miércoles, septiembre 25

Salón del Libro y la Cultura Masónicos en Toulouse


En noviembre, los días 23 y 24, Toulouse, la "ville rose", acogerá la tercera edición del Salón del Libro y Cultura Masónicos.
Ayer un buen amigo me remitía, ya entrada la noche, el cartel que aquí expongo. De nuevo, al leer los nombres de quienes intervendrán como ponentes (Ludovic Marcos, André Combes, Roger Dachez, Jacky Bena o Eric Giacometti, entre otros muchos) pude comprobar que el certamen sigue ganando en calidad a medida que pasa el tiempo, convirtiéndose en una cita obligada del otoño masónico al participar en él reiteradamente muchas de las mejores plumas y máximos exponentes de la investigación histórica .
Tal y como viene sucediendo desde el año 2010, suman su esfuerzo para organizar este acto personas adscritas a logias de obediencias muy diferentes, representativas a su vez de concepciones y sensibiliades masónicas igualmente diversas. La convivencia pacífica de tal pluralidad es un hecho materializado a través de un proyecto llevado a cabo por el Instuto Tolosano de Estudios Masónicos.
Desde Memoria Masónica quiero transmitir mi alegría a quienes mantienen encendida esta luminosa llama; también el agradecimiento por haberme facilitado una información que  llegará ahora a quienes siguen este blog.


Para conocer el programa detallado, horarios, identidad de los ponentes y temas a tratar, dejo aquí este enlace al ITEM

lunes, septiembre 9

La escuela es laica (en Francia)

Hace pocos días transcribíamos en este blog una entrevista realizada en la radio pública francesa a quien en ese momento estaba al frente del Gran Oriente de Francia. José Gulino manifestaba su preocupación por el retraso en el cumplimiento de algunas promesas electorales, relacionadas con la espinosa cuestión de la constitucionalización del principio de laicidad; pero también expresaba su satisfacción por el cumplimiento de otras tales como la creación de un Observatorio de la laicidad en el que participaba, entre otros muchos, Patrick Kessel, Gran Maestro entre los años 1994 y 1995.
También ligada a la laicidad y al cumplimiento de promesas electorales, aparece hoy en las escuelas francesas la "Carta de la Laicidad", ejemplo material de cómo se concibe y articula un concepto jurídico cuyos contornos no siempre se precisan con exactitud.
Quince son los enunciados en los que se condensa la formulación laica, de presencia obligatoria en las aulas:
1) Francia, República indivisible, democrática, social y laica, garante del principio de igualdad de todos los ciudadanos, y respetuosa con toda creencia.
2) Principio de neutralidad ante las confesiones religiosas: No existe la religión oficial y a la República corresponde organizar la separación entre iglesias y Estado.
3) La Laicidad garantiza el principio de libertad de conciencia de toda la ciudadanía: existe la libertad para creer y para no creer, así como para poner de manifiesto las convicciones íntimas con los límites que marcan el respeto a las creencias de los demás y al orden público.
4) La Laicidad permite el ejercicio efectivo de la ciudadanía. Concilia la libertad de cada uno con la igualdad y fraternidad de todos, atendiendo al interés general.
5) La República garantiza el respeto de estos principios en los centros escolares.
6) La Laicidad en las escuelas ofrece a los alumnos la posibilidad de desarrollar su personalidad, aprender cuál es la esencia de la ciudadanía, y poner en práctica el ejercicio de su libre albedrío, protegiéndolos de todo proselitismo o presión que coarte su libertad de elección.
7) El principio de Laicidad garantiza a todos los alumnos el acceso a una cultura común y compartida por todos.
8) La Laicidad permite el ejercicio de la libertad de expresión de los alumnos con el único límite del buen funcionamiento de la escuela, el respeto a los valores republicanos y a la pluralidad de ideas.
9) La Laicidad implica el rechazo de toda forma de violencia y discriminación, garantizando la igualdad entre niños y niñas, estando basada en la cultura de la comprensión y respeto a los demás.
10) Es obligación del profesorado transmitir al alumnado el sentido y valor de la Laicidad, al igual que el resto de principios fundamentales de la República. Habrán de velar por su aplicación en la escuela así como poner en conocimiento de los padres el contenido de la Carta.
11) El profesorado está obligado a guardar una estricta neutralidad: No habrá de manifestar ni sus convicciones políticas ni las religiosas en el ejercicio de sus funciones.
12) La enseñanza ha de ser laica. Ninguna materia ha de estar a priori excluida del cuestionamiento científico y pedagógico al objeto de garantizar la apertura más objetiva a las diferentes visiones del mundo. Ningún alumno puede invocar una convicción religiosa o política para oponerse al tratamiento por el profesorado de una determinada cuestión o programa formativo.
13) Nadie podrá valerse de su condición de creyente o seguidor de una confesión religiosa para evitar el cumplimiento de las normas vigentes en el seno de la Escuela de la República.
14) Está prohibido al alumnado el uso de  prendas o útiles que ponga de manifiesto de forma ostensible su adscripción a una confesión religiosa. Las reglas de uso de los espacios escolares públicos habrán de determinarse en un Reglamento Interior respetuoso del principio de Laicidad.
15) El alumnado da vida al principio de Laicidad en su escuela mediante su reflexión y trabajo.

