su propia estadística de judíos muertos -300.000 nada más- y niega que existieran cámaras de gas... No digo nada de cómo le ha sentado la readmisión del despedido a la comunidad judía: Encantada con la "libertad religiosa", supongo.
En estas andamos cuando la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo va a pasar la noche sin dormir a cuenta de la unificación de criterios para el enjuiciamiento de las "objeciones de conciencia" sobre Educación para la Ciudadanía. El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha dicho que no hay tal objeción y que las criaturas tienen que saber, al menos por el forro del libro, de qué va eso de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El de Andalucía dice que sí, que eso es un adoctrinamiento y que toca zonas muy sensibles de las familias, y tal y cual. En el Tribunal andaluz intervinieron dos magistrados numerarios del Opus Dei. Y creo recordar que el Presidente de la Sala tenía algún parentesco con un dirigente de ese invento que gestiona Benigno Blanco, el brazo derecho de Álvarez Cascos en su época al frente del Ministerio de Fomento (la referencia al malencarado ministro trae causa de su apego a la familia tradicional, que todos pudimos celebrar regocijándonos junto a él). En el caso asturiano desconozco si había miembros de la "obra" metidos en harina.
Mañana continúan las deliberaciones: hagan recuento en las sacristías y prelaturas y sabrán si frente a una asignatura existe o no el derecho de ojeción de conciencia. Así funciona la jerarquía judicial española, que ha inaugurado su ejercicio anual con una misa. Ahora, después de todo esto, que me vengan a contar que lo de la cuestión religiosa es cosa de Azaña y cuatro resentidos que caminamos por este valle de lágrimas con esa pesada carga sobre los hombros. Buena deliberación, Sus Señorías.

domingo, enero 25

La discriminación no cesa

Esta mañana me sorprendía este breve artículo. Aparte de la realidad de los hechos, comprobados una y otra vez, y de la constatación de las resistencias ante la igualdad reivindicada, me llamaba la atención el razonamiento jurídico del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Lean y admírense.

------------------------

Los episodios recientes suscitados por el vestuario y el maquillaje de la ministra de Defensa, Carme Chacón, o por la imagen manipulada de la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, muestran que la discriminación de la mujer no cesa. Cuando las mujeres ocupan el poder por sus propios méritos, de la entraña de la sociedad, a través de los medios más cavernícolas, surge la necesidad de ridiculizarlas por aspectos que nunca se utilizarían para cuestionar a los hombres.

Las mujeres están excluidas masivamente de puestos directivos. Incluso IU incumple la paridad legal Cuando ellas ocupan el poder por mérito propio, desde la entraña de la sociedad surge el intento de ridiculizarlas

Es cierto que, mundialmente, la desigualdad es más llamativa. La noticia de que en octubre de 2008 Asha Ibrahim, una niña de 14 años, fue lapidada en Somalia por mantener relaciones sexuales sin estar casada, tras ser violada por tres hombres, conmueve las conciencias. Como la de que el 80% de las aproximadamente 700.000 personas sometidas en el mundo a tráfico humano o esclavitud son mujeres y niñas, o la de que en Egipto, durante los seis primeros meses de 2007, murieron más de 200 mujeres a manos de sus familiares, cuando la cifra de unas 70 mujeres fallecidas en España por violencia de género en 2008 ya resulta horrorosa.

Hay países donde niñas con menos de 10 años son vendidas. Es conocido el caso de Hadijatou Mani, una nigeriana que, a sus 12 años, fue vendida al precio equivalente a 320 euros por el amo de su madre -también esclava- a un terrateniente que la golpeó y violó más de una década, hasta que en 2003 una ONG logró su liberación. En España, el grado de igualdad existente entre hombres y mujeres exige recordar de dónde venimos: de una dictadura en la que predominaban personajes como el militar psiquiatra Antonio Vallejo-Nájera, nombrado por Franco director del Gabinete de Investigaciones Psicológicas, que consideraba que "las hembras no estaban facultadas para la lectura de libros", a no ser los de carácter religioso, según reveló Vicenç Navarro (EL PAÍS, 24 de diciembre de 2008). Eran tiempos en los que resultaba más delictivo el adulterio si lo cometía una mujer y en los que a las niñas se las educaba para su papel subordinado en la familia patriarcal, con el plus del Servicio Social, mili femenina que completaba la sabiduría doméstica y casta de las futuras esposas.

