lunes, junio 28

28 de junio


Hoy es 28 de Junio, fecha en la que se conmemora la revuelta de Stonewall en el año 1969 y que ha pasado a ser reconocida popularmente como Día del Orgullo Gay. Hay que decir que la etiqueta ha sido abreviada, probablemente por la comodidad que puede proporcionar meter un todo complejo en el mismo saco por aquello de abreviar, pero además del carácter reivindicativo que la fecha tiene para las personas homosexuales, también cobija a bisexuales, transexuales y toda la compleja diversidad sexual humana, que va mucho más allá de la tendencia heterosexual y del manido concepto "opción sexual".
Afortunadamente, con el correr del tiempo, la exigencia de respeto no sólo ha sido ejercida por quienes estaban y siguen estando directamente interesados en la defensa de sus derechos. Es cada vez mayor el número de personas que se oponen al dogmatismo con el que históricamente se ha enjuiciado la diferencia. Eso no es fruto de la espontaneidad. Tampoco de la existencia de un poderoso lobby homosexual, enquistado en los complejos resortes del poder político o económico: Son generaciones y generaciones de seres humanos humillados o masacrados en el peor de los casos y la consiguiente resistencia, lo que ha permitido que, al menos en algunas sociedades, comience a tomarse conciencia del respeto a la diversidad humana misma. España es quizá uno de los casos que viene a la reciente memoria colectiva: Reforma del Código Civil en materia de matrimonio o Ley de Identidad de Género, por citar los dos referentes más visibles del cambio legislativo y social operado en nuestro país. Afortunadamente existen otros buenos ejemplos de la transformación que se intenta promover y que, parece, poco a poco logra consolidarse. Recuerdo aquí los pasos dados en Ciudad de México o, más recientemente, en la República Argentina.
Pero queda mucho por hacer. Como siempre que se trata de defender la libertad humana y el respeto a la dignidad propia, los obstáculos son innumerables y las resistencias atroces. Si antes hablaba de España, conviene no olvidar que sigue pendiente un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del matrimonio civil operada en 2005 y a la que antes me refería. Conviene también tener presentes declaraciones lamentables y desafortunadas como las de Durán i Lleida la semana última, manifestando comprender a quienes aplican tratamientos médicos para curar lo que no es una enfermedad ¡Y qué decir de tantas confesiones religiosas que pretender imponer su concepción existencial!... Sí, quedan y quedarán siempre gran cantidad de cosas por hacer.
Volviendo a España, a lo largo de esta semana es difícil contar los actos que en diferentes ciudades del país conservarán su carácter festivo y a la par reivindicativo; en esta ocasión serán los derechos de las personas transexuales los que centren buena parte de las exigencias: En Madrid, la manifestación del próximo sábado día 3 de julio, irá encabezada por una pancarta con el lema "Por la igualdad Trans", pues no deberíamos olvidar que la *OMS sigue conservando en el CIM 10 (clasificación internacional de enfermedades) una referencia a los trastornos de identidad de género, considerándolos como una afección psíquica.
Feliz día, mejor semana y, como siempre ¡Todo recto!

*En Francia un reciente decreto de su Ministerio de Salud a suprimido la referencia entre las afecciones psiquiátricas de larga duración a los trastornos precoces de identidad de género, convirtiéndose así en el primer país del mundo en no mantener en su legislación una consideración hacia las personas transexuales como enfermas mentales.

domingo, junio 27

Las primeras Francmasonas en el Siglo de las Luces

El Blog Gadlu.Info acaba de publicar la referencia a un libro que intentaré conseguir por todos los medios. El tema me ha interesado desde hace mucho tiempo y supongo que algo debe contar sobre las puertas traseras abiertas a lo largo de la historia para superar lo incomprensible. Procedo a traducir la referencia directamente, extrayendo texto e imagen del citado blog y con el ánimo de facilitar la difusión de una información que, a buen seguro, interesará a muchos y a muchas.
-------------------
« Las primeras Francmasonas en el Siglo de las Luces »
de Janet Burke, Margaret Jacob

Resumen :

Ya desde principios del siglo XVIII, la francmasonería estuvo siempre asociada al ámbito masculino. Hoy día sucede otro tanto a pesar de la existencia de una evolución significativa. A pesar de todo ello puede apreciarse el rastro de una presencia femenida en el siglo XVIII en lo que conocemos como logias "de adopoción" ¿Quiénes fueron las primeras francmasonas? ¿Qué hacían y qué se decían cuando se encontraban en estos espacios privilegiados de sociabilidad, resguardadas de las miradas indiscretas? ¿Qué importancia le atribuían a sus rituales y a sus acciones caritativas?

En qué medida este tipo de logias fueron una creación masculina o, por el contrario, verdaderos centros de emancipación femenina es la cuestión de fondo, y la que aquí plantean con una enorme claridad Margaret Jacob y Janet Burke.

Siempre se ha pensado que la primera logia de adopción existió en La Haya, sin embargo hay sólidas razones para apuntar que fue una logia ubicada en Budeos. Y aunque las logias de adopición, tanto en París como en provincias, hayan atraído principalmente a aristócratas como la princesa de Lamballe, permitieron a una gran cantidad de mujeres acceder a la cultura del siglo de las Luces a través de los ritos de paso que les eran característicos.

