martes, noviembre 30

El Gran Oriente se mueve en Madrid

Publico aquí algo que he obtenido de otro blog, el de la Logia Mozart. Creo que al margen de la solemnidad que conllevan determinadas cosas, también tiene que haber un hueco para expresar cierta espontaneidad, razón que me ha llevado a decir eso de que el Gran Oriente se mueve en Madrid ¡Y cómo se mueve!
Enhorabuena, a las dos Logias, Siete de Abril y W.A.Mozart que, además, han tomado como referencia una fecha que, contrariamente a lo que se ha dicho en alguna ocasión, no es genuinamente francesa. No debe serlo. Debería formar parte de ese calendario ideológico que va más allá de fronteras y nacionalidades, y que es seña de identidad de quienes trabajamos orgullosamente en esta Obediencia.
......................................

Acto conjunto de las logias del GOdF en Madrid

Con ocasión de celebrarse el aniversario de la Ley francesa de Separación de la Iglesia y el Estado de 1905 y que constituye la columna del principio de laicismo en nuestro país vecino, las dos logias del Gran Oriente de Francia que trabajan en Madrid, la Logia siete de abril y la Logia W. A. Mozart, junto a Ágora, Agrupación para el Diálogo, convocan un acto en el Ateneo de Madrid (sala de conferencias), el próximo día 9 de diciembre, a las 19 horas.
El programa del acto es el siguiente:

LA SEPARACIÓN ENTRE LA IGLESIA Y EL ESTADO, LA LIBERTAD DE CONCIENCIA Y EL CAMINO HACIA LA LAICIDAD

Intervienen:
D. Antonio González Boldo. Coordinador de Madrid- Europa Laica
D. Luís Montes Mieza. Presidente de la Asociación Derecho A Morir Dignamente.
D. Evaristo Villar. Portavoz de Redes Cristianas
D. Francisco Pacheco Madrid. Representante de la Logia 7 de Abril
D. José Antonio Montero. Presidente de la Logia Mozart
Al finalizar las intervenciones se abrirá un debate entre el público asistente.

domingo, noviembre 28

El Hospital Sueco Noruego de Alcoi (Parte II)

En la nota anterior publicada en relación con este tema, describíamos cómo había evolucionado el procedimiento de ayuda puesto en marcha por los países nórdicos de una manera casi inmediata y paralela al estallido de la Guerra Civil, pasando del envío cuantioso de material médico y ayuda alimentaria, a la instalación en Alcoi de un hospital que acabó teniendo tantas camas en la época como el Hospital de Nacional de Oslo.
Los países nórdicos actuaron con una coordinación perfecta. En España, las primeras noticias que llegan sobre el proyecto hospitalario lo hacen a través de la prensa escrita al comenzar el mes de febrero de 1937: "...A consecuencia de las negociaciones entre los Comités sueco y noruego para el socorro de España, se ha decidido organizar la colaboración permanene para establecer un hospital en España. Cada uno de los Comités ha entregado 125.000 coronas. El personal sanitario estará formado por médicos y enfermeras suecos y noruegos. Se calcula que el hospital podrá se instalado este mismo mes de febrero. Aunque no se ha fijado el lugar de emplazamiento del hospital se tiene la intencion de que sea bastante alejado del frente. La Vanguardia, 5 de febrero de 1937".
En el mes de marzo, el mismo periódico publicaba una información firmada por su corresponsal en Estocolmo, Ernesto Dethorey: "...No hace todavía dos meses escribíamos en estas mismas páginas sobre la adhesión y ayuda del pueblo sueco a la causa de la libertad española. Hoy debemos dar cuenta de una nueva prueba de solidaridad y sentimientos humanos. Esta vez son dos países, Suecia y Noruega, los que han asociado sus nombres para la realización de una obra humanitaria. Estos países escandinavos no se han contentado con organizar una colecta a favor del pueblo español (sólo en Suecia, lo recaudado por el Comité de Socorro a España y por las diferentes organizaciones obreras, ha ascendido a más de un millón de coronas); no se han contentado con enviar víveres, ropas, artículos sanitarios; no se han contentado con organizar los actos de solidaridad que tienen lugar con frecuencia en las principales poblaciones de ambos países... Es una ambulancia entera, todo un hospital de campaña, perfectamente equipado en todos sentidos, lo que envían ahora a España estos países escandinavos, Suecia y Noruega, para mostrar una vez más al verdadero pueblo español hasta dónde llegan los verdaderos sentimientos de solidaridad, humanitarios y de fraternidad de la población obrera y democrática de estos países nórdicos.
Esta semana sale, pues, para España la ambulancia que costean por partes iguales los Comités de Socorro a
España de Suecia y Noruega. Es, por consiguiente, el verdadero pueblo de estos países el que ha contribuido y contribuye con su óbolo a la realización de esta labor humanitaria que va a desarrollar la ambulancia, llevando a las tierras ibéricas, ahora doloridas, el auxilio y el consuelo, hermanados, de la ciencia y el amor a los semejantes.
Deseando ampliar y hacer más eficaz y práctica la labor de ayuda a España, los Comités de Socorro de Suecia y Noruega establecieron hace poco una estrecha colaboración que ha dado por resultado la creación de esta ambulancia mixta de sani
tarios suecos y noruegos. La organización de este hospital de campaña se ha llevado a cabo con gran rapidez, pues los Comités de Socorro han tenido interés de que esta labor de ayuda sea puesta en práctica sin tardanza. Componen la ambulancia una veintena de personas en total, la mitad de cada país poco más o menos. Se calcula que podrán instalar un centenar de camas, lo cual indica la importancia de la labor que desarrollarán.
Con el fin de conocer detalles sobre la ambulancia, nos dirigmos al abogado Georg Branting miembro del Senado sueco, presidente de la Ejecutiva del Comité sueco de socorro a España y presidente al mismo tiempo del Comité sueconorue
go que ha tenido a su cargo la organización de la ambulancia. El señor Branting, a punto de marchar para Londres, junto con otros miembros del partido social demócrata, para representar a Suecia en la importante reunión que allí van a celebrar las Internacionales para tratar la cuestión de España, nos ha dado con amabilidad los siguientes datos:
El grupo sueco se compone, además del doctor Nils Silfverskiöld, que es el jefe de la ambulancia, y del capitán Bjarne Natt Och Dag, que ha sido designado intendente de la misma, de un médico, tres enfermeras, dos mecánicos, un cocinero y una intérprete. El grupo noruego está compuesto de un médico, un segundo intendente y media docena de enfermeras. Varios de los expedicionarios hablan correctamente el castellano. Saldrá primero el grupo de los jefes, que harán el viaje en avión, vía París, hasta España, con el fin de ultimar sobre el terreno los preparativos para la instalación. El segundo grupo, el del personal, embarcará en Gotemburgo para Amaberes, para dirigirse por tierra hasta la frontera española. Los jefes de la ambulancia saldrán al encuentro de este grupo, reuniéndose todos en la frontera y entrando juntos en España.
La expedición ha sido planeada con todo detalle y cuidado, añade el señor Branting. No se ha dejado nada al azar. Nos han asesorado técnicos de reconocida competencia, entre ellos el doctor Israel Holmgren, miembro del Comité de So
corro, la Cruz Roja sueca y el Ministerio de Defensa, además del jefe de la ambulancia, que posee excelentes conocimientos sobre estas cuestiones (el doctor Silfverskiöld es uno de los cirujanos más conocidos de Estocolmo, en su especialidad). El equipo santiario será tan abundante, que podrá cederse parte del material a otros hospitales que lo necesiten. El material rodado de la ambulancia lo componen dos automóviles, dos camionetas y un coche-ambulancia.
Como ya hemos dicho, costean la ambulancia por partes iguales suecos y noruegos. En Suecia se ha comprado ya material por valorde 60.000 coronas, y los noruegos llevarán consigo otro tanto. Los Comités sueco y noruego asignarán al pr
incipio 125.000 coronas cada uno para la ambulnacia, pero en la última reunión que celebraron se acordó asignar cada uno 75.000 coronas más.
Se calcula que la ambulancia sueconoruega pisará tierra española el 21 ó 22 de este mes (marzo de 1937). No cabe duda de que se le tributará a la llegada y
por donde quiera que pase el recibimiento y homenaje que merece. La ambulancia representa el esfuerzo de dos pueblos unidos que acuden en ayuda de otro pueblo hermano, por humanidad y por solidaridad hacia la causa que defiende, que es la de la libertad de todos los pueblos. La despedida tributada a la ambulancia en Estocolmo ha sido, aunque íntima, muy digna. El ministro (embajadora) de España, señora Isabel de Palencia, recibió en la Legación al grupo sueco, rodedada del Comité de Socorro, de numerosas personalidades que han contribuido a la realización de esta empresa y de simpatizantes con nuestra causa antifascista. La señora de Palencia despidión a la ambulancia con sentidas palabras y tuvo frases de gratitud para todos los que han cooperado a la ejecución de la idea ¡Que el recibimiento que en España se tributea la ambulancia sueconoruega sea igualmente digno! ¡Que sea como un abrazo caluroso, cordial, expresivo, genuinamente español! El entusiasmo que demuestran estos pueblos nórdicos por nuestra causa es ejemplar y merece nuestra gratitud y nuestra más entusiasta acogida."