A las mujeres -incapaces legalmente de comprar una lavadora sin la firma del marido- les estaba vedada la milicia, la mina, la policía o la judicatura. Que la Iglesia católica, piloto de las conductas patrias de la época, les negara el sacerdocio -como sigue negándoselo ahora- proporcionaba coherencia y arraigo al resto de las desigualdades. Todavía en nuestros días, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha justificado la obligación de las enfermeras del hospital San Rafael, de Cádiz, de vestir falda, cofia y delantal, por "la finalidad de dar a la clientela una buena imagen de la empresa", decisión judicial que evoca otra que avaló la jubilación anticipada de las azafatas femeninas de una compañía aérea, dada la conveniencia de que las mujeres que atendieran a los viajeros fueran jóvenes y lozanas.

La dificultad con la que avanza la equiparación plena de los hombres y las mujeres parece como si partiera de una diferencia ancestral entre ambos sexos, "natural", según algunos. Sin embargo, la concepción jurídica, al menos teórica, de la igualdad hombre/mujer, tiene más de dos siglos: como ha recordado Nicole Muchnik (La otra declaración de derechos universales, EL PAÍS, 17 de diciembre de 2008), la francesa Olympe de Gouges redactó en 1791 la primera Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, réplica a la revolucionaria declaración de 1789, en la que ni se mencionaba a la mujer. La declaración de 1791 -que costó a su autora ser guillotinada- comenzaba proclamando: "La mujer nace libre y, en derechos, permanece igual al hombre".

Transcurridos 218 años, las mujeres aún no se han equiparado a los hombres. En España siguen sin obtener las mismas remuneraciones que los hombres por idéntico trabajo; llevan sobre sí la sobrecarga de las tareas domésticas sin que la legislación sobre conciliación de la vida laboral y familiar lo remedie; están excluidas masivamente de los puestos directivos; sólo 4 de los 43 sillones de la Real Academia Española los ocupan mujeres; de 96 integrantes del Tribunal Supremo únicamente 7 son magistradas; la paridad establecida por la Ley de Igualdad se incumple incluso en formaciones progresistas, como Izquierda Unida: su Consejo Político eligió recientemente a 7 mujeres para un Ejecutivo de 23 miembros.

Y nadie crea que la actual presencia femenina en actividades que venían siendo masculinas ha tocado techo. ¿Cuánto tiempo queda para que las mujeres compartan con los hombres los equipos de fútbol -también la selección nacional-, baloncesto y otros deportes? La igualdad de sexos está todavía muy lejos. -

jueves, enero 22

Jorge Carvajal Muñoz


Acabo de enterarme por un hermano de mi Logia de que se ha muerto Jorge Carvajal Muñoz. Los que leen este blog puede que en gran parte desconozcan quién era, pero con independencia de ello, el hecho luctuoso me ha llevado a recordar cosas de otros tiempos.
Conocí a Jorge Carvajal Muñoz en Barcelona. Creo que fue allá por el año 1996. Él participaba -le habían invitado- en la Asamblea anual del Gran Oriente Español Unido, del que entonces yo era miembro y en el que me encargué de la defensa de la mixtidad de aquella organización, respaldado entonces por Rafael Vilaplana y Miguel Baygual, dos de las históricas figuras de la masonería española resucitada tras la dictadura y que, entonces, daban los pasos para cerrar la distancia que les separaba de la Gran Logia Simbólica Española.
Jorge Carvajal era en aquel entonces Segundo Vigilante de la Gran Logia de Chile. Se aprovechó la ocasión para que pudiera exponer un trabajo suyo sobre la evolución y presencia del Opus Dei en su país. Aquello me cautivó, porque era la primera vez que yo asistía a una tenida masónica en la que se trataba algo con consistencia e importancia, más allá de todas esas cosas ligadas a los misterios indescifrables a las que soy tan alérgico. Luego pude leer algo de Salvador Allende y ya me di cuenta de que aquella masonería soñada, preocupada por los problemas de su tiempo, no era un imposible y en Chile existía. Jorge Carvajal me dio una tarjeta suya que conservo. En ella aparece su dirección y el sello dorado de la Gran Logia. Aquí, en España, en aquel tiempo, no existía este tipo de cosas. Sabía también en aquel momento que formaba parte de lo que nosotros llamaríamos claustro de profesores de la Universidad "La República".
Con el tiempo supe que había sido elegido rector de la Universidad y Gran Maestre de la Gran Logia. Y luego supe, hace relativamente poco, que todo había acabado en amargura con su expulsión de ambas instituciones. No conservé el contacto con él entonces y hoy, al saber de su muerte, me he acordado de aquellos años en los que yo comenzaba a caminar y a conocer este complicado mundo, no más difícil de entender y vivir que otros mundos, y que tanto me apasiona.