El prefacio del libro es de Cécile Révauger, con una introducción de Jean-Pierre Bacot y Laure Caille. Se trata de una primera edición en lengua francesa publicada en este mes de Junio de 2010 al precio, según recojo en la información de referencia, de 17 €.

viernes, junio 25

Solsticio


Se acabó el curso masónico. Pero no el trabajo. Parece que tendremos un verano lleno de labor a pesar de que la fecha señalada en rojo en el particular calendario de mi logia ha llegado.
Alcanzado este punto, ayer, día de hogueras, me sentí bien. Supongo que cuento con la ventaja de no vivir esto -desde hace ya muchos años- como una loca carrera hacia el mar. Y escribo sabiendo que aguarda un septiembre caliente, caliente, con la posibilidad no descartable de embarrancar una vez más en lo mismo, en lo que todo el mundo sabe. Creo que llevamos ya haciéndolo desde mil ochocientos sesenta y tantos, así que tampoco habría que asustarse ni extrañarse. En todo caso, seguiré fiel a la práctica del sereno silencio que, en este momento, es lo más prudente, sabiendo además que siempre amanece por el mismo sitio y que no faltará la luz.
Ayer se acabó el curso masónico. Siento en este año que se han hecho cosas buenas, que se han dado nuevos pasos: En mi casa y en las casas de otros que son como la mía. Y eso me produce un sentimiento de felicidad.
Ayer, en la Logia Rosario Acuña se cenó. Se cenó bien. Un ágape magnífico -menú asturiano-, celebrado en paz, serenidad y sosiego: tres cosas indispensables que cualquier grupo de seres humanos necesita para existir.
¡Feliz Solsticio!


martes, junio 22

El Símbolo Perdido


Otra vez desde Madrid me llega una noticia relacionada con la actividad del Gran Oriente en España. En esta ocasión se trata del broche final de algo a lo que ya habíamos hecho referencia en otra ocasión: El concurso fotográfico "El Símbolo Perdido" covocado por los integrantes de la querida Logia Mozart. Transcribo seguidamente el texto en el que se da toda la información relativa a la inauguración de la exposición montada con las imágenes seleccionadas por la organización:
---------------
El próximo viernes 2 de julio de 2010, a las 18:30 horas, la Asociación Logia Mozart, le invita a la inauguración de la exposición en la "Galería de Retratos", y acto seguido, a las 19:00, a la Conferencia y acto de entrega de premios del concurso fotográfico "El Símbolo Perdido".

Intervienen:
- D. Antonio Morgado, presidente de la Asociación Logia Mozart.
- D. Enrique de Vicente, autor de “Claves ocultas de El Símbolo Perdido” (editado por Plaza & Janés)
Presenta : D. Miguel Ángel García, vocal de la junta directiva de “Ágora, Agrupación para el Diálogo”

Salón de Actos Calle del Prado, 21, Madrid

Laicismo para convivir mañana

Desde Madrid me hacen llegar el texto de la intervención pronunciada por Aimé Battaglia, miembro de la dirección del Gran Oriente de Francia, el pasado día 17 de Junio en el Ateneo de Madrid, con ocasión de la presentación del Manifeisto Laico de las Obediencias masónicas liberales y adogmáticas, integradas en el Espacio Masónico de España: Gran Logia Femenina de España, Gran Logia Simbólica Española, Derecho Humano y el Gran Oriente de Francia.

------------------------------------

Texto íntegro de la intervención:

En 1902 Ernest Lavisse, Director de la Escuela Normal Superior, miembro de la Academia Francesa, autor de una Historia de Francia, F.·.M.·., escribía:
"Ser laico
No es limitar el pensamiento humano al horizonte visible, ni prohibir al Hombre el sueño y la perpetua búsqueda de Dios; es reivindicar para la vida presente el esfuerzo del deber.
No es querer violentar, no es despreciar las conciencias todavía detenidas en el encantamiento de viejas creencias; es negar a las religiones –que pasan- el derecho de gobernar a la Humanidad –que permanece.
Es combatir el espíritu de odio que sopla desde las religiones y que fue causa de tanta violencia, matanza y ruina.
Ser laico
Es no consentir la sumisión de la razón al dogma inmutable, ni la abdicación del espíritu humano ante lo inaprensible.
Es creer que la vida vale la pena de ser vivida, amar esta vida, rechazar la definición “Tierra, valle de lágrimas”, no admitir que las lágrimas sean necesarias y beneficiosas, ni que el sufrimiento sea providencial; es no sacar provecho de ninguna miseria.
Es no remitirse a un juez con sede en un más allá, para saciar a los que tienen hambre, dar de beber a quienes tienen sed, reparar las injusticias o consolar a los que lloran; es presentar batalla al mal en nombre de la justicia.
Ser laico
Es tener tres virtudes: caridad, es decir, amor a los Hombres; esperanza, es decir, benéficos sentimientos de que llegará el día, en la lejana posteridad, en el que se realizarán los sueños de justicia, paz y felicidad por los que suspiraban, mirando al cielo, nuestros lejanos ancestros; fe, es decir, la voluntad de creer en la victoriosa utilidad del esfuerzo permanente
".

