lunes, noviembre 28

Toulouse: Segundo Salón de Libro y Cultura Masónicas



Queda un poco lejos en lo que a distancia se refiere, pero nunca se sabe. Si alguien decide pasar el próximo puente en la "Ville Rose", puede acercarse este fin de semana al Segundo Salón del Libro y Cultura Masónicas, que tendrá lugar los días 3 y 4 de diciembre en el Espacio Vanel de la Mediateca de Toulouse.

Participar en catorce mesas redondas; o la posibilidad de asistir a diversas conferencias que tratarán sobre la "iniciación", la bioética, la relación de la mujer y la masonería, el simbolismo y el pensamiento articulado en torno a él, o algunos de los aniversarios históricos que han marcado el año que finaliza -la proclamación de la II República Española o los 140 años que han transcurrido desde el levantamiento de La Comuna-, formarán la oferta cultural de esta segunda edición del Salón del Libro y Cultura Masónicas que ha enraizado en la ribera del Garona.

Son muchos los autores que participarán en las actividades que rodearán este segundo y tan particular encuentro, autores que, todo hay que decirlo, forman parte de una personal y escogida biblioteca. Quien quiera escuchar a Roger Dachez, a André Combes, Pierre Mollier, Brigitte Castella, entre otros muchos, lo tendrá muy fácil si se acerca a Toulouse. Queda dicho. Y queda también aquí enlazado el programa de actividades que puede encontrarse en la página del Instituto Tolosano de Estudios Masónicos.

martes, noviembre 22

Olivia Chaumont en France Culture: "La constructora-arquitecta, transexual, francmasona"

Esta tarde, a las 17:00 horas, comenzaba la emisión del programa cuyo enlace recoge también en Memoria Masónica *. Se trata de un documental radiado por France Culture, dirigido por Vinciane Haudebourg y Diphiy Mariani, centrado en la figura humana de Olivia Chaumont, la mujer que, como bien dice el pie de foto publicado en el sitio del reputado medio radiofónico, hizo culminar la evolución del Gran Oriente de Francia hacia la aceptación de la mujer, no tanto en los trabajos masónicos -cosa que no era el objeto de discusión- sino como miembro de pleno derecho de la organización.
Pasado el tiempo uno sigue leyendo cosas que revelan la difícil digestión que para algunos ha supuesto este proceso irreversible. No hace mucho, un conocido blog francés dirigido por un periodista al que se le atribuye la cualidad de "especializado" en "asuntos masónicos", hacía un análisis de las últimas votaciones celebradas en Vichy errando de principio a fin en la disección: Se olvida que la opción de la masculinidad -o no se resalta intencionadamente- ha sido rechazada por más de un ochenta por ciento de los delegados. Se olvida que la misma opción llegó a contar sin embargo con un cincuenta y uno por ciento de los sufragios hace tan solo ¡tres años! Y se olvida que el resto de las votaciones no hacen sino revelar que finalmente ha calado un argumento que algunos hemos repetido hasta la saciedad: que nunca ha sido necesario modificar una normativa que, en su letra, jamás ha reflejado prohibición alguna por razón de género. A qué poner pues etiquetas a algo que no lo necesita.
La entradilla redactada por France Culture para presentar el documental dice de Olivia Chaumont que es arquitecta de su propia intimidad. Que nació niño allá por 1950. Olivia creció en una época en la que la transexualidad era reconocida como una enfermedad mental. Se arregla como puede en la vida diaria, se casa dos veces y si bien no sufre cargando con su diferencia sí vive cierto malestar social. Con 57 años da el paso de enfrentarse a una operación. Asume en ese momento su nueva identidad al tiempo que muchas de sus relaciones de amistad se resquebrajan. Optimista, acepta las pérdidas con la idea de refundar su existencia.
Cuando se llamaba Olivier, culminada brillantemente con un premio la carrera de estudios, hacía frente a obras de gran envergadura. Encabezando un equipo de 12 personas hizo surgir de la nada, en Saint Nazaire y en Montreuil, construcciones colectivas y viviendas sociales. Ahora, siendo mujer, actúa sobre espacios ya existentes y más pequeños. En solitario. Es otra manera de trabajar. Pero siempre conservando ese interés por las líneas depuradas y el aspecto aéreo que el arte arquitectural puede dar a las construcciones más voluminosas.
Ha ido nada menos que a la Asamblea Nacional para exigir mayor facilidad a la hora de realizar cambios en el estado civil. Valiente, Olivia actúa impulsada por un anhelo de igualdad y justicia social.
En 1992 Olivia se refugia entre el compás y la escuadra y entra en el Gran Oriente de Francia siendo un hombre. Su obediencia (caracterizada por los valores progresistas pero exclusivamente masculina) enfrenta una situación delicada cuando anuncia a sus hermanos el deseo de ser una hermana. Olivia aguanta el tirón y el Consejo de la Orden vota. Finalmente será la primera mujer del Gran Oriente de Francia y la primera mujer en tomar la palabra en un "convento" (asamblea masónica) en Vichy. Fue un mes de septiembre. Es mismo día se tomó una decisión histórica: cada logia del Gran Oriente de Francia sería libre para iniciar a las mujeres.