Una guía masónica en Barcelona


La Vanguardia publicaba hace muy poquitos días una interesante noticia en la que se daba cuenta de la publicación de una guía masónica de la capital catalana. Anda que no hemos pensando veces en hacer lo propio en Gijón. Se preguntará alguien si tendremos madera para tanto fuego... Algo hay, sí...
---------------------------

Xavi Casinos: "Barcelona es la ciudad de España donde hay más masones"
Acaba de publicar la guía 'Paseos por la Barcelona masónica', editada por el Ayuntamiento

Paseos por la Barcelona masónica es la guía que ha editado recientemente el Ayuntamiento barcelonés. En esta obra se incluyen algunos símbolos masónicos de la ciudad y una relación de personajes, calles, plazas y elementos arquitectónicos relacionados con estas sociedades secretas. Su autor es el periodista Xavier Casinos, especializado en materia masónica.

-¿Por qué una guía masónica de Barcelona?
-Fue un encargo que me hizo el Ayuntamiento de Barcelona. Guías masónicas de ciudades también se pueden encontrar en Londres, París o Bruselas.

-La guía está escrita en catalán, castellano e inglés. ¿También se puede considerar una herramienta de promoción turística de la ciudad?
-Estoy muy sorprendido por el interés que está teniendo el libro. El otro día me llamó gente del Parlamento Europeo porque estaba interesada en obtener la guía.

-¿Cuántos masones hay en Barcelona?
-Unos 1.500 pero hay que diferenciar entre los masones en activo y los que se dominan durmientes, que son personas que se han iniciado pero por razones profesionales o personales se han dado de baja y pueden volver cuando quieran. Barcelona es la ciudad de España donde hay más masones.

-En la guía también dedica una parte a las calles y espacios públicos de Barcelona con nombres de masones. ¿Qué personajes ha descubierto que son masones?
-Seguramente habrá más pero los que yo conozco son los que aparecen en la guía. Por ejemplo: el poeta Antonio Machado, el Doctor Aiguader, que ocupó la alcaldía de Barcelona entre 1931 y 1934, el Doctor Fleming, inventor de la penicilina, el compositor Mozart, el general Joan Prim, George Washigton, el primer presidente de Estados Unidos o Clotilde Cerdà , la hija d"Ildefons Cerdà, entre otros.

-También encontramos al ex ministro de Sanidad Ernest Lluch, ¿no?
-Cuando fue asesinado por ETA los masones le enviaron un triángulo de flores rojas. Al parecer ejercía la masonería en Francia. Como la masonería es joven y ha pasado lo que ha pasado en España pues hay mucha gente en nuestro país que prefiere practicarla fuera y hay personas que están en Francia, Inglaterra, Suiza o Portugal.

-¿La masonería está más normalizada en otros países?
-En nuestro país hay muchos políticos y personajes públicos que no se atreven a decir que son masones e incluso prefieren iniciarse fuera. La masonería inglesa y francesa está muy normalizada e incluso da prestigio. Por ejemplo, el ministro de Trabajo de Sarkozy es masón o el actual alcalde de París. ¡En Estados Unidos incluso algunos masones lo ponen en el currículum!

-¿Qué huella han dejado los masones en Barcelona?
-La fachada de la biblioteca en la antigua sede de la cooperativa La Fraternidad, en la Barceloneta, símbolos en la antigua caja de reclutas en el Convento de Sant Agustí, en la calle Comerç, el conjunto escultórico que preside la fachada de los Porxos d"en Xifré, en Pla de Palau, o la fachada del número 11 de Portaferrisa son algunos ejemplos.