Foto tomada en la mesa de operaciones del Hospital Sueco Noruego de Alcoi: Los Doctores Hagtvedt y Nystrom, ambos de Suecia. Los primeros heridos que atendió el hospital, llegaron por ferrocarril a Alcoi procedentes de los frentes de Córdoba y Madrid.

*Los primeros heridos llegaron al Hospital Sueco Noruego el día 19 de mayo de 1937. Jóvenes que hoy apenas alcanzarían la mayoría de edad, mutilados, heridos de bala... El espectáculo debió suponer un impacto anímico considerable para todo aquel equipo médico que venía a España consciente del combate que se libraba pero que, no obstante, hasta la fecha sólo habían visto de muy lejos. A pesar de la existencia de intérpretes, la intervención de los equipos médicos nórdicos no puede prescindir de las señas para hacerse entender, sin embargo esto no va a impedir el ejercicio de su labor, que continuará hasta el momento en el que se produce la fransferencia de la gestión al equipo médico español, del que forma parte el doctor Manuel Bastos Ansart, que tendrá lugar el 20 de septiembre de 1937.
A través del comunicado que en diciembre de 1938 publicó la Oficina Internacional en favor del Niño, sabemos cómo cerró sus puertas el Hospital Sueco Noruego de Alcoi: "...
La Delegación de Valencia de la O.I.E. nos ha enviado un telegrama que dice: Hospital Provincial destruido. Alrededor del Hospital sueco-noruego han caído muchas bombas, rompiéndose todos los cristales. Han quedado derribadas muchas casas, donde pasaban unas semanas los convalecientes. La población civil vive en los campos. Ha quedado destruida una colonia infantil, salvándose milagrosamente todos los niños. Apelamos a los Comités internacionales de ayuda a los niños españoles para evitar la continuidad de este horror, que destruye paulatinamente todos los refugios destinados especialmente a los niños."

** Primera dotación de personal con la que contó el Hospital Sueco Noruego de Alcoi

*
La información e imágenes utilizados para la redacción de este apunte provienen de la página noruega dedicada a DEN SPANSKE BORGERKRIG

** De izquierda a derecha, sentados en el suelo en primera fila: Gunnar Finsen, médico; Effi Leganger, enfermera; Erik Rabo, médico sueco; Ingerid Stanler, fisioterapeuta; Gunnar Niström, médico; Johan Wingerstrand, médico; Marthe Nygaard, enfermera; Alf Manum, farmacéutico; Lars Kjonnegard, enfermero. De izquierda a derecha, sentados en la fila central: Gunnar Petersen, médico; Dagny Olsson, enfermera sueca; Bergljot Ursin-Holm, enfermera; Stina Bäse, enfermera sueca; capitán Natt och Dach, intendente; Nini Haslund Gleditsh, gerente; Lorens Sjödin, administrativo; Bertha Olufsson, enfermera; Asta Kihlander, enfermera sueca; Brita Edman, fisioterapeuta sueca; Karen Marie Berget, enfermera; Gunnar Johnson, médico; Johannes Hagtvet, médico. En la fila última, de izquierda a derecha: esposa del capitan Natt och Dach; Martin Haugland, enfermero; Kitty Sevaldsen, enfermera.

miércoles, noviembre 24

El Hospital Sueco Noruego de Alcoi (Parte I)