El documental cuenta con la participación de:

Olivia Chaumont
Guy Arcizet, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia
Guy Zuili y Nicolas Froeliger, francmasones
Loïc Jauvin
, urbanista
Michelle Delaunay
y Marc Lumbrosso, amigos de Olivia

Producción: Vinciane Haudebourg
Realización: Diphy Mariani
Técnicos: François Rivalan, Eric Damaggio y Julien Bourdais

*
Hacer click en el micrófono o en los enlaces resaltados para escuchar la emisión.

sábado, noviembre 19

Luz Atlántica: Nuevo sitio web



La primera vez que pisé el suelo de Gran Canaria fue en noviembre del año 2003, si no me falla la memoria. Recuerdo que cogí el avión en Ranón y aterricé allí tras un viaje que, quizá por la expectación, no se me hizo muy largo. Recuerdo largos paseos por la Playa de las Canteras los dos días que estuve allí; la conferencia de Manuel de Paz en aquel Foro Cívico Canario que comenzaba a andar, y donde para quien lo ignoraba absolutamente todo como yo, pude conocer un poco de la historia de la Masonería en las Islas Afortunadas. Creo que era noviembre, sí.
A.S. era entonces el miembro del Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia elegido por las Logias de la región administrativa a la que pertenecen los talleres españoles. Y a él le correspondió asumir el "encendido de luces" de una logia que, pasado el tiempo, no dejo de ver como gemela de aquélla a la que pertenezco en Gijón: Un nacimiento cercano en el tiempo, casi consecutivo -octubre de 2003, mayo de 2004-; quizá una identidad muy marcada y próxima, forjada por una evolución similar en la que no se dejó de exhibir una constancia e ilusión inagotables.
Tras aquella experiencia otoñal en el año 2003 llegaron nuevos viajes. Encuentros en Francia; en Gijón, en torno a la figura de un amigo compartido, Luis Montes; y otra vez en Gran Canaria: En mayo de 2010 me vi de nuevo envuelto en la calidez de la ciudad de Las Palmas, al poder ser testigo privilegiado de una edición de los Debates Ciudadanos volcada en la defensa de la Libertad de Conciencia. Y luego siguieron llegando los días felices del verano que han hecho que tenga de esa isla -y de quienes tanto allí me han dado- un recuerdo permanente. Uno de esos recuerdos que se hacen presentes casi todos los días y que te llevan soñando a poco que cierres los ojos hasta el mar verde de plataneras de Arucas; o a la visión casi infinita del horizonte azul que vive en la Cruz de Tejeda; o hasta las moles de roca negra, imponente e inquebrantable, que asombran al Atlántico desde el puerto de Agaete.
La Logia Luz Atlántica, ese taller gemelo de mi casa, acaba de construir y publicar su nueva página. No podía dejar de escribir una nota, por leve que fuera, sin comentar esta circunstancia. Quizá el apunte debería contener otro tipo de detalles referidos a las características técnicas de esta herramienta de comunicación, pero al comenzar a escribir los renglones casi han cobrado vida propia, y me ha sido de todo punto imposible evitar que un sentimiento de cariño aflore en cada palabra, y que el afecto devore todos esos detalles planos, objetivos y rectilíneos dedicados al renovado espacio que animan quienes, desde Las Palmas de Gran Canaria, siguen trabajando por esa Humanidad mejor y más esclarecida.

