martes, agosto 31

Libertad, fraternidad...

El diario La Voz de Asturias publica en el día de hoy un artículo de la periodista Sonia Fidalgo que ha atraído mi curiosidad: lo transcribo a continuación incorporando una traducción artesanal al francés. Supongo que a los lectores galos les interesarán algunas muestras de opinión que se van cosechando al otro lado de los Pirineos.

------------------------

Libertad, fraternidad

Francia, la patria de la libertad, de la fraternidad y de la igualdad; Francia, el estado laico cuya capital fue la esperanza de medio mundo; Francia, que hizo del derecho de asilo seña de identidad; Francia, a cuyos márgenes floreció la idea del progreso; el Gobierno de Francia acaba de anunciar que explusará de su territorio a las personas (no nacidas en Francia) que practiquen la mendicidad agresiva.
Sabemos lo que es el robo y la violencia. Sabemos y tememos muchas cosas. Pero nos quedamos literalmente a cuadros cuando nos hablan de la mendicidad agresiva. Será que por las calles de París los gitanos rumanos, que son objetivamente los perseguidos por esta nueva disposición de Sarcozy, habrán adoptado las prácticas de los ejecutivos de la alta empresa? La agresividad, recuerden, era y es una virtud si de lo que se trata es de ganar, sin doblarla, unos milloncejos; pero si de lo que se trata es de sacar veinte euros, tras andar todo el día por París, la agresividad está muy mal vista, tanto que te pueden echar del país.Es evidente que los estados deben de garantizar la seguridad de sus ciudadanos y que las desigualdades sociales aumentan los conflictos. Una vez la inseguridad se instala en el imaginario de los ciudadanos, da exactamente igual que exista en la realidad de las calles: una vez metido el miedo en el cuerpo, comienza la ganancia de los pescadores.
Y los pescadores, que siempre se visten con los mismos trajes, saben muy bien a quien se teme colectivamente. Incluso en la Francia de la Fraternidad el colectivo gitano es sospechoso; da igual que estos gitanos sean ciudadanos de la UE, que tienen todo el derecho del mundo a estar en París; se les mete en un camión y se les lleva a la frontera, deportados a Bulgaria o a Rumanía.
Ya hay casi mil deportados. Y lo que se esgrime es que practican una mendicidad agresiva. Concederán hipotecas impagables y extenderán, sonrientes, contratos leoninos? Vestirán mal y olerán mal para causar una pena inadmisible?
Entiendo que los estados europeos estén inmersos en problemas con los que no habían contado y que la llegada de inmigrantes pueda generar temblores imprevistos. Las políticas de integración (e integrar en buena medida es asumir) son las únicas que han demostrado alguna efectividad. La deportación sólo trae rencores y gente que se cuela por la puerta trasera. De cualquier manera, es muy sospechoso que los sospechosos sean los de siempre, los gitanos. También los tenemos en Asturias y en España y no piensen que este colectivo vive en la mejor de las situaciones. Llevan en Europa desde el siglo XVII y todavía son considerados extranjeros en lo que es, a todas luces, su patria.
Algo muy grave está pasando en Europa cuando la Francia de las libertades se plantea políticas racistas. Es evidente que Sarkozy es un calamar: la tinta racista llena siempre de polémica los periódicos.Mientras tanto mil personas que buscaban un trabajo mejor, y no lo encontraron, están de patitas en la calle. Son gitanos. Merecen mi repeto y mi simpatía por muchas razones. Yo también tuve parientes emigrados en Francia y se cómo se las gastan con los que menos tienen. No los franceses, sino los franceses ricos; no los que leyeron a Verlaine, sino los que no saben hacer la o con un canuto y se empeñan en dar lecciones de civismo.

---------------------------------

Liberté, fraternité...

La France, patrie de la liberté, de la fraternité et de l´egalité; la France, l´Etat laïc duquel sa capital a signifié l´espoir pour la moitié du monde; la France, qui a fait du droit d´asile un signe indentitaire; la France, dans laquelle il a fleuri autrefois l´idée du progrès; le Gouvernement de la France vient d´annoncer qu´il expulsera de son territoire toute personne (pas née en France) pratiquant la "mendicité agresive".
On connait bien qu´est ce qu´ils sont le vol et la violence. On connait et on a peur de beaucoup de choses. Mais on reste complètement ébahis quant on entend parler de "mendicité agresive". Peut être sera t´il parce qu´aux rues parisiennes les rooms, persecutés par cette nouvelle réglementation de Sarkozy, sont en train d´agir tels que chefs d´haute direction d´entreprise? L´agresivité, il faut s´en souvenir, était et il reste encore, une grande vertu quand il s´agisait de gagner, sans travailler, des millions; mais quand il s´agit d´obtenir vingt éuros, après avoir passé toute la journée sur les trotoirs de Paris, alors l´agresivité devient très mal apperçue, jusqu´au point de justifier l´expulsion du pays.
Il est toujours evident que les États ont l´obligation de garantir la sûreté de leur citoyens et que l´inequité sociale est cause de l´augmentation des conflicts. Mais dès que l´insécurité s´installe sur l´imaginaire citoyen, il n´importe pas du tout quelle est la realité existente aux rues: quand la peur a envahi le corps c´est quand les pêcheurs commencent a en profiter.
Et les pêcheurs, qui s´habillent toujours avec la même costume, ils savent très bien de qui on a la peur collective. Même dans la France de la Fraternité les gitans sont toujours soupçonnés; il n´importe pas que ces gitans soient des citoyens de l´U.E., et qu´ils ont tout le droit de rester à Paris; on les met dans un camion et on les amene jusqu´à la frontière, deportés bien en Bulgarie ou en Roumanie.
Il sont presque mille deportés. Et ce qu´on nous raconte pour y justifier c´est le fait qu´ils pratiquent une "mendicité agresive". Peut être ils accordent des emprunts hypothècaires ou bien rédigent, toujours en nous sourient, des contracts trichés. Seront ils mal habillés et mal parfumés pour nous provoquer un malheur inadmisible?
Je comprends que les États européens ont des problèmes qu´ils n´attendaient pas, et que l´arrivée d´une population inmigrante peut provoquer des tremblements aussi inattendus. Les politiques d´intégration (et intégrer veut bien dire assumer) sont les seules qui ont démontré une certaine effectivité. La déportation ne comporte que des rancoeurs et que les gens qui sortent par la porte essayent de rentrer par la fenêtre. De toute façon il faut mefier du fait que les soupçonnés restent toujours les mêmes, les gitans. Nous en avons aux Asturies et en Espagne, et ne croyez pas qu´ils vivent dans la meilleure des situations. Ils sont en Europe depuis le XVII siècle et ils sont encore tenus comme des étrangers au sol qui est devenu leur patrie.
Quelque chose de grave se passe en Europe quand la France des libertés adopte des politiques racistes. Il est evident que Sarkozy est un calamar: l´encre du racisme soutien la polémique aux journaux. Dans l´intevalle, mille personnes qui cherchaient un travail meilleur et ont pas trouvé sont misses à la porte. Ils sont des gitans. Ils méritent mon respect et ma sympathie par beaucoup des raisons. Moi, j´ai eu aussi des membres de la famille émigrés en France et je sais comment ils traintent ceux qui n´ont rien. Pas les françáis, mais les français riches; pas ceux qui ont lu Verlaine, mais tous ceux autres qui ne savent prèsque écrire mais qui veulent toujours nous donner des leçons civiques.

A propósito de Vichy, un artículo de Jean Paul Bouche

Para no confundir Vichy con el régimen de Pétain: Una Reflexión estival de Jean Paul Bouche.

De Pétain y del régimen que se conoció como "Estado francés"

Elementos históricos y jurídicos de un fracaso francés

¿Fue el "Estado francés" un régimen legal de Francia o, al contrario, una autoridad ilegítima? Plantear la pregunta podría parecer de escaso interés habida cuenta del conocido y lamentable final. Pero sin embargo, sí tiene cierto calado: Hay unas cuantas e importantes enseñanzas que se pueden extraer de este período negro. Desde un punto de vista de Derecho Constitucional, por ejemplo, surge un debate de capital importancia: ¿Fue correctamente abolida la República en julio de 1940? o, por el contrario, ¿continuó existiendo la legitimidad republicana gracias a los "Franceses Libres"?

1/ Para comprender bien el contexto recordemos el mes de julio de 1940

El país vive un momento de convulsión. Ha quedado completamente desorientado ante el peor desastre de su historia. Un millón seiscientos cincuenta mil prisioneros emprende el camino de Alemania, y millones de refugiados van sin rumbo huyendo del avance del la Wehrmacht. El éxodo que había comenzado el 10 de mayo continúa: el desorden es indescriptible, la autoridad legítima, completamente superada, apenas sí puede cumplir con su función.

