jueves, julio 26

Declaracion de Basilea: la Recomposición del Espacio Masónico Francés


El pasado 10 de junio, en Basilea, Suiza, cinco organizaciones masónicas integradas en lo que conocemos como corriente anglosajona o dogmática, suscribían una declaración conjunta. Los firmantes, representando a la Gran Logia Alpina de Suiza, la Gran Logia de Luxemburgo, la Gran Logia Regular de Bélgica, la Unión de Grandes Logias de Alemania y la Gran Logia de Austria, anticipaban en su escrito lo que a todas luces es una resolución firme adoptada ya por parte de la Gran Logia Unida de Inglaterra -según anuncian ya varios medios- y que se materializará en septiembre próximo: retirarle el reconocimiento a la entidad que representa en Francia a eso que llaman "regularidad", la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF). Podría decirse que nada es nuevo y que estamos ante otra "serpiente veraniega". Sin embargo hay matices muy interesantes en este nuevo episodio, que se produce en medio del proceso de descomposición de la que ha sido la Obediencia regular francesa por definición.
En los últimos tiempos hemos vivido desde lejos toda la problemática que ha sacudido a la GLNF. Y digo desde lejos porque apenas le hemos dedicado tiempo en este espacio. Fundamentalmente por respeto y prudencia, pues una situación de crisis semejante nunca es plato de buen gusto. La GLNF se ha visto inmersa en una guerra interna que la ha llevado a ser carnaza de la prensa sensacionalista, arrastrada por los pasillos de los juzgados, llegando incluso padecer la intervención de la señora Monique Legrand, administradora judicial de la entidad. En medio de este caos hemos leído todo tipo de cotilleos, cruces de declaraciones, comunicados... Un panorama desolador al que se refieren las organizaciones firmantes de la Declaración de Basilea cuando dicen: "Las cinco Grandes Logias constatan con enorme tristeza cómo una herencia casi centenaria, junto al valeroso trabajo hecho por generaciones enteras, acaban de perderse por culpa de los dirigentes de la GLNF, los cuales cargarán ante la historia con su responsabilidad..."
Pero la trascendencia de la Declaracion de Basilea no radica en el análisis crítico de la situación, sino en la puerta que abre:
Asumida ya la descomposición de la GLNF se traslada la oferta del "reconocimiento" en la más estricta "regularidad" anglosajona a la Gran Logia de Francia, una Obediencia fundada en 1894 que ha ido de la mano de las diferentes organizaciones masónicas adogmáticas que existen en Francia: "... Se impone una valiente recomposición del paisaje masónico -dice la Declaración-. Entre los potenciales actores de este proceso de recomposición, podría corresponderle un rol mayor a la Gran Logia de Francia... Las cinco Grandes Logias consideran que estamos ante una oportunidad histórica... Se comprometen a apoyar y dar su consejo ante semejante coyuntura... Declarándose dispuestas a iniciar unas negociaciones encaminadas, llegado el caso, a un futuro reconocimiento..."
 ¿Qué sucedería si la Gran Logia de Francia accediera a aceptar las condiciones necesarias para alcanzar el reconocimiento de la Gran Logia Unida de Inglaterra? Contemplaríamos una modificación del paisaje masónico francés que, no lo olvidemos, tiene la particularidad de contar en su suelo con un entramado obediencial "adogmático" considerable, en el que el Gran Oriente de Francia es un componente más. Entramado adogmático que por otra parte no deja de ser un punto obligado de referencia para otras obediencias igualmente adogmáticas, establecidas en otras partes del mundo, quizá por la solidez de las entidades radicadas en el "hexágono", quizá por su evolución en el tiempo, o quizá por la particular historia del país en sí, ligada íntimamente al nacimiento del sistema político que ordena las sociedades occidentales o que, cuando menos, ha encarnado una aspiración de buena parte de ellas. Una Gran Logia de Francia "regular" -y entendamos "regular" al modo anglosajón- añadiría a sus integrantes también aquellos que huyeran del desmoronamiento de la GLNF. El cambio sería cuantitativo y cualitativo al tiempo: Más allá de las cábalas numéricas y de la geopolítica masónica de mesa camilla, no se puede dejar de pensar en que la masonería