jueves, noviembre 10

André Combes: 50 años en masonería

Blog Maçonnique, el web-blog de la francmasonería que se edita diariamente en lengua francesa, publicaba en el día de ayer una noticia que traduzco más abajo, referida a alguien a quien le debo el haber podido dar mis primeros pasos en la masonería para encaminarme luego hacia el Gran Oriente de Francia. Se trata de André Combes.
Recuerdo la primera vez que me entrevisté con él en el Liceo Carlomagno, hace justo ahora veinte años. Luego llegó la relación epistolar durante todo el período de estancia en Toulouse y después, tras mi regreso a España. Gracias a él pude entablar contacto con el reputado taller fundado por exiliados españoles que lleva el nombre de la capital del Garona. Llegó el retorno a casa en junio de 1992, y año y medio después mi incorporación a una logia perteneciente a la primera Obediencia mixta que conocía Asturias tras la dictadura, la Gran Logia Masónica Asturiana. Tras aquel episodio autóctono llegó el primer intento de creación de la Logia Rosario Acuña, con sede en Oviedo, adscrita al Gran Oriente Español Unido. Mi pertenencia a la Obediencia impulsada por Miquel Baygual y Rafael Vilaplana me permitió desplazarme a Barcelona. Recuerdo que era el mes de diciembre de 1997. Me subía por primera vez en mi vida a un avión y llegaba al Prat. Al día siguiente volvía a encontrarme con André Combes después de seis años. Recuerdo que estaba acompañado por Jean Crouzet, ya fallecido, excombatiente, historiador y miembro de la Logia La Zélée ubicada en Bayona, y al que pasados los años también pude reencontrar.
Volví a ver a André Combes en el año 2005; comenzaba abril y se celebraba la Conferencia de Congresos en rue Cadet.
André Combes acaba de celebrar cincuenta años de pertenencia al Gran Oriente de Francia. Ha conocido la dirección de la Obediencia. Ha ejercido como historiador. Ha sido un masón de "a pie" que hace veinte años tuvo la atención de recibir en su casa a un estudiante español, flaco, con el pelo rizado y vestido de negro. Me gustaría desde aquí darle nuevamente las gracias por muchas cosas; pero la más importante para mí en aquel momento fue encontrar a alguien que me escuchaba y que hacía lo posible por abrirme una puerta que encontraba irremediablemente cerrada.
Hoy, pasados esos veinte años, el Gran Oriente de Francia cuenta con diez logias en España, una de ellas en Asturias a la que me honra pertenecer.


* 50 años de Franc-Masonería ¡son muchos años! Y en esta ocasión ha sido André Combes el homenajeado el pasado 4 de noviembre de 2011, en la Logia La Rosa del Perfecto Silencio, en París. André Combes fue Consejero de la Orden del Gran Oriente de Francia, asumió la Gran Secretaría de Asuntos Exteriores, director del IDERM (Instituto de Estudios e Investigación Masónicos), redactor jefe de Crónicas de Historias Masónica, miembro del comité de redacción de la publicación Humanismo, y autor de una veintena de libros de historia masónica, diversos artículos y conferencias.
Será en enero de 2012 que la Logia en cuestión adoptará definitivamente el Rito Francés Filosófico, practicado únicamente por una docena de talleres en Francia.

Algunas publicaciones de André Combes
  • Histoire de la Franc-Maçonnerie à Lyon des origines à nos jours (Traboules, 527 pp., 2005) disponible en Amazon
  • La Franc-Maçonnerie sous l'Occupation (Editions du Rocher, 421 pp., 2001) disponible en Amazon o en La Cale Sèche
  • Le Grand Orient de France au XIXe siècle 1814-1865 (Edimaf, 2000) disponible en La Cale Sèche
  • Histoire de la Franc-Maçonnerie au XIXe siècle (tome I) (Editions du Rocher, 1999) disponible en La Cale Sèche
  • Histoire de la Franc-Maçonnerie au XIXe siècle (tome II) (Editions du Rocher, 1999) disponible en La Cale Sèche
* El texto ha sido traducido al español por el autor de este blog tomándolo del sitio Blog Maçonnique.

miércoles, noviembre 9

Masonería femenina en España: Entrevista a Ana María Lorente en el Diario de Mallorca

La Gran Logia Femenina de España integra con otras tres Obediencias el Espacio Masónico Español. Forma parte pues del grupo de entidades que componen en nuestro país eso que llamamos Masonería adogmática.
El diario de Mallorca ha publicado en el día de hoy una entrevista con quien ejerce de cabeza visible de esta organización, Ana María Lorente, caracterizada por ser la esencia en nuestro país de la masonería femenina. Por su interés, transcribo la entrevista y dejo a disposición de los lectores el enlace con el medio de comunicación balear.

.................................

A
na María Lorente. Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España. La catalana Ana María Lorente está al frente de esta logia creada en 2005. Habló ayer en el club de este diario, presentada por Teresa Gil, de la Associació Cultural Avalon.