El Gobierno intenta en Vichy desde el 29 de Junio, tras un mes de itinerancia. La subprefectura del Allier se convierte, de facto, en capital de Francia. Y así es como la ciudad, normalmente frecuentada por la tranquila clientela de los balnearios, termina muy a su pesar viendo su nombre mezclado con régimen que destacará por su sordidez. La elección de Vichy viene impuesta por las circunstancias: Próxima a la línea de demarcación y cruzada por la carretera de París. Por su vocación, dispone además de abundantes plazas hoteleras en las que instalará sus cuarteles el aparente Estado: diplomáticos en el cuarto de baño, un magistrado en la despensa, y los diarios oficiales un poco más lejos, en una carbonera. Los conserjes suspiran: A pesar de cuanto han visto, la de ahora es una extraña crisis ministerial.
El episodio va a suponer también el triunfo de un hombre: Pierre Laval. Oriundo de Auvernia, el que fuera presidente del Consejo conoce bien el escenario. El clima parlamentario le es además tan familiar... Pone su inmenso talento al servicio de una causa que -por fin- va a colocarle en la primera fila. Qué importa para quien fuera en otro tiempo un socialista defensor de sindicalistas, que este primer plano lo ocupen hombre que, como él, destilan odio contra la República al tiempo que lo consagran todo a disfrutar de una envenenada felicidad: la que proporciona ejercer un poder que ya no se espera tras muchos años escupiendo contra el sistema. Para tener las manos completamente libres, toda esta cohorte va a refugiarse tras el viejo mariscal, entregándose a una deliciosa venganza que no será otra que obligar a los humillados parlamentarios a sabotear el régimen en el que habían ocupado los primeros puestos y que, además, les había recompensado por sus actos.
Ya el 29 de Junio, Pierre Laval, vicepresidente del Consejo de Gobierno, presenta un proyecto de ley constitucional para entregar plenos poderes al mariscal Pétain. El proyecto hace una referencia explícita a la promulgación de una nueva Contitución del Estado francés con el fin de "garantizar los derechos del trabajo, de la familia y de la Patria". Laval va a servirse de todo su inmenso talento de manipulador. Agita convenientemente el miedo a los alemanes, que están a escasos kilómetros (concretamente en la línea de demarcacion definida en los acuerdos del armisticio del 22 de junio), las divisiones entre las múltiples facciones existentes y, cómo no, el ingente rencor acumulado por los diputados entre sí.Va a aprovecharse de un incidente que hubiera podido resultar enojoso: Una veintena de parlamentarios, embarcados en el paquebote Massilia en Boudeos con dirección al norte de África para continuar la lucha, consiguen hacer llegar un mensaje a sus colegas de Vichy. Éstos se indignan porque no pueden regresar al lugar en el que se encuentra la sede parlamentaria para ejercer su función, medida que no tiene otro fin que el de generar dudas entre diputados y senadores sobre la garantía de su inmunidad antes de emitir el voto. Laval, por su parte, se burló de lo que llamó "la expedición Massilia" y acusó a los parlamentarios embarcados (entre los que figura Pierre Mendès France) de haber desertado ante el enemigo, descalificando al resto de miembros.Todo está listo para dar un paso tras el que no habrá vuelta atrás. Con la única excepción de 80 opositores, 20 abstenciones, y a pesar de la ausencia de 176 miembros, diputados y senadores, reunidos como Asamblea nacional, abdican: por 569 votos (prácticamente el 85% de los presentes) se votan los plenos poderes de Pétain el 10 de julio de 1940. A destacar que, además de los famosos "80", son merecedores de reconocimiento también los embarcados en el "Massilia". Por su parte, los diputados comunistas no pudieron pronunicarse al quedar privados del ejercicio de su mandato tras la firma del Pacto germano-soviético en agosto de 1939.Desde el punto de vista de la oportunidad política, la voluntad de instaurar una autoridad fuerte -impuesta según sus promotores por la dureza del momento- no requería la suspensión de las leyes de 1875 y mucho menos la promulgación de una nueva Constitución. El presidente del Consejo gozaba de un apoyo parlamentario y popular incontestables, el presidente de la República, Albert Lebrun, continuaba en su cargo: A las asambleas les hubiera bastado con votar una ley de plenos poderes ¡Otra más! se podría decir; y es que las disposicones legislativas se multiplicaron tras la declaración de guerra.

2/¿Tenía legitimidad la Asamblea nacional?

A priori podría parece que sí. Siempre según la legislación constitucional de 1875, que otorgaba de manera explícita competencias constitucionales cojuntamente a ambas asambleas, configurando así la Asamblea nacional; competencias entre las que se encontraba la capacidad de reformar la norma suprema.
Una propuesta alternativa hubiera sido la de elevar al mariscal Pétain a la presidencia de la República sin que tuviera que nombrársele presidente del Consejo. Esto hubiera supuesto una aplicación literal de la legislación constitucional de 1875. Recordemos que la misma confiaba el poder ejecutivo únicamente al jefe del Estado, guardando silencio sobre el presidente del Consejo. Su promotor, Flandin, quien fuera presidente del Consejo, deseaba complacer al mariscal revistiendo su autoridad con todas las legitimidades posibles. Pero la propuesta en cuestión no será tenida en cuenta: Choca con la negativa categórica a dimitir de Albert Lebrun. Un acto sorprendente al venir de la mano de un personaje tan anodino, cualidad que por otra parte facilitó enormemente su reelección en 1939. Pero al margen de todas estas cuestiones que al final son únicamente marginales, hay que llamar la atención sobre el hecho de que la revisión constitucional anunciada contravenía directamente el artículo 2 de la ley constitucional del 14 de agosto de 1884: "la forma republicana de gobierno no puede ser objeto de una propuesta de reforma". Sin embargo, lo que conocemos como "acto constitucional del 10 de julio de 1940", expresión de una ruptura total con las instituciones existentes hasta entonces, implicó claramente la puesta en marcha de un régimen antirepublicano.
Al menos sí se aprecia una irregularidad de procedimieinto. La derogación del mencionado artículo segundo era necesaria: Resultaba algo complicado pero la realidad es que se hizo. Al nuevo poder le bastaban la sutileza y el recurso a la acción jurídica.
Laval exigió además que el cálculo de la mayoría se hiciera sobre los sufragios emitidos. Este planteamiento contradecía abiertamente el artículo 8 de la ley constitucional del 25 de febrero de 1875, que estipulaba claramente que una ley de reforma constitucional había de ser votada por la mayoría absoluta de los integrantes de la Asamblea nacional. Pero en esto no hay que ver sino una manifestación de la prudencia de un viejo parlamentario, acostumbrado a ver a los ministros sometidos a un "pim, pam, pum" en cada votación. En todo caso, era una maniobra inútil: la mayoría absoluta había desaparecido al faltar los diputados del Partido Comunistas, desprovistos de sus funciones en 1939, así como el resto de cargos electos ausentes. De la actitud cobarde de Munich (se refiere a los acuerdos suscritos en 1938 en la ciudad alemana que permitieron el desmembramiento de Checoslovaquia a manos de los regímenes fascistas) se pasó a la vergüenza total.
El célebre publicista Laferrière impuso, a partir de 1941, una interpretación doctrinal con arreglo a la cual, la delegación del poder constituyente en Pétain era irregular. En efecto, uno de los grandes principios del derecho público francés prohibe la delegación de una competencia si no existe una disposición expresa que así lo prevea. En lógica consecuencia, si la ley constitucional de 25 de febrero de 1875 otorga al Parlamente reunido como Asamblea nacional el ejercicio del poder constituyente, en modo alguno autoriza la delegación de tal poder. Con posterioridad, otro autor no menos conocido -el decano Georges Vedel-, asimiló toda la operación a una "reforma del procedimiento de reforma". Sin embargo, esta posición doctrinal implica que las condiciones fijadas por el citado artículo 8 de la ley constitucional de 25 de febrero de 1875 hubieran sido respetadas, lo que, como queda claro al exponer la mecánica de voto exigida por Laval, no sucedió.
Desde un punto de vista puramente jurídico, es forzoso constatar que el régimen de Pétain no puso fin a la III República, pero únicamente por carecer del tiempo y medios suficientes para lograrlo.

3/ El nuevo régimen, revestido con la autoridad de la "Revolución nacional", mostrará rápidamente su verdadero rostro.

Ante la hipótesis de que aun existieran dudas sobre sus intenciones y, sin duda, para extinguir las últimas ilusiones de los parlamentarios, Pétain decidió el 11 de julio la derogación del artículo 2 de la ley constitucional de 25 de febrero de 1875 -conocida por el nombre de "enmienda Wallon", proclamándose jefe del Estado. El fundamento del régimen republicano (que tanto había costado obtener 65 años antes -por un sólo voto-) cayó sin dificultad alguna, provocando la alegría de Charles Maurras (voz del conservadurismo monárquico) ante la "divina sorpresa" nacida de la derrota. Rerforzado con la abdicación de la Asamblea nacional, Petain procede progresivamente a instalar el embrión del nuevo régimen, sirviéndose de la exprsión "Estado francés", y mediante otros once "actos constitucionales" oficializados entre los años 1940 y 1942.
La aplicación de los principios de la "Revolución nacional" hubiera necesitado una precisa definición de los mismos, ya que la mera referencia al autoritarismo antidemocrático no bastaba para la cración de una doctrina política digna de recibir tal denominación. Sin embargo, el entorno de Petain formará un mosaico integrado por las corrientes más diversas: desde los partidarios de retomar la lucha -llegado el momento oportuno-, hasta los que ejercen de comparsa de los nazis, pasando por los monárquicos de Charles Maurras y su Acción Francesa. Nunca lograrán ponerse de acuerdo sobre un corpus teórico común, más allá de su vínculo con la figura tutelar del viejo mariscal y el rechazo del parlamentarismo. Además, los colaboracionistas más irreductibles se instalarán a partir de 1942 en París, no ocultando su desprecio hacia los representantes del mariscal habida cuenta de los contactos directos que pueden mantener con los nazis, quienes, por su parte, se servirán de esta circunstancia para ningunear a los cuadros de Pétain.
Una consecuencia terrible de lo anterior: con el fin de recuperar la autoridad perdida, Laval ordenará la conocida como redada del "Velódromo de Invierno", preparada y llevada a cabo por René Bousquet. En un ejercicio de celo, tambíen se detendrá a los niños aun a pesar de que ésta no era una exigencia de las SS ubicadas en París.