* Fotografía tomada en la mañana del sábado 20 de noviembre de 2010 de la entrada de la Escuela Industrial de Alcoi, Universidad Politécnica de Valencia.
Hace más o menos un año, de noche y con bastante frío, crucé el puente del Viaducto de la ciudad de Alcoi. Quería ver, aunque fuera en la penumbra, un edificio que había identificado hacía poco gracias a unas fotografías encontradas en la red, y cuya historia había también despertado mi curiosidad a partir de la lectura de un artículo en el semanal de El País. La construcción, que data de los años treinta, alberga en la actualidad la sede de la Escuela Oficial de Idiomas y la Escuela para Adultos de Alcoi. Sin embargo tiene un pasado que nadie puede imaginar al colocarse frente a la escalinata y contemplar la entrada, rematada hoy por tres mástiles sin bandera y un gran rótulo en el que puede leerse claramente "Escuela Industrial". En otro tiempo el letrero era distinto: "Hospital Sueco-Noruego", decía.
La primera vez que visité Alcoi, un caluroso mes de agosto de 1998, desconocía todo sobre este centro hospitalario y sobre la historia de la laboriosa ciudad alicantina. Nada sabía de la "Revolta del Petroli" ni de que Alcoi había sido el embrión que la Primera Internacional Obrera tuvo en nuestro país. Ignoraba todo de esta ciudad, historia viva de nuestros días, a veces adormecida y de memoria frágil. Las visitas sucesivas me permitieron conocer algunos detalles del pasado y acercarme a algo que nunca hubiera podido imaginar.
En plena Guerra Civil, el 25 de abril de 1937, siendo Ministra de Sanidad Federica Montseny (primera mujer que formó parte de un Gobierno en España), los alcoyanos asistieron a la inauguración de un Hospital de Sangre, conocido como el Sueco-Noruego, que materializaba por sí solo todo un proyecto solidario impulsado por las fuerzas sindicales de los países nórdicos. Alejada del frente, formando parte del corazón industrial de la República, Alcoi fue elegida como el lugar más idoneo para albergar tan singular hospital. Pesó en la elección el hecho de disponer de una reciente construcción, el Edificio Viaducto, levantado con la idea de albergar una Escuela Industrial, pero que con el estallido del conflicto bélico fue prácticamente estrenado como cuartel de las fuerzas de órden público y milicia.
Quizá el desarrollo democrático de los países nórdicos y la mejor formación política de su población, permitieron a ésta percibir en aquel entonces la existencia de un claro enfrentamiento entre dos mundos muy distintos: el de las democracias y el de las dictaduras. La ciudad sueca de Göteborg será el escenario de una cuestación promovida por la Federación Sueca de Sindicatos el día 4 de agosto de 1936, tan solo unos pocos días después del intento de golpe de Estado del 18 de julio que abocó a España a la guerra. A medida que la situación se complica en nuestro país, el movimiento se expande y pasa a incorporar partidos políticos y otras organizaciones sociales , que recogeran fondos con huchas por todas las ciudades de Suecia bajo el lema "Hjälp Spanien Fol" (ayuda al pueblo español).
Paralelamente en Noruega sucederá algo similar. Las organizaciones obreras de aquel país que poco tiempo después será aplastado por la bota nazi, pondrán en marcha una campaña de propaganda sin precedentes que dará como resultado indiscutible una población sensibilizada. Programas de radio, alfileres para las solapas de las chaquetas, publicaciones, emisiones especiales de sellos... Todo contribuirá a una recogida de fondos que hará posibles los primeros envíos de ayuda consistentes en alimentos, material quirúrgico y medicamentos, y que la República Española recibirá a pesar de las posiciones oficiales nórdicas, que promueven la neutralidad ante el conflicto.
En enero de 1937 se producirá un hecho de notable importancia: En París, con una Europa democrática temerosa e inclinada a la "no intervención" a pesar de la actitud de Alemania e Italia, se celebra el primer Congreso de Ayuda Internacional a España. Allí se decide aunar el esfuerzo nórdico y transformarlo en un hospital puntero, capaz de prestar asistencia a los combatientes del Ejército Popular. Suecia y Noruega participarán a partes iguales en el proyecto y encargarán a la Cruz Roja (entidad en cuya fundación algo -mucho- tuvo que ver un miembro de la francmasonería, Jean Henri Dunant) la adquisición del material quirúrgico. El Hospital Sueco-Noruego llegará a contar con su propia red de ambulancias e incluso con un aparato portátil de Rayos X.
Llama la atención la rapidez en la sucesión de los acontecimientos y la eficiente resolución de quienes asumieron esta iniciativa hasta convertir la idea en una realidad: En menos de un año, en Alcoi se asentó un complejo hospitalario con nada menos que 700 camas, y que se mantuvo activo prácticamente durante toda la contienda, gestionado por una pacifista convencida, Nini Haslund, cuyo marido, el médico Kristian Gleditsh, formó parte del contingente de profesionales venidos de Suecia y Noruega para poner en marcha en una primera fase todo el proyecto.

Personal del Hospital Sueco Noruego de Alcoi. En el centro, con camisa de cuadros, Nini Haslund

El personal de nacionalidad española no tardaría en incorporarse al Sueco Noruego: quince enfermeras formadas por la Cruz Roja de Alicante se unieron en un primer momento a la plantilla de trabajadores del hospital. Y figuras de la talla del traumatólogo **Manuel Bastos (que desarrolló su técnica de tratamiento de fracturas abiertas a raíz de su trabajo con heridos en el proceso revolucionario de Asturias del año 1934), encontraron algo más que un espacio de trabajo en el hospital alcoyano.
Alcoi fue bombardeada en cinco ocasiones por la aviacion italiana. Los "Saboya" salían de Pollensa, Mallorca, y soltaban su carga sobre la ciudad, bien provista de refugios (alguno de los cuales se conserva prácticamente intacto -el de Cervantes-). Como consecuencia de esos bombardeos, saltaron por los aires los depósitos de combustible de la estación de autobuses, y se vieron afectadas diversas industrias de la ciudad. No se libró siquiera la plaza de toros -que ya no existe y en cuyo solar se levanta hoy un edificio de oficinas, el Plaza-, próxima al conocido Puente de la Pechina, objetivo de la aviación rebelde -como el resto de los puentes de la población-. Tampoco corrió mejor suerte el Sueco-Noruego pues, aunque nunca fue alcanzado, el hecho de que en el cuarto bombardeo sufrido por la ciudad (16 de octubre de 1938) se arrojaran algunos proyectiles sobre el cercano Puente de Canalejas (denominado el del Viaducto), aconsejaron una evacuación de todos los pacientes hacia instalaciones hospitalarias ubicadas en poblaciones cercanas. Prácticamente el final de la guerra supuso también la desaparición de un proyecto humanitario emblemático sobre el que luego ha pesado el silencio.
Lo que hoy son aulas en el Edificio del Viaducto -ubicadas algunas en el sótano- fueron convertidas en prisión con la ocupación de la ciudad por las tropas de la división italiana Litorio y de las fuerzas franquistas. De la conocida como "cárcel del generalísimo" salieron muchos alcoyanos camino del paredón durante los casi dos años que duró este uso macabro del inmueble. En 1941, el antiguo hospital acoge una exposición dedicada a las "industrias alcoyanas" justo cuando el país atraviesa la peor hambruna de su historia. Finalmente, en 1943, la construcción recupera el uso académico para el que fue ideada originalmente y el viento del olvido comienza a soplar sobre ella.