anglosajona lo tiene verdaderamente complicado para establecerse en una plaza difícil de por sí refundando una nueva organización. De ahí el paso dado, probablemente intuído o aderezado ya desde hace algún tiempo, visto con buenos ojos por muchas figuras relevantes de la Gran Logia de Francia. Esta Obediencia, además, acaba de aprobar mayoritariamente el inicio de las conversaciones con la quíntuple entente, avanzadilla de la voluntad de la Gran Logia Unida de Inglaterra. En una circular que acaba de hacerse pública, el nuevo mandatario de la GLF y su predecesor han pretendido fijar las premisas "inalterables" que manejarán en la negociación -entre otras, la presencia de la biblia como representación de la tradición y la invocación a un Gran Arquitecto concebido de forma "adogmática" -haciendo un requiebro dialéctico-. Pero también las alusiones hechas a la "recomposición del paisaje masónico francés" llevan a pensar a algunos -caso de Jean Laurent Turbet, miembro de la GLF y titular de un excelente blog, Bloc de notes, al que hemos hecho referencia en otras ocasiones- en la posibilidad de que las negociaciones se hagan más complejas, extendiéndose hacia otras obediencias francesas para crear una federación "regular" a imitación del modelo alemán (1).
¿Cómo afecta todo esto a las relaciones con el Gran Oriente de Francia? Se ha actuado con un gran respeto hacia la soberanía de otra organizacion, como no puede ser de otro modo. El trato mantenido por las dos organizaciones ha pasado a lo largo del tiempo por altibajos. Citemos a título de ejemplo cómo a cuenta de exigir la obligatoria presencia de la biblia en las logias, la GLF llegó a romper todo contacto con un GODF adversario de la tradición. Pero las cosas volvieron a su cauce y en el momento actual el contacto recíproco viene rigiéndose por un acuerdo documentado, que ha permitido que la GLF haya aparecido en la escena pública al lado del GODF, del mismo modo que también lo ha hecho con la Federación francesa del DH o la Gran Logia Femenina de Francia... Ello no ha sido óbice para que en determinados momentos las dos partes se hayan propinado algún codazo: célebre fue la afirmación atribuida a Pierre Lambicchi en junio de 2009, cuando invitado a un acto de la GLF, hacía gala del derecho de propiedad del GODF sobre los sistemas rituales, en concreto el escocés; o la búsqueda por parte de la GLF de cierta legitimidad histórica más allá de la fecha de su fundación, en 1894, pretendiendo ser, forzando la máquina y contra todo criterio científico, heredera universal de la Primera Gran Logia de Francia (por contra, la vieja obediencia es el germen desde el que surgió el Gran Oriente de Francia tal y como le conocemos hoy); o la última muestra: un artículo de Alain Graesel, antiguo Gran Maestro de la GLF, puesto en circulación a través de internet estos días (en el ya citado blog de Jean Laurent Turbet), pero escrito en enero de este año y publicado en el número 164 de la revista Points de Vue Initiatiques (abril 2012) bajo el título "La propiedad del Rito Esconcés Antiguo y Aceptado"(2). En él  diserta sobre las relaciones entre el GODF y la masonería escocesa, haciendo una lectura de la historia compatible con ese discurso que busca hallar en el tiempo raíces un poco más profundas que las del año de constitución de la GLF, 1894.
Conocidas figuras han tratado la cuestión durante estos días expresándose siempre a título personal. Además de Jean Laurent Turbet, también Gerard Contremoulin le ha dedicado una reflexión a esta posible nueva configuración del espacio masónico francés. El que fuera Consejero de la Orden y que administra el espacio "Sous la Voute Étoilée" pone el acento en lo que a la GLF se le exige y lo que implicaría: romper de forma indubitada con todo aquello que sea irregular, esto es, con toda obediencia que no admita un principio creador, invocado bajo la figura del Gran Arquitecto del Universo, o integre en su seno a mujeres...