La República es laica. La escuela es laica.
 La Nación confía a la Escuela la misión de hacer que el alumnado comparta los valores de la República.

domingo, septiembre 8

Daniel Keller: Humanismo de combate. Una entrevista para L´Express de François Koch



En el encabezamiento de este apunte coloco el enlace directo al Blog La Lumière, del periodista François Koch, que el pasado día 5 entrevistaba a Daniel Keller, flamante Gran Maestro del Gran Oriente de Francia.
Se trata de la primera entrevista concedida a un medio de comunicación -l´Express- por Daniel Keller, y de ahí que pueda resultar interesante para algunas personas. 
Desde aquí mi agradecimiento a François Koch por su autorización para la traducción de su trabajo y su publicación en español en Memoria Masónica.
*
*      *

Francmasones: Daniel Keller hace un llamamiento en favor de un "humanismo combativo"

Por François Koch. Publicado el día 5 de septiembre de 2013

El nuevo Gran Maestro del Gran Oriente, primera obediencia francesa, quiere movilizar a sus hermanos contra los enemigos del humanismo y convertirse en los polvos pica pica de los políticos. Ejecutivo, 54 años, Daniel Keller ha celebrado su primera entrevista con L´Express.

Ha sido Ud. elegido Gran Maestro del GODF asumiendo una postura de candidato de la ruptura frente al continuista. ¿En qué sentido su obediencia ha favorecido la visión a corto plazo ante los diferentes retos sociales?
Las grandes leyes de la III República se prepararon por el GODF con una anticipación que como media osciló entre los diez o quince años. Por ejemplo, una ley importante como la de la Escuela pública, laica, gratuita y obligatoria, de 1882, fue discutida en las logias a principios de la década de 1870. En esta época la Francmasonería es la antecámara del mundo del mañana. Es necesario que reorganicemos en el momento actual nuestra reflexión colectiva para volver a poder anticiparnos.
Y a largo plazo ¿qué temas deberían primar para el GODF?
¿Cuál va a ser la democracia del día de mañana? Vivimos una época de cambio y asistimos al final de un modelo que fue ideado al acabar la guerra y que a día de hoy está en crisis.¿Cómo podemos darle un nuevo empuje a la justicia social? Semejante reflexión no va a venir del Gran Maestro y de sus atronadoras declaraciones.
¿Es Ud. tan pesimista como Michel Barat, Alain Bauer y Roger Dachez, para los que las obediencias masónicas no producen más que agua tibia en el mejor de los casos cuando no absolutamente nada?
No creo que haya que ser pesimista. La francmasonería ofrece un sistema de producción intelectual original y atípico. Compleja, lenta y laboriosa, la coordinación del trabajo de 1200 logias merece nuestro esfuerzo. En caso contrario sólo tendremos agua templada. Estamos en el principio de un recorrido durante el cual hemos de saber motivar a las logias y preocuparnos por recoger su producción.
¿Por qué la obediencia no sabe dar el valor que corresponde al trabajo que hacen las logias?
Porque existe una fuerza gravitatoria sociológica, una falta de inventiva, de impulso. Habrá que nadar a contracorriente, algo que desgraciadamente no es nuestra tendencia natural.
¿Cómo puede volver a tener el GODF esa capacidad perdida de ilustrar hasta poder convertirse de nuevo en una referencia intelectual?
La situación del GODF hoy no es la misma que en 1900, época en la que junto con la Liga de Derechos del Hombre era prácticamente la única fuerza existente. Era una época en la que no resultaba nada extraño encontrarse con un venerable maestro de una logia que también podía ser presidente de un consejo general, y donde también había un buen número de diputados en los talleres. Pasado un siglo, son muchos los grupos capaces de articular una reflexión, han aparecido "think tanks" que manejan un conocimiento de forma más competitiva que como lo hace el GODF. Tenemos que reflexionar sobre los valores de la sociedad, sobre sus principios de organización. Pero no somos ni un "think tank" ni un grupo de expertos.
Parece un poco impreciso, ¿no?
En absoluto, pues bien podemos temer estar ante el principio del cuestionamiento de este humanismo...
Un "humanismo de combate", según dice Ud. ¿Eso qué es?
Mantenemos una confrontación con un anti humanismo irracional, que no hace sino exacerbar las pasiones más irracionales. En un momento en el que tiene lugar una crisis política, económica y social, hay que reencontrar ese humanismo combativo, porque el humanismo tiene enemigos y hay que tener el valor de enfrentarse a ellos.
¿Quiénes son estos enemigos?
Los nacionalismos en Europa, la extrema derecha en Francia, a la que de manera inconsciente se ha banalizado. Son amenazas, peligros potenciales. Al igual que los integrismos, o algunas religiones más parecidas a un nuevo opio, una tirita para la crisis.