Grupo de personas, entre ellas varias enfermeras del Hospital Sueco Noruego de Alcoi, posan para la cámara en la escalinata de acceso al edificio.

Guardaba en la memoria buena parte de los datos que he ido recopilando para escribir estas notas. Otros los he obtenido de diversos textos entre los que merece la pena destacar el libro que en el año 2004 publicó Ángel Beneito Lloris, El Hospital Sueco Noruego de Alcoi durante la Guerra Civil Española (Alfa Ediciones Gráficas, Alcoy, 2004). También resulta recomendable la lectura del capítulo que a este centro hospitalario dedican Manuel Requena Gallego y Rosa María Sepúlveda Losa, autores del libro publicado en el año 2006 "La sanidad en las Brigadas Internacionales". Mi agradecimiento también al blog "La senda oscura", cuyo apunte sobre el Hospital Sueco Noruego de Alcoi ha resultado una aportación valiosa para mí.
Además de cobijar en la memoria algún que otro retazo de la historia la presencia de este edificio me ha acompañado en todas las visitas que he hecho a Alcoi. Incluso en la primera ocasión a la que me refería antes, cuando ni siquiera sabía que allí se había alojado uno de los proyectos humanitarios más importantes de la historia de nuestro país -y quizá de la de Europa-, recuerdo haberme paseado por un parque agostado desde el que he tomado la fotografía de la cabecera de este artículo. En mi fuero interno creo que era un texto debido, una forma de honrar la memoria de una ciudad trabajadora que me acompañará, en la que he encontrado cosas y personas buenas a las que nunca podré olvidar.
*La fotografía ha sido realizada por el autor del blog.
** Manuel Bastos Ansart fue una de los médicos más brillantes y respetados de su época. Cuando falleció en 1973 había recibido el reconocimiento general de la comunidad científica. Su paso por el Hospital Sueco Noruego le valió su inmediata detención, el encarcelamiento en emblemático Edificio del Viaducto, y una condena de 12 años y un día por auxilio a la rebelión. La cumplió íntegramente trabajando en el Hospital Provincial de Castellón.

martes, noviembre 16

Mandiles Azules...


Mandil masónico atribuido a Voltaire, conservado en los fondos del Museo de la Francmasonería del Gran Oriente de Francia

En medio de una conversación telefónica, la mañana del día de hoy ha traido consigo una noticia que juzgo buena: La aparición de un nuevo espacio en internet dedicado al conocimiento de una sensibilidad especial que constituye una seña particular del Gran Oriente de Francia (aunque no la única ni exclusiva). Este nuevo sitio, animado por miembros de Logias del Gran Oriente, se llama "Mandiles Azules", y tiene por objeto el mejor conocimiento y promoción de la dimensión pública del Rito Francés, siempre según la experiencia de quienes trabajan en la más antigua de las Obediencias masónicas de la Europa continental.
En un primer momento he que reconocer que me gusta lo que veo, y que decir que tengo ganas de colaborar con la iniciativa es decir bien poco. Y es poco por lo que explicaré a continuación:
Cuando era niño los educadores quisieron guiar mis pasos hacia el estudio de las matemáticas, entendidas entonces como el único conocimiento útil que podía transmitirse a un infante. Así, mi padre machacó cuanto pudo aquel hierro frío con la idea de que aprendiera a cubicar carros cargados de mercancía. Por su parte, Don Valentín, el profesor de la disciplina en octavo de E.G.B., no dejaba pasar un día sin recordarnos con su voz de vinagre aquella letanía de "la matemática es flor de la vida, luz de la inteligencia" (sic). El gran logro de todos ellos finalmente consistió en que servidor, pasara doliente como una exhalación por los dos primeros años de bachiller para zambullirse entre latines y letras.
Con el Rito Francés me ha sucedido algo similar. Uno, que aunque se haya callado hasta la fecha conoce la trastienda de la cocina y la calidad de lo que se viene echando en la olla, no ha podido evitar rehuír cierta forma de hacer que lógicamente sí seduce a los bien intencionados comensales, que perciben el aroma desde el comedor desconociendo la presencia de conservantes, potenciadores de sabor y colorantes en el plato (sobre todo de colorantes). Metáforas aparte, encuentro que quizá ahora ha llegado un momento anhelado, y con él, de nuevo el gusto por algo muy querido. Ver, veremos.
No constituye ningún misterio -y lo digo con orgullo- el hecho de que mi interés se vuelque siempre con cuanto sucede y se hace en el seno de la Obediencia de la que formo parte. En ella trabajo. Con ella únicamente me comprometo porque son sus principios los que me han seducido tras vivir otras dos experiencias masónicas o pseudomasónicas fracasadas. No quiero con esto decir que menosprecie el trabajo de otras Obediencias. Ni muchísimo menos. Cada cual tiene perfecto derecho a caminar como mejor considere por los senderos que encuentra al vivir esta experiencia. Pero reconocido el respeto al trabajo ajeno hecho desde el rigor y la seriedad, mi posición es otra: Echaba en falta ya desde hace tiempo un hueco ajeno a todo eso que, acertadamente en mi opinión, se ha venido en llamar ritolatría o -hace pocos días lo leíamos en un certero artículo- maniqueísmo ritual.
Confío en que la página que me lleva a hilar estas reflexiones -Mandiles Azules- sepa evitar el peso y presencia de la vanidad, sin duda el peor mal que aqueja desde su retorno a la masonería española. Si es así, contará a buen seguro con muchos apoyos que comparten una única finalidad: Que el Gran Oriente de Francia, a pesar de las sempiternas inclemencias del tiempo, siga navegando como lleva haciéndolo desde hace tres siglos, llevando consigo el viento de la libertad.
Suerte, Mandiles Azules. Suerte, gracias y adelante.

domingo, noviembre 14

El embrión y sus circunstancias: Acerca del Premio Nobel concedido al Dr. Robert Edwards

* Los doctores Robert Edwards y Patrick Steptoe

El pasado día 9 de noviembre el diario El País publicaba el artículo que reproduzco hoy, firmado por los profesores Carlos Martínez y Javier López Facal. No conocía el texto. Ha sido un amigo de D.M.D. el que me lo ha hecho llegar y creo que, dado el estado general de las cosas, conveniente es ayudar a que llegue lo más lejos posible.

