viernes, mayo 25

La mujer en la masonería: La Gran Logia Femenina en Asturias

El próximo viernes, día 1 de junio, a las siete y media de la tarde, en el Centro Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés, ubicado en la calle Llano Ponte, 49, se desarrollará bajo el título "La mujer en la masonería", una conferencia a cargo de Doña Ana María Lorente Medina y Doña Concha Pedrosa López. El nombre de la primera de las  ponentes no nos es desconocido en este espacio, pues se trata de la Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, que estará presente en Asturias durante estos días para participar también en un acto de trascendencia estríctamente masónica: el Hermanamiento de una Logia gijonesa, la Estrella del Norte, y una francesa, Diotima, de Marmande, adscritas ambas a las Obediencias femeninas que trabajan en ambos países (GLFE y GLFF). La segunda de las ponentes también me resulta conocida. Concha Pedrosa López, historiadora, y a la que ya hemos escuchado en alguna ocasión al tratar sobre la obra de Marie Déraismes.
La presentación de este acto organizado por la masonería femenina asturiana correrá a cargo de alguien a quien también conozco: Paz Rodríguez Sánchez.


viernes, mayo 18

Un año más recordando a Rosario Acuña

HOMENAJE A ROSARIO ACUÑA

Mañana sábado, día 19 de mayo, a las 12:00 horas, en la Senda de El Cervigón (La Providencia-Gijón), las Logias Rosario Acuña y Febus, rendirán junto con el Ateneo Obrero de Gijón, un homenaje a la memoria de la escritora y librepensadora Rosario Acuña.
Tal y como lo viene haciendo en los últimos años, a primeros de mayo la Logia Rosario Acuña tributa un homenaje a esta librepensadora en la que fuera su casa, junto a la gijonesa senda de El Cervigón. El Ateneo Obrero de Gijón se suma a esta iniciativa, realizando una ofrenda floral junto a la placa que conmemora la estancia de la escritora en nuestra ciudad. Rosario de Acuña es una escritora en cuyos trabajos se advierte un carácter de progreso que, junto con sus convicciones republicanas y su apasionada defensa de los derechos de la mujer, la libertad y el humanismo, le iba a ocasionar graves contratiempos a lo largo de su vida. A instancias de algunos amigos de la Junta Directiva del Ateneo Obrero, se traslada a Gijón y en 1909 comienza la construcción de su casa en El Cervigón, sobre un acantilado, donde vivirá hasta su fallecimiento, sucedido el 5 de mayo de 1923, siendo enterrada en el cementerio civil de Gijón tras una extraordinaria manifestación de duelo.

Invitamos a toda la ciudadanía a participar en este acto, cuyo objeto es guardar en la memoria colectiva un recuerdo cariñoso para una mujer que lo dio todo por los ideales de progreso, igualdad y libertad.

sábado, mayo 12

Logia Constante Alona: "Educar para no castigar"


El diario Información se hace eco hoy de la actividad de exteriorización desarrollada en la tarde de ayer por un taller del Gran Oriente de Francia. El resultado de la iniciativa puesta en marcha a la par por la Logia Constante Alona y por el Departamento de Derecho Procesal de la Unviersidad de Alicante, no puede ser más satisfactorio a la luz de las imágenes que publicamos aquí y que también recoge el medio de comunicación. "Educar para no castigar". De eso hablaron el Juez de Menores de Granada Emilio Calatayud, José María Asencio, Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad alicantina, y José González, voz en esta ocasión de la Sociedad Benéfica Constante Alona.
Reproducimos más abajo el artículo de Sandra Llinares aparecido esta mañana en el diario alicantino y felicitamos desde aquí a esta Logia compañera. Hay vínculos curiosos con ella. El más conocido, la iniciación de la propia Rosario Acuña a finales del siglo XIX. Pero en este caso hay también otro lazo añadido: el de la alegría. Alegría por un éxito semejante, que pone de manifiesto la importancia de seguir ensalzando, como lo hicimos en otros tiempos, la cultura y educación como elementos emancipadores del ser humano; alegría porque la exteriorización de las actividades, además de ser un signo de identidad, es -cada vez más- una herramienta de la que nos venimos valiendo para reivindicar un indispensable grado de normalización de las relaciones de los talleres masónicos con el entramado social del que forman parte, y también un instrumento útil para sumar, como un componente más de tal entramado, nuestro pequeño esfuerzo a la tarea de moldear el progreso, un sociedad más libre, más justa, más esclarecida.
Desde aquí, como queda dicho, la felicitación y el agradecimiento.


