lunes, diciembre 31

¡Feliz año 2013!



Muere el día y con el este año. No ha sido un mal año. Los sobresaltos personales e intransferibles parece que se superaron. Las buenas noticias no han faltado. Y la mejor, la más esperada de todas las buenas noticias, llegó.
Muere el día y con él el año 2012.
Llega un tiempo nuevo hecho de meses y calendarios. Y el ritual se repite. ¡Qué ritual sería si no se repitiera!
Llega el momento de recordar lo que ha sido este año. Rememorar cada uno de los instantes vividos. Tengo la fortuna de que puedo hacer eso esbozando una sonrisa. Soy consciente de que no siempre será así.
A cuantos comparten mis días y mis sueños, los mejores deseos. Como siempre.
A quienes se agazapan al paso de mi sombra: Nada. Como siempre.

*Fotografía: Terreiro do Paço, Lisboa.
 Propiedad del autor de este blog. Todos los derechos reservados.

viernes, diciembre 28

Lamentable


Un amigo de Madrid lo ha expresado así, con esa única y sola palabra: Lamentable. Me parece que lo dice todo.
En Facebook hay, creo, tres grupos que utilizan la etiqueta "Grand Orient de France", denominación oficial de la Obediencia masónica que todos los lectores habituales de este blog conocen. Dos de esos grupos permanecen inactivos y otro, si no me falla la memoria, reproduce el contenido informativo de wikipedia.
El Gran Oriente de Francia no mantiene en el momento actual ningún espacio oficial en la red social a la que me refiero. Por supuesto, tampoco ha autorizado la utilización de su nombre a terceros, y mucho menos a personas ajenas a la Obediencia.
Sin embargo, ayer muchos tuvimos conocimiento de la aparición de un espacio creado en las primeras semanas de diciembre, cuya cabecera reproduzco, y que contaba con una apariencia suficientemente engañosa para los visitantes.  El ejercicio de simulación y suplantación de identidad llevó a varias personas a formalizar la correspondiente queja ante Facebook. El grupo, a día de hoy, ya no está activo.
El autor utilizó como logo una composición artística creada a partir del sello oficial de la Obediencia, "hurtada" -una vez más- a este blog, y realizada en mi casa para ilustrar un artículo que hace tiempo me facilitó Mauricio J. Campos sobre la labor del Gran Oriente de Francia en Sudamérica.
A lo mejor ahora alguien nos dice que se trató de una broma. Una inocentada pensada para este día 28 de diciembre. También sería una lamentable excusa, pero como la imaginación humana y la caradura carecen de límites conocidos hay que contar con todo. En cualquier caso las largas monsergas son tan innecesarias como inútiles en este punto, así que me detengo aquí. Me basta la sentencia de mi amigo de Madrid para definir un sentimiento que compartimos muchos, creo: Lamentable.

