martes, junio 30

Cantando bajo la lluvia


Me ha hecho mucha gracia encontrar hoy esta viñeta de Peridis, que me parece uno de los mejores analistas políticos de este país.
¿Será verdad lo del abismo? Si es cierto, habida cuenta de las experiencias previas, una mayoría absoluta de gaviotas se arrima a babor y oscurece el cielo...

domingo, junio 28

Saliendo del armario


El pasado día 24, día de San Juan para más regularidad en la información, el diario francés Le Point publicaba una noticia relacionada con una supuesta "salida del armario" por parte de la Gran Logia Nacional de Francia, que es algo así como la representación de la perfecta y regular masonería sobre los pilares de la tierra.
Para quien no tenga una idea muy precisa de la cosa, diremos que la Gran Logia Nacional de Francia se define como la verdadera masonería, por lo que habrá que deducir que todas las demás organizaciones encarnan la más pura falsedad. La noción de lo verdadero implica que no se admita entre sus filas a homosexuales ni a mujeres. La masonería verdadera es cosa de hombres, como el Veterano; y además exige el porte de complicados oropeles y trajes de duelo a pistola. Se rigen por los ancianos usos y costumbres y por no sé cuantas reglas de no sé cuántos puntos, según aparece en su página, que me niego a publicitar desde este blog porque sigo sin creer que el mero porte de un mandil dé timbre de nobleza a nadie.
La "salida del armario" a que se refería la noticia -que sí enlazo- consistía en la publicidad, a mayor gloria de la apertura y transparencia, de los miembros integrantes del gabinete del que se dice Gran Maestro, François Stifani. En el equipo director, Le Point, que junto con el Express todos los veranos le pega un mordisco a alguna organización masónica (normalmente el Gran Oriente) colocaba dos nombres, uno de un "dit ouvertement homosexuel", Frédéric Lacave (con un importante puesto en el entorno de una Prefectura del centro de Francia); y el de una mujer, Malika Benlarbi, vinculada a la Prefectura de París (huele a Sarko ¿no?). Para colmo de males, Le Point tildaba a la organización de adogmática, insinuando sin muchas vueltas que podían formar parte de ella hasta los ateos.
Sorpresa, ruido y risas. La Gran Logia Nacional de Francia ha tenido que hacer una nota aclaratoria: El gabinete del Gran Maestro Stifani es "externo" a la organización. Y hay que creer en "dieu" para ser militante integrante, en caso contrario vas al infierno por hereje y depravado.

Europa Laica

Europa Laica recuerda que nadie está obligado a responder en el impreso de matricula sobre sus creencias.

Tras la apertura del periodo de matriculación del alumnado para el curso 2009-2010, Europa Laica ha iniciado una campaña en la que reclama a los poderes públicos que la enseñanza de la moral y doctrina católica y de otras religiones no se imparta en las escuelas, y que éstas no estén condicionadas por imposiciones de carácter religioso que vulneran principios constitucionales.En esta campaña, esta asociación estatal hace las siguientes recomendaciones dirigidas a los centros escolares y a las familias:

- Nadie está obligado a responder en el impreso de la matricula si desea o no que a su hijo o hija se le imparta religión. En caso de no responder a la pregunta de dicho impreso, por defecto, el centro escolar está obligado a que no se le matricule en religión.


Europa Laica considera que tal consulta vulnera el artículo 16.2 de la Constitución española, que dice “nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”. En consecuencia, esta asociación cree que la religión debe salir de los centros escolares.


- Ningún alumno o alumna está obligado a asistir a clase de religión en cualquier centro público o privado del estado español. Por lo tanto, cualquier maniobra del centro que entrañe imposición o amenazas más o menos veladas, estigmatización o segregación, supone una vulneración de los derechos básicos de ciudadanía, actos que, en algunos casos, podrían ser constitutivos de delito. Además, un alumno en cualquier momento del curso puede decidir no asistir a religión, sin que esto deba suponerle ningún problema.


- Impartir religión en los centros de enseñanza en ningún caso supondrá segregación, discriminación o falta de atención del alumnado que no asista a clase de religión. Los centros tienen el deber de organizar los horarios lectivos priorizando las áreas comunes, sin que, en su caso, la religión interrumpa el normal funcionamiento de los centros, al ser una materia voluntaria y no formar parte del currículo general. Por todo ello, no debe disponer de departamento o equipararse organizativamente a otra área común.