¿Qué es ser masón o masona?
— Significa estar activamente en la sociedad en la que vivimos de una forma comprometida, vibrando en un grupo en el cual cada uno avanza a su ritmo. Es una escuela de comportamiento, un orden, basado en el estudio de los símbolos y en rituales para la mejora de cada uno. Integramos la libertad, la igualdad, la fraternidad, la tolerancia y la equidad, que son palabras de gran valor simbólico.
¿Qué diferencia a una logia femenina de una masculina?
—La logia, a la que llamamos obediencia, es independiente desde 2005. La primera logia femenina de España nació en 1984 en Barcelona impulsada por mujeres del sur de Francia. Como mujeres luchamos por la plena igualdad de derechos. Lo hemos conseguido a nivel jurídico, pero en nosotros, tanto en las mujeres como en los hombres, aún pervive un legado ancestral de discriminación. En la logia trabajamos por buscar la arquitectura genuina de cada una, esa esencia que en ese tiempo de lucha quizás hemos perdido.
Recuperando el título de su conferencia, ¿tiene sentido la masonería femenina en el siglo XXI?
— Más que nunca. Se han perdido muchos valores y en el mundo actual se aprecia más la forma que el fondo. En la logia vivimos el desarrollo de la vida interior de cada una, nos encontramos a nosotras mismas y con nuestros valores.
La masonería aún se ve como algo extraño, ¿qué falsos mitos se asocian a los masones?
— Esto pasa solo en España. En EEUU son más de un millón y están muy bien vistos. Los grandes libertadores eran masones y es un plus ponerlo en el currículum. En Francia también está más extendida, allí hay más de 15.000 masonas. En España entre mujeres y hombres hay algo más de 3.000 masones, pero es que aquí hemos tenido 40 años de dictadura durante los cuales la masonería fue muy perseguida. Ahora está resurgiendo, pero aún hay un estigma de que los masones son culpables.
¿En España se lleva más en secreto?
— A las nuevas generaciones es algo que les suena raro, pero hoy más que nunca hace falta un estudio profundo para reencontrarse con uno mismo. Pero no hay ningún secreto. No hacemos proselitismo, pero no se oculta nada, tenemos página web donde se puede buscar información. Aunque el ritual es vivencial, trabajamos con símbolos como herramientas para trabar con nosotros mismos, no es nada oculto, pero es algo vivencial, que ha de vivir cada uno.
Estamos en un periodo de crisis económica que para muchos se está convirtiendo también en un momento de incertidumbre vital, de dudas y ansiedades, ¿se acerca más gente a la masonería buscando respuestas en medio de esta situación tan complicada?
— Con la crisis, ahora más que nunca ves que faltan valores en este mundo. Cuando tenemos un vacío interno buscamos llenarlo con cosas materiales y cada vez hay más gente que busca algo más profundo. Es un buen momento para acercarse a la logia.
¿Existe algún perfil que se repita entre la gente que entra en la masonería?
— Nosotros siempre decimos que puede entrar cualquier persona libre y de buenas costumbres que quiera profundizar en el sentido de la vida.
¿La masonería atrae a los jóvenes o a las personas de más edad?
—Normalmente suele llegar gente a partir de los 35 ó 40 años, pero cada vez llega gente más joven. Hay gente de todas las edades. La ex Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, Paquita Valenzuela, tiene 89 ó 90 años y la cabeza súper lúcida y sigue en contacto con la logia y yo le sigo pidiendo consejos.

sábado, noviembre 5

Una reflexión de Guy Arcizet

El Blog de Guy Arcizet recoge las últimas reflexiones que cada mes dirige el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia a las logias de la Obediencia y que adquieren una dimensión pública.
Me he animado a hacer la traducción del texto correspondiente a este mes por la referencia a la anhelada concepción laica de la sociedad actual, y por el papel atribuído a la Masonería como entidad con respecto a la sociedad, una forma de ver las cosas muy distinta a la que en nuestro país recogen diversos medios de comunicación, que se hacen eco de las conclusiones de cierto barómetro. Casi nada.
¡Qué mundos tan diferentes!

Reflexión de Guy Arcizet sobre el laicimo.-

En nuestro propio país*, la libertad de expresión se ve desafiada o amenazada.
Tres acontecimientos recientes ilustran esta tendencia.
En la “Place du Châtelet” fundamentalistas cristianos se manifiestan ante el Teatro de la Ciudad, molestando a los espectadores, interrumpiendo una obra de teatro que la mayor parte no han visto.
El 2 de noviembre, nos enteramos del incendio sufrido por la sede de Charlie Hebdo, seriamente amenazado por “valientes” anónimos por la publicación de una sátira sobre Mahoma.