La laicidad se distingue de la noción de tolerancia, tan cara a las ideologías anglosajonas que, confundiéndolas, favorecen el concepto de comunitarismo. La laicidad no es una opción entre otras, una creencia o ideología que se opondrían igualmente a las prácticas espirituales o religiosas, y tampoco no se reduce a una lucha por el poder entre iglesias y Estado.
El carácter restrictivo de la tolerancia lo definió Locke, el primero que incitó a separar la política de lo religioso y que, en su “Carta sobre la tolerancia” de 1689, admitía gustosamente que se pudiera no creer en el poder divino, pero que, sin embargo, aconsejaba excluir a los no creyentes, pues no se podía, según él, admitir en una sociedad a gente en cuya palabra no se pudiera creer. Para Locke, los vínculos religiosos eran el fundamento de toda sociedad. Se trataba ya, pues, de una forma de comunitarismo.
Pierre Bayle da la vuelta al argumento de Locke, afirmando que los no creyentes deben ser admitidos, porque no pueden apelar a una autoridad transcendente, a un dios, y así se someten directamente a la ley. Son, de alguna manera, más obedientes que el resto.
Para Catherine Kintzler, una autoridad en la promoción y defensa de la laicidad, no se trata sólamente de hacer coexistir personas y comunidades tal cuál, sino de hacer coexistir todas las libertades pensables en un mismo momento. Es lo que, según ella, hace de la laicidad un mínimo común, en la medida en que se puede pensar más allá de toda referencia sagrada comunitaria, e incluso más allá de una referencia a la sacralización de un vínculo social.
Laicidad y tolerancia son, de hecho, complementarias ; no conviene asimilar la laicidad a una voluntad de control totalitario, ni tampoco a una postura anti religiosa. Esto nos haría caer en un fundamentalismo laico que, en la misma línea del integrismo religioso, confunde espacio público y espacio privado, no aceptando, de hecho, la libertad de opinión, creencia o pensamiento más que a título privado y limitando su expresión. Son éstas, por otro lado, nociones totalmente opuestas a nuestra pertenencia al G.·.O.·.D.·.F.·. .
Retomemos una de las frases de Ernest Lavisse : « Ser laico es no consentir la sumisión de la razón al dogma inmutable, ni la abdicación del espíritu humano ante lo inaprensible.” No nos dice que la creencia, y a fortiori la fe, no tengan derecho de ciudadanía, sino que la razón no puede someterse a ellas. En efecto, ¿puede el Hombre vivir sin creencia? ¿Puede haber una verdad sin creencia? ¿Puede haber un F.·.M.·. sin mito? Es necesario, pues, hacer cohabitar armoniosamente entre nosotros, sobre todo en nuestros templos, Razón y Creencia, estableciendo así la Laicidad.
Kant, en su “Crítica de la razón pura”, escribió: “La creencia, que consiste en considerar verdadero algo, es un hecho que entendemos puede descansar sobre principios objetivos, pero requiere también causas subjetivas para el espíritu del que efectúa el juicio.”
Para Alain, “Creencia es la palabra que designa toda certeza sin prueba…//… Cuando la creencia es voluntaria y jurada a partir de la alta idea que hay del deber humano, su verdadero nombre es fe.”
Históricamente los laicos, los F.·.M.·., han opuesto razón y creencia o fe; la razón permite buscar y a veces conquistar el saber, y discernir lo que es real, mientras que la creencia sólo procura una seguridad subjetiva, cuyo fundamento a menudo no es verificable, ya que se trata de objetos de dudosa existencia. Voluntad del espíritu que en ningún caso puede ser aceptada como universalmente verdadera, pues sólo apela al deseo de un individuo particular en circunstancias particulares, la creencia sería, por definición, irracional y, muy a menudo, irrazonable. Pero, desde el momento en que se admite que las creencias sólo son un deseo de una voluntad individual, se admite que pueden escapar de la razón y, sin embargo, expresarse. Es el campo del libre albedrío, el del pensamiento laico y la libertad del F.·.M.·. .
En efecto, ¿Con qué derecho, en nombre de la razón, pueden ser tratadas con desprecio creencia y fe? ¿Qué es más importante para nosotros? ¿Por qué desde siempre los Hombres han tenido creencias y por qué las consideran a menudo como lo más precioso? Sería tentador responder asignando creencia o fe al registro de la psicología y de la subjetividad afectiva: los Hombres necesitan creer para adquirir seguridades o para forjarse armas de dominación. ¿Pero no volvería esto a meter en el mismo saco, etiquetados como creencias, actitudes y pensamientos fundamentalmente diferentes?
Estas preguntas se suscitan en las relaciones entre los Hombres. Dichas relaciones suponen siempre un diálogo que no será verdadero sin la práctica del respeto a las exigencias de la razón. Pero estas exigencias, a su vez, ¿no suponen la existencia de Hombres libres que dan su palabra no sólo para que ésta sea comprendida sino también creída, sin dogmatismo y con profundo respeto a la alteridad?
En justicia, todos los Hombres tienen la misma facultad de juicio y todos están inclinados a creer. La inercia de la mente produce una pereza que puede entumecer la inteligencia. Las religiones asocian a este principio su poder sobre los Hombres. Es necesaria una singular vivacidad de espíritu, una continua curiosidad intelectual para que la inteligencia permanezca siempre despierta. La pereza intelectual favorecerá siempre el conformismo respecto de las ideas recibidas, así como la aceptación de los dogmas. Efectivamente, el debilitamiento del espíritu crítico deja el campo libre a la credulidad, actitud con la que el espíritu avala sin examen previo ideas o informaciones, a menudo de manera subliminal. La credulidad es una forma irracional de pensamiento que conduce a creer lo que sea, a admitir sin explicación, a inclinarse a la superstición. La forma exacerbada de la credulidad es el fanatismo. La adhesión del fanático a una creencia es masiva, incondicional, estrecha y totalmente desprovista de espíritu crítico.
F.·.M.·., Hombres libres profundamente comprometidos con la laicidad, no por ello somos menos humanos y tenemos necesidad de creer. De creer que el Hombre, a través de su entrega personal y por su participación en la empresa colectiva, podrá mejorarse y mejorar la sociedad, si obra con rectitud en función de orientaciones morales, escapando a toda influencia religiosa colectiva. Nuestras creencias son, de derecho como de hecho, revisables en tanto en cuanto permanezcamos abiertos al diálogo y conservemos nuestro espíritu crítico. F.·.M.·. miembros del G.·.O.·.D.·.F.·., no podemos, nos negamos a dividir el mundo en creyentes y no creyentes. Más absurdo sería aún imaginar que la fe está únicamente del lado de los creyentes, y la ciencia y la razón sólo del lado de los no creyentes. En el mundo humano, en la sociedad laica, en nuestros templos, sólo nos encontramos con creyentes en algo, en lo que sea.
En su discurso de Yaoundé, Benedicto XVI dijo: “Si creo, no es por credulidad sino porque lo que se me da a creer es creíble. Mi razón examina mi acto de fe y lo encuentra posible, probable y no contrario a ella misma. La fe es creíble.”
Ciertamente no comparto esta opinión, pero la respeto. No la comparto pues para mí, ateo de nacimiento, falta la realidad de la prueba, en este caso la de la existencia de Dios. Pero Benedicto XVI es papa y se expresa ex cathedra. ¿Cómo podría expresarse de otro modo? Pero si se expresara como Hombre, lo que yo pienso es ¿qué derecho, qué razón me autorizarían a mí, F.·.M.·., a poner en duda la sinceridad de su convicción y de su fe? ¿Debería prohibírsele toda expresión de su libre albedrío, por la única razón de que es uno de nuestros más acérrimos adversarios? ¿Porque se ha expresado en público? De ninguna manera, porque F.·.M.·. y laicos lucharemos siempre por la libertad de pensamiento y de expresión –conforme a la frase de Voltaire que nos es particularmente querida-, a condición de que dicho pensamiento y su expresión no atenten contra la integridad y la libertad del Hombre.