---------------------------

El embrión y sus circunstancias
Al otorgar el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, el Comité del Instituto Karolinska de Estocolmo suele seguir la costumbre de alternar a científicos que han hecho aportaciones básicas en el ámbito, con otros de orientación más aplicada, que desarrollan conocimientos disponibles procedentes, a veces, de otras áreas de conocimiento. Este año, con el galardón a Robert Edwards, parece que han optado por lo segundo, es decir, por un premio más bien técnico, que es consecuencia de la traslación al ser humano de prácticas experimentadas en otras especies.
Recordemos brevemente la historia: en 1890, Walter Heape había conseguido trasplantar con éxito embriones en conejas; en 1954, C. Thibault consiguió realizar las primeras fecundaciones in vitro (FIV) y su implantación en el útero también de conejas. Estos trabajos fueron mejorados en 1959 por uno de los codescubridores de la píldora anticonceptiva, M. C. Chang; en 1964 fueron aplicados por R. Yanagimachi a otras especies animales y en 1968 D. G.Wittingham consiguió la primera FIV en ratones.
La traslación de estas técnicas a mujeres es fruto de la colaboración entre el ginecólogo P. Steptoe y el biólogo R. Edwards, ambos británicos, que fueron capaces de extraer ovocitos del folículo, fertilizarlos in vitro y transferirlos de nuevo a un útero femenino.
Las aportaciones del doctor Edwards son muy notables y justamente merecedoras del Premio Nobel, y sus consecuencias prácticas resultan impresionantes: varios millones de niños han nacido gracias a la FIV y varios cientos de miles de ellos son fruto de la donación de ovocitos a mujeres infértiles, que no habrían podido ser madres de otra forma. Además, esta técnica permite que mujeres que han superado un cáncer, pero que a causa de la quimioterapia habían contraído una infertilidad sobrevenida, puedan ser fecundadas con sus propios ovocitos criopreservados y que otras de edad relativamente avanzada desarrollen embarazos productivos, por no mencionar a las donantes del embrión, que han inaugurado la nueva categoría de "madre biológica". En conjunto, son millones las mujeres que se han beneficiado de esta técnica y que solo gracias a ella han alcanzado la maternidad.
El doctor Edwards es responsable también de otros beneficiosos avances médicos, como la introducción introcitoplasmática de esperma o la biopsia en embriones pero, sobre todo, su técnica de diagnóstico genético preimplantacional permite hoy la concepción de bebés sin enfermedades genéticas y que con su nacimiento contribuyen a curar a sus hermanos mayores, aquejados de alguna de esas enfermedades todavía incurables por otros medios. Estas técnicas ya benefician, por lo tanto, también a los varones.
En el hospital Virgen del Rocío de Sevilla se realizó una fecundación exitosa con esta técnica en 2008 y gracias al subsiguiente nacimiento de un saludable bebé, libre de betatalasemia, se pudo curar su hermano mayor, condenado, de otra manera, a una vida muy limitada y a una muerte prematura, hazaña científica que algunos sectores conservadores trataron de demonizar, calificando al neonato como "bebé medicamento".
Las innovaciones de estos dos científicos, destinadas primariamente solo a la fecundación de mujeres infértiles, han desarrollado, como hemos ido viendo, extraordinarias aplicaciones colaterales. En efecto, durante el proceso de fertilización y de crecimiento del embrión in vitro se generan más embriones de los que son transferidos, manteniéndose así una reserva para posibles nuevas implantaciones, dentro del margen temporal permitido por la ley. Con los no utilizados para la implantación, se alcanzó en 1998 uno de los hallazgos más importantes de la biomedicina actual, la identificación de las células troncales embrionarias, que han despertado nuevas esperanzas para el tratamiento de enfermedades todavía incurables.
Es razonable pensar que con los resultados obtenidos en modelos experimentales, mediante el manejo de estas células y la actuación sobre los genes, se encontrarán soluciones a enfermedades hoy carentes de terapias adecuadas, como las paraplejías, cuyas terapias se encuentran ya en fase de ensayo clínico.
Téngase en cuenta que de la misma forma que los avances de Chang en 1959 tardaron no menos de 20 años en ser trasladados a humanas, es muy verosímil que las tecnologías de la terapia celular y la cirugía genética, actualmente desarrolladas en modelos experimentales, puedan aplicarse en un próximo futuro en beneficio de la humanidad. Obviamente se requiere todavía un extenso debate científico y ético al respecto.
Todo esto es lo que reconoce el Premio Nobel 2010 en Fisiología y Medicina, que, si por algo puede ser criticado, es por haber llegado tarde, como demuestra el hecho de que el compañero de R. Edwards, el doctor Steptoe, ya no vive para ver reconocido, al fin, el trabajo de ambos.
En cualquier caso, uno esperaría que el hoy valetudinario doctor Edwards, quien, con seguridad, no va a enterarse bien del premio, recibiese el aplauso, el agradecimiento y la admiración de todo el mundo por su servicio a la humanidad. Al fin y al cabo, ya decía Hipócrates aquello de que "donde hay amor a la ciencia médica, hay amor a la humanidad" y el hoy flamante premio Nobel parece haber demostrado su amor por ambas cosas, por la medicina y por la humanidad.
Pues bien, no ha sido así: obispos de todo el orbe cristiano, como el director de la Academia Pontificia de la Vida y miembro del Opus Dei, monseñor Carrasco de Paula, han puesto el grito en su cielo condenando la concesión del Premio Nobel al doctor Edwards, la técnica de FIV y el diagnóstico genético, con la misma contumacia con la que sus predecesores condenaron en el pasado la vacuna o la anestesia, o con la que sus colegas siguen condenando hoy la utilización de las células madre embrionarias para la investigación.
No deberíamos suponer que las iglesias en general y la católica en particular adoptan esas posturas en contra del progreso científico por pura misantropía, o por simple ignorancia, sino porque se basan en un corpus doctrinal arcaico, en gran medida de origen neoplatónico, pero que es considerado sagrado e inmutable.
Las iglesias, en efecto, parecen estar en contra de la fecundación in vitro y de las otras técnicas afines, porque a lo largo de todo el proceso se desechan embriones, a los que consideran dotados de un alma inmortal.
Ahora bien, si uno se toma el esfuerzo de recorrer en la Biblia los usos del concepto que equivale a nuestra "alma", podrá constatar lo difuso y evolutivo de su contenido semántico, en el que, por otra parte, no siempre está presente la inmortalidad.
El concepto de "alma" en que se basan los obispos y sus devotos fieles para condenar muchos avances médicos actuales procede más bien de la filosofía griega que del discurso cristiano, y por ello no resulta nada extraño que el emperador Adriano, connotado y convicto pagano, de costumbres no siempre virtuosas, compusiera en su lecho de muerte unos versos que empezaban diciendo "animula vagula blandula hospes comesque corporis quae nunc abibis in loca...", o sea "almita perezosilla blandita, huésped y compañera del cuerpo, ¿a qué lugares te irás ahora...?".
Resulta sorprendente que a pesar de que la mayor parte de los avances biomédicos se han producido en los dos últimos siglos, las críticas a ellos no se basan en desarrollos filosóficos y éticos también recientes, sino en rancias concepciones neoplatónicas que resultan hoy tan trasnochadas como inconsistentes.
La negativa del Gobierno británico en su día a financiar las investigaciones del doctor Edwards, debido a presiones de las iglesias cristianas, las más recientes del Gobierno del presidente G. W. Bush a financiar investigaciones con células madre embrionarias, y las recientes condenas eclesiales a las aportaciones biomédicas del flamante premio Nobel, parecen formar parte, por lo tanto, de ese secular pensamiento anticientífico, de carácter mágico, que se resiste a pasar al desván de la historia.