En Noumea, en octubre, un distribuidor de películas, actuando con respaldo político, ha censurado la preyección de una película sobre el secuestro en la isla de Ouvéa en 1988, con el argumento de que podría "causar disturbios ".
En diversos grados, estos reiterados obstáculos que afectan al ejercicio de un derecho fundamental y una libertad republicana generan inquietud por varias razones. En primer lugar por el hecho de que en dos de estas circunstancias, existe un resurgimiento de los fundamentalismos religiosos cristianos y musulmanes, que deben ser considerados y tratados de la misma manera. En este punto hay que interrogarse acerca de la "libertad religiosa", confundida a menudo con el laicismo en el discurso político actual, que abre una caja de Pandora al dar a un hecho espiritual, parcial pero innegable como es la religión, una legitimidad que le permite expresar su particularidad en el ámbito público. No hay que confundir la religión y sus excesos, pero éstos últimos permanecen agazapados para aprovechar los fallos de nuestras sociedades. La ley que debería protegernos ya no desempeña su papel y la indignación selectiva de los laicos, que dicen ser tales, acentúa el fenómeno cuando, en el territorio francés, algunas raíces son más y mejor reconocidas que otras.
La censura de una película política tiene en apariencia un alcance diferente. Pero quienes la practican también se benefician del deterioro del clima social y de la expansión de un sentimiento de inseguridad. Individuos aislados, también grupos -y aquí es donde enlazamos con los dos primeros casos-, se consideran autorizados a regular el orden y la moral.
En el último Consejo de la Orden, llamé la atención de mis hermanos sobre la ncesaria vigilancia e implicación que debíamos desarrollar, explicando que la institución masónica no es únicamente un muro o protección para la libre concepción de la logia, sino también, dentro de una dimensión reconocida ya desde hace dos siglos, un cuerpo republicano volcado sobre la problemática de la sociedad. La crisis sistemática, moral y social, que vivimos pone en peligro la totalidad de las libertades, entre ellas la de poder exrpesarse, pero también la de pensar y no tardando mucho la de ser.

Más que en otros períodos precedentes nuestra afirmación del hecho laico en lo referente al reconocimiento y respeto del otro, debe ser clara.

Tendremos ocasión en las próximos semanas, a raíz de la conmemoración de la ley de 1905, de decirlo con determinación y con todas nuestras logias, a nuestros representantes y a nuestros conciudadanos.


* El autor se está refiriendo a Francia, aunque habrá quien pueda pensar que el discurso en sí no se debería ver afectado por el trazado de fronteras.

martes, noviembre 1

Dos noticias...

Llegando ya el descanso a la recta final; y abandonado el calor de otra latitud a la que llegué merced a uno de estos puentes festivos que igual se vuelven polvo cualquier día de éstos, recupero por fin el teclado de mi casa para escribir una brevísima nota.
Tienen que aparecer en este blog dos referencias al trabajo recogido en otros tres espacios que se han hecho eco de parte de la actualidad masónica del fin de semana. Y enuncio la cuestión casi en términos de obligatoriedad por la importancia de la información transmitida. De una parte, en "Apuntes desde el Rito Francés", se nos ha contado algo sorprendente, novedoso: El G.O.D.F. ha asumido íntegro el comunicado de los talleres que trabajan en España y éste se ha hecho circular, fechándolo en París el 29 de octubre de 2011. Dejo aquí el apunte para la particular historia de Memoria Masónica, y tomo prestado el texto de este espacio amigo.
Por otro lado, El Masón Aprendiz y Mandiles Azules nos cuentan algo que concierne al Gran Capítulo General de España, la estructura que, con Patente otorgada por quien únicamente puede darla, articula el trabajo de los Órdenes de Sabiduría del Rito francés. Me estoy refiriendo evidentemente a la aparición del segundo Capítulo español (el primero vio la luz a comienzos de este año en Barcelona -La Rosa de Foc-), que desarrollará su actividad en Andalucía bajo el título distintivo de "República".
Son dos noticias. Dos noticias creo que buenas pero que tienen dos dimensiones muy diferentes. Sin pretender hacer una mezcolanza de cosas dispares, en ambos supuestos uno ha de poner la esperanza en que el trabajo bien hecho, el sano empeño, se vean compensados con algo. Evidentemente con el logro de la paz en el primer caso. Y en el segundo, con el tranquilo asentamiento del Rito francés en toda su dimensión entre nosotros, sin estridencias de ningún tipo, como bien dice Manel Mor.