´Debería protegerse con el mismo afán que al no fumador a los menores que beben en la calle´ 

El juez de Menores de Granada conocido por sus sentencias ejemplarizantes, Emilio Calatayud, insta a los ayuntamientos a prohibir los botellones por crear "borrachos de fin de semana"


SANDRA LLINARES
El alcohol es una droga. Las drogas hacen daño y más en el caso de los menores. "No hay ningún profesional que se atreva a decir que las drogas no son peligrosas para menores de edad". Bajo esta básica premisa, el juez de Menores de Granada, Emilio Calatayud, defendió la prohibición de los "botellones" y atacó la actitud "permisiva" de la sociedad con el acceso de los menores a las bebidas alcohólicas.
Conocido por las sentencias curiosas y ejemplarizantes que impone a los chavales que cometen delitos, Calatayud instó ayer a los ayuntamientos de toda España a prohibir los "botellones" y los espacios públicos para beber alcohol y criticó la benevolencia con la que los consistorios permiten esto por crear, a su juicio, "borrachos de fines de semana". Argumentó que la responsabilidad de los ayuntamientos y las familias en la educación del menor tendría que traducirse sentando en el banquillo de los acusados a responsables municipales y a padres cuando se trate de un delito cometido por menores bajo los efectos del alcohol.
El Club INFORMACIÓN acogió ayer la conferencia Educar para no castigar, organizada por la Sociedad Benéfica Constante Alona y el Departamento de Derecho Procesal de la Universidad y que pronunció el juez de Menores Emilio Calatayud quien, entre otras medidas, ha llegado a imponer penas del tipo cuidar a parapléjicos, servir comidas en centros escolares o aprender a leer. "Hay chavales que se sientan en el banquillo y ves que no saben ni expresarse. Les cuesta hablar porque no saben ni leer ni escribir, y ya he puesto 21 sentencias que obligan a aprender a ello", recordó durante su ponencia en un abarrotado salón de actos. Advirtió de que la falta de límites y referencias autoritarias están elevando los casos de adicción a drogas, a nuevas tecnologías, o a apuestas por internet, e indicó que deberían existir folletos que alertaran sobre los "efectos del mal uso del ordenador o del móvil". "Están aumentando las agresiones de hijos a padres cuando se les ha querido limitar el móvil o internet", dijo, y añadió que los móviles deberían estar prohibidos en los colegios.

viernes, mayo 11

Logia Toulouse: Una jornada para recordar los días azules y el sol de la infancia