Carlos Martínez-A. y Javier López Facal son profesores de investigación del CSIC.

* La fotografía de los doctores Robert Edwards y Patrick Steptoe con la que se ilustra esta nota, ha sido extraída del archivo de imágenes google.

sábado, noviembre 13

Objeción de conciencia sanitaria


La objeción de conciencia sanitaria es un tema interesante y sobre el cual han corrido y seguirán corriendo ríos de tinta. Entre aquellos médicos que objetando hicieron posible que en el páramo moral encarnado por la Alemania nazi surgiera, efectivamente, un atisbo de conciencia; y esos otros, más de nuestros días, que objetan para evitar hacer en lo público aquello que asumen onerosamente en el sector privado, media un abismo.

De todas esas cosas se habló en Sevilla el fin de semana pasado -recordemos aquí el apunte que publicaba este blog el pasado 9 de agosto- y, como no puede ser de otra manera, desde esta ventana ayudaremos a que el debate continúe, y con él la propagación de ideas nuevas capaces de hacer frente a los violentos y recientes coletazos del dogmatismo.


MANIFIESTO SOBRE LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA SANITARIA

En un Estado Social, Democrático y de Derecho como el nuestro resulta admisible que el Ordenamiento Jurídico reconozca a los ciudadanos, en determinados supuestos, el derecho a no actuar en contra de su conciencia. Sin embargo no parece discutible que los derechos individuales, incluso los fundamentales, aun siendo bienes merecedores de protección jurídica, no pueden serlo de un modo absoluto e ilimitado y deben en todo caso ser conjugados con los derechos de los demás.

Aun en la hipótesis de que el artículo 16 de la Constitución Española pudiera amparar un supuesto derecho general al incumplimiento de una obligación legal por motivos de conciencia, resulta evidente que no toda objeción por convicciones personales puede ser necesaria y directamente admisible, so pena de poner en riesgo la idea misma del Estado.

En coherencia con una interpretación restringida, el propio artículo 16 limita la libertad ideológica en su expresión externa al mantenimiento del orden público como bien de rango superior protegido por la ley.

Resulta obvio que, siendo imposible la uniformidad de conciencia en el conjunto de los ciudadanos, cualquier precepto legal podrá colisionar con los principios éticos de cualesquiera individuos o grupos de individuos. Esta previsible colisión no puede en ningún caso impedir que el Estado de Derecho garantice el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular”, voluntad popular que se concreta en el ejercicio democrático de las mayorías.

En el caso específico de la objeción de conciencia sanitaria, el ejercicio del derecho concreto de las mujeres a una prestación sanitaria como la interrupción voluntaria del embarazo, ha chocado desde el principio con la negativa a practicarlo por parte de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones.

La admisión automática, indiscutida y general de esa negativa a practicar abortos ha propiciado la objeción generalizada en muchos Servicios de Ginecología y de Anestesia de hospitales públicos, en algunas ocasiones impuesta al conjunto de los facultativos y del personal sanitario por los respectivos jefes. Esta objeción, además, no se ha limitado al hecho concreto del aborto, sino que se ha extendido a cualquier acto, sanitario o no, remotamente relacionado con él.

La ausencia de regulación legal sobre las causas admisibles y las condiciones requeridas para admitir la negativa al cumplimiento del deber, ha llegado hasta el punto de que, en nuestro país, resulta efectivamente más garantizado el presunto derecho de la minoría, esto es, el de los profesionales a objetar, que el derecho fundamental de la mayoría, el de los ciudadanos y ciudadanas a quienes se debe el Sistema, a recibir las prestaciones sanitarias recogidas en la Cartera de Servicios.

Como consecuencia de esta perversión de las reglas democráticas, se da el caso de que el Sistema Público de Salud no puede garantizar hoy en día en todo el territorio nacional, no ya prestaciones sanitarias que, como el aborto, puedan resultar controvertidas para algunos, aunque legales, sino incluso actuaciones como la sedación terminal que son reconocidas por la Organización Médica Colegial como una buena práctica dentro de la Lex Artis y, como tal, un derecho de los ciudadanos.

Es lógico suponer que un futuro e inevitable reconocimiento legal del derecho a la eutanasia y la ayuda médica al suicidio en nuestro país resultará inoperante de hecho, en ausencia de una regulación legal específica, por la vía de una objeción de conciencia generalizada.

Por todo ello, manifestamos que:

1. El respeto a la conciencia individual que lleva al Estado democrático a admitir la objeción de conciencia en ciertos casos, no puede llegar a impedir en modo alguno el ejercicio de derechos legalmente reconocidos al conjunto de la ciudadanía.

2. En democracia, la única forma legítima de luchar contra leyes que se consideran injustas pasa necesariamente por la consecución de mayorías parlamentarias capaces de modificar las leyes.

3. Impedir el ejercicio real de derechos reconocidos en las leyes abusando de una posición de privilegio como la de los profesionales sanitarios, es una forma indigna e ilegítima de vulnerar la ley.

4. Resulta inadmisible la situación actual de absoluta impunidad para cualquier objeción al cumplimiento de sus obligaciones por parte de los profesionales al servicio de la Administración Pública Sanitaria.

5. La posibilidad de objetar será en todo caso una opción individual. Los servicios, los centros sanitarios, o las oficinas de farmacia, no tienen conciencia. A todos ellos les es exigible la garantía del acceso efectivo de los usuarios y usuarias a las prestaciones reconocidas legalmente.

6. Ningún médico puede invocar su libertad de conciencia para incumplir la voluntad de su paciente de no ser sometido a tratamientos o actuaciones que rechaza en el momento o anticipadamente, por sí mismo o por medio de sus representantes legítimos.