También ha puesto el dedo en la llaga de manera acertada -evidentemente, es mi personal opinión- un ex Gran Maestro del GODF: Philippe Gugliemi. Hace pocos días, en medio de esta tormenta veraniega, le dirigía a Jean Laurent Turbet una comunicación (3) en la que, a mi modo de ver, ponía los puntos sobre las íes: "... encuentro normal que glorifiques a tu obediencia pero que des cobertura a determinadas reescrituras de la historia me sorprende de tu parte... especialmente cuando desde hace unos diez años algunos grandes maestros de tu Obediencia sostienen que la GLF es la obediencia francesa más antigua, justo cuando habéis conmemorado vuestro primer centenario en 1994 editando un sello de correos... Todos los especialistas saben perfectamente que el GODF adoptó tal nombre en la declinación del de la primera Gran Logia de Francia con ocasión de la recuperación de la patente de la Gran Logia de Clermont. Pero no es ése el problema... Si me quedara ahí daría pábulo a una pelea absurda por unos cromos masónicos... El problema que plantea la rapidez de algunos dignatarios de la GLF para echarse en brazos de la Francmasonería anglosajona es el de la fidelidad a nuestra historia común... A Guy Arcizet no lo ha picado ningún bicho. Tiene toda la legitimidad para defender el patrimonio y especificidad de su obediencia. El problema no es el que indicas, modificando por cierto las cifras de miembros de unas obediencias que se agruparían en una confederación que, eventualmente, sería reconocida por la Gran Logia de Londres, el no va más, según tú, de la Francmasonería. Una confederación no es una obediencia, y juntaros todos no hará que os parezcáis. Mira, en el GODF ningún hermano ni ninguna hermana quiere parecerse a otro. La riqueza del GODF radica en su carácter compuesto... Entiendo que para legitimar vuestro camino hacia el edén londinense haya que reducir de paso las cifras de miembros del GODF. Hoy son 53.000 miembros... Pero no, el problema no es ni el de la antigüedad ni el del número de componentes. El problema radica en la historia de la Francmasonería francesa adogmática o liberal... Pienso que el sentimiento de los hermanos y hermanas del GODF es el de tristeza, al ver alejarse a otros hermanos con los que hemos compartido mucho. Es lo que yo siento... Pienso que será complicada la gestión de esta mutación hacia la Francmasonería anglosajona... Tendréis que someteros a los landmarks que parece -según tus escritos- comenzáis ya a reivindicar... Os costará hacer que los hermanos acepten esta revolución copernicana y la clara acentuación deísta querida en su momento por el pastor Anderson, no en las constituciones de 1723, pero sí en la reescritura de 1738... Tú te desenvuelves en el mundo de la política... Pues ya me explicarás cómo puede un republicano aceptar el magisterio del duque de Kent (actual Gran Maestro y primo hermano de la reina de la Gran Bretaña)... Y dejemos las tergiversaciones sobre un Gran Arquitecto concebido como un concepto libre en lo que a su contenido se refiere. El Gran Arquitecto impone creer en dios, en el dios del evangelio según la reescritura calvinista y luterana, es decir, en la Iglesia protestante... Este es el problema que se os plantea a vosotros y no al GODF, que no puede hacer otra cosa sino felicitarse por ser un espacio iniciático en el que no se impone creencia alguna... Eres, como todos los hermanos de la GLF, muy libre de ir hacia la Francmasonería anglosajona. Esa elección merece nuestro respeto... Pero me gustaría ver si el cubridor de tu logia no baja la mirada el día en que tenga que prohibirle la entrada en el templo a un hermano del GODF que os visitaba desde siempre. Ese día tendréis mucho que preguntaros sobre la ética masónica y el respeto a los compromisos asumidos..."
Quedaría incompleta esta meditación si no recordamos lo que escribía el pasado 4 de julio Guy Arcizet en su blog  sobre la Declaración de Basilea: "El Gran Oriente de Francia no tiene otra legitimidad que la que deriva de su propia historia y de la de la masonería. No tiene ninguna necesidad de trampear para obtener el reconocimiento de otras instituciones que se autoproclaman guardianes de la "tradición pura de la francmasonería universal"... Por el contrario, el Gran Oriente de Francia hará un llamamiento, ante lo que algunos imaginan como una recomposición del espacio masónico francés, al conjunto de hermanos y hermanas excluidos de facto de la "tradición masónica", para unirse desde la diversidad de sus obediencias y ritos, y para volver a la realidad y modernidad de la iniciación y su objeto... Para el Gran Oriente de Francia no se trata de fundar una religión... sino de promover desde un planteamiento humanista basado en el respeto a la diversidad, un método masónico capaz de fundar una cultura alternativa para nuestras sociedades... Porque el fin último no es ... sino el reconocimiento de la dignidad de la familia humana."