René Bousquet, de abrigo, con oficiales alemanes

4/ La República triunfate

Llega el momento en que Vichy recupera su verdadera vocación: acoger, atender y cuidar a los pacientes termales. El Gobierno provisional de la República Francesa instala su autoridad en los territorios que progresivamente se van liberando, evitando así la humillación de una administración a manos de las tropas americanas.
Traducido al lenguaje del derecho positivo: se trata de la ordenanza del 9 de agosto de 1944, relativa al "restablecimiento de la legalidad republicana" en Francia continental. El gobierno provisional tiene ante sí la tarea de la reconstrucción. Además, resuelve una cuestión de forma tal que no haya espacio para la ambigüedad: la ley constitucional del 10 de julio de 1940 se declara irregular. En lógica consecuencia, el régimen que se ubicó en Vichy se concibe como "una autoridad de hecho en el territorio continental -heredera de una denominación no muy agradable- que se hacía llamar a sí misma gobierno del Estado francés".
Hay que resaltar dos consecuencias derivadas de todo lo anterior:
-En primer lugar, el rechazo del general de Gaulle a proclamar la República desde el balcón del Ayuntamiento de París el 27 de agosto de 1944. Y eso a pesar de la petición de Bidault, presidente del Comité Nacional de la Resistencia, y otros famosos precedentes (en 1848 y en 1870). La República nunca dejó de existir, luego no hay por qué restablecerla.
-En segundo lugar, la rápida derogación de la legislación elaborada por el régimen de Petain impulsada por René Cassin. El eminente jurista, en Londres ya desde 1940, no cejó en su empeño para demostrar la irregularidad del régimen.
Se salva la moral republicana y la continuidad de la república misma operando el restablecimiento de aquella legalidad -aunque no en todos los territorios sometidos a la soberanía francesa-. Lógicamente hay excepciones. Determinadas disposiciones se mantendrán en vigor. Entre 1944 y 1945, el restablecimiento definitivo de la autoridad impone evitar el desorden jurídico. Así, por ejemplo, la conocida como "licencia IV" (establcida por una ley de 1941), que autorizaba el suministro de bebidas alcohólicas de todo tipo a los establecimientos que la poseyeran, o el caso de la regulación de las profesiones. Por su parte, los parlamentarios que votaron la ley del 10 de julio se verán conducidos a un estado de "indignidad nacional" en 1944, sin poder concurrir de nuevo como candidatos electorales. Únicamente quedan exceptuados de lo anterior aquellos que hayan realizado actos de resistencia y los prueben fehacientemente. Esta sanción acabará con la carrera de muchos, aunque afectará sobre todo a quienes ya casi la estaban terminando. Diez años después, la amnistía permitirá el regreso de alguno.
Por otro lado, en virtud del conocido principio de "permanencia del poder" (condensado en la célebre frase: "el rey ha muerto, viva el rey"), determinados actos del régimen del "Estado francés" han tenido que ser reconocidos con posterioridad a su desaparición.
No plantea en modo alguno un debate de pura teoría jurídica.
En primer lugar porque, sin demasiado esfuerzo, pudieron derogarse las disposiciones adoptadas de forma no democrática, de cara a reintroducirlas valiéndose de nuevos textos abiertos al posible examen de un parlamento digno de tal nombre. Y en segundo lugar porque la tesis oficializada de una no existencia del Estado francés hace entonces difícilmente aceptable la continuidad de tales disposiciones, más aun teniendo en cuenta que fueron instituidas en nombre de unos valores reaccionarios y antidemocráticos.
En ese instante existe un consenso cuya finalidad es borrar el pasado ligado al régimen de Pétain. Hay otras apuestas, existen otros riesgos distintos a partir de la Liberación. Sin embargo, este planteamiento presenta un grave defecto: Que la Nación se autoconvenza de la ficción de una Francia resistente y valerosa en la que no habría más que "unos pocos" colaboradores.

5/ Un pasado que, después de 70 años, no termina de aflorar y que, a veces, lo hace de forma incontrolable...

No han cesado las dolorosas secuelas derivadas de todo lo anterior. Por ejemplo, la obligación de reparar a quienes fueron enviados en trenes a campos de concentración. Así, familias de deportados, bastantes años después, reclamaron una reparación al Estado. Y por la misma razón, recientemente la SNCF (equivalente a la RENFE en España) y su filial Kéolis, que este último año ha optado a la ejecución de algunos contratos en U.S.A., han sido objeto de ataques por parte de algunas asociaciones que exigían su retirada, y ello habida cuenta del papel que en su momento jugó la SNCF durante la deportación. También ha habido reclamaciones relativas a la situación de bienes pertenecientes a familias judías, confiscados a raíz de actuaciones llevadas a cabo por la policía francesa; todo esto ha obligado a un ejercico de memoria nacional, y a recordar la poco honorable integración en el patrimonio del Estado de tales bienes, sobre todo en el caso de algunas obras maestras.
Paradójicamente los poderes públicos franceses han llevado a la práctica dos tentativas con el ánimo de mantener la tésis oficial.
La primera fue decretar una amnistía general en los años 70, con la intención de olvidar definitivamente tanto los hechos como los protagonistas -algunos todavía con vida- de la colaboración. Paul Touvier intentará aprovecharse de esta medida. La segunda consistirá en extraditar a Klaus Barbie en los años 80. Hacer juzgar en Lyon al verdugo de Jean Moulin y tantos otros resistentes, así como ciudadanos judíos, era todo un símbolo que reconocía el trabajo de los esposos Klarsfeld y permitía recoger el testimonio directo de miembos de la Resistencia.
En 1978 reapareció en la escena mediática un personaje que había sabido hacerse olvidar: René Bousquet. Ironías de la historia, fue denunciado por un colaboracionista no arrepentido, exiliado en la España franquista: Darquier de Pellepoix. Decididamente, la denuncia es un arte cultivado por los partidarios de Pétain. El "caso Bousquet" es el más emblemático sino el más caricaturesco referido a esos tecnócratas arrivistas a los que el servicio dado a un poder de dudosa reputación no les afecta, sobre todo si les permite saciar su ambición. Bousquet tenía una cualidad insigne: hacerse indispensable. A falta de poder hcer carrera en la alta función pública, se orientará hacia otro poder, a la par discreto y poderoso: la banca. Y va a favorecer una emergente alternativa al gaullismo, principalmente mediante el apoyo a François Mitterrand. Este apoyo experimentará su apogeo en las elecciones presidenciales de 1974. Bousquet es un "caso" complicado para todas las esferas dirigentes. Las investigaciones judiciales que le afectan se aceleran. Su accidentada desaparición (N.T.: fue asesinado por Christian Didier, quien le disparó cinco veces) en 1993, debió tranquilizar a algunos jerarcas, pero no puede dejarse de apreciar que lamentablemente se perdió una ocasión histórica de "limpiar el absceso" que supuso el régimen de Pétain a través de un proceso ejemplar. La opinión pública se volcará entonces en un caso menos flagrante: el del antiguo ministro Papon. El que fuera joven sub prefecto en 1944 también era un responsable de alto nivel. Subrayemos que si su responsabilidad llevó a encausarle fue precisamente por su reconocida complicidad en el peor de los crímenes: el que se comete contra la Humanidad.


Papon, sentado, primero por la izquierda

6/ Los aspectos actuales: encarar de frente la realidad del período 1940/1945

A partir de los años 90 la tesis oficial de una Francia valerosa que no puede ser confundida o mezclada con los crímenes colaboracionistas se revela difícilmente sostenible. La historiografía, ha de reconocerse- ha progresado enormemente. Si los grandes estudios sobre el período han sido hechos por investigadores anglosajones en los años 60/70, apareciendo de paso como autoridades en la cuestión -Robert Paxton y Zev Sternhell-, no es menos cierto que muchos historiadores franceses les han seguido y ha sabido hacer emerger una visión capaz de superar el discurso oficial; tal es el caso de Henri Rousso, Jean Pierre Azéma, Pierre Laborie o Marc Ferro. El propio discurso del 16 de julio de 1995 pronunciado por Jacques Chirac para conmemorar la redada del Velódromo de Invierno, abre una nueva perspectiva. El jefe del Estado dio un paso extremadamente significativo reconociendo la responsabilidad del "Estado francés", sin que hubiera lugar a la menor confusión de este último con la República: "...sí, la locura asesina del enemigo fue secundada por franceses, por el Estado francés...".