-¿Destacaría algún escenario más?
-La Biblioteca Pública Arús, en el número 26 del Passeig de Sant Joan. Es una biblioteca especializada en masonería y sobre todo en movimiento obrero. También tiene unas colecciones muy importantes de masonería fruto de una donación de Rossend Arús, el principal impulsor de la masonería moderna en Catalunya a mediados del siglo XIX. Es un milagro que esta biblioteca se haya conservado de tal manera porque sabido de su pasado masónico inmediatamente después de la Guerra Civil se dictó una orden de incautación para que fuera trasladada a Salamanca pero se salvó. Sencillamente se cerró la biblioteca y permaneció toda la documentación que hoy en día está disponible.

-En esta biblioteca también se encuentra un cuadro masónico muy especial, ¿no?
-Hay mucha gente que sostiene que los colores del Barça tienen un origen masónico porque coincide con los colores azulgrana de un grado que existe en la masonería anglosajona que se llama Royal Arch. Hay gente que dice que Joan Gamper era masón. Pero hay que poner un poco de sentido común a las cosas ya que vino a Barcelona muy joven aunque tampoco es de extrañar que se hubiera podido iniciar en Suiza, uno de los lugares masónicos más importantes. Hay que decir también que cuando Gamper llega a Barcelona le acoge un pariente que sí era masón. En todo caso, el posible origen masónico de los colores hay que tomarlo con cautela pero es una curiosidad divertida.

-Usted también es coautor del libroFranco contra los masones(Martínez Roca).Durante el franquismo incluso se creó un tribunal de represión de la masonería. ¿Cómo vivió la masonería este episodio de la historia?
-Franco estaba obsesionado con la masonería. Cuenta la leyenda que a él no lo dejaron entrar por dos veces. Una vez en África y otra en Madrid. En cualquier caso sí que su hermano Ramón Franco era masón. Incluso se inició en una logia llamada Plus Ultra que curiosamente es el mismo nombre del avión con el que hizo la histórica travesía del Atlántico.

-¿Qué medidas adoptó Franco contra la masonería?
-Franco se educó en un momento en el que se culpaba a la masonería de todos los males de España. Además durante la Guerra Civil mayoritariamente la gente de izquierdas y de la causa republicana estaba en logias masónicas como Manuel Azaña o Lluís Companys aunque hay que decir que también había masones en el bando contrario. Inmediatamente después del alzamiento en las plazas que se iban tomando se persiguió a los masones y de entrada se fusilaban. Con el triunfo de la Guerra Civil prosiguieron los fusilamientos y entonces hubo una persecución más policial. También se creó el Tribunal Especial para la represión de la Masonería y el Comunismo y se abrieron expedientes de masones hasta diez veces más de los que había realmente en España. Esto se conversaba en Salamanca e incluso se encuentran curiosidades como expedientes abiertos a Franklin D. Roosevelt, Harry S. Truman o Winston Churchill por ser masones.

-¿Y en Barcelona qué pasó?
-En los cementerios de Montjuïc y Poblenou se retiraron de algunas lápidas el compás y la escuadra que son símbolos masónicos. También se taparon símbolos en las fachadas de la Fraternidad y en el Convento de Sant Agustí.

-¿Con esta guía la masonería deja de ser un poco más secreta?
-Hoy en día se ha abierto mucho e incluso en internet se puede encontrar fácilmente sus templos. También hay que romper tabúes. Parece que a raíz de la publicación de novelas como El Código Da Vinci o algunas películas la gente va a encontrar el tesoro de los templarios o la tumba de la Magdalena. Esto no es verdad.

-¿Y de qué sirve ser masón?
-Es como una red de solidaridad en todo el mundo en la que hay unos seis millones. Yo he conocido tres clases de masones. Los que realmente creen que la masonería es una especie de escuela de ética y les ayuda a ser más tolerantes, dialogantes y más sensibles en determinadas cuestiones sociales. La mayoría que conozco reúne este perfil. También he conocido a los que quieren encontrar ese tesoro de los templarios y aquellos que piensan que entrando en la masonería se van hacer ricos.