¿Qué clase de laicidad para convivir? La que conocemos, fruto del combate librado durante siglos por los hombres libres contra la intolerancia y el fanatismo religioso. La que no tiene que ser ni moderna, ni abierta, ni positiva pues es armonía y la base de la convivencia.

Muchas gracias.

lunes, junio 21

El análisis coste-beneficio de la Conferencia Episcopal

Los compañeros de Asturias Laica me han remitido el siguiente artículo, aparecido en el día de hoy en el diario Público. Lo firma Jorge Calero Martínez, Catedrático de Economía Aplicada. Por su interés -a mí al menos también me ha parecido interesante- aquí lo comparto.
------------------------------------

El análisis coste-beneficio es una técnica utilizada en la economía del sector público, destinada a evaluar el efecto económico a lo largo del tiempo de proyectos públicos de inversión. Se empezó a utilizar en Estados Unidos, en los años treinta del siglo pasado, con objeto de estimar los efectos económicos de las grandes infraestructuras hidráulicas. En la actualidad se aplica en diferentes modalidades a la práctica totalidad de las inversiones públicas. A menudo se acusa a esta técnica de un excesivo reduccionismo económico, en tanto que finalmente, con ella, se intentan traducir a euros una gran diversidad de efectos de la intervención pública. Hasta la muerte se traduce a euros en el análisis coste-beneficio. Una inversión en carreteras, por ejemplo, evita una cierta cantidad de accidentes con sus fallecimientos y sus heridos; un valor monetario de esas víctimas evitadas se incorpora, por tanto, como beneficio a los cálculos.

La Conferencia Episcopal está en plena campaña de propaganda para convencer a los contribuyentes de que marquen la “X” en la casilla correspondiente a la Iglesia católica. Pues bien, en la vorágine de la campaña la Conferencia Episcopal se ha lanzado a los brazos del análisis coste-beneficio y, abandonando por el momento la espiritualidad, se ha dispuesto a monetizar todas sus intervenciones. Tras los singulares cálculos, el resultado es el siguiente: las intervenciones de la Iglesia católica ahorran al sector público un total de 1.860 millones de euros al año. Teniendo en cuenta que lo obtenido por la Iglesia como resultado de su participación en el IRPF son 253 millones de euros, un muy simple análisis coste-beneficio arroja este resultado: invertir en la Iglesia tiene un rendimiento del 735%.

Cuando un análisis coste-beneficio de una infraestructura de transporte se considera muy positivo si el rendimiento excede el 10%, uno se pregunta hasta qué punto hemos estado ciegos. Teníamos la solución a la crisis fiscal ante nosotros, tan sencilla, y no la veíamos: todos los recursos, no ya sólo los públicos, deberían canalizarse inmediatamente a la Iglesia católica. Sólo ella consigue unos tipos de rendimiento del 735%. Una buena gestión del proyecto exigiría en puridad la sustitución del actual Gobierno por los miembros de la Conferencia Episcopal. Aunque quizás, considerando que lo perfecto es enemigo de lo bueno, no convenga llegar tan lejos.