Sin embargo una manifestación semejante resulta ser continuadora de la tradición gaullista, inspiradora de la visión oficial francesa acerca del régimen de Pétain ¿O acaso la definición enunciada por la ordenanza del 9 de agosto de 1944 no indicaba claramente que el llamado "Estado francés" era una autoridad, aunque ésta lo fuera meramente de hecho?

El interés principal de este discurso no es otro que el reconocer una resposabilidad colectiva ante actos intolerables que no pueden justificarse únicamente por la presencia de un ocupante, y recordar al tiempo que, si ha existido una Francia que combatió al lado de los aliados, también ha habido una Francia cuyos responsables cometieron faltas de una gravedad extrema.

A partir de la luz arrojada sobre el tema por el trabajo de los historiadores, se producirá un cambio, una toma en consideración oficial de la realidad histórica cuya continuidad asegurará el Primer ministro Jospin en otra declaración -menos conocida que el discurso precedente- pronunciada el 21 de octubre de 1997: "Existe una responsabilidad de la administración, de los administradores, del propio Estado francés, sí. No olvidemos que, frente a quienes pretenden la existencia de un vacío jurídico que afecta al período en cuestión, en nuestro derecho francés vigente subsisten disposiciones reglamentarias que provienen de Pétain, algo que constituye una prueba, desafortunadamente, de una especie de continuidad". Se puede pensar razonablemente que el camino está hoy en día abierto para asumir el régimen de Pétain sin incurrir en la traición a que conducen los vanos esfuerzos para ocultar el pasado. La década actual, el momento en el que los testigos directos son cada vez más escasos, es la ocasión para terminar con las polémicas, no negando las consecuencias de los diferentes actos cometidos bajo el gobierno de Pétain, incluídas aquéllas más terribles.

7/ Conclusion

A día de hoy ya no se puede intentar hacer creer el inaceptable reduccionismo que supone entender que entre 1940 y 1945 "de Gaulle fue la espada de Francia y Pétain su escudo". Los crímenes contra la humanidad -cuya gravedad los hace imprescriptibles- amparados bajo la autoridad del último, no pueden dejar de merecer un reproche.

El trabajo de los historiadores (especialmente el de Jean Pierre Azéma) ha permitido colocar en su sitio al "valeroso" mariscal con anterioridad al 16 de junio de 1940 (dimisión de Paul Reynaud y ascenso al puesto de presidente del Consejo de gobierno). Un hecho basta para confirmar la traición de Pétain: su discurso radiofónico del 17 de junio llamando al cese de los combates sin que se hubiera siquiera firmado un armisticio. El ejército alemán aprovechará esta ventaja para hacer, en pocas horas, el ochenta por ciento del total de prisioneros franceses capturados en 1940 (recordemos la cifra: 1.650.000). Y se apoderará de un stock enorme de suministro militar que utilizará hasta el final mismo del conflicto, en 1945. Por otro lado, la entrega a los alemanes de los refugiados políticos que habían huído del nazísmo constituye una imperdonable afrenta al honor.

Con el estatuto judío promulgado en septiembre de 1940, se llega a la mayor ignominia; y toda la legislación represiva que seguirá, no hará sino hundir aun más al régimen en el horror. Y sin olvidar la cacería realizada con los francmasones. Así, el adulado vencedor de Verdún, destinado inicialmente a retirarse como coronel en 1914, que alcanzó la dignidad suprema de mariscal de Francia, y que "reinó" sobre la estrategia militar francesa hasta 1939, se convirtió en el heraldo de una Francia caricaturesca, caída en menos de dos meses de su pedestal como gran potencia mundial para pasar a ser mera comparsa, en ocasiones celosa, del régimen nazi.

Recontextualizar este período, volver a plantearse preguntas sobre los mismos acontecimientos y profundizar en el análisis de quienes intervinieron en los mismos, nos permitirá una mejor comprensión, teniendo en cuenta su complejidad y la pregunta que no dejará de plantearse eternamente: en conciencia ¿que habríamos hecho cada uno de nosotros en semejantes circunstancias? A mi modo de ver, este planteamiento refuerza además la necesidad de rendir homenaje a la Resistencia a los Franceses Libres y, en lógica consecuencia, el deber, nuestro deber, de perpetuar su memoria: ¿qué hubiera sido de la Francia de hoy sin ellos?

* Jean Paul Bouche es abogado y miembro del Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia. Me ha parecido interesante traducir íntegramente este extenso artículo habida cuenta de que Vichy cobra una especial significación este año para los miembros del G.O.D.F.: escenario del Convento de la Obediencia y del Primer Coloquio Internacional sobre Antimasonismo. A todos, a todas, buena lectura.

jueves, agosto 26

26 de agosto: Primera Declaración de Derechos en Europa



video


Hay días que amanecen sin que se sepa si determinadas cosas han quedado reducidas a una pura exhibición teatral, vacía por completo de contenido y hecha para el recreo público general, útil para alimentar a la par la convicción de que vivimos en el mejor de los mundos posibles. Así, todos sabemos que en la bella Francia, para desviar la atención olfativa que emana sin cesar del oscuro sótano de eso que solemenemente recibe el nombre de "cuestión de Estado", el Presidente de la República ha puesto en marcha, como en aquellos viejos y malos tiempos, un deshumanizado sistema de deportaciones. Mientras, en otras casas, gozosas del gran capital atesorado con los años, formado por los mejores valores y principios, se vive de las rentas de otro tiempo olvidando, de paso, que una democracia es incompatible con el ejercicio absoluto del poder por cualquiera de aquellos órganos de los habló Motesquieu.
Son los nuestros tiempos en los que, en cierto modo, triunfa una especie de incultura general, conviviendo juntos, en un espacio muy reducido, quienes desprecian los textos normativos cuando no se ajustan a su momentáneo capricho; asimismo, aquellos que todo lo fían a la omnisciencia asamblearia, desconociendo que el espíritu dictatorial siempre sabe vestirse con las mejores sedas; y finalmente, los que todo lo prostituyen en propio provecho, haciendo posible que el descrédito del sistema se extienda como una mancha de negra tinta derramada.
El legado de aquel revolucionario 26 de agosto de 1789 no es ya tanto el texto que aquí solemnemente se declama, sino el hecho comprobado de su cristalina fragilidad; de la necesidad de seguir diciendo, con hechos más que con palabras, que todos los seres humanos nacen y permanecen libres.

miércoles, agosto 25

La Francmasonería bajo la Ocupación


Tropas alemanes en las calles de Burdeos (fotografía obtenida de la edición francesa de France Soir)

La cacería sufrida por la masonería durante la ocupación francesa ha sido objeto de un artículo interesante por el diario France Soir. El citado texto figura traducido al español en el Blog El Masón Aprendiz, del cual dejo aquí una reseña y enlace, pensando además en el Coloquio Internacional que sobre Antimasonismo organiza dentro de pocos días el Gran Oriente de Francia y sobre el que ya hemos escrito algo. Como complemento a todo ello, he optado por traducir otra de las noticias que ha recogido la prensa francesa durante este mes de agosto, relativa a un acontecimiento con una dimensión más local que los anteriores pero, al menos para mí, igual de interesante por referirse a las consecuencias de la catástrofe vivida por Europa hace 70 años.

Fuente: Le Soud-Ouest

La exposición de documentos sobre "La francmasonería bajo la Ocupación" está teniendo lugar en el castillo de Lagueloup, en Portets, desde el pasado 7 de agosto, y consecha un enorme éxito. Los visitantes pueden descubrir la totalidad de las publicaciónes de los famosos "Documentos masónicos", revista editada por el profesor del Colegio de Francia, Bernard Faÿ, que asumió de manos del Gobierno de Vichy la responsabilidad de expulsar de la universidad a filósofos y sociólogos tan notables como fueron Lévi-Strauss, Lévy-Bruhl o Marcel Mauss.

Al haber aceptado también la supervisión del saqueo y liquidación de todos los templos de Francia, Bernard Faÿ, reputadísimo historiador especializado en el siglo XVIII, se hizo con un excepcional archivo formado por documentos curiosos y secretos provenientes de los talleres.

Lo mejor de esta documentación relativa a la iniciación, el simbolismo, o la historia de la masonería en Francia desde los albores del siglo XVIII se publicó en los "Documentos masónicos", que constituyen hoy día la única fuente a que recurrir por parte de los investigadores, pues lo originales de tales documentos a menudo han desaparecido, robados o destruidos.

Memoria de Burdeos

La exposición cuenta también cómo fue el saqueo y destrucción del Círculo Ségalier de Burdeos. Exhibe también la retractación masónica del prefecto Pierre Alype y se ocupa asimismo de las persecuciones llevadas a cabo por el célebre comisario Poinsot.