Ud. quiere que el GODF sea independiente de los partidos. ¿Acaso no lo ha sido suficiente?
No tengo nada contra los partidos políticos. Sin ellos, no hay democracia.Pero el GODF no tiene ni las características ni las capacidades de un partido político. No buscamos la conquista del poder.
Ud. ha considerado que el GODF no ha guardado suficiente distancia con respecto al Partido Socialista...
Es necesario que nos mantengamos por encima de los partidos políticos. Al tratar de nuestros valores, o sobre cuestiones de carácter social, tenemos la vocación de ser contestatarios con respecto a los partidos políticos, ya se trate del Partido Socialista o de cualquier otro. Sueño con una situación en la que sea posible que el GODF tenga capacidad para interpelarlos, de manera crítica, y sobre la base de nuestros proyectos.
Un GODF más "pica-pica"
Sí. Tenemos la oportunidad de desafiar a los partidos políticos y a quienes ejercen el poder exponiendo nuestras intenciones en toda su dimensión.
¿Ayudará Ud. a mejorar la imagen de la Francmasonería francesa?
Me gustaría provocar interés por acercarse a la Francmasonería en aquellos que me escuchan. Los partidos políticos están en crisis, nunca han tenido tan pocos militantes, y otro tanto sucede con las asociaciones. La Francmasonería es una esperanza para el futuro y también un medio destinado a mejorar la sociedad. No somos sino una sociedad que promueve el pensamiento, y tenemos la fortuna de servirnos de un método iniciático muy original. Permite aprender a tomar distancia con las cosas, a escuchar, algo cuya ausencia constituye el principal defecto de nuestros días.
¿Comparte la visión crítica de Barat, Bauer y Dachez sobre el imperialismo autodestructor de las obediencias?
He leído unas cuantas páginas de su libro, "Promesas del alba", Ediciones Dervy, que me han resultado apasionantes. Pero Ud. me parece que caricaturiza un poco. He dicho en nuestro último convento: la obediencia no puede ser un buzón de correos, ni tampoco una organización burocrática y puntillosa. No es ni una agrupación ocasional de logias ni una estructura que pretenda hablar sustituyendo a otros. Hay que saber encontrar un camino entre ambas cosas. Y eso no es posible hacerlo con un sencillo chasquido de los dedos. No toca a nosotros discurrir, aunque será un camino largo y difícil.
¿Va a tratar de reconstruir la unidad de la Francmasonería francesa destruida hace diez años?
Todas las obediencias son bienvenidas sobre la base de nuestros valores y principios: el respeto a los otros y a uno mismo, la tolerancia mutua y la libertad absoluta de conciencia. Luego tiene que intervenir la diplomacia. Pero esta no es mi preocupación prioritaria. Es decir, es importante el diálogo y el hecho de compartir unos valores que son comunes, pero no hay que buscar acercamientos a marchas forzadas, ni tampoco fusiones-adquisiciones. No tengo la ambición de lanzar una OPA sobre otras obediencias. En cualquier caso, es necesario encontrar el terreno propicio para nuestra convergencia, para ser solidarios y para el desarrollo de acciones comunes.
¿Cómo va a actuar el GODF con la Confederación masónica de Francia (4 obediencias, 52.000 hermanos... como el GODF)?
Dos de las cuatro obediencias de la CMF, la Gran Logia de Francia (GLDF) y la Gran Logia tradicional simbólica Opera (GLTSO), estaban presentes en nuestro último convento. La GLDF y la GLTSO no han roto el diálogo con el GODF. Y vamos a hablar. Y luego veremos. La CMF apenas sí balbucea y nadie puede conocer cuál va a ser su futuro.
¿Mejorarán las relaciones con la GLDF?
Estoy abierto al diálogo sobre la base de nuestros principios y valores. Las relaciones entre la GLDF y el GODF son tan antiguas que a través de la historia han pasado por muchos altibajos... Y los seguirá habiendo. Esto en sí no constituye un problema irresoluble, pues los hombres y mujeres de buena voluntad siempre pueden hallar puntos de encuentro. Hay que tomar un poco de altura. No seré yo quien cree problemas. Hay cosas mucho más importantes.
¿Cuáles?
La recuperación del interés que la Francmasonería ha de tener en la sociedad, y el trabajo que hay que llevar a cabo para mejorar su imagen. Estoy preocupado porque cosas como cortar árboles de la laicidad que se acaban de plantar, o por manifestaciones hostiles que tienen lugar delante de los templos masónicos, o por pintadas que aparecen en sus paredes. Sería un error tomar todo esto a la ligera.
Ha sido calificado Ud. como el primer Gran Maestro "bauérien" (afín a la "corriente" de Bauer) tras la finalización del mandato de Alain Bauer hace diez años.¿Qué tiene que decir?
Lo tomo como un cumplimento. Decir lo contrario sería de mala educación. Pero la realidad es que lo conozco bastante poco. Es decir, no hay una relación consistente entre él y yo. Al menos por el momento. Quizá podría ser el caso si nos encontráramos alguna vez.