sábado, junio 19

Irène Némirovsky. 70 años después del "Appel" del 18 de Junio


El 18 de junio es un día negro en el calendario de efemérides francesas: Un 18 de junio de 1815 la Guardia Imperial de Napoleón Bonaparte pasaba a mejor vida en Waterloo, y con ella el Primer Imperio. Unos cuantos años después, era Francia entera la que sucumbía ante los panzers nazis. Precisamente en estos días, pasados setenta años, se recuerda aquello que se llamó el Llamamiento del 18 de Junio: Un discurso pronunciado por el General De Gaulle llamando a la resistencia y reproducido en todos los memoriales levantados en el país. No quería dejar pasar esta fecha sin escribir nada y por eso he pensado en traer aquí un reciente descubrimiento.
En los primeros días de enero de este año terminé en París mi primera lectura de una obra de Irène Némirovsky: "El baile". Precisamente, en ese mismo tiempo, visité la casa de los Camondo (de la que ya hablé aquí en otra ocasión) y me pareció encontrar un punto de conexión entre las dos historias y la efeméride que se celebra estos días: La tragedia.Yo no sabía de la existencia de Irène Némirovsky pero he de reconocer que ha sido uno de los hallazgos más enriquecedores que he hecho últimamente.
Nacida en Kiev en 1903, esta maestra de las letras francesas huyó con los suyos de la Revolución de Octubre en 1917. Acabó asentándose en París y licienciándose en Letras en la Sorbona. El ser miembro de una familia rica le permitía veranear en Biarritz, lejos del mundanal ruido parisino y en compañía de su madre que, no obstante, para pegarse la gran vida con su rosario de amantes, la exiliaba lejos de su palacete, enviándola a vivir con el servicio.
Irène Némirovsky empieza a escribir muy joven. Lo hace en francés, aunque maneja con soltura diversos idiomas, incluído el vasco, que aprende durante sus períodos vacacionales. Deposita su primer libro en una editorial en la que no deja señas, temerosa de hacer el ridículo, de forma tal que acaban buscándola a través de un anuncio en la prensa. A partir de ahí su carrera literaria empieza, augurando un brillante porvenir.
La guerra estalla. Comienza la ocupación y la colaboración, experiencias que vive con toda su intensidad y que dejará descritas minuciosamente en "Suite francesa", última obra, inacabada, recopilada por sus dos hijas, traducida a 31 idiomas y recientemente publicada. En 1939 quizá vio pasar una negra sombra ante ella: A pesar de su renombre no obtuvo la nacionalidad francesa y, judía, optó junto con su marido, Michel Epstein, por el bautismo. No le sirvió de nada. Cosida a su ropa, ella y Michel, llevaron durante esos aciagos días la estrella amarilla.
El 3 de octubre de 1940 el gobierno colaboracionista de Vichy publica la ley sobre los ciudadanos de raza judía, el conocido "Estatuto Judío":... los ciudadanos extranjeros de raza judía podrán ser internados en campos especiales, o puestos bajo arresto domiciliario, por decisión del prefecto del departamento en que residan.
Irène opta por refugiarse en el campo. Leer sus notas y su correspondencia resulta sobrecogedor. Se percibe a una mujer que se niega a huir; que rechaza por segunda vez someterse a un exilio. Sin medios, intenta obtener ayuda económica de sus editores que le anticipan algún pago o saldan deudas pendientes. Creo que sintiéndose quiza sobrepasada por los hechos renuncia a todo. Espera. Espera mientras escribe la "Suite francesa" y toma apretujadas notas bajo un pinar al que llega caminando. Allí pasa horas y horas construyendo los personajes de una historia verdadera, que ha llegado a nuestros días para ser algo más que un recordatorio en el calendario.
Nada hace en ese momento presagiar el futuro inmediato de Europa, pero Irène Némirovsky escribe este párrafo bajo el pinar de la Francia humillada en la que se halla prisionera :
"... Al ponerse el sol, un rayo escarlata tiñó de sangre los cascos y las caras, las hinchadas yugulares, los uniformes verdes y al oficial a caballo que mandaba el destacamento. Hasta la señora Angellier se quedó sobrecogida. -Ojalá fuera un presagio...- murmuró."
Irene Némirovsy es detenida por gendarmes franceses el día 13 de julio de 1942. Muere asesinada en Auschwitz Birkenau el 17 de agosto. Desaparecida, su marido no sabe nada de ella. Nadie le facilita información sobre qué ha pasado. Se desespera. Escribe a todos aquellos que pueden conservar algo de influencia. Será deportado tres meses después sin llegar a saber nunca nada de su compañera y morirá en el mismo lugar que Irène en el mes de noviembre. Las dos hijas de la pareja, sin embargo, evitarán la muerte.

video

viernes, junio 18

Comunicado relativo a la inicacion de mujeres en el G.O.D.F.

De acuerdo con el pronunciamiento emitido el día 10 de junio por la sección de Apelación de la instancia jurisdiccional del Gran Oriente de Francia (que confirma en todos sus extremos el ya emitido en primera instancia el pasado 8 de abril), el Consejo de la Orden procederá a la regularización de la situación administrativa y financiera de las hermanas iniciadas y concernidas por la resolución.

El Consejo de la Orden llama la atención sobre el hecho de que este pronunciamiento ha sido emitido sobre la base de las reglas contenidas en la actualidad en la Constitución y en el Reglamento General. Y recuerda que son las logias reunidas en Convento (Asamblea) -y sólo ellas- las que tienen la potestad de modificarlas.

*El presente comunicado queda reflejado en este blog al ser ya de dominio público y circular en el espacio que en Facebook tiene el GODF.

Ha muerto José Saramago

José Saramago ha fallecido hoy en la isla de Lanzarote a los 87 años de edad.

video

La Masonería liberal ayer en Madrid: Manifiesto por la Laicidad

Transcribo la noticia que aparece esta mañana publicada en el diario El País y que me parece, por su contenido, digna de mención en este espacio.
---------------------------
La Masonería liberal reivindica el principio constitucional de aconfesionalidad
Propone la eliminación de la casilla de la declaración de la renta dedicada a financiar a la Iglesia católica