Centrándose en el ámbito local de Burdeos, la exposición detalla también cuál fue la actitud de Adrien Marquet hacia su primer adjunto, Pinèdre, depurado sin miramientos a causa de su pertenencia a la francmasonería.

La visita a la exposición da para muchos comentarios. Además va ligada a la del castillo de Mongenan y del Museo del Vino y los Viñedos del castillo de Lagueloup. La recepción de los visitantes tiene lugar en el castillo de Mongenan, en Portets.

La que es sin duda una excepcional presentación permanece abierta sin mayor problema a grupos de más de diez personas con cita previa. También está abierta a visitantes individuales todos los días, de 14:00 a 18:00 horas y hasta el 14 de noviembre.

Información y reservas: 0033 5 56 67 18 11

* Traducción realizada por el autor de este blog.



lunes, agosto 23

Los secretos masónicos

Los secretos masónicos

Autor: Alain Bauer

Fue Gran Maestro y presidente del Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia y profesor en diferentes unversidades, tanto francesas como extranjeras. Es autor de Violencia e inseguridad urbanas (PUF, 5e éd. 2000); América, violencia y crimen (PUF, 2e éd. 2000) ; La Policía en Francia (PUF, 2001); La regularidad masónica (EDIMAF, 1999) ; Los Grados de sabiduría del Rito Francés (À l’Orient, 2000).

Los masones prestan un juramento con el que prometen observar estrictamente "el secreto masónico". Para la mayor parte de ellos esta obligación es inherente a la pertenencia a la Orden misma. Sin embargo, las Constituciones de Anderson de 1723, texto fundacional de carácter universal, nunca utilizan tal expresión. Aconsejan únicamente la prudencia. (1)
Para las antiguas cofradías gremiales (lo que llamamos "operativos"), el único secreto estribaba en la "palabra del masón", que permitía al operario ser reconocido en las obras como aprendiz, encontrar trabajo y, lógicamente, obtener un salario. Una especie de título oral precursor de los convenios colectivos. La propia iniciación parecía quedar reducida a la más simple expresión, quedando a veces limitada a la mera comunicación de la palabra. Secretos eran también el buen hacer, las técnicas, los métodos y modos de cálculo. El manuscrito Regius, de 1390, al igual que todos los textos del "compagnonnage", aclara esta situación que constituye en aquel tiempo una garantía de empleo e ingresos. (2)
Para la masonería especulativa, que definitivamente no parece ser la continuadora de los llamados operativos -al menos en Inglaterra-, fue necesario crear símbolos y rituales mucho menos profesionales y más iniciáticos. El secreto del buen hacer se convirtió así en el secreto de la iniciación. Todos los escritos del siglo XVIII, ya defiendan o denigren a la masonería, subrayan la importancia del secreto entre los "misterios" proclamados de la Orden.
Sin embargo, a partir de 1738 (las primeras logias inglesas datan de 1717, las primeras escocesas aparecen en Francia en 1649, y la primera Gran Logia de Francia, ancestro del Gran Oriente de Francia, se constituye en 1728), el ritual masónico, que recoge los diferentes procedimientos de iniciación, es divulgado por el teniente de la policía de París René Hérault, en "Le Secret d´un frey-maçon". En 1744, el abad Pérault, que publica su famoso "Secret des francs-maçons" escribe: "El secreto de los francmasones reside principalmente en la forma en que se reconocen." En 1745 aparece "La Orden de los francamasones traicionada y sus secretos revleados". Posteriormente, en 1751, "El Masón desenmascarado". Y la divulgación por difusión ya no cesará nunca. Las propias obediencias, para asegurar la coherencia entre sus miembros al federar nuevas logias, se ven obligadas a elaborar e imprimir los rituales.
Durante la ocupación nazi, la aplicación de las leyes antimasónicas (predecesoras de la legislación antijudía) permitirá la publicación en el Diario Oficial de Vichy de los nombres de todos los francmasones, previamente identificados por un servicio de sociedades secretas instalado en la sede parisina de la que el Gran Oriente de Francia había sido despojado. El servicio publicará durante cuatro años un boletín (Los Documentos Masónicos) y llegará incluso a producir una película (Fuerzas Ocultas).
Para ser breves diremos que, cuanto podía conocerse de la masonería, de sus modos de iniciación o sus procedimientos internos, fue publicado antes de que se cumplieran diez años desde la constitución de las obediencias francesas. Ya en 1737 el caballero de Raucour manifestaba su sorpresa: "A día de hoy nos siguen por todas las calles de París, ¡y no hay empleado de cualquier tienda que no nos salude haciendo uso de nuestros signos!". Su interlocutor en Épernay le confirmará a vuelta de correo que otro tanto sucede en provincias. (3)
Opuesta al secreto y juramento masónicos, la Iglesia católica no va a tardar en poner a la masonería en el Índice y a combatir a los francmasoners por todos los medios a su alcance. La bula In eminenti, publicada en 1738 por Clemente XII, no será más que la primera de una larga serie (1751, por Benedicto XIV, 1865 por Pío IX, e incluso una encíclica, (4) Humanum genus, en 1884, por León XIII). Pero aplicada de manera desigual en distintos países europeos, no llegará a ser sometida a la consideración del Parlamento de París. En 1801, la aplicación del Concordato va a permitir ¡por fin! excomulgar a los francmasones franceses. El Código de Derecho Canónico de 1917, revisado en 1983, se olvida de la francmasonería, algo que no va a impedir que la Congragación para la Doctrina de la Fe (heredera del Santo Oficio) considere la adhesión a la misma como un pecado grave.
(5) Tégase también en cuenta que la masonería inglesa, a pesar de su status casi oficial, no ha estado tampoco a cubierto, hasta el punto de que la Iglesia anglicana la ha obligado a rectificar sus rituales a finales de los años ochenta.
En definitiva, a pesar de que hayan pasado más de doscientos cincuenta años de la publicación de los rituales masónicos, el supuesto secreto sigue suscitando la presencia de innumerables fantasmas. Porque tras el secreto masónico lo que se quiere encontrar o busca descubrir es la "sociedad secreta". Ligados desde la creación de los talleres masónicos con maneras de hacer insoportables para los integrismos políticos y religiosos, y abriendo al tiempo la logia a debates prohibidos en el exterior, los francmasones aparecen en su momento como unos conspiradores en potencia.
Sin embargo, esta masonería inicial fue más de tabernas que de cavernas. En una Inglaterra desgarrada por guerras civiles, religiosas, por ocupaciones al norte y oeste, donde la reunión de unas cuantas personas estaba prohibida y no había más que espías ¿cómo crear una sociedad secreta? Los amigos de Newton, de la Royal Society, se reunían precisamente en sitios públicos. Y el secreto de la creación de la Orden en Inglaterra fue la magistral y valiente decision de prohibir los debates religiosos en la logia, acogiendo a cada masón con la sóla condición de no ser "ni un ateo estúpido, ni un libertiro irreligioso", sin exigir un credo particular, y, para eliminar todo signo de distinción de clase o nivel social, demandando al noble compartir el privilegio del porte de espada o el aparejo para llevarla en tenida**. En Francia, la marca de fábrica del Gran Oriente de Francia fue la imposición por las logias de provincias frente a las de París, de la democracia en el procedimiento de elección de los Venerables y por cortos períodos de tiempo.
La masonería tradicional, comprometida, va a practicar un secreto muy relativo. A menudo las logias desfilan tras sus estandartes en las fiestas de ciudades y pueblos. En 1848, los masones del gobierno revolucionario se reunieron utilizando todos sus distintivos. Durante la Comuna podremos verlos en las barricadas. También es habitual que en provincias las logias se instalen en calles con un nombre evocador (calle de la Logia, del Albañil, de la Albañilería, de la Acacia...). Incluso antes de la guerra, muchos periódicos de provincias publicaban el programa de actividades de las logias en sus páginas. Hay que concluir que la masoneria nunca fue clandestina, con la notable excepción del período representado por la ocupación nazi. Las propias "Constituciones de Anderson" imponen al masón en su artículo segundo "...no implicarse nunca en complots o conspiraciones contra la paz y el bienestar de la Nación, ni conducirse de manera irrespetuosa ante los magistrados...".
Sin embargo, hay un secreto masónico, el único que se puede identificar. Se trata de un secreto íntimo que afecta a la experiencia vivida durante la iniciación. Sin tener una estructura clerical y sin ejercer sacramento alguno, la masonería, en sus prácticas iniciáticas, no prepara a nadie para lo inevitable. Permite renacer y permanecer vivo. La logia es, en primer lugar, una esperanza. La masonería no es una Iglesia. No proclama únicamente el amor entre los seres humanos sino que procura también su mejora. Desde un primer momento tiene que desvelar -de forma inmediata- el contenido de sus promesas, que no pueden postergarse al momento de alcanzar un paraíso, el purgatorio o los infiernos. Se hace necesario comenzar a explicar y a instruir sobre esos "secretos" que no pueden preservarse en nombre de la preparación para el más allá. Es la propia masonería la que ha creado las condiciones para esa imposible preservción del secreto masónico, del cambio experimentado por el profano o profana en el momento de su iniciación. Descrito continuamente por los nuevos iniciados, el sentimiento vivido parece ser indescriptible e imposible de reproducir. En suma, el secreto en cuestión tiene tal fortaleza que incluso quienes lo conocen y pueden hablar sobre él tienen dificultad para hacerlo. Quienes han leído las experiencias anteriores de otros, garantizan no haber encontrado en su propia iniciación aquello que les fue contado "por sus mayores".
Otra faceta del secreto masónico atañe a la discreción relativa a la pertenencia. El traumatismo que supuso la Ocupación (29.000 masones en 1939, 5.500 en 1945), las humillaciones, persecuciones, asesinatos y deportaciones, hicieron que los francmasones se volvieran especialmente pruentes. Pero en cualquier caso, ni las tradiciones ni los reglamentos prohiben manifestar la pertenencia personal a la Orden. Símplemente no se admite desvelar la pertenencia de un hermano o hermana que no hayan expresado tal deseo. Al igual que las organizaciones sindicales o las políticas, las obediencias masónicas no difunden la lista de sus miembros, pero sí las de quienes han sido elegidos para ser sus responsables. El Consejo de la Orden o las instancias ejecutivas se reúnen raramente a puerta cerrada: la mayor parte de los francmasones pueden asistir a las reuniones. Éstas son tan discretas como las de cualquier consejo de administración de una gran empresa, o gabinete de redacción de un gran medio de comunicación nacional.
La tercera faceta del secreto surge al abordar los problemas ligados al deber de solidaridad o ayuda mutua, que constituye una parte esencial de la pertenencia a la masonería. Así, y porque la obligación en cuestión se expresa en términos muy generales, este principio fundamental ha servido en ocasiones para la creación de entramados de negocios, protección de corruptores o corruptos y a la defensa de personajes dudosos. Desde un punto de vista cuantitativo son poco numerosos (menos de una treintena sobre 43.000 miembros en el Gran Oriente de Francia). Desde hace ya tiempo a todos se les persigue, se les suspende o excluye. Pero con una discreción que podría parecer, para el exterior, algo así como una complicidad pasiva. Desde hace ya años, esta dimensión del secreto se ha visto suprimida de hecho, y las instancias judiciales de la masonería asumen a menudo su misión "mandiles limpios", poniendo de relieve la diferencia entre la inmensa mayoría de masones íntegros y honestos y aquellos que, como en cualquier sociedad humana, se sirven pero no sirven. A menudo, las Fraternales, que agrupan directamente a masones por afinidades ideológicas o profesionales, fuera del control de las obediencias, son las que han permitido la constitución de estas redes para ser, finalmente, objeto de la suspicaz atención de todas las Obediencias. (6)
Hay otra dimensión más compleja del secreto masónico a la que se refiere Jean Mourges, que escribe: "No hay más derecho que aquel a la verdad que se ha sabido descubrir". El secreto sería así simplemente un modo de instrucción, (7) una herramienta progresiva de comprensión del conocimiento. Para entendernos, el esquema de un circuito integrado o un programa informático, cuya existencia es públicamente conocida, pueden aparecer como un misterio más para quien no es un técnico ni un informático. "¿Cuál es pues la diferencia entre un secreto que nadie conoce y un secreto que no existe?".
Visto así, el secreto es en primer lugar una disciplina cuyo objeto consiste en determinar la calidad del postulante: A diferencia de las sectas, es difícil entrar en la fracmasonería y facil salir, y el coste es menos elevado que el abono a la televisión por cable o satélite. Se trata de crear una puesta en escena, valiéndose de cierta teatralidad, desde el momento mismo en que se formula la demanda, continuando luego, cuando llega el momento de la iniciación. Las entrevistas y el pase bajo venda son elementos que refuerzan la idea de la existencia de un secreto.
El secreto vendría a ser igualmente un medio para validar el nivel del candidato, incluyendo su capacidad de trabajar para comprender a largo plazo aquello que no puede percibir de manera inmediata. Los símbolos aparecen como un mero conjunto de herramientas y deben sufrir un proceso de interiorización que supera al propio aprendiz y que lo orienta hacia su emancipación. La iniciación se concibe como una liberación con un recorrido complejo que se conoce de manera paulatina: Este secreto en concreto se desvela de forma progresiva.
En defintiva, el secreto masónico es un concepto múltiple, evolutivo y a menudo mal comprendido incluso por quienes defiende el principio mismo. La historia de la masonería prueba hasta qué punto el respeto de esta obligación es aceptada sin reservas por todos los masones, y ello a pesar de la dificultad para perfilar su contorno. Pero, en el ámbito de la masonería, hay que recordar siempre que la promesa de respetar el secreto masónico es aceptada libremente por hombres y mujeres que saben que su obligación es, en primer lugar, un contrato suscrito con ellos mismos.
Podríamos interrogarnos en la actualidad acerca de la sobrevaloración de la transparencia, que recuerda más bien a un higienismo social concebido para ser aplicado a los demás; que deja a un lado los más íntimos y personales secretos y que, por fuerza, entraña una deriva totalitaria conforme a la cual la vida privada no puede existir si no es pública, negando así la primera de las libertades.
Probablemente Oswald Wirth -uno de los grandes pensadores de la masonería del último siglo- es quien mejor se ha expresado al reflexionar sobre esta cuestión, afirmando ante los suyos, al hablar del secreto masónico, aquello de que: "Nada hemos de temer al revelar la verdad, porque nadie la cree."