miércoles, diciembre 26

El día D

El día D será el próximo 15 de enero. Lo dice Gérard Contremoulin en su blog. Me estoy refiriendo a eso que se ha dado en llamar recomposición del paisaje masónico francés, denominación que, dicho sea de paso, no acabo de entender muy bien.
Escribí sobre el particular en el mes de julio pasado. Explicaba en un largo artículo la dimensión del documento conocido como Declaración de Basilea y las posibles implicaciones que podrían conllevar en un plazo relativamente corto. No sé si el proceso llega ya a su fin. El día 15 de enero se anuncia una rueda de prensa en la que comparecerán públicamente los representantes de cinco obediencias francesas, capitaneadas por la Gran Logia de Francia y su actual Gran Maestro, Marc Henry. Esas cinco organizaciones, además de la ya mencionada, son la Gran Logia Simbólica y Tradicional Ópera, la Logia Nacional Francesa, así como las nuevas estructuras procedentes del estallido sufrido por la que fuera obediencia de corte anglosajón en suelo francés, la GLNF. Me refiero a la Gran Logia de la Alianza Masónica Francesa y a la Gran Logia Independiente de Francia.
En julio me hacía eco de una posición adelantanda y formulada por Jean Laurent Turbet, miembro de la GLF y a la cabeza de un blog al que siempre le hemos tenido cierta consideración.
En este punto Francia me queda un poco lejos. Quiero decir con esto que no acabo de verle el sentido a todo el alboroto que ha rodeado el acontecimiento y que, sinceramente, lo que suceda no me da ni frio ni calor.
Pero lo anterior no es impedimento para observar con curiosidad el proceso. El aprendizaje es interesante. Y la curiosidad, a la que ya hacía referencia hace unos meses, deriva del interés que tengo por ver cómo acaba una iniciativa que parece, por el momento, va a aglutinar formalmente en una estructura confederal a cinco entidades diferentes, tres de las cuales ya mantenían relaciones desde hace años, etiquetadas con el blasón de la mal llamada "regularidad", y que se traduce en la presencia de la biblia en las reuniones masónicas, la práctica de una modalidad ritual concreta con exclusión de cualquier otra, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y la invocación a una figura para mí de difícil definición como es el Gran Arquitecto del Universo.
¿A qué me refiero con esa expresión de "ver cómo acaba la iniciativa"?:
La historia comenzó tal y como señalaba antes con la eclosión de la Gran Logia Nacional de Francia, a la que la Gran Logia de Unida de Inglaterra le retiró patentes y reconocimientos el pasado  día 16 de septiembre. Previamente, en junio, anticipándose a la jugada de Londres, un grupo de organizaciones de corte anglosajón lanzaba una "invitación" formal a la Gran Logia de Francia para ocupar el espacio perdido. A partir de ahí sabemos lo que sabemos por lo que se lee en algunos blogs bien informados, y por el ruido que nos transmiten algunos hermanos de Francia. Así hemos tenido conocimiento de que en suelo francés se ha entablado un diálogo que ha llevado -y parece que, entre otras cosas, de esto se hablará el día 15- a un común entendimiento entre cinco organizaciones diferentes. La pregunta inevitable y cuya respuesta aguardo es ¿qué hará la Gran Logia Unida de Inglaterra? ¿Reconocerá esa especie de confederación construida -parece- a imagen de la que coordina los esfuerzos de la masonería de corte anglosajón en Alemania? ¿Tendremos una nueva "regularidad" en Francia? ¿Se quedará, por el contrario, la cosa como está? ¿Cómo cambiará el marco de relaciones, hasta la fecha más o menos normales, con el Gran Oriente de Francia, la Federación del DH o la Gran Logia Femenina de Francia?
En fin, falta poco. A lo mejor el día quince se despejan estas incógnitas físicamente lejanas que, en cierto modo, contemplo algo divertido.
Ver, veremos.

domingo, diciembre 16

Enemigos de España


Me molesta mucho ese discurso que iguala a unos partidos políticos con otros. Me ofende por falso y porque al final, quienes lo manejan, dejan aflorar un reverso tenebroso que me da miedo.  Me hiere porque seduce sin dificultad a quienes en su árbol genealógico tienen casi siempre a alguien que les precedió, y que se dejó convencido la piel en el camino para poder disfrutar este plácido domingo otoñal en tiempo presente.
Ahora le ha tocado a la Gran Logia de España, obediencia masónica integrada en la corriente anglosajona y que está en las antípodas de mi pensamiento y modo de ver las cosas. Parece que la ultraderecha, que maneja hábilmente ese discurso de descalificación sin más de toda la "clase política" -a partir de ese reduccionismo que ha practicado siempre ("todos son iguales")-, incorpora de nuevo a la ecuación a la masonería. Una masonería que en España pinta lo que pinta -nada- pero cuya condenación eterna debe procurarles un sueño reparador por las noches. Si no, no se explica...
Viendo la foto, estamos como cuando Mauricio Karl escribía sus anatemas contra los "enemigos de España". Tremendo.