Europa Laica recibe habitualmente denuncias sobre la deficiente interpretación que hacen algunos centros de enseñanza y algunas consejerías de Educación sobre la actual legislación en materia de libertad de conciencia y libertad religiosa, y que se traduce en la estigmatización y segregación de una parte del alumnado por sus convicciones y creencias religiosas o no religiosas. Europa Laica califica estos hechos como muy graves al ser niñas, niños y adolescentes, es decir, menores de edad, quienes los padecen.


Esta asociación propone que el gobierno incorpore en la ley de Libertad de Conciencia que prepara el Gobierno para presentar en el Parlamento antes de fin de año, que los poderes públicos velen por la laicidad de las enseñanzas impartidas en los itinerarios oficiales, dentro de los centros educativos de titularidad pública y de los privados sostenidos con fondos públicos, con el fin de evitar cualquier interferencia en los objetivos educativos de convicciones particulares religiosas, filosóficas o ideológicas.


Europa Laica también quiere que el Estado no subvencione, en ningún caso, centros educativos con ideario propio de carácter religioso o no religioso, y que los centros con ideario propio sean sostenidos con sus propios medios.

Madrid, 23 de junio de 2009

sábado, junio 20

Figeac


En la fotografía, Pierre Lambicchi, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia en este momento, acompañado de la alcaldesa de Figeac y otras autoridades.

La semana pasada estuve en Figeac. 1900 kilómetros en mi Ibiza rojo del año 92, abollado y viejo, en el que regresé con un ruido extraño que desapareció un poco antes de llegar a Montauban.
Visitar Figeac no es que sea muy recomendable. Debería ser obligatorio. Sí, forzoso para aquellos a los que les guste ese "esprit français" que a algunos nos hace perder toda objetividad -bendita confianza inquebrantable-, anhelando que llegue el día del retiro y uno pueda cruzar la frontera para decir "au revoir" a esto que tanto lo harta a veces. No obstante, conociéndome, seguro que luego no pararé quieto hasta regresar ¡Quién sabe!
Figeac, cuyo hijo más ilustre es hasta la fecha Champollion, se encuentra en el corazón del Lot. No pude disfrutar mucho de la población, que me pareció una preciosidad y, según me contaron, con un mercado muy animado y lleno de encanto. El entorno es una maravilla. Se parece mucho a Asturias. Las colinas quizá están un poco más gastadas por la erosión y, oh maravilla, no hay esa plaga invasora que son los eucaliptos y que tanto afean nuestro país. Castaños, robles... Hasta pude ver por primera vez en mi vida una morera dando fruto. Sí, hay que volver a Figeac sin congresos de por medio y con tiempo suficiente para visitar todos los alrededores. Merece la pena.
Participé en las reuniones del Congreso de las que no hablaré, pues resultan cargadas de burocracia y tampoco importan a nadie más que a los que debemos estar; y asistí a la conferencia de prensa que dió el Gran Maestre, Pierre Lambicchi, en el Ayuntamiento de la ciudad, acompañado de otros miembros de la dirección del GODF y de la alcaldesa de la ciudad.
He de confesar que no me gustó -que me disgustaron mucho-, las respuestas que se dieron a algunas cuestiones: evasivas que yo mismo he tenido que soltar con idéntico desagrado cuando alguna periodista me ha preguntado lo de "si se admiten mujeres en las logias del GODF". Decir que somos mixtos desde 1974 o que admitimos la iniciación de las mujeres desde 1902 es un cuento que se agota en sí mismo porque la gente no es tonta; y es una afirmación que no resiste el mínimo examen de alguien que asista a la entrevista un poco enterado de la diferencia entre los derechos de admisión y pertenencia. Desdichadamente, parece que se sigue contando con la desinformación como aliado. Y luego nos quejamos de la mala prensa a pesar de todo lo que luchamos y hacemos para que llegue de nosotros una imagen real, alejada de la de comeniños, machistas empedernidos, arañas infiltradas en las cortes palaciegas, amigos de nuestros amigos y nada más, hombres de negocios e intereses oscuros.
Más tarde -vuelvo a retomar el hilo-, ante 200 personas, Pierre Lambicchi habló, chasqueó la lengua, y remitió al auditorio en repetidas ocasiones al sitio web del Gran Oriente de Francia, con lo que fue inevitable para algunos asistentes preguntarse qué hacíamos todos allí si podíamos resolver las dudas en nuestras casas respectivas. Entre respuestas a medias, o que no se contestaron como algunos esperábamos, y mientras al ponente le daba tiempo a atender la mensajería del teléfono móvil, sí deslizó dos conceptos y una reflexión que me guardo, que me gustaron mucho y que planteó muy bien: El simbolismo reductor y el liberador. No hablaré de eso, pues daría para un largo, muy largo texto y no es este ahora el objetivo, pero sí digo que al menos por éso mereció la pena.
Creo que se nota demasiado que echo de menos a Jean Michel Quillardet ¡Qué le voy a hacer! Nunca hay nadie imprescindible.
Figeac, en todo caso -y esto es lo más importante-, tuvo momentos buenos y hasta hubo tiempo para tomar una cerveza en muy buena compañía.
Transcribo a continuación la noticia aparecida en la prensa local, La Depeche, para general conocimiento:

Figeac. La Franc-masonería acogida

El Gran Oriente de Francia celebró una conferencia.