* Extraído del sitio web Cairn.Info y traducido al español por el autor de este blog.
El acceso al artículo se ha tenido tras su publicación en francés en el blog Gadlu.Info.
** El porte de espada era en la época un privilegio de la aristocracia que, sin embargo quedaba difuminado en las Logias, donde podían llevarla también aquellos que pertenecían a lo que conocemos como Tercer Estado.

(1) Ver la traducción francesa de Daniel Ligou, EDIMAF
(2) Ver varios números de la excelente publicación Renaissance traditionnelle, especialmente los 1-2, 3-4, 49 y 122.

(3) Citado por G.H. Luquet en La Francmasonería y el Estado en Francia durante el siglo XVIII, Vitiano, 1963.
(4) Humanum genus.
(5) 26 de noviembre de 1983.
(6) La Masonería es plural. Las obediencias francesas son el Gran Oriente de Francia, GODF, masculino, nacido en 1728 y estructurado en 1773, practicando y regulando la totalidad de ritos; la Gran Logia de Francia, masculina, nacida en 1821 y estrcturada en 1894; la Gran Logia Nacional Francesa, masculina, nacida de una escisión del Gran Oriente en 1913; la Logia Nacional Francesa, masculina, creada en 1968; la Gran Logia Tradicional y Simbólica Opera, masculina, nacida en 1958 de una escisión de la Gran Logia Nacional de Francia; la Gran Logia Femenina de Francia, femenina, creada en 1946; Derecho Humano, mixta, nacida en 1893. Existen también obediencias de rito egipcíaco como la Gran Logia Femenina de Memphis-Misraïm, u otras más recientes y mixtas como es el caso de la Gran Logia Mixta de Francia y la Gran Logia Mixta Universal.
(7) El pensamiento masónico, PUF, 5ª edición, 1999.

lunes, agosto 16

Descanso


Camina agosto y con él, de la mano, viene el descanso adormecido. Llegan ambos mediados a mis días tranquilos, con la certeza de que, recién descubierto, Thomas Mann será quien me acompañe. Una semana. Sólo una semana preludio de otras anheladas, que serán pronto más tibias pero igual de apacibles. Una semana sin palabras salvo causa de fuerza mayor.

domingo, agosto 15

Roger Dachez: Masonería y Revolución francesa.


Casi cuando llegan las vacaciones, publico la traducción de una entrevista que me ha gustado y que tenía guardada en el cajón, metafóricamete escribiendo, desde hace quince días. El protagonista es Roger Dachez, médico e historiador. El texto, al que he accedido a través del blog Gadlu.info, aparece publicado en una revista francesa (Ciencia y futuro) cuyo enlace figura más abajo, en el año 2003. Era la época en la que, con la mediación de Laurent Fabius, el Gran Oriente de Francia recuperaba un conjunto documental conocido como "los archivos rusos": un tesoro formado por cajas y cajas llenas de papel, requisadas primero por la Gestapo en la sede de rue Cadet, trasladadas a territorio alemán, e incautadas finalmente por el Ejército Rojo vencedor, que las envió al ostracismo moscovita. Dicho todo lo anterior, las preguntas y respuestas planteadas en torno al proceso revolucionario francés, me han resultado de gran interés. Buena tarde de domingo.