Alto y claro. Poco más se puede decir en un debate que, no obstante, sigue animándose. Lo decíamos antes: Hace pocos días era Gérard Contremoulin quien expresaba su opinión. Ayer le respondía un antiguo Gran Canciller de la GLF, Michel Singer. Y el cruce de pareceres y opiniones a buen seguro que no se detendrá durante los próximos meses. Personalmente, además de no perder el sueño por ello, creo que a estas alturas nadie en el Gran Oriente -ni en ninguna parte- discute la libertad que asiste a quienes han tomado la decisión de inicar rápidamente unas conversaciones que pueden llevarles a ser la "nueva masonería anglosajona gala". No creo que ese haya sido nunca el debate. Tampoco pienso que deba ser causa de controversia el que se pierda o deje de perder una posición numéricamente dominante en territorio francés por parte del GODF. Amén de intrascendente y responder a un mal cálculo, ése es un discurso sostenido en ocasiones -Jean Pierre Catala lo explicaba muy bien en Gijón hace pocos días (4)- por quienes se instalan en una especie de dinámica competencial y no conciben las cosas sin prescindir del término "hegemonía", imaginándose probablemente a los miembros del Consejo de la Orden jugando una partida de Risk. No es la forma de hacer del Gran Oriente, que siempre ha puesto el acento en los valores, en su historia y  en la propia acción para fijar y explicar su identidad.
A mi modo de ver generan más debate las piruetas que ha de hacer quien ha formado parte de la corriente "adogmática" hasta la fecha, para reconvertirse en algo digno de ser reconocido por la Gran Logia Unida de Inglaterra. Me llaman la atención enormemente los saltos dialécticos que se están dando estos días para dejar contento a todo el mundo, atribuyéndole al Gran Arquitecto del Universo un contenido no dogmático pero acomodando a la par su invocación al requerimiento deísta que deriva de la Declaración de Basilea; o esa búsqueda de los orígenes del rito escocés en el principio de los tiempos de la propia masonería continental en el suelo de Francia, obviando la importación procedente de Carolina del Sur; o el empeño de ser continuación de aquella Primera Gran Logia que, no obstante, se terminó de disolver en el Gran Oriente de Francia allá por 1799. Quizá el ejercicio de funambulismo más logrado lo acabo de leer esta tarde en las declaraciones de Michel Singer, a cuenta de las relaciones de la "regularidad" anglosajona con la incorporación de la mujer a la masonería. Vivir para leer...
En medio de tanto cruce de corresondencia, en la blogosfera hay a quien le parece justo no olvidar los (5) ocho principios establecidos por la GLUA para definir la idea de"regularidad", poniendo de manifiesto que éstos son contrarios a las reglas andersonianas de 1723 -que, por cierto, sí son las que aplica el GODF-. La asunción de esas ocho máximas  por la GLF-vaticinan- implicará el fin de las relaciones entre estas dos Obediencias que han compartido toda una historia común. Y quizá no sea la única quiebra. Por lo pronto, en la Declaración de Basilea se fija la condición de "romper sin ambigüedad con las Obediencias no regulares". Sea como fuere, está por ver hasta donde llega esta historia, qué sucederá en el próximo Convento del Gran Oriente, qué dirán las otras Obediencias  adogmáticas si dejan de guardar el silencio que por el momento mantienen...
No dudo de que haya quien, viendo cómo se ha gestado esta historia y la evolución de los acontecimientos, tenga un pensamiento sinónimo de ese refrán castellano que reza: "Dios nos libre del piojo resucitado". Prefiero sin embargo, contemplando el mismo devenir, recordar aquí otra  reflexión que he leído: Probablemente el "mercado anglosajón" sea como en su tiempo fue París para Enrique IV, al que bien le valió una misa, pero -me atrevo añadir-, quizá también se esté confundiendo el valor y el precio. Los días, los meses, nos irán diciendo más cosas. (6)