Pierre Lambicchi, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, ha estado en Figeac con ocasión de la celebración del congreso de las logias masónicas del Sur de Francia y de España, que ha reunido a sus 70 representantes. Recordó que esta Obediencia cuenta con más de 48.000 miembros.
"El objetivo -dijo- es desarrollar la comunicación para hablar de nuestra orientación social y prestar también atención a las ideas que nos llegan. Representamos un corpus social y no tenemos ningún miedo a decir que somos francmasones. Se trata de defender una masonería social. En lo que toca a esta imagen de una sociedad secreta, en lo único que consiste el secreto masónico es en algo íntimo, una búsqueda propia a cada persona. Esto es así a pesar de que en algunos medios uno no pueda decir que es masón.
Cada una de las 1200 logias estudia los temas propuestos y votados para contribuir a una síntesis naciona. "La más importante de las reflexiones en el momento actual afecta a la revisión de la legislación bioética y a la defensa del laicismo, continuamente amenazado", remarcó Pierre Lambicchi.
El método masónico supone una disciplina utilizando ritos, simbolismo, y la ilustración recíproca a partir del intercambio de posiciones. Los masones están habitualmente presentes en la vida activa y civil gracias a sus métodos de reflexión. El Gran Maestro afirma: "La gente es curiosa, la masonería hace soñar".


viernes, junio 19

Esperanza Roy

Sí es cierto que soy un poco mitómano. Para qué lo voy a negar. En mi despacho hay una foto con Paul Bocuse y unos muy buenos amigos, que es para mí la representación gráfica de un sueño muy lejano, casi perdido en la niñez (y no estoy exagerando). También hay un bote de cristal con arena de la isla de Córcega y una piedra proveniente de la misma isla, lugar de nacimiento de Napoleón Bonaparte, uno de los juristas más prácticos de todos los tiempos.
Ayer, por pura casualidad, en una sidrería muy cercana al Teatro Campoamor, apareció Esperanza Roy, toda una figura del teatro y la revista españoles que está por Oviedo participando en el Festival de Zarzuela. La foto con ella y mi amiga bonita fue inevitable, aunque todo hay que decirlo, fue la propia Esperanza Roy la que tuvo la amabilidad, el remango y decisión de dejar la cena y ponerse ante el objetivo.

lunes, junio 15

Colectivo para la promoción laica en Francia


Añado hoy un enlace en este blog que me han remitido desde Francia: El Comité para la promoción del Laicismo. Acabo de llegar de allí con las pilas cargadas y he tomado conocimiento de la problemática que se plantea desde el momento en que aquélla República va a comenzar a reconocer los títulos universitarios expedidos por una potencia extranjera: El Vaticano.
Escuché al Gran Maestre, Pierre Lambicchi, hablar el sábado sobre esta cuestión ante doscientas personas en Figeac. La ley Carla -una novedad en Francia-, que permite algo que en España conocemos como educación concertada, también es una referencia próxima a ser aprobada por la Asamblea Nacinoal en el país vecino. De ahí que, ante tanta novedad reaccionaria, se esté planteando una mobilización que debería ser una referencia a tomar en cuenta en países como el nuestro.
Como tengo muy a gala pertenecer al Gran Oriente de Francia y seguiré vistiendo todas las mañanas este mismo orgullo, contribuyo muy modestamente -lo sé- a difundir la palabra. Lo hago sabiendo que aquí la tarea a realizar es otra muy diferente; pero con el ánimo de mantener al corriente a los miembros del Gran Oriente de Francia en España, y con la esperanza de que, tomando el ejemplo tan próximo, podamos llegar a hacer aquí algo semejante.

lunes, junio 8

Elecciones europeas 2009


Quedan tres años para las elecciones generales ¿de veras? Eso significa que pueden pasar muchas cosas, aunque yo me resisto a creer que no estemos ya ante un cambio de ciclo político en España.
Para mí esta es la imagen de la victoria -y de más cosas- en estas elecciones. La reproduzco en este blog sin hacer más comentarios pues creo que habla por sí sola y transmite más que las consabidas mil palabras.
Buen lunes y mejor resaca.