viernes, septiembre 6

Daniel Keller ante los representantes de las obediencias amigas, francesas y extranjeras

La ceremonia de clausura del Convento de 2013 del Gran Oriente de Francia se convirtió en la ocasión para el nuevo Gran Maestro de exponer las líneas maestras de las relaciones entre el GODF y otras obediencias.
En el transcurso de este acto las dimensiones internacional y particularmente la europea ocupan un lugar destacado. Es el instante en el que se pone de manifiesto toda la intensidad de los lazos existentes, al ser acogidas las delegaciones de las obediencias masónicas extranjeras con las que el Gran Oriente mantiene relaciones fraternales. Alrededor de cuarenta y ocho organizaciones respondieron afirmativamente a la invitación cursada por el Gran Oriente, provenientes desde los que fueron conocidos como países del Este hasta la América Latina, desde África hasta Oriente Medio, pasando por Europa. Es un acto lo suficientemente revelador del peso que el Gran Oriente de Francia tiene en el ámbito internacional y del papel dinamizador que juegan al mismo tiempo sus logias en el extranjero y su propia actividad internacional. Desde la fraternidad recuerdo aquí a Francine, volcada en la secretaría y que en este momento pelea contra una enfermedad...
En el contexto masónico internacional, y especialmente en el europeo que se halla un tanto agitado, la presencia de todas estas obediencias revela con toda su intensidad la expansión de la Francmasonería liberal en el mundo. Y también permite percibir la dimensión del apoyo que brindan a la política de apertura, acogida, desarrollo y universalidad llevada a cabo desde "rue Cadet".
Esta ceremonia enmarca también y como no puede ser de otro modo, la acogida de las delegaciones de obediencias francesas cuya voluntad es la de mantener relaciones fraternales con el Gran Oriente de Francia. Este año estuvieron presentes la Gran Logia de Francia, la Gran Logia Tradicional Simbólica Ópera, el D.H., la Gran Logia Femenina de Francia, la Gran Logia Femenina Memphis Misraïm, la Logia Nacional Francesa, la Gran Logia Francesa Memphis Misraïm, la Orden Iniciática y Tradicional del Arte Real, la Gran Logia Mixta Universal, la Gran Logia Mixta de Francia, la Gran Logia Independiente y Soberana de Ritos Unidos y el Gran Priorato de la Galia. También fueron recibida las delegaciones de las cinco jurisdicciones de Altos Grados del Gran Oriente de Francia: El Rito de York, el Rito Egipcio, el Rito Escocés Rectificado, el Rito Francés, y el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
El Gran Maestro Daniel Keller recordó a todos el doble interés que tiene el Gran Oriente de Francia tanto por la vía iniciática como por las preocupaciones de carácter social. Los francmasones, hombres y mujeres, están en el momento actual en el punto de mira de movimientos que no se reconocen en los valores de la República. Expresó su preocupación ante el ascenso de la intolerancia, de la xenofobia y del antimasonismo en Europa, razón por la que la solidaridad entre las obediencias debería constituir un objetivo mucho más importante que la mera afirmación de sus diferencias. Puso de manifiesto igualmente su preferencia por las reflexiones prospectivas, de futuro, sobre las discusiones históricas que prefería dejar a los historiadores. Y también resaltó su determinación para conducir su mandato bajo el signo de la concordia y del respeto mutuo.
Un hecho significativo fue la intervención del Gran Oriente de Bélgica en nombre también de todas las obediencias belgas también presentes, cuatro en total, Gran Logia de Bélgica, Gran Logia Femenina de Bélgica, Federación Belga del D.H., y el ya citado Gran Oriente. Un hermoso ejemplo de cómo aplicar uno de los principios fundamentales ya enunciados por pastor Anderson: reunir aquello que permanece disperso.