1) En Alemania, la Unión de las Grandes Logias del país es una entidad confederativa que agrupa a cinco obediencias diferentes: La Gran Logia de los Masones Antiguos, Libres y Aceptados, la Gran Logia de los Masones de Alemania, la Gran Logia Madre Nacional "Las tres esferas", la Gran Logia Americana y Canadiense, y la Gran Logia de Masones Británicos en Alemania.

2) El artículo de Alain Graesel ha llegado a ser interpretado como una respuesta, nada menos que certera, a la opinión manifestada por Guy Arcizet acerca de la Declaración de Basilea. El artículo de Arcizet, cuyo contenido no guarda ninguna relación con el de Alain Graseel,  data del 4 de julio pasado. El de Graesel aparece firmado por el autor en enero de este año, y en la información existente sobre la publicación de la GLF, "Points de Vue Initiatiques", ya se recoge su reseña en el número correspondiente al segundo semestre del año, del que se da cuenta a comienzos de abril último. 

3) La carta dirigida por Philippe Gugliemi a Jean Laurent Turbet tiene carácter público -carta abierta-. El titular de este blog ha recibido expresa autorización del autor para traducirla al castellano y publicarla en este artículo.


4) Vid. "Diálogo con Jean Pierre Catala", entrevista publicada en Mandiles Azules.

5) Los Ocho Puntos de Londres (1929): Implican la "regularidad" de origen (establecimiento por una Gran Logia reconocida o por tres Logias regularmente constituidas; la obligación de creer en el Gran Arquitecto y en su voluntad revelada; la presencia del volumen de la Ley Sagrada (biblia); la no admisión ni reconocimiento como masona de la mujer; la interdicción de toda discusión sobre política o religión; la identificación de las tres grandes luces como Libro de la Ley Sagrada, compás y escuadra; la jurisdicción soberana de la Gran Logia sobre las logias bajo su obediencia; y el respeto a los antiguo Landmarks, usos y costumbres de la fraternidad. 
Vid. "Los polémicos ocho puntos de Londres", de Iván Herrera Michel.

6) A pesar de la obsesión por buscar raíces fundacionales en el siglo XVIII, la GLF ha festejado algún aniversario interesante: Entre las imagenes que se reproducen en el texto se haya la del cartel editado por la GLF para conmemorar el centenario "de su sede" en la rue Puteaux de París, que se ha celebrado este año. Se acompaña también el sello postal al que hace referencia Philippe Gugliemi en su carta, una edición especial de 1994 del Servicio de Correos Francés, conmemorativa del primer centenario de la Gran Logia de Francia.

miércoles, julio 18

Ante la situación actual: Comunicados de las logias españolas del Gran Oriente de Francia * y de la Gran Logia Simbólica Española


Logias españolas del Gran Oriente de Francia

Comunicado

Ante la situación de grave exclusión laboral y social a que se ven sometidos numerosos sectores de población, merced a medidas económicas de extrema ferocidad que entrañan una tan considerable como evidenciada amenaza de coerción de las libertades ciudadanas por parte del Gobierno, las logias españolas del Gran Oriente de Francia manifiestan su desafección hacia esa política responsable de este inquietante clima de alarma social, que está suscitando amplia, razonable y, por el momento, contenida respuesta.

Seguidores del esclarecido legado de las Luces, que nos impele a trabajar y luchar por la mejora personal y social, deseamos expresar nuestro rotundo rechazo a la primacía del lucro sobre la justicia, sin la que se ha quebrado un pacto social cuya reactivación, de ser todavía posible, comportaría extraordinarias dificultades.

Ante las terribles secuelas de angustia, indignación y frustración causadas por una política más atenta a favorecer los desmedidos intereses de una voraz especulación bancaria que a atender las necesidades y exigencias de la sociedad a la que debería servir, los masones y masonas de las logias españolas del G.O.D.F. denunciamos unos llamados ajustes que no son sino recortes y atentados contra el crecimiento económico, el Estado del bienestar y la libertad.