La Logia Toulouse, ubicada en la conocida ciudad del sur de Francia, organiza mañana día 12 una visita a lo que fue el Campo de Concentración de Argèles sur Mer, a la población de Colliure y al castillo que existe en esta localidad.
Un particular ejercicio de memoria. En Argèles sur Mer, en el espacio que hoy ocupa un extenso y blanco arenal, existió allá por el año 1939 un espacio alambrado en el que las autoridades francesas ubicaron a un buen número de compatriotas. Decir "ubicaron" es un eufemismo intencionado. Conocida es la historia de cómo el gobierno francés de la época no supo hacer frente a un catástrofe humanitaria de proporciones desconocidas hasta el momento; los españoles que escaparon durante la "Retirada" por Portbou y La Jonquera, acabaron internados en campos diseminados por el Pirineo Oriental. En Argèles fueron encerrados en el arenal, sin más. Los barracones fueron construidos por los prisioneros; otro tanto sucedió con las letrinas, las cocinas y demás instalaciones. Las violaciones estuvieron al orden del día; los malos tratos también; las muertes por hambre, frío o disentería fueron una desgracia cotidiana.
Conocido es también que Colliure fue uno de los destinos reservados a tantos y tantos refugiados. Encerrados muchos de ellos en la fortaleza reformada por Vauban en el siglo XVII, hay uno de esos refugiados cuyo nombre ha quedado unido para siempre a la tragedia vivida por quienes compartieron el ideal republicano español: Antonio Machado.
Tuve la suerte de participar en los trabajos de la Logia Toulouse en el año 2008. Nunca lo hubiera podido imaginar unos cuantos años antes: En el año 1992 dirigí mi petición de ingreso en la Franc Masonería a este Taller cuya particularidad radicaba, según me había contado A. Combes en París, en el hecho de que había sido formado por españoles en diciembre de 1944.
Hay por tanto mucho de afectivo en la publicación de esta breve referencia a la jornada de mañana. Afectivo por la razón expresada, pero también por haber compartido uno de los instantes más intensos de mi vida masónica con alguna persona vinculada a ese Taller. Uno no olvida. No debe. No puede.

jueves, mayo 10

Homenaje a Victor Schoelcher


El Gran Oriente de Francia ha conmemorado en el día de hoy, 10 de mayo, la abolición de la esclavitud. Una fecha oficial en el país vecino desde el año 2006 y que coincide también con el aniversario de la declaración del esclavismo como crimen contra la humanidad.
Como decimos, en este día Guy Arcizet y una nutrida representación del Consejo de la Orden del G.O.D.F., han depositado una corona de flores en el Panteón ante el sepulcro de Víctor Schoelcher, un miembro de la Obediencia que dedicó su existencia a combatir un mal que conoció a raíz de un viaje a lo que entonces era una colonia española, Cuba. Schoelcher consiguió su propósito al participar en el Gobierno surgido tras el fin del reinado de Luis Felipe de Orleans, el cual emitió un decreto en fecha 27 de abril de 1848 cuyo primer artículo rezaba literalmente: "La esclavitud será abolida en todas las colonias y posesiones francesas..."
El Gran Oriente de Francia ha emitido también un comunicado recordando la existencia, aun en el mundo de nuestros días, de diversas formas de servilismo; y reivindicando al tiempo en esta jornada los valores universales de la República, unos valores cuestionados cada vez que se consolida una práctica esclavista o servil que, además, supone una total negación del libre arbitrio de hombres y mujeres.
La Obediencia ha recordado además que, formando parte de su propia identidad, se ha promovido siempre la práctica de una reflexión sobre determinadas cuestiones calificadas como fundamentales, especialmente aquellas que se refieren a la ciudadanía, la identidad o la diversidad cultural; y que en el mismo sentido, se ha apoyado el diálogo con todas las culturas, entendiéndo que éste es el único modo de favorecer la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