7. Ningún profesional sanitario puede aducir razones de conciencia para negarse a aliviar el sufrimiento de un paciente, especialmente mediante la aplicación de la sedación terminal en la agonía.

8. El ejercicio efectivo de los derechos sanitarios debe ser garantizado en todos y cada uno de los Centros Sanitarios Públicos. A este exclusivo efecto, reclamamos las necesarias políticas de contratación y redistribución de personal que lo garanticen.

9. La libertad de elección en el terreno sanitario exige una información adecuada y previa sobre los profesionales objetores. Los Poderes Públicos deberán conjugar el derecho a la información con la salvaguarda de la intimidad.

En conclusión, reclamamos del Poder Legislativo que, sin dilaciones, adopte las medidas precisas para asegurar el ejercicio efectivo de los derechos sanitarios reconocidos al conjunto de la población, evitando que invocaciones abusivas de pretendidos derechos a la objeción de conciencia frustren el correcto ejercicio de aquéllos.


En Sevilla a 5 de noviembre de 2010.

domingo, noviembre 7

Marruecos: Un paisaje masónico


De vez en cuando aparece por ahí alguna referencia al estado de la masonería en Marruecos. Sin ir más lejos esta semana un blog frances, Gadlu.Info, se hacía eco del contenido de un comunicado oficial emitido por el Gran Oriente de Marruecos en el que, en resumidas cuentas, se daba cuenta de una hecatombe masónica en todos los sentidos: Cuatro logias conformaban la Obediencia, y de ellas, dos han quedado cerradas y otras dos han roto amarras y navegan libres y soberanas.
La actual presencia de la masonería en Marruecos encuentra sus raíces en la historia más reciente. Y cuando hablamos de raíces nos referimos particularmente a las que se asentaron en lo que fue el territorio del protectorado francés, no a la franja adjudicada a *España como potencia colonizadora en la Conferencia de Algeciras de 1906.
A grandes rasgos, el paisaje masónico marroquí está -o a la vista de lo que acaba de suceder con el Gran Oriente de Marruecos quizá habría que decir "estaba"- integrado por tres Obediencias, aunque hasta no hace mucho eran cuatro:
La Gran Logia de Marruecos, la Gran Logia Unida de Marruecos, la Gran Logia Femenina de Marruecos (ahí es nada) y el ya citado Gran Oriente de Marruecos.
La Gran Logia de Marruecos fue creada en el año 1964 con el nombre de Gran Logia Atlas. Contra lo que pueda creerse el amparo se lo dio la Gran Logia Suiza Alpina. En el año 1972 toma el nombre que conserva en la actualidad, cesa en sus actividades en 1985 y vuelve a retomar sus trabajos en el 2001, casi coincidiendo en el tiempo con la presencia del Gran Oriente en España. Una escisión permitió en el año 2007 la creación de la Gran Logia Unida de Marruecos. Y otra nueva escisión, esta el año pasado, dio lugar al nacimiento del Gran Oriente de Marruecos.
Por su parte, la Gran Logia Femenina de Marruecos tomó un rumbo independiente de la Gran Logia Femenina de Francia en el año 2008.
Interesa para conocer la situación actual saber de dónde proviene alguna de esas escisiones a las que hemos hecho referencia. En el año 2005 Alain Pozarnick, Gran Maestro en ese momento de la Gran Logia de Marruecos, boicotea la tenida de cierre del Convento de la Obediencia por el hecho de que se encuentran presentes algunas hermanas. La circunstancia en sí da lugar a una crisis que implicará la salida de algunos miembros, los cuales, dos años después, son los que van a constituir esa Gran Logia Unida de Marruecos. A pesar de su nombre, esta Obediencia tendrá una existencia independiente corta y agitada, porque el pasado 25 de febrero adopta una decisión que implica la destitución de su Gran Maestro, Zakaria Mekouar, y procede también a dejar sin efecto las afiliaciones que se habían practicado de miembros de la Gran Logia de Francia. El 6 de marzo último, la Gran Logia de Marruecos y quienes integraban el corpus escindido al que se le había añadido el adjetivo "unida" deciden fusionarse: nace así la Gran Logia Unida de Marruecos unificada. La "unificación" tendrá también corta vida. El sentido común se impone y se vuelve a la primitiva denominación el 15 de junio de 2010.
Así las cosas, teniendo más o menos claras las características que pueden definir a la Gran Logia Femenina de Marruecos, no sucede lo mismo al tratar del Gran Oriente de Marruecos y la Gran Logia de Marruecos.
El Gran Oriente de Marruecos se comporta -o se comportaba hasta hace una semana- como una Gran Logia tradicional: esto es, una única modalidad ritual para configurar y regular la realización de sus trabajos (el Rito Escocés Antiguo y Aceptado); y esto en un país en el que la masonería anglosajona no tiene presencia, o la poca que tiene no pasa de ser testimonial.
Por el contrario la Gran Logia de Marruecos tiene una estructura, desde el punto de vista ritual, plural. Trabaja tanto en Rito Francés (tres talleres) como en Escocés Antiguo y Aceptado (Rito de referencia seguido en este momento por seis talleres) y tiene previsto incorporar el Rito Memphis-Misraïm en breve. Además sigue el mismo esquema organizativo que el Gran Oriente de Francia -con el que mantiene muy buenas relaciones- : Existe una total separación entre los grados básicos (masonería azul) y aquellos otros que siguen tras la maestría, y que integran lo que llamamos grados filosóficos o de sabiduría. En este sentido, el pasado 16 de junio, la Gran Logia de Marruecos se dotó de un Gran Capítulo General de Rito Francés que regulará la actividad de los Capítulos que trabajen en los grados de sabiduría, el primero de los cuales, Construcción y Vigilancia, vio la luz tres días después de la constitución del Gran Capítulo.
Así están las cosas en la actualidad. O estaban al menos hasta hace poco. Esta es, como decíamos, una nota escrita a grandes rasgos con el ánimo de dar a conocer la realidad masónica existente en el país vecino del que, al menos eso le sucede al que suscribe, sabemos tan poco, y en el que uno no puede evitar, habida cuenta de la trayectoria que ya acumula, encontrar paralelismos con la propia experiencia.