RAFAEL FRAGUAS - Madrid - 18/06/2010
Cuatro obediencias de la masonería liberal española reunidas este jueves en el Ateneo de Madrid dieron a conocer, por primera vez, un Manifiesto por la Laicidad en el que preconizan un replanteamiento de las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado español. En el manifiesto reivindican un marco igualitario y libre, sin prevalencias en cuanto al cumplimiento por el Estado del mandato constitucional sobre la aconfesionalidad. Las cuatro obediencias masónicas consideran menoscabado este principio por la preeminencia de la Iglesia católica en la vida institucional, en detrimento de otras confesiones religiosas. Asimismo, la masonería liberal propone plantear a las organizaciones sociales, civiles y progresistas una campaña destinada a suprimir la casilla de la declaración de la renta reservada a la financiación de la Iglesia católica por los contribuyentes, así como un cambio de denominación que se refiera a ley de Libertad de Conciencia, en vez del enunciado ley de Libertad religiosa ahora en boga, donde ésta pueda ser integrada en aquella.
En la reunión auspiciada por el foro de diálogo Ágora, cuya presidenta Carmen Serrano moderó el encuentro, intervinieron también Ana María Lorente, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España; Paloma Martínez Sierra, Presidenta de la Federación Española del Derecho Humano; Jordi Farrerons, Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica de España, así como Aimé Bataglia, del Gran Oriente de Francia.
Las participantes resaltaron que el principio de aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución de diciembre de 1978 en su artículo 16º, "quedó sin efecto en la práctica tras la suscripción de un Convenio Iglesia-Estado emitido apenas seis días después de la entrada en vigor de la Constitución española, en enero de 1979". A juicio de Carmen Serrano, "la democracia incluye la laicidad como requisito imprescindible de respeto a la diversidad".
Ana María Lorente, por su parte, resaltó las "inercias mentales aún vigentes imprimieron un troquel patriarcal a las sociedades ya desde hace 4.000 años, así como una concepción solar y masculina de la divinidad; durante todo este tiempo", añadió la Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, "por el hecho de ser mujer, la mitad de la sociedad ha vivido bajo un sistema de creencias que le ha impedido desarrollarse libremente". Por ello, abogó por la laicidad "como garantía de una sociedad sin discriminaciones, donde poder ser educada en la tolerancia y en el pensamiento crítico, capaz de poner en cuestión todo tipo de dogma. Asimismo, propuso una "complicidad fraternal de los dos polos de la Humanidad, hombres y mujeres", y preconizó después una sociedad "donde los derechos humanos no sean un mero enunciado".
Según Jordi Farrerons, "la laicidad es un espacio de convivencia respetuoso con todo tipo de creencias e ideologías". Para Farrerons y pese al principio constitucional, "pervive una confesionalidad sociológica del Estado aún después de transcurridas tres décadas de vida democrática en España y a cuyo amparo se produjo la legalización de la Masonería, el 28 de enero de 1980, que desde entonces se ha desarrollado". Igualmente, criticó la identificación de anticlericalismo y laicidad, ya que considera a ésta como un factor de integración social. Por su parte Paloma Martínez Sierra subrayó que España sigue siendo de facto un Estado confesional, y reivindicó una espiritualidad no confesional que la laicidad ampara. Martínez Sierra propuso una convocatoria abierta a las organizaciones progresistas para participar en una campaña que elimine de la declaraciòn de la renta el apartado destinado a la financiación de la iglesia católica. También se mostró partidaria de denominar ley de Libertad de Conciencia al proyecto de legislar sobre libertad religiosa, por estimar que su ámbito es sería más amplio y que la incluiría.
Aimé Bataglia, del Gran Oriente de Francia, hizo una descripción del laicismo al que consideró complementario de la tolerancia. Añadió que "no cabe confundir el espacio público, en el que se mueven los Estados, y el privado, donde tienen lugar las distintas creencias", confusión en la que, a su juicio, "se encuentran los fundamentalismos religiosos y estatales". Reivindicó las creencias como expresiones de los anhelos y deseos del espíritu humano en la esfera de la conciencia y propugnó "luchar contra la pereza mental que crea inercias capaces de adormecer la inteligencia y la vitalidad del espíritu crítico", al que atribuyó el progreso humano.
*La fotografía que ilustra esta nota procede del Blog de la Logia Mozart, en la que también puede encontrarse más información sobre este particular.

jueves, junio 17

Cuaderno de Rituales de los tres grados en Rito Francés: Ediciones 2002 y 2009


Este último fin de semana con ocasión del Congreso Regional en el que participaron activamente las Logias del Gran Oriente de Francia que trabajan en suelo español, se puso a disposición de nuestra Obediencia la traducción completa al castellano del Cuaderno de Rituales del Rito Francés, Ediciones 2002 y 2009.
Integran este texto los Rituales correspondientes a la realización de trabajos en los grados de Aprendiz, Compañero y Maestro; los de aumento de salario a Compañero y Maestro; los de celebración de elecciones e instalación del Colegio de Oficiales; el de Banquete de Orden; la Tenida Fúnebre; la Afiliación; y la celebración de Tenidas Blancas, Abierta y Cerrada. Se incorporan asimismo los correspondientes Mementos de Instrucción de Aprendices, Compañeros y Maestros. También se han realizado las traducciones de los diversos comentarios, explicaciones e indicaciones contenidas en las ediciones originales en francés, y que permiten una adecuada organización y desarrollo de los trabajos.
La labor de traducción se ha llevado a cabo a lo largo de casi dos años, se ha hecho por y para nosotros, y tiene como finalidad poner al alcance de quienes trabajan de acuerdo con los principios y valores que preconiza el Gran Oriente de Francia, una herramienta fundamental que es a la vez uno de los máximos exponentes de nuestro patrimonio masónico.
El Rito Francés, Rito de referencia de la Obediencia más antigua de la Europa continental, llega así, redactado en la lengua de Cervantes y conservando su estado más puro, a todas las Logias del Gran Oriente; pero seguramente también a todas aquellas que, perteneciendo a otras Obediencias, mantienen lazos de amistad y gozan de reconocimiento.
Creo que los Talleres españoles del Gran Oriente de Francia damos así un paso fundamental para que este útil pueda circular administrado con discreción, seriedad y rigor, fuera del mercado editorial, ayudando a la expansión de una determinada sensibilidad masónica, nacida para facilitar el trabajo de los masones y su unidad, pero nunca para fomentar agravios ni confrontaciones.

Escuela Feminista Rosario Acuña

Circulando en el lunes en el coche de mis padres por Gijón, pude ver una pantalla en la que se anunciaba el próximo inicio de la Escuela Feminista Rosario de Acuña, que ya va por su séptima edición y que se desarrollará en el Antiguo Instituto Jovellanos entre el miércoles, 30 de junio y el viernes, 02 de julio. Aquí dejo la correspondiente reseña obtenida en la página de Asturias hoy.


----------------------------------------------------
La *VII Escuela Feminista Rosario de Acuña quiere dar a conocer la realidad de las mujeres en un mundo que es global. Iniciamos la reflexión por África, intentando acercarnos a la dura realidad en la que viven las mujeres africanas. Es un continente diverso en el que habitan también diferentes áfricas, marcadas por las guerras coloniales, tribales y civiles.

Las mujeres africanas son víctimas de múltiples formas de violencia, que intentan neutralizar su participación social y política: las violaciones y la esclavitud sexual, la ablación y la fistula obstétrica, son sus heridas más lacerantes. Al mismo tiempo las Mujeres de África están rebelándose contra ese destino y reivindicando espacios de poder. En estas jornadas de estudio y debate analizaremos el Feminismo en África de la mano de mujeres expertas, africanas y españolas, las africanas significativas en su continente y avaladas por su alto compromiso político y vital.

*Con el apoyo del Ayuntamiento de Gijón.

martes, junio 15

Como el rosario de la aurora


*Fotografía tomada el sábado último por un buen amigo en la rue du Portneuf, en Bayona.