miércoles, mayo 9

Una semana fuera de casa: Breve cuaderno de viaje



Llego de nuevo a mi casa tras pasar una semana fuera de ella. Llego y una vez más escribo. Primero me entero de lo que ha sucedido durante mi ausencia y proceso la información. Luego rememoro toda la experiencia vivida: Han sido varios días en París en compañía de buenos amigos con los que comparto la activa militancia en mi Logia y en el Gran Oriente de Francia.
Al llegar veo en primer lugar que pocas cosas han cambiado: En el más profano de los sentidos, Asturias sigue desgobernada; y el país todo entero cabalga sin rumbo fijo en medio de una vorágine de signos negativos que se ciernen por todos los frentes. También en el más profano de los sentidos sigo percibiendo que la sandez y el disparate asoman sin pudor por mi tierra. Pero así es y así seguirá siendo en todas las tierras del mundo, pues es una fatídica ley universal aquella que proclama que de donde no hay no se puede sacar.
Durante estos días de ausencia he tenido tiempo para acercarme hasta el Muro de los Federados, en el parisino cementerio de Père Lachaise, donde se levanta el paredón ante el que cayeron los Mártires de la Comuna. He tenido tiempo también para visitar el Museo de la Masonería, ubicado en los bajos de la sede del Gran Oriente de Francia, y en cuya fachada se anuncian nada menos que tres siglos de humanismo e historia. He podido ver las más antiguas Cámaras de Reflexión y los más hermosos templos: Roëttiers de Montaleau, Lafayette o Joannis Corneloup. Curiosamente pisaba este último taller pocos días después de haber recordado aquí la película "Forces Ocultes", y me encontraba, al ver sus paredes, con los decorados que Jean Marquès-Rivière -el orientalista fracasado que dejó la masonería para colaborar con los nazis- utilizó en 1942. He podido admirar el trabajo de Olivia Chaumont, gran conocedora del patrimonio arquitectural masónico y responsable de la decoración y configuración de dos nuevos talleres en los que la lectura simbólica termina haciéndose con todo el bagaje que llevamos dentro.
Los paseos me permitieron recorrer rue Cadet de arriba abajo. Vi los puestos de aparentes anticuarios que siempre tienen la reproducción de cerámica masónica a punto para ser vendida al mejor precio. Sufrí -sufrimos- la prueba iniciática del entrecôte XXL en el "Royal Cadet", en compañía de los buenos amigos que se desvelan para que ese Museo de la Francmasonería siga siendo una referencia cultural de primer orden. Y pude ver con mis propios ojos la exposición dedicada a la obra de Hugo Pratt, que recomiendo de nuevo desde esta página a quienes tengan la suerte de visitar la ciudad de las Luces.
No es la primera vez que entro en la sede de rue Cadet. Estuve hace muchos años perdiéndome por los pasillos; creo que en el 2005 en una Conferencia de Congresos, coincidiendo con la dimisión de quien entonces era Gran Maestro; y en el 2008, con ocasión de una tenida especial organizada por las Logias de la Región de París en presencia de Jean Michel Quillardet, que entonces estaba al frente de la Obediencia. De aquel viaje recuerdo su carácter "relámpago". Era el tiempo de la "mixité" y se fraguaban los pasos para propiciar el cambio. Entendí que por coherencia y responsabilidad tenía que estar allí: Llegué, me bajé del avión, fui hasta el Hôtel Cadet, y me volví a mi casa a la mañana siguiente. Sin embargo en esta ocasión la visita ha sido especial como ninguna otra antes. Creo que la delegación de la que formé parte tuvo el privilegio de ver rue Cadet de un modo muy particular, acompañados por los mejores amigos, ésos que creen en el "humanismo de combate" y no se cansan nunca de perseguir utopías a medida que estas van huyendo, siguiendo veloces el curso de la historia.
Hay otras cosas que también será imposible olvidar: la imagen del pequeño estandarte de la Logia Rosario Acuña agitándose entre las innumerables insignias de tantos talleres masónicos; encontrarnos después, en medio de aquella multitud, con una bandera republicana que quizá atesore ya su propia historia de recuerdos y emociones, y que esa mañana heredó el mástil que tan trabajaosamente nos procuramos en una pequeña ferretería de las proximidades de la Place des Victoires; participar en una Tenida muy especial en el inmenso y restaurado Templo Groussier bajo la atenta e inmensa mirada de la Mariana de Jacques France...
Son todas estas unas notas no tan apuradas como someras. En ellas sólo he pretendido dibujar a muy grandes rasgos el paisaje visual y emotivo que he podido presenciar o percibir estos días pues, como muchas veces he escrito, cuando hablamos de masonería lo hacemos acerca de una vivencia; una experiencia personal, íntima... Cuando hablamos o escribimos sobre masonería lo hacemos sobre un sentimiento -ése es al menos mi caso-, y una mínima y ligerísima partícula de ese sentimiento es lo que he intentado transmitir con este particular y desordenado cuaderno de viaje. Al menos es original.