* Nota aclaratoria: No se está diciendo que la masonería no existiera en el protectorado español, sino que para analizar o entender la situación actual ha de tenerse en cuenta especialmente la influencia francesa.

viernes, noviembre 5

La cabeza donde estén los pies


Esta semana hemos sabido que, en medio de todo este desbarajuste provocado por los recortes socioeconómicos que azotan Europa, diputados de la derecha en la Asamblea Nacional francesa han propuesto, entiendo que a modo de nueva vuelta de tuerca, que las personas que no dispongan de documentación y quieran recibir atención médica del sistema público de salud, tengan que pagar una tasa anual de 30 €. La medida parece pensada ex profeso para aquellos que, literalmente, no tienen dónde caerse muertos.
Apenas ha comenzado el ruido provocado por esta noticia, el Gran Oriente de Francia ha puesto de manifiesto públicamente en el día de hoy su posición y estupor:

"El Gran Oriente de Francia obseva que en el proyecto presupuestario del ejercicio 2011, la Ayuda Médica del Estado sufre una nueva agresión consistente esta vez en la fijación de una cuota de entrada por importe de 30 euros. Esta prestación social está destinada a los "sin papeles" y a las personas más pobres, es decir, a la fracción más débil de nuestra sociedad. El proyecto no contraviene únicamente la obligación moral de garantizar una cobertura médica y social lo más amplia posible -un acceso a los cuidados médicos igual para todos- sino que además pone de manifiesto graves incoherencias, tanto en materia de salud pública como en el ámbito económico. Hombres, mujeres y niños afectados por esta situación, se ven de hecho conducidos al ostracismo y a la alienación, sospechosos de ser portadores de enfermedades contagiosas no tratadas y representar un peligro real para toda la población. El Gran Oriente de Francia, fiel a su concepción de una protección social capaz de asegurar la dignidad de todos, no puede hacer otra cosa que denunciar esta propuesta y exigir a los diputados que la promueven su abandono."

A título personal percibo en las últimas manifestaciones públicas de la Obediencia un giro social. No es que el Gran Oriente haya permanecido callado durante todo este tiempo. Ni mucho menos: Cuando Sarkozy formuló a finales de julio el que fue conocido como discurso de Grenoble, el Consejo de la Orden, con la firma de Pierre Lambicchi, lamentaba y se quejaba de aquella confusión populista manejada hábilmente, y que mezclaba con cierta malicia extranjería y delincuencia.
Posteriormente, cuando comenzaron a arreciar las expulsiones de ciudadanos europeos -rumanos sin residencia fija- basándose en una interpretación del régimen de permanencia de "no franceses" a todas luces confrontada con la normativa de la Unión Europea, también el Gran Oriente puso el grito en el cielo.
Pero con carácter previo a todo esto, en la primavera de 2010, bajo el título "Inmigración y Humanismo", se organizaba un coloquio público en Calais, el lugar en el que se había montado aquello que se conoció como "la jungla", y que no era otra cosa que una especie de campo de concentración levantado en un borde de la civilizada Francia, a costa de los desheredados de la tierra que ansiaban cruzar el Canal de la Mancha.
Decía que percibo un giro en la política de comunicación. Quizá sea una impresión sin más, con poco o ningún fundamento. Pero la sucesión de manifestaciones últimas tienen un denominador común que antes no resaltaba tanto y que me hace recordar algunas intervenciones de hace tres o cuatro años: el acento social. Da la impresión de que Guy Arcizet va cumpliendo su palabra y lleva a la Obediencia hacia un terreno en el que ha de estar presente de manera inequívoca.
En todo caso no bastan los comunicados: Acciones prácticas como las que se desarrollan en España favoreciendo desde la Fundación la integración de menores inmigrantes deberían multiplicarse. Y otro tanto debería suceder con el planteamiento intelectual, con el contenido ideológico de nuestro discurso, que hay que galvanizar de manera que sea capaz de hacer frente a un lenguaje y una realidad -la exclusión- que en estos tiempos de zozobra económica no van a encontrar excesivas dificultades para expandirse.

jueves, noviembre 4

Comunicado del Gran Oriente de Francia

El blog de la Logia Mozart se hace eco muchas veces del trabajo que se expone en este blog. Esta mañana pude ver en las páginas francesas que tengo de referencia el último comunicado emitido por el Gran Oriente de Francia. Y hoy, en cierto modo como modesto y pequeño tributo, soy yo el que quiere hacerse eco del trabajo publicado por el blog de la Logia Mozart: El último comunicado del Gran Oriente de Francia traducido al español. Bien traducido, por cierto. Coincido además con la apreciación que se hace en cursiva y que encabeza el texto: Aunque las referencias puedan parecer muy "francesas" no dejo de percibirlas en muchas ocasiones bien como modelo, bien como anhelo.

.................................

El 9 de Diciembre, se conmemora en Francia la publicación de la Ley 1901 que regula la separación iglesia estado en la Republica Francesa.

Ante la celebración de esa fecha el GOdF emite el comunicado siguiente. Si bien está en un plano muy local en Francia, entendemos que puede o debería ser extrapolable a otras sociedades, y además refleja tremendamente el espirítu ciudadano de nuestra logia.

COMUNICADO

Francia es una republica indivisible, laica, democrática y social. Asegura la igualdad ante la ley de todos sus ciudadanos, sin distinción de origen, de raza o religión. Respeta todas las creencias ( Constitución de la Vª República, Titulo 1º, art. 2 )

Los franc-masones del Gran Oriente de Francia otorgan una importancia fundamental a la laicidad (laïcité) que es la garante de la paz y la armonía social del país cuando se respeta, al mismo tiempo la libertad absoluta de consciencia, la separación de las iglesias y del Estado y de los derechos inalienables de todos. Fieles al rol que la historia de la Republica y a la construcción de sus valores fundacionales, tienen el deber de alertar a los poderes públicos cuando se constate derivas inquietantes que amenacen el pacto republicano.

En la historia del Gran Oriente de Francia, la Laicidad es un combate social, moral y solidario que concierne a la vida cotidiana de los cuidadnos. Es un arma que apunta de forma constante contra los dogmatismos y apuesta por la fraternidad entre los hombres. A menudo las semillas de la opresión, de la precariedad, la miseria o la exclusión, el dogma del dinero se añaden a la globalización de las actuaciones clericales de las instituciones religiosas. La crisis financiera y estructural de nuestras sociedades occidentales son fuente de inquietud y las derivas globalizadores, pueden ser motivo de violencia. No podemos permanecer ciegos, ni sordos, ni indiferentes ante el sufrimiento y la angustia.

En la fecha de la celebración de la Ley de 1905, los masones del Gran Oriente de Francia recuerdan a los políticos electos de la Nación y sus representantes del estado que la Laicidad es un valor republicano esencial que pertenece a la intimidad de cada uno de nosotros, que invita a la solidaridad y que permite la transmisión humanista de un destino común.

La Laicidad, es el sentido de la divisa de la Republica Francesa: la Libertad, el valor de libre elección, la Igualdad, que es la preeminencia del individuo, la Fraternidad, la necesidad de cohesión social.

Paris, 30 Octubre 2010