Son varias las versiones que explican el significado de esa expresión tan famosa en España, a la que todos hemos recurrido en alguna ocasión. Decir que esto va a acabar como el rosario de la aurora viene a ser algo así como oler en el aire el tufo de la catástrofe, verla venir.
Con esa sensación he vuelto de Bayona. Allí he estado este último fin de semana participando en el Congreso Regional celebrado por las Logias del Gran Oriente ubicadas en lo que conocemos genéricamente como "Sur", y que comprende las cuencas del Adour, el Gers y el Garona. Por supuesto, en la misma demarcación geográfica y administrativa trabajan los Talleres que el Gran Oriente tiene distribuídos por toda España, razón ésta que explicó mi presencia en el País Vasco francés estos días pasados.
Una vez más no pude evitar la sensación placentera que me provoca cruzar la frontera, encima acrecentada por un viaje que se me hizo especialmente ligero y agradable. Pero una vez allí... Una vez allí, habiendo huído del agua que ha anegado mi pequeño país, he creído percibir cercanos negros nubarrones.
El ser humano es ciertamente el único animal que tropieza repetidamente en la misma piedra. Presiento que en este caso sucederá otro tanto, sorprendiéndome especialmente cómo en la cuna de la democracia moderna, en el que ha sido el hogar en el que ha recibido el calor el concepto de Estado-Nación y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, no se entienden -o no se quieren entender- conceptos básicos sobre los que se asienta la democracia moderna. Presiento la cercanía de cierto totalitarismo asambleario, no sé si jaleado por aplausos a la búlgara o a la rumana; también un desvanecimiento del espíritu de Montesquieu provocado por una momentanea pérdida del conocimiento y, por qué no decirlo, días en los que dos cofradías se encontrarán, alumbrándose con sus faroles, rezando un particular rosario en un angosto callejón, de donde quizá no saldrán hasta la aurora sino llenos de magulladuras. Yo, lo tengo claro, no veré la procesión desde lejos.
A mi regreso he vuelto a encontrarme con el agua. Pero vivir de nuevo la cotidianeidad en mi casa no me ha permitido olvidar a un buen amigo, primera víctima de esta sinrazón que parece se está adueñando de todo. Es un viejo defecto mío: no olvidar bajo ninguna circunstancia o concepto a quienes me defraudan; y deberme por encima de todo al sentimiento de la amistad.
Podrá entenderse que sigo pensando como pensaba: No cejar, no abandonar la discreción y no apearme de la burra, sabiendo que más temprano que tarde -que diría don Salvador- en Asturias la papeleta quedará resuelta.
Pero, y esto es fundamental, o reina la cordura y se entiende que hay un camino para que quepa todo el mundo, o el ridículo y la falta de credibilidad lo desbordarán todo.

lunes, junio 14

Cultura contra la impunidad

No puedo dejar de unirme en cierto modo a algo que creo que es un clamor y que debería serlo más aún. Las páginas hay que pasarlas, sí, pero una vez leídas.
video

jueves, junio 10

Gran Oriente de Francia: 10 de Junio de 2010

Habrá quien cuando lea y escuche sabrá de qué hablo. Celebremos el paso dado pero sin olvidar el ejercicio de la calma y la prudencia en el desarrollo de esta partida: Porque aun falta enfrentarse a la magia de los fontaneros, un poder sinuoso, temible y terrenal. Aunque salga mal, no desesperemos. Paciencia. Paciencia, reglamento y legalidad.
Se hará, como siempre, cuanto se pueda estando donde hay que estar.
¡Viva el Gran Oriente de Francia!


video

miércoles, junio 9

Manifiesto Laico de la Masonería Liberal

Valiéndome de herramienta que permite la publicación automática, me hago eco de una noticia que me llegó en el día de ayer, por correo electrónico, concerniente a la presentación el próximo día 17 de Junio de 2010 del Manifiesto Laico de la Masonería Liberal.
El acto, que tendrá lugar en el Ateneo de Madrid (Calle Prado 21) a las 19:30 horas, se abrirá con la intervención de Doña Carmen Serrano Gómez, Presidenta de "Ágora, Agrupación para el diálogo", y contará con la intervención de la máxima representación de las diferentes Obediencias que en suelo español encarnan en este momento la Masonería liberal y adogmática:

Doña Ana María Lorente, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España
Don Jordi Farrerons, Gran Maestro de la Gran Logia Simbólica Española
Doña Paloma Martínez Sierra, Presidente de la Federación Española del D.H.
Don Aimé Battaglia, Consejero de la Orden del Gran Oriente de Francia.

sábado, junio 5

¡Puta guerra!


No hace mucho que compré en Francia un libro de fotografía dedicado a la Primera Guerra Mundial. La colección de imágenes, recopilada por Frédéric Lacaille y Anthony Petiteau, repasaba la vida en el frente y fuera de él durante aquellos duros años en que se desarrolló un conflicto armado de dimensiones desconocidas hasta entonces.
Durante estos días, viendome imposibilitado de avanzar en la lectura de una "novela histórica" de difícil credibilidad a momentos, he optado por entregarme a la lectura del último trabajo publicado por el ilustrador Jacques Tardi, que en esta ocasión ha trabajado codo con codo junto a Jean Pierre Verney. 
 ¡Puta Guerra! es una sucesión de ilustraciones que nos permiten, aparte de admirar la calidad del trabajo del dibujante, conocer cómo se gestó, desarrolló y terminó ese terrible proceso histórico que conocemos como La Gran Guerra. El texto de Verney remata el volumen y añade también una particular colección de imágenes, entrando con sencillez en los detalles del conflicto: Desde la aparición del casco Adrián en las trincheras francesas hasta la firma del tratado de Versalles, sabemos de las más abrumadoras miserias de la guerra; las miserias de las naciones; las de los generales que han pasado a la historia como reputados caudillos, pero de los que aquí percibimos su  cruel inclinación animada por la siempre insoportable vanidad; el fracaso del internacionalismo socialista en su esfuerzo pacifista; los combates en Oriente y Occidente (el Marne, el Somme, Verdun, Chemin des Dammes, Oise, Flandes, la "loca" carrera hacia el mar); las mortíferas innovaciones tecnológicas aplicadas a la concienzuda destrucción; la vulneración de las convenciones internacionales; las rebeliones ahogadas en sangre entre las filas francesas; el nacimiento del socialismo real merced a los acuerdos de Brest Litovsk, que configuraron probablemente y en cierto modo setenta años de la historia de Europa; la engreída torpeza política plasmada con tinta en la paz de Versalles, y que preparó finalmente al viejo continente para una nueva carnicería tan solo veinte años después.
Merece la pena dedicarle tiempo y leerlo: Quien disfrutó de la historia de la Comuna narrada en cuatro volúmenes por el propio Tardi y Vautrin en "El grito del pueblo",  no quedará decepcionado.