Solo respetando los derechos de ciudadanía y propiciando políticas inteligentes de igualdad se podrá hacer realidad la paz social, ahora visiblemente puesta en riesgo por quienes hacen oídos sordos al justo clamor del pueblo soberano.

17 de julio de 2012

Comité de Venerables Maestros de las Logias españolas del G.O.D.F. 


*
*             *


* Nota añadida el día 25 de julio de 2012: Nos hacemos eco en este blog de otro documento que, entiendo, tiene una extraordinaria importancia. Se trata de la Declaración que la Gran Logia Simbólica Española acaba de hacer sobre la difícil situación que atraviesa la ciudadanía de nuestro país. Dejo aquí el enlace correspondiente a El Masón Aprendiz, blog que reproduce íntegramente el documento a que nos referimos y que, en lo que a mí concierne, también suscribo íntegramente.
Recogemos igualmente el enlace a la revista Tiempo, que se hace eco ampliamente del contenido del comunicado emitido por la Gran Logia Simbólica Española, mencionando igualmente el que reproducimos más arriba, suscrito por los Talleres españoles del Gran Oriente de Francia.

lunes, julio 16

Hablando con Jean Pierre Catala


 *Jean Pierre Catalá en el puerto deportivo de Gijón

Hoy reconducimos a los lectores de Memoria Masónica hacia otro blog. No es la primera vez que lo hacemos. Se trata de un espacio centrado específicamente en eso que visto desde afuera, con lo que llamamos ojos profanos, resulta a veces extraño: El Rito. Mandiles Azules se ocupa además de uno de esos tesoros que la historia ha ido elaborando a lo largo de tres siglos y que, además, constituye una seña de identidad de muchas Logias e incluso de alguna Obediencia masónica.
 En esta ocasión el espacio al que nos estamos refiriendo publica una entrevista realizada en Gijón a Jean Pierre Catala, la persona que está al frente del Gran Capítulo General para el Rito Francés del Gran Oriente de Francia.
No hace muchos días comentábamos a nuestros lectores la noticia de la constitución de un Capítulo de este Rito en Asturias que lleva el nombre de Clara Campoamor. Esto sucedió el último día de junio. Jean Pierre Catala visitó Gijón en esas fechas para testimoniar de manera expresa el apoyo de la entidad que representa al Gran Capítulo General de España, la entidad masónica encargada de la gestión del Rito francés en nuestro país, impulsora y artífice de lo que son modestos pasos dados con una determinación firme. Aprovechando la circunstancia, Jean Pierre Catala dejó en Asturias también el reflejo de su palabra. Un verbo ágil, claro y nada huidizo a la hora de afrontar las cuestiones planteadas, que es al tiempo un fiel reflejo de su personalidad. Creemos que el trabajo resultará interesante a la mirada honesta de la mayoría de los lectores, pues son muchas las cuestiones tratadas: Algunas, como el propio medio que recoge la publicación advierte, generaron en su momento polémicas hueras; otras son novedosas. En cualquier caso, en todo el diálogo aparecen como denominador común  el rigor y la seriedad, dos cualidades siempre indispensables y cuya presencia se agradece.
Les dejamos sin más con la entrevista a Jean Pierre Catala, que comienza así:


"...¿Quién es Jean Pierre Catala? ¿Qué podemos decirle a los lectores de este espacio, masones o no, sobre la figura de Jean Pierre Catala?

 (Una sonrisa y una exclamación  genuinamente francesa previas a la reflexión)… Jean Pierre Catala es un masón como cualquier otro. Es lo que hay. Cuarenta y cuatro años de masonería y todo un recorrido que me ha llevado a tener la responsabilidad al frente del Gran Capítulo General del Rito francés (GCG RF)… Es cuanto hay en el plano masónico… Bastante sencillo…"

Para seguir leyendo (Enlace a Mandiles Azules)

*Imagen reproducida por Memoria Masónica con el permiso del autor.

jueves, julio 5

Incendios forestales en la Comunidad Valenciana: Comunicado de la Logia Blasco Ibáñez (GODF)

Comunicado acerca de los recientes incendios ocurridos en la Comunidad Valenciana

Los miembros de la Logia Blasco Ibáñez queremos manifestar nuestro pesar por los recientes incendios habidos en la Comunidad Valenciana, que han causado la pérdida de una vida humana, de multitud de fauna y la destrucción de miles de hectáreas de zonas verdes.