sábado, junio 6

Paradojas

Manuel Fraga Iribarne ha sido el encargado de anunciar la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales a David Attenborough. Los motivos para otorgar el galardón, según el propio ex ministro de Francisco Franco Bahamonde, están relacionados con la defensa del medio ambiente y la divulgación del conocimiento del entorno natural utilizando, entre otros medios, la televisión, donde el naturalista británico ha sido un pionero.
No deja de ser paradójico que la lectura de un texto semejante haya sido encomendada a Manuel Fraga, quien fuera ministro en la época de las bombas de Palomares, esto es, en aquellos años en los que el cemento empezó a extenderse por el Mediterráneo hasta llegar a nuestros días.
Los Premios Príncipe de Asturias vienen evueltos de vez en cuando en alguna polémica de tinte localista, pues han quedado radicados en el más invicto de los tuétanos de Oviedo en tanto que las grandes poblaciones que rodean a la capital se dan codaños para obtener alguna migaja mediática. También, en el catálogo de críticas, aparece la concesión de recompensas con fuerte carga televisiva a personajes públicos que todavía -según el juicio de muchos- no atesoran más méritos que garantizar una cobertura segura a todo el ceremonial y empacho que rodea este agasajo.
A la lista de desatinos convendría quizá añadir ahora la falta de tiento u oportunidad al seleccionar a los portavoces de los jurados deliberantes: Aparte del cemento, no hace tantos años que Manuel Fraga Iribarne, ex ministro del anterior Jefe del Estado, andaba cazando pulgas mientras el Prestige vomitaba todo lo que tenía dentro frente a las costas de Galicia.

viernes, junio 5

Ceremonia de Acogimiento


El hijo de la actriz Cayetana Guillén Cuervo, un niño de tres años, acaba de ser protagonista de una ceremonia celebrada en la Plaza Mayor de Madrid, en la conocida casa de La Panadería. El acto, el cuarto que tiene lugar en España, está algo más visto en otros países de Europa que en el nuestro. Francia es uno de los ejemplos de esos actos de Acogimiento y Bienvenida a la Comunidad, pero, afortunadamente, no es el único. El concejal oficiante en esta ocasión fue Pedro Zerolo.
Algo que podría haber pasado desapercibido ha ocupado hoy un notorio espacio en los medios de comunicación, junto con la tangible erección del amigo de Silvio Berlusconi impresa en las páginas de un conocido diario de tirada nacional. Mariano Rajoy, en plena campaña electoral, no ha tenido muy buenas palabras y ha calificado la ceremonia -o el apoyo dado por el concejal oficiante- como causa de "un ridículo interplanetario". Remedaba con la chanza el disparate puesto en boca de Leire Pajín, que nos avisaba hace un par de días de algo así como la llegada de una nave marciana a la Gra Vía, para tomar contacto con nuestra civilización.
Mariano Rajoy ha metido la pata. Ha dejado que algunos barruntemos que nuestros hijos o hijas sólo pueden bautizarse; y si no aceptamos esa opción únicamente nos queda la nada a elegir. Rajoy ha sumado su voz -otra vez- a la de la Iglesia católica, que rechaza las ceremonias civiles como alternativa a las eclesiásticas, en especial ésta que algunos desinformados siguen llamando "bautizo".
Pues no es así: Hay personas que tenemos otra forma de pensar y que creemos que un ciudadano puede merecer un acto de bienvenida a la colectividad de la que va a formar parte; en la que será educado; en la que intentará ser feliz; donde tendrá que pagar sus impuestos y ejercer su derecho al voto; donde tendrá también que cumplir una serie de obligaciones. además de las fiscales ya citadas. Hay personas que tienen unas creencias y quieren que sus niños sean objeto de una ceremonia en un establecimiento religioso; pero hay otras que no desean esto y todo es -o ha de ser- digno de respeto. Ninguna confesión es quién para impedir o poner trabas ante actos de este tipo; ninguna creencia debe erigirse en única detentadora del monopolio de la verdad, buenas prácticas y manera.
Con sus declaraciones y con el chiste malo de Mariano Rajoy resulta evidente que sólo hay un camino para ganar el cielo y que todo lo demás sobra por ridículo. He aquí la noción de respeto y de libertad reducidas a la mínima expresión bajo los mazazos, una vez más, propiciados por una verdad revelada; aquí la católica, en otros lugares la del turbante de turno.
No es justo en todo caso cargar todas las tintas contra este pobre hombre que, probablemente esté saltando de alegría en un balcón pasado mañana (porque si no es así lo despellejan sus "amistades" en la semana siguiente). Recuerdo aquí al número dos de la lista del Partido Socialista, Ramón Jáuregui, quien se opuso a la desaparición de los funerales de Estado oficiados por una confesión religiosa en particular porque "no existía la alternativa laica". Píntala, compañero Ramón, que para eso eres socialista. Pinta la alternativa para permitir el ejercicio de la libertad de conciencia a las personas, y que puedan hacer ridículos interplanetarios a placer, mal que le pese a algún que otro meapilas. Si no ¿dónde está la diferencia, compañero Ramón?