Tras la declaración de Basilea se esperaban las intervenciones de la Gran Logia Tradicional Simbólica Ópera y de la Gran Logia de Francia. Por la primera, el Gran Maestro Jean Dubar recordó, felicitándose por ello, los lazos históricos existentes entre nuestras dos obediencias cuya ruptura no contemplaba y que, no obstante sus diferencias específicas, han hecho posibles fructíferos intercambios entre ambas. Además también le había remitido una carta en tono fraternal al Gran Maestro precedente.
A continuación el Gran Maestro Marc Henry (Gran Logia de Francia) nos confesó sus dudas, haciendo gala de cierto sentido del humor, sobre el tipo de discurso que iba hacer, y sobre el tipo de ducha que le esperaba, "caliente, tibia, fría o helada". Luego expuso sus dudas sobre el hecho de estar o no sentado sobre "una bomba", tal y como señalaba el blog La Lumière. Seguidamente hizo una serie de referencias críticas, prácticamente todas de Alain Bauer y a propósito del libro "Las Promesas del Alba". Siguió con un ataque en toda regla poniendo de manifiesto que tal planteamiento era fruto de escribir sin ton ni son, haciéndome además el honor de citarme de nuevo para reconocer a continuación que "por una vez" estaba de acuerdo conmigo. No obstante tenemos que quedarnos con su afirmación de que en modo alguno por parte de la GLDF se plantea, al menos durante su mandato, romper relaciones con el GODF; que resulta esencial estar atento al hecho de que todo cuanto se ha escrito por los miembros de la confederación es el resultado de una negociación, lo cual ha de llevar a los lectores a su  vez a prestar atención a aquello que sí está escrito y aquello que no lo está. A esto se puede reducir la cuestión del significado a dar al Gran Arquitecto del Universo, que para algunos es "Dios y su verdad revelada", según la expresión del Gran Maestro. Obligado es precisar que la referencia al Gran Arquitecto del Universo aparece en la declaración de Basilea, pero que las siete reglas fijadas el 3 de julio último (implantación de la obligación de firmar) no recogen tal interpretación.
Una conversación privada con Jean Jacques Zambrowski, Gran Canciller, me ha permitido entender mejor cómo podría interpretarse la famosa obligación del 3 de julio. "No se trata de hacer renegar de nada a los hermanos que al visitarnos nos testimonian su amistad fraternal. Solamente se pretende recordar cómo trabajamos, del mismo modo que en las logias del Gran Oriente de Francia el orador lee el artículo 1º de la Constitución".
Para entendernos mejor hemos quedado en que yo le remitiría unas cuantas preguntas que él respondería y que yo publicaría a continuación. Hasta ese momento dejamos en suspenso cualquier interpretación...
Catherine Jeannin-Naltet, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Francia  -cuyo convento tendrá lugar dentro de quince días- me comentó que también aceptaba el sistema de preguntas-respuestas y publicación. Lo que tarde en redactar...
En esta ocasión la ceremonia de clausura ha respondido íntegramente a lo que es su vocación: Mostrar la realidad de los lazos que unen a las obediencias presentes, dar al Gran Maestro la oportunidad de realizar su declaración de intenciones y crear oportunidades para el diálogo. La edición de 2013 debería quedar como el momento en el que, siguiendo el ejemplo del propio Gran Maestro Daniel Keller, las palabras huecas quedaron fuera del templo. Ante las dificultades que nos aguardan y la necesidad imperativa para las obediencias de "hacerles frente", parece que se ha dado un paso adelante.
Quizás un paso histórico...

Gérard Contremoulin

* En la imagen , Daniel Keller, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia durante el discurso en su toma de posesión, en Niza. Fotografía publicada con la autorización correspondiente.

* Traducción realizada con la autorización del autor, Gérard Contremoulin, del artículo publicado en el blog Sous la Voute Étoilée y a la que puede accederse en este enlace.