Más información en "Actualidad masónica"

Fuente fotográfica: Facebook y "Actualidad masónica".

sábado, diciembre 15

Desmontando mitos con Ignacio Merino

Hace relavitamente poco, en octubre último, tuve noticas de boca del propio Ignacio Merino de la pronta aparición de su último libro, "Palabras de Unión, masonería y modernidad".  Como todavía no me lo he leído este apunte no va dedicado al texto en cuestión, sino a reproducir una entrevista firmada por Juan Soto Ivars, aparecida en el día de hoy en el diario digital "El Confidencial".
Cuando vea a Ignacio estoy seguro de que ambos nos reiremos un poco a cuenta de todo esto que dice de los franceses ¡Esas gentes libertinas que quieren la perdición la Patria!...
Pero bromas a un lado, dejo el enlace correspondiente al final de esta nota, pues me han parecido sumamente interesantes unas palabras de las que destaco su intención de "normalizar" aquello que tantos, con sus malas artes o su osada ignorancia, se empeñan en envolver en una tormenta de niebla. La desmitificación es un objetivo que compartimos muchos y que constituye un importante punto de encuentro para todos. Eso es fundamental, qué duda cabe.

Entrevista "Desmontando mitos sobre la masonería"

*La imagen procede de la edición digital de "El Confidencial"

domingo, diciembre 9

9 de diciembre: Conmemoración de la Laicidad






Constitución de la II República Española, votada por las Cortes y sancionada el día 9 de diciembre de 1931. Primera proclamación -y única por el momento- del principio de laicidad absoluta del Estado.

Artículo 3º.- El Estado español no tiene religión oficial.

Artículo 26º.- Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.
El Estado, las regiones, las provincias y los municipios, no mantendrán, favorecerán ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.
Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.
Quedan disuletas aquellas Órdenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.
Las demás Órdenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:

Primera: Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado.
Segunda: Inscripción, de las que deban subsistir, en un Registro especial, dependientes del Ministerio de Justicia.
Tercera: Incapacidad de adquirir y conservar, por sí o por persona interpuesta, más bienes que los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.
Cuarta: Prohibición de ejercer industria, el comercio o la enseñanza.
Quinta: Sumsión a todas las leyes tributarias del país.
Sexta: Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.
Los bienes de las Órdenes religiosas podrán ser nacionalizados.

viernes, diciembre 7

José Gulino en Le Figaro Magazine





Me llega hoy el texto de una entrevista realizada a José Gulino el mes de septiembre pasado. Me ha parecido interesante. Al lado de cuestiones domésticas ligadas a la actualidad de la vida política francesa, me ha llamado la atención cierto desparpajo. He intentado que en la traducción se aprecie la resolución del Gran Maestro a la hora de dar las respuestas, algunas de las cuales tocan temas que integran la columna vertebral ideológica de la más antigua de las Obediencias de la Europa continental. Buena lectura.

*
*      *

Una entrevista con José Gulino en Le Figaro Magazine.-


La llegada de la izquierda al poder ¿les ha vuelto a da aire?

José Gulino- Nuestra Obediencia, que cuenta con 1200 logias y 52.000 miembros, ve cómo se incrementas sus efectivos entre 600 y 800 personas cada año y de forma progresiva. Es decir, nuestra tranquilidad no está ligada con el contexto político actual. Aunque no deje de ser cierto que el Gran Oriente, tradicionalmente, ha estado cerca de las posiciones de izquierda. Aproximadamente dos tercios de sus componentes son de izquierda. El otro tercio se orienta al centro o centro derecha. Lo que tenemos es esperanza en ser capaces de hacer evolucionar las cosas. Bergson decía que el futuro no es lo que va a pasar, sino lo que se va a hacer.

¿Reclaman un rol político?

José Gulino- Queremos tener una influencia en la vida política en tanto que defendemos determinados valores: la República, la libertad, la igualdad, la fraternidad y la laicidad. A nuestro juicio es urgente fortalecer la ciudadanía frente a todas las formas que toma el comunitarismo, pues el Estado muy a menudo está ausente en este punto, el pacto social desaparece y los valores se deterioran. El Estado tiene que asumir su papel como autoridad y tal cosa comienza por la seguridad, que es un derecho de todos, y por el respeto a las fuerzas policiales y gendarmería. El Gran Oriente no es partidario de la política del avestruz sobre estos temas…

¿Sobre qué cosas les gustaría ser escuchados?