martes, junio 2

Congreso de Abogados del Turno de Oficio en Gijón


A lo mejor -es muy probable- hacer referencia a la celebración de un Congreso de Abogados del Turno de Oficio en este espacio, no resulta muy acertado. Pero habida cuenta de que mi blog jurídico no termina de arrancar, y de que ésta no sólo es una memoria masónica, sino también social; y tomando en consideración asimismo el hecho de que a uno le han hecho tragar alguna que otra cucharada sopera de amargura a cuenta del Turno de Oficio, y que ya se le hace insoportable el silencio, he decidido finalmente hacerme eco de la celebración en Gijón, los próximos días 12 y 13 de Junio de 2009, del Primer Congreso de Abogados del Turno de Oficio del país.
Quien quiera tener más información puede acceder a la página correspondiente pinchando en el enlace. También puede visitar el hueco que los compañeros de profesión ocupan en la red con el nombre El Patio de mi Colegio.
Por mi parte, al escribir estas líneas, no puedo evitar acordarme del señor Decano y de los que le acompañan, que no han hecho nada y no hacen nada perceptible por dignificar la situación de quienes hemos trabajado en el Turno de Oficio durante muchos años, y que ya no lo hacemos. Cómo olvidar también aquí a los padres y madres de la brillante idea de convocar una huelga de celo absurda, imposible, inútil y para colmo y chanza, dentro de su inutilidad, declarada ilegal por el Consejo General de la Abogacía. Cómo olvidar además a los compañeros y compañeras, diez, veinte, treinta -me da igual-, que ejercieron su derecho al trabajo a costa de los que nos plantábamos en el camino para lograr una mejora que alcanzara a todos. Sí, cómo olvidarse a estas alturas de tanta lealtad, rectitud y solidez de principios.
En el fondo, lo que sucede y ha sucedido con el colectivo de Abogados de Gijón no es más que un reflejo de la historia de siempre: un cúmulo de miserias sobre las que se levanta todo, para que luego llegue alguien y te diga: ¡Heredarás la Tierra! Y te das cuenta de que no heredas nada sino un mar de mal olor que se transmite de generación en generación de forma inevitable, como una costumbre instintiva asentada en el código genético de cada criatura.
Tampoco nos hemos librado en este caso de los guiños totalitarios: El Congreso en cuestión, al que en principio asistirá la Alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, no ha sido visto con buenos ojos por la dirección colegial, que aprecia incluso -hay que sorprenderse, por no decir otra cosa- que puedea existir confusión para terceros en torno a la entidad convocante.
Son muchos los ponentes que intervendrán; y también muchos los compañeros y compañeras dedicados a la abogacía en distintos puntos del país los que apoyarán esta iniciativa que, ante la nula voluntad de quienes tienen el culo acomodado a la medida de las sillas, soñando con que un día serán las reinas de la colmena, no pretende más que dar a conocer qué sucede con el Turno de Oficio y qué es un verdadero servicio público.
Personalmente me niego a dar el brazo a torcer y no volveré a darme de alta en el Turno (como se viene pidiendo en la correspondencia oficial) sin que se haya obtenido aquello que se pretendía en un principio -y sobre lo que ya escribí en este espacio-: básicamente retribuciones justas, reconocimiento del beneficio de justicia gratuíta a quien verdaderamente lo necesita, y cobertura sanitaria para los profesionales en el ejercicio de un servicio público. Ésa es la decisión que he tomado y que probablemente no me lleve a nada. Me da lo mismo: Creo es un comportamiento obligado y consecuente en alguien que no cree en el "gratis total" para sostener la existencia de un servicio de atención ciudadana; y que considera a la Justicia como un pilar de la democracia misma, un Poder fundamental del Estado, y no una máquina de tortura para los justiciables o una burla indiscriminada para quienes ejercemos la abogacía.