sábado, junio 28

El busto en la Logia: Rosario Acuña regresó a Gijón

La jornada de ayer, viernes, fue muy emotiva para la Logia en la que trabajo: Culminaba un curso en el que se han cumplido diez años de existencia de la entidad y en el que se ha desarrollado también un trabajo impecable. Mientras la palabra circulaba, un objeto extraño a la decoración habitual del taller aparecía cubierto por una  bandera de Asturias. LLegó el momento de retirar la tela y tras ella surgió un busto de Rosario Acuña. Por el carácter identitario que el personaje histórico tiene para nuestra Logia resulta evidente que no es una figura cualquiera. Se trata de la obra un gran escultor y Hermano, Luis Gámez Lomeña, que con sus manos ha sido capaz de moldear una figura de 70 centímetros de alto y 40 kilogramos de peso, dotándola además de una mirada y un gesto en los que puede apreciarse la decisión y valor de una mujer que fue toda una referencia intelectual de la sociedad librepensante gijonesa y de su movimiento obrero. Pero no es una figura cualquiera por otra razón más. Para conocerla tenemos que remontarnos al siglo pasado.
La reestructuración del Grande Oriente Español en el primer tercio del siglo XX, llevó a la creación de la que se conoció como Gran Logia Regional del Noroeste, que tuvo su sede en Gijón. Durante los años veinte, la masonería gallega, santanderina, leonesa y asturiana sumaron sus fuerzas y levantaron un edificio en el número 3 de la calle La Playa. Allí se instaló la propia Gran Logia, los talleres Jovellanos y Riego y el Capítulo Rosa Cruz Alberto de Lera. La vida de la masonería asturiana se desarrolló en buena medida en aquel edificio próximo al mar y al centro de la ciudad, cesando en el otoño de 1937.
En efecto, en octubre de 1937 se vive en Asturias el desmoronamiento del Frente Norte. Las tropas franquistas han avanzado desde Galicia y León, y las brigadas navarras se acercan a la ciudad por el Este. Gijón se convierte en el "último puerto" y la evacuación es un hecho. La ciudad se prepara para la rendición: Las sábanas blancas penden de las ventanas anunciando el final de una tragedia y el comienzo de otra. Llueve el 21 de octubre. El bando rebelde entra en la ciudad y los soldados desfilan por el pavimento húmedo de la calle Jovellanos. En la ciudad no queda ya ningún testimonio del poder republicano y los partidarios de los insurgentes se concentran en la Plaza del "Parchís", brazo en alto, donde se iza la bandera roja y gualda en el balcón de la primera planta de la "casa blanca", diseñada por el arquitecto Manuel del Busto, y que había sido sede del Consejo de Asturias y León.
Pocas horas después, en la mañana del día 22, militares adscritos a la jurisdicción especial del octavo Cuerpo de Ejército, se personan en la calle La Playa y penetran en la sede de la Gran Logia Regional del Noroeste. Lo que sucedió luego nos lo cuenta Yván Pozuelo Andrés en su libro "La masonería en Asturias (1931/1939)". Levantan un inventario detallado, veinte folios. Encuentran objetos diversos y mobiliario que en su mayor parte se conserva hoy en el Centro Documental de la Memoria Histórica, en Salamanca, y que se utilizarán para recrear la logia que todavía puede visitarse en la actualidad. Pero en el inventario aparecen referencias interesantes al patrimonio artístico de los masones gijoneses: Una sorprendente litografía del papa Pío IX, un retrato de Jovellanos, fotografías de Alberto de Lera y varios bustos, algunos reseñados como de "conocidos masones", y otros claramente identificados, Víctor Hugo, Pablo Iglesias y Rosario Acuña.
Los objetos incautados por las autoridades militares, en especial la documentación, protagonizaron luego un sórdido enfrentamiento entre las autoridades franquistas encargadas de la represión de la masonería. Es revelador en este punto el trabajo de la historiadora Victoria Hidalgo Nieto, "La represión masónica en Asturias". Quienes penetraron en los locales gijoneses lo hicieron siguiendo las órdenes de Ángel Colmeiro Laforet, Juez Especial nombrado por el Auditor de Guerra del Octavo Cuerpo de Ejército, con jurisdicción en Galicia y Asturias. Por otro lado, quien reclamó insistentemente la documentación original intervenida y el acceso a las instalaciones de la calle La Playa, fue Marcelino Ulibarri Eguílaz, Delegado designado por la Secretaría Particular y Militar del Generalísimo para los asuntos relacionados con las "Sectas Secretas". Ulibarri accedió finalmente, casi a mediados de los años cuarenta, a la que fuera sede de la Gran Logia Regional del Noroeste. Desde el Juzgado Especial no le facilitaron la llave del edificio por lo que el alférez de la Guardia Civil interviniente se vio obligado a forzar la cerradura. Era la segunda vez que tal cosa sucedía.
Hubo en Gijón un busto de Rosario Acuña probablemente encargado a algún artista local por los masones de la ciudad. El busto desapareció. Quizá se conserve en los fondos del antiguo Archivo de Salamanca. En su momento hice la correspondiente consulta y nada aparecía reseñado que permitiera ubicarlo y redescubrirlo. 
Cuando hace varios meses pude ver el trabajo de Luis Gámez y cómo había recuperado para la Logia Constante Alona la figura de Franklin Albricias, pensé inmediatamente en la posibilidad de hacer lo mismo con la mujer que le dio el nombre al taller en el que trabajo. Tras un año de amigable y silenciosa conspiración, gracias a Luis, a sus manos, a su dedicación y a su genialidad, el rostro enérgico y sereno de Rosario Acuña vuelve a estar en Gijón, dentro de una logia, recordándonos que sólo el trabajo honrado, el respeto a los otros y a uno mismo, y la lealtad perfecta a los ideales que decimos defender para que se extiendan por la faz de la Tierra, hacen la verdadera Masonería. La emoción vivida ayer junto a mis Hermanos y Hermanas, el nudo en la garganta, las lágrimas aflorando, son el signo evidente de que contra viento y marea seremos capaces de reponernos ante cada contratiempo, levantarnos tras cada caída y seguir caminando para compartir los mismos anhelos, nuestra amistad y nuestra alegría.