---------------

¿Cuál fue el papel exacto de la masonería en la Revolución francesa? La respuesta de la mano del historiador *Roger Dachez, que traza una vez más el perfil del orden vigente en el siglo XVIII

  • Ciencia y futuro : Ud. es especialista en el Siglo de las Luces ¿Qué lugar ocupa la masonería en la Revolución?
  • Roger Dachez : La tesis clásica del siglo XIX, sostenida hasta los años 70, apuntaba a la masonería como una de las fuentes de la Revolución francesa. Ya desde 1795, las teorías contrarrevolucionarias la denunciaban como su principal instigadora. Sin embargo, el examen crítico de la situación emprendido hace unos treinta años ha cambiado considerablemente esta visión. La evolución política de una masonería que dará techo y favorecerá la creación de ambientes y corrientes auténticamente revolucionarias, y que militarán abiertamente para establecer la República, es algo exacto, pero con posterioridad a 1830, al estallar la Revolución de 1848. Además es precisamente a partir de este momento que se produce la reivindicación de esta herencia por parte de la masonería.

Entonces ¿ha aparecido una nueva "escuela"?

Bueno, digamos que existe un acuerdo genera para poder reconocer que la francmasonería francesa no tuvo el papel que la literatura le atribuyó en la preparación y desarrollo de los acontecimientos revolucionarios. Antes de la recuperación de los "archivos rusos", se disponía de documentos confiscados y trasladados a la Biblioteca Nacional, y también de los fondos del masón Willermoz, de Lyon (1750-1824). Su estudio permitió comprobar que el papel de la masonería en el estallido de la Revolución era muy diferente de la visión que se tenía.

Pero, ¿podemos dejar de atribuirle participación en la Revolución?

Por supuesto que no. Pero a día de hoy se piensa más bien que la masonería, la sociabilidad masónica, con sus características de tolerancia, de entendimiento, de eliminación de las barreras sociales, son más un síntoma de la evolución general de la burguesía y aristocracias francesas de la segunda mitad del siglo XVIII, que una causa en sí misma de tal evolución. Sobre todo, una causa de la Revolución francesa.

Quién es francmasón durante la Revolución?

Personas que pueden encontrarse en todos los bandos. Entre los revolucionarios y los contrarrevolucionarios. No pueden definirse en función de su común pertenencia a la masonería, sino en función de los intereses de su clase y el medio en el que se desenvuelven. Hay gillotinadores, guillotinados, reaccionarios, revolucionarios extremistas. Pero hay cosas que siempre son ciertas: La masonería es un espacio en el que la gente más diversa ha convivido en pie de igualdad. Dicho esto, la Revolución se propagará bastante mejor en otros lugares, especialmente en los **"gabinetes de lectura", donde no es nada extraño encontrar masones.

El público entiende a menudo mal eso de que se pueda Sobre este punto ¿qué se puede decir del rey Luis XVI?

Luis XVI no fue masón. Por contra, su hermano el conde de Artois, futuro Carlos X, sí fue iniciado. Carlos X prococará la caída definitiva y el fin de los Borbones. Luis XVIII, segundo hermano, también fue masón en la época en la que fue conce de Provenza, durante los años 1777 y 1778. También se ha citado el caso de Luis XV (en 1743). Sus más próximos habían sido iniciados.

¿Quienes son los primeros masones?

Hay que recordar que el período comprendido entre los años 1725 y 1750 es bastante oscuro. La "primera masonería francesa" llega como un injerto procedente de Inglaterra, es una masonería de aristócratas, ingleses en su mayor parte, escoceses e irlandeses emigrados a causa de una querella dinástica. Los franceses se incorporarán después. Obligados por la diferencia social, constituirán logias de aristócratas y de burgueses de la misma forma que en la masonería militar van a existir logias de oficiales (nobles) y plebeyos.

Hay obras que citan a Danton o a Camille Desmoulins como masones...

Con una especie de entusiasmo histórico se ha atribuído a algunas personas la calidad masónica. Sin embargo se ha buscado en vano cualquier rastro de tales filiaciones.

¿Qué espera encontrar en ese "archivo ruso" que data del siglo XVIII?

Bien, hay que ser muy prudente porque el analisis completo de esta nueva fuente de información exigirá años. Si se encuentra documentación importante, me parece que eso no va a cambiar la idea que se tenía de la masonería de la época. Aparte de esos fondos documentales de gran valor, están también los de la Biblioteca Naciona y los de Lyon. Durante cincuenta años, se ha podido forjar una imagen bastante ajustada de la masonería del siglo XVIII. Pero toda esta nueva documentación va a permitir a los historiadores de este período resolver los pequeños enigmas, problemas puntuales de la historia masónica. Se va a recuperar, desde el punto de vista patrimonial, manuscritos y sellos de una gran belleza. Pero, y lo repio -a beneficio de inventario-, no creo que esta nueva aportación vaya a cambiar lo que ya sabemos.

¿Qué pasó con la francmasonería durante la Revolución?

La Revolución supone la muerte de la masonería. Al terminar 1793 no funciona ninguna logia en Francia. Y no volverán a hacerlo, a duras penas, hasta 1796, cuando se consolida el Directorio y finaliza el Terror.

¿Y la América de Benjamin Franklin ?

Si bien la masonería americana camió de naturaleza hacia 1840, con anterioridad era tan diversa como la francesa. Podemos hablar de la amistad de La Fayette y Washington, ambos francmasones. No olvidemos que con mandil de masón, Gerge Washington colocará la primera piedra del Capitolio, y que aun hoy, cada presidente de los Estados Unidos presta su juramento sobre la Biblia -masónica- de Washinton... El origen de la guerra de Independencia americana puede encontrarse en una logia de Boston. Todos los protagonistas son masones. El primero, Benjamín Franklin, que coge su bastón de peregrino y viene a Francia para convencer a Luis XVI de que apoye a los insurgentes frente al terrible enemigo común inglés. Franklin se llevará con él a La Fayette. Los padres fundadores de la nación americana son todos masones.

Entrevista realizada por Bernadette Arnaud y traducida al castellano por el autor de este blog.

Fuente: Publicación "Ciencia y Futuro", febrero de 2003

* Autor, entre otros muchos libros, de "Histoire de la franc-maçonnerie française", Colección Que sais-je ? publicado en marzo de 2003.

**"Cabinet de lecture" en el original. Lugares en los que, previo pago, se daban publicaciones a leer, libros y periódicos principalmete.

viernes, agosto 13

Humanisme: Cultura y patrimonio masónicos

Cultura y patrimonio masónicos: Número especial de Humanismo, la revista del Gran Oriente de Francia.

Podremos comprarlo en Vichy, con lo que la nota cobra cierto interés adicional para quienes ejerzan como Delegados y para quienes encarguen la compra aprovechando el evento. En cualquier caso, si hay impaciencia y no se puede aguardar a que los embajadores regresen con la publicación bajo el brazo -además de con la cabeza como un bombo-, este enlace (y la módica suma de 10 €) resolverá el problema.

Texto de Jean Laurent Turbet, extraído del espacio "Le bloc de notes de Jean Laurent" con autorización del autor:

Acaba de publicarse el último número extraordinario de "Humanisme", la revista del Gran Oriente de Francia. El tema monográfico: Cultura y patrimonio masónicos.
Evidentemente se trata de un número recopilatorio construído alrededor de aspectos muy diversos del patrimonio y cultura masónicos: arquitectura, archivos, patrimonio funerario, cerámica, música... el listado está prácticamente completo.
Música, arquitectura, arte funerario, piezas de cerámica, documentos, filatelia, constituyen elementos variados que surgen del trabajo desarrollado por el espíritu humano y que nos llevan a una introspección. Este movimiento espiritual y/o íntimo en el que las emociones que nos suscita una obra de arte, un testimonio o un vestigio, es el que nos conduce a través del tiempo y el espacio, hacia los creadores de una perfecta cadena de unión...
Agradezco a los redactores de este número excepcional el habers dirigido a mí para contribuir, mediante algunas páginas, a la redacción de este número: de la página 109 a la página 113 describo algunos templos masónicos (el Gran Templo de la Gran Logia de Francia, los templos 18, Frédéric Desmons, Roëttiers de Montaleau y Joannis Corneloup, del Gran Oriente de Francia) con el ánimo de dar a conocer mejor sus elementos característicos.
A continuación el índice de este número:

Índice del número extraordinario de Humanisme n° 3 « Cultura y patrimonio masónicos »

Introducción

- Editorial
página 3, Pierre LAMBICCHI, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia

- Museo de la fracmasonería, la obra de la cultura
página 6, Eloïse AUFFRET y Pascal BAJOU

- Historia del museo de la francmasonería
página 9, Eloïse AUFFRET

- La francmasonería a través de sus piezas de convicción
página 14, Ludovic MARCOS

Diversidad del patrimonio masónico

- Vasos gravados con decoración masónica
página 20, Ludovic MARCOS

- El filo de la espada
página 22, Olivier BOUIGUE

- Condecoraciones y otras medallas
página 24, Marc LABOURET

- Tabaqueras con decoración masónica
página 27, Ludovic MARCOS

- La "Marianne" de Jacques France
página 29, Pierre MOLLIER

- El reloj de Cambacérès
página 31, Ludovic MARCOS

- EL mandil del francmasón
página 33, Ludovic MARCOS

- Un tapiz de una logia de adopción del siglo XVIII
página 36, Françoise MOREILLON