José Gulino- Vamos a redactar un documento sobre las carencias de la República. Lo llamaremos “Cuadernos para la esperanza”.
Mantendremos una posición activa y estaremos vigilantes respecto a los proyectos de ley que se presenten, especialmente en relación al final de la vida, la escuela, la separación de actividades bancarias especulativas y la reforma del Estado, con el fin de acercar las decisiones de los ciudadanos. Apoyaremos sin vacilaciones las líneas maestras apuntadas en el informe de la comisión Jospin sobre la vida pública, que contiene proposiciones interesantes, especialmente en lo que se refiere a la acumulación de cargos. También defendemos el proyecto de ley que permitirá el matrimonio a todos.
Entendemos que las religiones no pueden tomar posiciones  en relación con aquello que corresponde al dominio público o al ámbito del derecho civil. Que la Iglesia católica u otras religiones rechacen casar vía religiosa a las parejas gay es su problema, pero no pueden meterse en los asuntos de la República.

El presidente de la República se ha comprometido durante su campaña a recoger en la Constitución la ley de 1905 de separación de Iglesias y Estado ¿Piensa que va a mantener su promesa?
 
José Gulino- Sí, lo creo. El Presidente puede tener dificultades políticas o tácticas para llegar a  buen puerto. No sé si tendrá los dos tercios de los votos del Congreso para ello, o si podría organizarse un referendum. Pero al igual que François Hollande queremos que la laicidad quede inscrita en nuestra Constitución.
En lo que toca a las modalidades prácticas de organización de las relaciones de los poderes públicos con las religiones, puede haber campo suficiente para adaptarse y legislar en consecuencia puesto que la laicidad no es antirreligiosa, pero los principios de la ley de 1905 han de ser intocables sin excepción alguna.