¡¡¡Viva la Logia Rosario Acuña!!!
¡¡¡Viva el Gran Oriente de Francia!!!

sábado, junio 21

Logia Antonio Machado, Sevilla - Marchena


Desde esta mañana el Gran Oriente de Francia cuenta con 12 logias en nuestro suelo. La última en encender sus "luces" ha sido la Logia Antonio Machado, ubicada en Marchena - Sevilla, que esta mañana ha visto como culminaba un camino emprendido hace ya muy largo tiempo.
Las notas distintivas y la identidad de este nuevo taller están sobre el tapete: Acto de exteriorización en el día de ayer con un homenaje a Emilio Castelar, y hoy, 21 de junio de 2014, la primera tenida formal de este grupo en el Palacio de los Marqueses de la Algaba.
Desde Memoria Masónica saludamos con alegría este nuevo paso de la Francmasonería y del Gran Oriente de Francia, que incorporan a sus filas un nuevo valedor del futuro y las libertades ciudadanas.

martes, junio 17

Comunicado de la Logia Blasco Ibáñez, Valencia (Gran Oriente de Francia)

Convencido de que para que cualquier proceso pueda desencadenarse y llegar a buen fin, es necesaria la concurrencia de condiciones objetivas y subjetivas que lo hagan posible -lección bien aprendida hace muchos años-, traigo a Memoria Masónica un hermoso texto para mí de gran valor: La palabra, el pensamiento y posición de una Logia del Gran Oriente de Francia ante el actual episodio de sucesión dinástica al frente de la Jefatura del Estado. Se trata de la Logia Blasco Ibáñez, ubicada en Valencia, y cuya iniciativa hizo posible el regreso del Gran Oriente de Francia a nuestro suelo en el año 1999.

COMUNICADO DE LA LOGIA BLASCO IBÁÑEZ

Ante el reciente proceso de sucesión dinástica en la jefatura del Estado, la Logia “Blasco Ibáñez” de Valencia, en concordancia con su historia, sus principios e ideales, desea manifestar públicamente lo que sigue:

La voluntad del pueblo es la fuente de la autoridad de los poderes públicos. En consecuencia, todas las instituciones del Estado, incluida la monarquía, deberían subordinarse, en un sistema democrático, a la soberanía popular.

La ciudadanía tiene un derecho ineludible a elegir el modelo de sociedad que desee, derecho éste que no puede quedar sometido a intereses, límites y condicionamientos ajenos a sus aspiraciones. Consideramos que ha llegado el momento de EXIGIR la celebración de un referéndum sobre la forma de Estado, para que el pueblo pueda decidir si prefiere continuar con una monarquía o proclamar la III República.

Así mismo, como Masones y Masonas conscientes de la necesidad de una regeneración democrática de la sociedad, abogamos por la puesta en marcha de un proceso constituyente que garantice el derecho de los pueblos a su pleno autogobierno, la solidaridad entre los mismos, el ejercicio de las libertades de conciencia y de expresión y el laicismo como base de la educación y la convivencia.