Consideramos que independientemente de que la propiedad de los montes pueda ser pública o privada, son un patrimonio común y es obligación de todos velar por su conservación, si bien la responsabilidad -porque son los que tienen la autoridad y los medios- es de la Administración Pública.

Asimismo, consideramos que la conservación de los montes tiene que estar basada en una política preventiva de limpieza y mantenimiento constante de los mismos, y debe haber los suficientes medios de extinción para, en caso de siniestro, luchar contra el mismo con la mayor rapidez y eficacia.

Los grandes incendios como los recientes ocurridos en nuestra Comunidad, producen siempre daños irreversibles, aparte del daño y dolor producido a la abundante fauna de la zona y, en este caso además, la pérdida de una vida humana. Es por ello que esperamos de las administraciones públicas que no recorten en medios preventivos y recursos humanos; al contrario: que consideren la conservación del medio ambiente como algo prioritario.

En Valencia, a 4 de julio de 2012

Comunicado en http://www.masoneriavalencia.com

miércoles, julio 4

Clara Campoamor: un nombre para un Capítulo de Rito francés



Durante este fin de semana, más concretamente el sábado último –tal y como informábamos hace pocos días desde este espacio- tuvo lugar en Gijón la ceremonia de Constitución del Soberano Capítulo Clara Campoamor, adscrito al Gran Capítulo General de España del Rito francés.
La masonería asturiana acaba de conocer así el nacimiento de una estructura capitular cuyo objeto no es otro que profundizar en la práctica y esencia de un sistema ritual: el que encarna el Rito francés, rito de fundación de la Masonería del Siglo de las Luces.
Se suma el proyecto de este modo a otros pasos dados ya, tales como los Soberanos Capítulos Rosa de Foc, República o Sirio, ubicados respectivamente en Cataluña, Andalucía y Madrid. Y añade su esfuerzo, como no puede ser de otro modo -ajeno a polémicas absurdas cuando no ficticias, o a confrontaciones rituales que carecen de todo sentido-, con el ánimo de contribuir al afianzamiento y desarrollo de una concepción masónica adogmática en nuestro país.
La existencia de un Soberano Capítulo de Rito francés en Asturias es un viejo anhelo. Integrado en este momento por maestros procedentes de diferentes talleres, desarrolló un proyecto concreto para su constitución a lo largo del año 2011, que culminó feliz y finalmente con la ceremonia del sábado 30 de junio.
El título distintivo, que rinde homenaje a la Hermana Clara Campoamor, pretende, como ya hiciera un grupo de masones en Asturias a comienzos de 2010 para defender la incorporación igualitaria de hombres y mujeres a la práctica de una determinada concepción de la Masonería, poner de manifiesto no sólo una voluntad de reconocimiento a quien nos ha precedido en el tiempo, sino el empeño de seguir haciendo un camino masónico en el que, además de lo filosófico y de la metáfora implícita en el simbolismo, cuente también la realidad de nuestro tiempo y la visión que modestamente se pueda proyectar sobre ella.
Para llegar aquí ha sido necesario el trabajo de muchos: El de la estructura administrativa de una Potencia Masónica como es el Gran Capítulo General de España, el del Gran Capítulo General de Rito Francés del Gran Oriente de Francia, el de un Soberano Capítulo situado en el confluente de las tres provincias de Oc… En todo momento la cooperación ha sido desinteresada, únicamente orientada al logro de un fin específico y siempre renuente al brillo de nombres propios. El objetivo se ha logrado. Y desde aquí le damos la bienvenida al Soberano Capítulo Clara Campoamor, que desde los Valles de Asturias permitirá a los hombres y mujeres que a él se acerquen, la práctica de los Órdenes de Sabiduría del Rito francés.