miércoles, diciembre 5

9 de diciembre, día de la laicidad


Recuerdo que hace algunos años en Francia un buen amigo me preguntó sobre cómo veía yo, español, aquello de que el 9 de diciembre se celebrara el día de la laicidad. Me comentaba que quizá se percibiera como algo muy "francés" y pudiera provocar cierto sentimiento de indiferencia entre los miembros del GODF que había en España... Realmente nunca he visto mayor problema con esta cuestión. La cabeza tiene que estar donde se hallan los pies y -así se lo decía a mi amigo- la realidad es que no sólo no tenemos otra fecha de referencia, sino que además coincide que también España consiguió su proclamación oficial como Estado laico otro 9 de diciembre, pero del año 1931. En este punto -no en otros como el sufragio universal (me estoy refiriendo a la inclusión dentro del concepto del voto femenino)-, nuestros vecinos nos tomaron un poco de ventaja, pues la separación estricta entre iglesias y Estado se logró en Francia durante la III República, allá por el año 1905, y con el impulso relevante de un buen número de figuras políticas de primer orden, algunas de las cuales compartían el mismo sueño que algunos vivimos a día de hoy en el seno del Gran Oriente.
El Gran Oriente de Francia celebra el próximo domingo una jornada que reivindica la laicidad como uno de los componentes básicos del sistema democrático contemporáneo. Ante los nuevos retos nos vamos alejando un poco de aquella estricta concepción que dominó a los legisladores de principios del siglo XX; o a quienes siguieron el mismo camino en la República Portuguesa proclamada en 1910; o a los hombres y mujeres que idearon nuestra primera constitución democrática con aplicación efectiva. Y no nos distanciamos porque se olviden las nociones básicas que ilustran el ideal laico, sino porque hoy la realidad es más compleja y muy diferente de aquélla otra que vivieron Jaurés, Gambetta, Campoamor o De los Ríos, por citar algunas figuras que me vienen a la memoria.  Hoy nos encontramos de lleno con eso que se denomina globalización; con un trastorno económico cuya magnitud todavía no termina de ser valorada; con unos flujos de población impensables no hace tanto; y con unos medios de comunicación capaces de moldear pensamiento y opinión de una manera relativamente sencilla. Hay nuevos problemas, es decir, nuevos retos, y las respuestas no pueden ser las mismas.
A modo de ilustración, el último número de Energías Laicas editado por el Gran Oriente de Francia recoge en su portada todo un alegato en pro de la reforma del Código Civil, apoyando la modificación de la institución matrimonial a imagen de lo sucedido en España en junio de 2005. Se trata de algo impensable en el año 1905. O en 1931. Sin embargo la cuestión, tal y como se enfocó desde este mismo espacio hace ya unos cuantos años, se revela como una de las nuevas aristas que conforman la laicidad. Es sólo un ejemplo. Hay muchos más.
No me parece mal la conmemoración del 9 de diciembre. Nunca me lo ha parecido y siempre que he podido he defendido la pervivencia de la fecha. Otra cosa sería que el escenario fuera diferente: que existiera una gran federación europea y una historia del viejo continente compartida durante el tiempo suficiente como para hacer comunes tanto las experiencias como los ideales. Pero seamos realistas: No es el caso. Ni siquiera en el país al que nos referimos como modelo a seguir en este aspecto se ha logrado un aplicación plena del modelo laico puro. Ahí están Alsacia y Mosela. Las dos excepciones en el corazón de la República indivisible. Queda pues mucho por caminar.
La casualidad quiso que cuando estaba redactando el primer borrador de esta nota me llegara la invitación a la celebración que Asturias Laica tiene prevista para el próximo ¡9 de diciembre! Consiste en una comida de la que resalto lo que me parece importante: que en nuestro solar, al menos, se tenga muy presente el calendario de la propia historia.
Por su parte el Gran Oriente de Francia organiza un sinfín de actividades a través de sus logias. Pero el acto central tendrá lugar en París justo el día en que aquí conmemoramos el aniversario de nuestra Constitución: mañana, 6 de diciembre. "Laicidad: Escribo tu nombre en las paredes de la República". Daniel Morfuace, responsable del espacio que el Gran Oriente tiene en la emisora France Culture, hablará de la ley de 1905; el profesor Charles Coutel hablará de los nuevos retos de la laicidad en nuestros días; y habrá hasta un hueco para escuchar a Claude Bartolone, actual Presidente de la Asamblea Nacional. Es lo que hay y así lo cuento.
Feliz puente de la Constitución a quienes merecen el descanso y ¡Feliz 9 de diciembre, día de la laicidad! a quienes combaten desde la silenciosa honestidad por este ideal.