Tras el oscuro período de la dictadura franquista y de una monarquía borbónica heredera y deudora de aquella, reivindicamos la legitimidad histórica de la II República y el final definitivo de la “Transición”. Opinamos que el pueblo español ya ha transitado lo suficiente, y que le corresponde ahora expresar, con su voto, la madurez política que algunos pretenden enajenarle.

¡Viva la República!

En Valencia a 16 de Junio del 2014.

domingo, junio 15

Masonería en Asturias, 1850 / 2014

http://www.rtpa.es/video:Asturias%20Semanal_551402787121.html

Tras unas cuantas jornadas de trabajo hoy ha visto la luz el reportaje dedicado a la Masonería en Asturias cuyo enlace colocoamos aquí, y que ha emitido el programa Asturias Semanal, de la R.T.P.A.
El meollo del asunto comienza a partir del minuto 17:40
Desde aquí nuestro agradecimiento a Ana Luz Suárez y a su equipo de la Radio Televisión Asturiana, por su paciencia y buen hacer; a Yván Pozuelo Andrés, por tantísimas cosas; a los Hermanos de la Logia Blasco Ibáñez, por su colaboración inestimable que ha permitido dar buen fin a este reportaje; a Paz Rodríguez Sánchez y a las Hermanas de la Logia Estrella del Norte, que han contribuido a hacer de este mes de mayo un momento único.

domingo, junio 8

Franklin Albricias: una vida, un busto y un ejemplo.


Ayer fue un buen día en Alicante. Un gran día sería mejor decir. Llego con unas cuantas jornadas de retraso para anunciar un evento que ya ha pasado pero que es de esos que dejan a buen seguro una huella indeleble en la memoria de quienes lo han protagonizado. Desde tan lejos comparto la felicidad de los promotores de esta iniciativa, la Logia Constante Alona, que no hace sino poner de relieve el buen hacer del Gran Oriente de Francia en España.
Yo no sabía quién era Franklin Albricias hasta que el taller alicantino convocó los premios que llevan el nombre de este insigne pedagogo republicano. La iniciativa va por su VII edición y sigue centrada en destacar determinada forma de entender la labor educativa, más ocupada en edificar ciudadanos que en el culto memorístico o en la domesticación del alumnado. El certamen animado por este taller me llevó a acercarme en un primer momento de manera superficial a la figura de Franklin Albricias. Posteriormente, la inauguración de una plaza con su nombre primero, y la colocación de un busto en el día de ayer en el mismo lugar, me permitieron acercarme al trabajo de Vicent Sampedro Ramo, de cuyo trabajo "Una vida dedicada al humanismo: Franklin Albricias Goetz", he extractado las notas que siguen:

Franklin Albricias Goetz nació en Alicante el día 31 de mayo de 1891. Marcado en su formación por la influencia de su padre, Francisco Albricias Bacás, fue un destacado pedagogo y un activo militante republicano. De nombre simbólico Teófilo, ingresó en la Francmasonería en la logia alicantina Numancia nº3 el 9 de noviembre de 1921, manteniendo su militancia incluso durante el exilio en Argel que siguió a la Guerra Civil.
La relación de Franklin Albricias con el mundo educativo vino dada por su intervención en la Escuela Modelo, fundada por su padre en 1897, y que constituyó todo un novedoso proyecto educativo mixto desarrollado en la ciudad levantina, inspirado entre otros en las ideas de Giner de los Ríos.
Igualmente militó en el campo republicano, promoviendo en 1930 la creación de la Acción Republicana de Alicante y, posteriormente, en 1934, colaborando en la fundación de Izquierda Republicana en la ciudad. Su participación en la actividad política le llevó a ser elegido concejal primero y luego a ser Teniente Alcalde y diputado provincial, llegando a ser detenido en 1934 a raíz de la represión que siguió al proceso revolucionario de Asturias, en Octubre de ese año.
Abandona Alicante el 29 de marzo de 1939, exiliándose primero a Argel y posteriormente a Suiza, donde fallecerá en el año 1972.

Como decimos, en el día de ayer, 7 de junio, bajo un sol que a un asturiano a buen seguro le resultaría de justicia, se descubría ante diversas autoridades y miembros de la Logia Constante Alona, del Gran Oriente de Francia, un busto en bronce de Franklin Albricias, obra del escultor Luís Gámez Lomeña.
Desde Memoria Masónica un fraternal y agradecido abrazo.