Fotografía atribuída a Edouard Mayerhoeffer tomada en septiembre de 1914 durante los combates del Marne. Un capitan de artillería del ejército francés yace muerto. Su uniforme,  pensado para una guerra de otro tiempo, incluye todavía la guerrera azul marino y unos pantalones bombachos de color rojo ajenos a cualquier mínima noción de camuflaje. Aun lleva la gorra puesta, pues falta casi un año para que el casco Adrián, de sencilla fabricación en acero, se imponga en las líneas francesas.

*Proviene  del libro "Photographies de Poilus; soldats photographes", elaborado por Frédéric Lacaille y Anghony Petiteau.

viernes, junio 4

Marcelo Palacios ayer en Gijón

El Doctor Marcelo Palacios, ayer, en el Salón de Actos de la Escuela de Hostelería de Gijón.
(La autora de la fotografía ha autorizado el uso de la misma en este blog).


El Salón de Actos de la Escuela de Hostelería de Gijón fue escenario ayer de la conferencia pronunciada por el Doctor Marcelo palacios, invitado por la el colectivo de personas que en Asturias integra la Asociación Derecho a Morir Dignamente.
Cuántas veces me he cruzado por la calle en Gijón con quien es una autoridad relevante en el ámbito del conocimiento en bioética, en nuestro país y fuera de él. Un amigo me había comentado que Marcelo Palacios era una persona de trato afable y muy cercano. Y, en efecto, su intervención en la tarde de ayer, en pie, ayudado por la proyección de unas transparencias, dejó pocas dudas sobre la extraordinaria calidad del ponente: Con sencillez, a veces recurriendo a un tono coloquial pero sin abandonar la seriedad en su exposición, el Doctor Palacios hizo un repaso normativo y fue desgranando todas y cada una de las estructuras conceptuales que se manejan en torno a una cuestión compleja como es la eutanasia. 
Además de animar a la Asociación DMD en su comentido, incidió en un determinado momento en las diferencias conceptuales entre conciencia y consciencia, algo que me llamó la atención y que abre para mí un particular campo de reflexión. Creo que merece la pena destacar el preciso manejo por  el Doctor Marcelo Palacios de una abundante casuística, ilustrando con ella sus palabras y describiendo los dolorosos episodios afrontados por personas que no siempre son objeto de una particular atención por parte de los medios de comunicación de masas.
Ayer, en lo que un día fue sede policial en tiempos oscuros, tuvimos la enorme fortuna de participar una vez más en este combate por la libertad. Felicitaciones a la Asociación Derecho a Morir Dignamente y en lo que me concierne, mi agradecimiento al Dr. Palacios.

miércoles, junio 2

Definitivamente, a oscuras

Me preguntaba el otro día si nos habíamos quedado a media luz a raíz de la aprobación del nuevo Reglamento de Honores Militares. Ante la tibieza que presentaba el estado de las cosas, casi me congratulaba de la desaparción de toda referencia reglamentaria al tributo de honores esa lustrosa joya que llaman "Santísimo". Sin embargo han bastado pocos días para poder eliminar sin temor los interrogantes de la cuestión que a mí mismo me hacía, y concluír con una rotunda negación: No hay luz. No sé si porque no se paga el recibo o por miedo a pulsar la llave.
José María Barreda, Presidente de la Comunidad de Castilla La Mancha -y siempre según las informaciones transmitidas por la Cadena Ser en su página web- ha mostrado su satisfacción porque la Ministra de Defensa, Carme Chacón, le ha confirmado que el referido "Santísimo" le merece el mayor de los respetos.
También a mí me los merece. Tanto como la Constitución. Sin embargo, me sentaría especialmente mal que se exhibiera un ejemplar de la norma fundamental en un atril de la catedral de Toledo. Barreda, por contra, no es de mi opinión: "...y como prueba de buena voluntad me ha estado diciendo (la Ministra) que dará las órdenes para que así sea (para que se rinda homenaje) y por lo tanto no tiene por qué haber ningún motivo de preocupación porque lo importante de la procesión del Corpus Christi es el Santísimo, para toda España pero particularmente para Toledo y muchas ciudades de Castilla-La Mancha".
Así que ya está. Como el "Santísimo" es muy importante para toda España, los cadetes de la Academia de Infantería toledana rendirán, sable en mano, un merecido tributo al objeto en cuestión.
Esto es España. Esto son unas elecciones a la vuelta de la esquina con Dolores de Cospedal pisando los talones: se apaga la luz, se va a misa, se procesiona, santigua, y se hace lo que haga falta ad maiorem dei gloriam ¡Qué lástima! Y luego dicen que el pescado está caro y que España es laica.

*Nota del 3 de Junio, festividad del Corpus Christi (algo muy importante para España): La Cadena Ser ya no es lo que era; debe ser un efecto secundario de la guerra del futbol y de aquel decreto que tan furibundo puso a Cebrián. El caso es que el Telediario ha informado de que los cadetes estuvieron pero que no rindieron honores al brillante objeto en cuestión. Ni himno nacional ni sable. Sólo sucedáneos con suficiente sabor para poder decir que dije y hacer como que hice. Ya me entienden.