- La filatelia masónica
página 39, Jean-Claude ALLARD

Tour de France de archivos masónicos

- Estructuras de los archivos
página 43, Pierre MOLLIER

- El Tour de Francia de los fondos masónicos
página 46, Pierre MOLLIER

- Metodología de algunas investigaciones clásicas
página 50, Pierre MOLLIER

El patrimonio funerario

- Le Père Lachaise, museo masónico a cielo abierto
página 55, Olivier ESTIEZ

- ¿Dónde están las tumbas de las Hermanas?
página 71, Olivier ESTIEZ

- Iniciarse en simbolismo funerario...
página 75, Olivier ESTIEZ

- Sepulturas masónicas en Charente Maritime
página 82, Audrey GRANDENER

- Sepulturas laicas
página 85, Audrey GRANDENER

- El patrimonio funerario masónico: de la memoria al olvido
página 87, Jean-Claude MOMAL

El patrimonio arquitectural

- Esos arquitectos que construyen en su cabeza
página 95, Olivia CHAUMONT

- Descripción de Templos
página 109, Jean-Laurent TURBET

Cerámica

- Cerámicas francesas con decoración masónica del siglo XVIII en el museo de la francmasonería
página 114, Jean-Claude MOMAL

El patrimonio musical

- La música en el centro de la actividad masónica
página 130, Jean-Louis VALIDIRE

Francmasones y francmasonas célebres

- Francmasones célebres en el ámbito de las Artes y la cultura
página 137, Alexandre DORNA y Pascal BAJOU

lunes, agosto 9

Derechos en conflicto: aborto, eutanasia y objeción de conciencia


Ayer un buen amigo me remitió la información concerniente a la Jornada que diversas entidades tienen previsto organizar el próximo día 5 de noviembre en Sevilla.
Recojo en este blog la noticia para colaborar en su mayor difusión, teniendo además en cuenta que he escrito varias veces sobre la contraposición que existe entre cuestiones como la eutanasia o el aborto, y la objeción de conciencia, que en ocasiones se revela como un acto de pura desobediencia y un intento de imposición de convicciones morales particulares a toda la colectividad social.

El texto que acompaña al díptico dice así:

Las sociedades democráticas tienen como una seña fundamental de su identidad el respeto a la conciencia individual y a la autonomía de sus ciudadanos. Consecentemente, es una función primordial de los poderes públicos armonizar derechos y dirimir los conflictos que surgirán entre diferentes intereses legítimos, garantizando en todo caso que el derecho de los menos no prevalecerá sobre el de los más hasta impedir de hecho su ejercicio.

La superación del modelo autoritario, que ha venido imponiendo al conjunto de la sociedad la visión ética de los grupos dominantes, requiere la intervención decidida del Legislativo en al menos dos sentidos:
–Primero, siendo permeable a las demandas sociales que reclaman el final de la tradición paternalista empeñada en proteger derechos más allá del deseo e incluso del interés de sus titulares.
A los recientes avances normativos en el campo sanitario y de la autonomía de las mujeres, que celebramos, debe sumarse sin más dilaciones el reconocimiento pleno del derecho a la renuncia de la propia vida en contextos de graves sufrimientos o de percepción de pérdida de la dignidad.
–En segundo lugar, con la inaplazable regulación de la objeción por razones de conciencia, separando el legítimo derecho a no actuar en contra de las propias convicciones del inaceptable intento de imponer a los demás, por la vía de hecho, la propia moral.
Debatir serenamente sobre estas candentes cuestiones es el objetivo de esta Jornada.

Organizan: La Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), la Cátedra de Derecho Penal de la Universidad Carlos III de Madrid, la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa (ADHSO), la Asociación Jueces para la Democracia y el Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología, con la colaboración de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía.
Colabora: Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

Sevilla, 5 de noviembre de 2010
Salón de Actos de la Facultad de Derecho. Universidad de Sevilla
Avda. del Cid, 8. SEVILLA
Informacion: fadspu@gmail.com

sábado, agosto 7

Recordando a Jovellanos el 6 de agosto de 2010

Justo antes de iniciar un breve período de descanso, dejo aquí un pequeño vídeo que he encontrado en la página del diario El Comercio y que recoge, casi a brochazos, lo sucedido ayer en la gijonesa Plaza del 6 de Agosto: El homenaje que todos los años brinda la ciudadanía al Ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos, y del que Álvaro Ruiz de la Peña, al cerrar su intervención, recordó como una de las almas más bellas que existieron en España.
La Logia Rosario Acuña, tal y como apuntaba en una reseña de hace dos días, también estuvo presente.
video

jueves, agosto 5

El GODF ante la inconstitucionalidad de una medida privativa de libertad


Hace un par de días publicaba en este blog la traducción de un comunicado público y oficial del Gran Oriente habida cuenta del interés que suscitaba la cuestión planteada entonces (la reacción de la Obediencia a los peligrosos conceptos manejados por el presidente de la vecina república el conocido como "discurso de Grenoble"). Hoy vuelve a suceder algo similar: El Gran Oriente se acaba de hacer eco de una toma de posición del Tribunal Constitucional frente a una especial medida privativa de libertad, equivalente a lo que en España conocemos como la detención de personas por fuerzas del orden previa a su puesta en libertad o a disposición de la autoridad judicial.
Tres son los aspectos que resalto: De una parte el hecho de que la cuestión jurídica se plantee en uno de los países que mayor influencia jurídica ha tenido en la Europa continental por razones obvias, especialmente en materia de garantías procesales del individuo. De otra la circunstancia de encontrarnos una vez más con esa seña de identidad del Gran Oriente, que es el no tener miedo a intervenir y valorar cuestiones fundamentales para la ciudadanía que van mucho más allá del partidismo político. Y en último lugar, resaltar que el asunto abordado no es genuinamente francés, pues no hace tanto que en España se manifestó la tentación de modificar el sistema de instrucción de causas penales, aumentando el peso que en la fase de investigación de las causas tienen los fiscales.


Transcribo si más el comunicado de cuyo contenido me acabo de enterar:

----------------------------------------
* El Tribunal Constitucional acaba de declarar inconstitucional el modelo francés de detención, denunciado hace años por todos los defensores de las libertades públicas. En primer lugar, ha de valorarse la notable importancia del avance jurídico representado por el nuevo mecanismo de la Cuestión Urgente de Constitucionalidad para la defensa de los derechos de la ciudadanía.

El Gran Oriente de Francia se felicita por esta decisión, pues la misma confirma la preocupación expresada hace dos meses ante la Ministra de Justicia en relación con el proyecto gubernamental de reforma del procedimiento penal. Concretamente fueron transmitidas las críticas relacionadas con los reiterados abusos ligados a la detención de personas y la privación de libertad de carácter provisional, en franca contradicción con los principios constitucionales y las prescripciones de la Convención Europea de Derechos del Hombre.

El Gran Oriente de Francia también expresó su oposición a la reforma prevista de las normas reguladoras de la intervención como parte en las causas, que permiten a día de hoy a los ciudadanos promover automáticamente la intervención del Juez incluso en el caso de que se produzca la inacción del órgano encargado de la defensa del interés general. Así, el proyecto de someter la intervención como parte en un proceso -acusación particular- a la sóla apreciación del Ministerio Fiscal, vinculado al Poder Ejecutivo, privaría a la víctima del derecho a promover la investigación e iniciar el correspondiente procedimiento, lo que constituiría una auténtica regresión en relación con la evolución del derecho francés a lo largo de estos últimos años.

El Gran Oriente de Francia no puede dejar de manifestar su satisfacción ante el anuncio hecho por la Ministra de que se procedrá a la revisión de las disposicones más controvertidas del proyecto de ley. La revisión en cuestión, necesaria, habrá de contemplar antes del mes del verano de 2011, la modificación de los textos legales relacionados con la detención de las personas, habida cuenta del pronunciamiento del Tribunal Constitucional. En el país de Motesquier, manifestamos nuestro deseo de que el futuro debate que tendrá lugar en el Parlamento conduzca a un texto equilibrado, capaz de garantizar a un tiempo la independencia de la Justica y la Igualdad de derechos.
París, a 5 de agosto de 2010

* La traducción de este texto ha sido realizada por el autor de este blog. Se ha tenido en cuenta la naturaleza de las instituciones jurídicas citadas en el texto original, buscando la correspondencia con aquellas que más se asimilan en nuestro cultura y entorno jurídicos.

miércoles, agosto 4

La Logia Rosario Acuña en el homenaje que Gijón rinde a Jovellanos

Como en años anteriores, acogiendo la invitación hecha por el Ayuntamiento, la Logia Rosario Acuña se unirá a la ciudadanía de Gijón para participar el próximo viernes, día 6 de Agosto, a las 11:30 horas, en el homenaje público a la figura de Gaspar Melchor de Jovellanos, uno de los máximos exponentes de la Ilustración española.

Junto a la más alta representación de la autoridad municipal, el acto contará con la intervención de Don Álvaro Ruíz de la Peña Solar, director del Instituto Feijoo del Siglo XVIII. La ofrenda floral, en la que participan habitualmente entidades institucionales y asociativas, se realizará en la Plaza del 6 de Agosto, al pie de la estatua que la preside.