sábado, diciembre 1

El Mandil del Masón

Mandil de Maestro del Rito Francés

*Por Ludovic Marcos

El mandil, elemento constitutivo mayor de la militancia masónica, permite identificar el grado y rito de quien lo lleva, así como desplegar toda una amalgama de signos y símbolos de elevado significado.
Su existencia se nos revela al tiempo como una evidencia, algo que permanece y nos liga con las raíces operativas y con la universalidad de la Orden; sin embargo ninguna monografía se ocupa de perfilar y detallar su historia, tipología y utilización.
Se desconoce mucho acerca de las diferentes etapas que llevaron a los primeros Masones a conservar el ancho mandil de cuero que “cubría” a los canteros y, a partir de 1730, a reproducir sobre el mismo toda una imaginería y otros signos convencionales. La piel usada parece que fue la situada alrededor del cuello de las vacas. En concreto la pieza en punta situada bajo la boca, de donde deriva la denominación “bavette”1. Luego, los mandiles se harán cada vez más a menudo con telas bordadas o pintadas.
A partir del último tercio del siglo XVIII y durante casi otros cien años, la creatividad y la riqueza ornamental de estos mandiles será considerable. Los temas representados, que se multiplican merced a la aparición de nuevos ritos o grados, presentan abundantes variaciones y notas curiosas.
El Museo de la Francmasonería posee cientos de mandiles que permiten abordar todo el proceso evolutivo y al mismo tiempo apreciar semejante riqueza. El que reproducimos es un modelo pintado sobre cuero perteneciente al siglo XVIII o, lo más tarde, de principios del siglo XIX, ribeteado con una trenza de tela hoy desparecida, es característico del deseo –prolongado en el tiempo- de representar casi de manera exhaustiva los “emblemas” de la Francmasonería, incorporando algunos elementos quizá tomados prestados a las “sociedades gremiales”2 (cortadores y carboneros). Permite apreciar la existencia de un espacio “orientado”: Se trata de la obra, el lugar en el que se halla la logia madre de todas la logias. Cada componente, cada figura, cada herramienta tienen aquí un sitio y un significado.  Se inspiran en el tapiz de la logia o bien reproducen elementos decorativos del taller. Siete escalones nos llevan hasta esta representación del conjunto, estando el todo enmarcado en la parte inferior por la “borla dentada” (característica específica de la Masonería francesa), e integrado en una cosmogonía con sus luminarias y sus astros. La posición de las columnas y de los Vigilantes, el Segundo al norte con su plomada, el Primero al sur con el nivel, nos remite al Rito Moderno Francés, entonces de práctica mayoritaria en Europa.
Son muchos los detalles interesantes a resaltar por la originalidad de su colocación o por su simple presencia. La Luna y el Sol se hallan al norte y al sur, posición que será aún indiferente hasta alcanzarse la mitad del siglo. Llama la atención el pentagrama, que se colocaba indiferentemente en la parte alta o en la baja; o el número de nudos de Salomón (lazos de amor), que podría haber sido perfectamente único, triple, etc.; Puede apreciarse la ubicación de la piedra bruta, que normalmente aparece más bien al sur. El hacha, poco común en su colocación sobre la piedra cúbica, puede indicar que esta era originalmente una piedra de afilar…
Si la importancia del pavimento mosaico es una constante, y si la presencia de la acacia es frecuente aunque en este caso esté dispuesta de manera poco habitual en torno a la columna B, el que haya un mallete aislado y, sobre todo, una espiga de trigo junto a la columna J, resulta bastante raro. La composición en torno al cenotafio es rica e igualmente poco frecuente: con los planos del Templo colocados frente a frente del Libro; la escritura (imaginaria) del tetragrama que es la palabra secreta; la posición de cenotafio entre la escuadra y el compás; la disposición de las letras MBN, que más tarde se convirtieron en MB, especialmente sobre los mandiles. Y para acabar, tras haber apreciado la presencia de una paleta (que nos inclinaría a pensar que estamos ante una pieza del siglo XVIII), nos encontramos con la representación de unos bastones que son una curiosidad cuya interpretación resulta compleja: ¿hay una intención de establecer un paralelismo entre lo vegetal y lo mineral? ¿o de reflejar la evolución del material bruto a la pieza tallada? ¿O estamos ante una alusión al bastón utilizado en las “sociedades gremiales”… Un sinfín de hipótesis nos permitiría explicar lo que estamos viendo.
La “lectura”, esto es, el proceso de descifrado de un mandil masónico conlleva grandes enseñanzas.  En cada caso concreto ese proceso se transforma en una lección de humildad, de relativismo y tolerancia. La evidente continuidad cultural que representan nuestros signos identitarios y rituales, y las glosas “simbólicas” que acostumbramos a hacer (a riesgo de ultrajar el sentido común histórico –como ha podido verse alguna vez-), no pueden hacer que dejemos de lado lo esencial: la búsqueda de la verdad que reivindicamos.  En ese ámbito todo o casi todo está por hacer.

1.- N.T.: La traducción que correspondería al término “bavette” sería “babero” en castellano. Sin embargo es bastante habitual en nuestro país referirse a una concreta parte del mandil como “babeta”, palabra inexistente con arreglo a lo que especifica el diccionario de la R.A.E.
2.- N.T.: “Sociedades gremiales”, término con el que hacemos referencia a la institución conocida en Francia como “le compagnonnage”.