Prolongados silencios


Me ha sorprendido el seguimiento que, a pesar del "impasse" de este mes de enero, tiene el blog. Llevo, en efecto, callado durante unos cuantos días ¿Quién tiene la culpa? Fundamentalmente el Derecho de Familia y las mentes criminales, que hacen que me desvele y salga tarde del despacho, de forma tal que, cuando llega el sábado, no tengo más gana que de dormir la siesta y leer alguna cosa.
Pero, todo hay que decirlo, llevo dando vueltas a algunas cosas que se materializarán durante este año y que provocarán algún que otro cambio. Eso explica que de este blog hayan desaparecido algunos enlaces que siguen siendo de interés. Eso explicará también que este blog vaya a tener en el futuro más o menos la misma vocación que la actual, pero quizá con un matiz un poco diferente. Y eso explica también que, en breve, aparezca un espacio personal propio que ponga un poco de orden en este universo complejo.
Así que todo el mundo tranquilo. Y yo muy agradecido por la atención y el afecto: Lejos estoy de cansarme del Gran Oriente y del mundo mismo. Más lejos todavía de agotarme a pesar del Derecho de Familia y de las mentes criminales. Lejos, muy lejos, estoy de la extenuación y de la apatía: Seguiremos por otros caminos nuevos sin dejar de recorrer los viejos y ya va siendo la hora de ir anunciándolo; y un plato de lentejas continuará no siendo moneda de cambio válida para que yo entre en el trueque de los silencios y las conveniencias. Como siempre, primero los principios, los valores. Luego todo lo demás. Y eso, además, no está reñido con la prudencia.

jueves, enero 15

Cosas claras


Lo que es tener las cosas claras y estar en posesión de la verdad. En Barcelona van a toda velocidad por la Diagonal un par de autobuses municipales pregonando la buena nueva agnóstica: Ciudadano, ciudadana, a lo mejor dios no existe. Disfrute de los días y las tardes. Ríase Ud. de sí mismo y de los demás. No ponga cara de muermo a la mínima ni se estriña cada dos por tres. La vida es bella y a lo mejor nadie le aguarda al otro lado, agazapado en una nube, para asestarle un golpe justiciero a modo de cobro por lo malo que ha sido aquí o allá.
A la vez, por Madrid, van a toda velocidad otros autobuses evangélicos que anuncian sin admitir ninguna posibilidad de error, que dios sí existe y que además está, por si alguna duda había, en Cristo. Así que ojito. Está en Cristo y nos vigila. No sé si podemos hacer cualquier cosa o tenemos que atenernos a la legislación vigente. Pero el caso es que está ahí.
En su momento, en relación con el primero de los episodios publicitarios patrocinado por Ateus de Catalunya, me llamó mucho la atención ese adverbio: "posiblemente". Javier Otaola escribía un artículo anteayer sin reparar en él y centrándose más en la idea de respeto a la creencia y a la no creencia. "Posiblemente" no constituye por sí una afirmación tajante. Lo que es posible también puede no serlo, pero se ve que algunos no manejamos posiciones indiscutibles y sigue quedando en nuestro subconsciente el peso de la duda: a lo mejor sí existe. Y nos espera...
Hubiera preferido una campaña verdaderamente atea: Ciudadano, dios no existe. Se lo inventa cada comunidad humana para explicar aquello que escapa a la fuerza de la razón, y como primera fórmula conocida de explotación y sumisión del ser humano por el ser humano. Ciudadano, ciudadana, dios no existe: libérese de ese peso y disfrute de la vida sin impedir lo propio al resto.
Sin embargo he tenido que conformarme con la "posibilidad" de la inexistencia, como en Londres. Pero como esto no es la Gran Bretaña, rápidamente ha aparecido la fe hecha certeza en Madrid, capital de España, galopando a lomos de un autobús de una empresa municipal cuya gestión probablemente haya sido encomendada a alguna habilidad privada. Ya va siendo hora de que la comunidad musulmana contrate su par de autobuses para que surquen, por ejemplo, la calle Uría de la invicta y heróica capital de Asturias proclamando a los cuatro vientos que no hay más dios que Alá y que Mahoma es su profeta. A ver quién lo va a discutir.